ALGO NO ESTÁ SALIENDO BIEN – TIEMPOS COMPLEJOS

Dólar a $42 y los cuadernos bajo sospecha: Tambalea el plan “fácil” que le vendieron a Macri; y encimaFrenazo a la vista en las economías de USA y Europa

Los estrategas de la campaña de Cambiemos convencieron al Presidente de que con un dólar calmo y una Cristina Fernández inundada de causas judiciales como principal rival el camino hacia la reelección presidencial estaba prácticamente allanado. Hoy esas variables están ofreciendo serias dudas a la Casa Rosada. Por un lado, el surrealista Brexit que los ingleses no tenían mejor momento para lanzar. Por otra parte, la necesidad en USA de colocar más deuda pública a la vez que frenar las señales de inflación. Y por si faltara poco, la guerra comercial que en varios frentes decidió lanzar el irracional Donald Trump. En definitiva, la economía del 1er. Mundo está complicándose velozmente.

Los estrategas de la campaña de Cambiemos convencieron a Mauricio Macri de que con un dólar calmo y una Cristina Fernández inundada de causas judiciales como principal rival el camino hacia la reelección presidencial estaba prácticamente allanado.

Hoy esas 2 variables tambalean poniendo en jaque el plan sobre el cual el Presidente había apoyado su sueño reeleccionista. 

La pax cambiaria se perdió hace semanas y el tipo de cambio se acerca a los $42, cifra que podría estar muy por arriba en junio, cuando se cierren las listas, y en agosto, cuando se celebren las PASO. 

La barrera psicológica de la Casa Rosada estaba fijada en $40. En el mercado minorista, la cotización cerró en $41,711 este miércoles, un salto de 87 centavos en relación al cierre previo, de acuerdo al promedio del BCRA. 

En la punta mayorista, en tanto,  cerró sus operaciones en $40,75, 94 centavos más que el cierre del viernes. 

El comportamiento del tipo de cambio derivó en un nuevo ajuste al alza de la tasa de interés, que este miércoles ganó 0,42 puntos porcentuales en relación al viernes y finalizó en 50,551%, en promedio, en la licitación de Leliq del Banco Central.

La suba de los rendimientos es el instrumento del BCRA contra la suba del dólar y la inflación. Pero es, al mismo tiempo, un ancla para la reactivación de la economía, ya que encarece el crédito tanto para la inversión como para el consumo. 

Tal como ya he señalado, el Presidente pretende un cambio de agenda en cuanto a la económico. Salir de la crudeza del dólar, la inflación y la recesión, y conseguir brotes verdes que cambien de conversación. 

¡No está ocurriendo! 

Por otro lado, la otra pata del plan diseñado por los estrategas electorales del PRO también ofrece un costado endeble. La causa de los cuadernos, la más reciente que aqueja a Cristina Fernández, comienza a estar en tela de juicio a partir de la sospecha de que los “arrepentidos” que testificaron sobre la maquinaria de coimas en la era K fueron “extorsionados” para declarar en el sentido que lo hicieron

Todo comienza con la revelación de un empresario rural, Pedro Etchebest, quien denunció que el supuesto abogado Marcelo D’Alessio le pidió una suma de dinero en dólares en nombre del fiscal Carlos Stornelli para quedar fuera de la causa de los cuadernos. 

Stornelli fue citado a indagatoria por el juez federal Alejo Ramos Padilla, quien este miércoles fue recusado por el fiscal. 

Si se demuestra que Stornelli extorsionó a los arrepentidos para que declaren como lo hicieron, toda la causa podría quedar sospechada y tales confesiones corren riesgo de ser declaradas nulas, con la consecuente muerte política de la causa de los cuadernos.

Definitivamente, esta no era la agenda que le vendieron al presidente Macri.

·      LLEGAN TIEMPOS COMPLEJOS: Frenazo a la vista en las economías de USA y Europa

Por un lado, el surrealista Brexit que los ingleses no tenían mejor momento para lanzar. Por otra parte, la necesidad en USA de colocar más deuda pública a la vez que frenar las señales de inflación. Y por si faltara poco, la guerra comercial que en varios frentes decidió lanzar el irracional Donald Trump. En definitiva, la economía del 1er. Mundo está complicándose velozmente

Mauricio Macri. Foto: NA.

La economía mundial sigue en un proceso de ralentización. Las tensiones comerciales y la incertidumbre sobre el Brexit están afectando el comercio y los negocios, motivo por el cual la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) redujo sus pronósticos para el 2019 y 2020.

En su informe provisional de perspectivas, la OCDE indicó que la economía mundial crecería 3,3% en 2019 y 3,4% en 2020. Esos pronósticos representan una reducción de 0,2 punto porcentual para 2019 y 0,1 punto porcentual para 2020 en comparación con las previsiones de difundidas en noviembre 2018.

“La gran incertidumbre política, las actuales tensiones comerciales y una mayor erosión de la confianza empresarial y del consumidor están contribuyendo a la desaceleración” de la economía mundial, dijo la OCDE.

En su informe, el organismo con sede en París sostuvo que “la sustancial incertidumbre política se mantiene en Europa, incluyendo al Brexit. Una salida desordenada (de Reino Unido de la Unión Europea) elevaría sustancialmente los costes para las economías europeas”, agregó.

Otro de los elementos que considera la OCDE contribuye con la ralentización de la economía global es el enfriamiento del crecimiento de China. 

Este martes 05/03, el primer ministro chino Li Keqiang, dijo que su Gobierno tomará una serie de medidas para reforzar la economía que crece a su ritmo más lento en casi 30 años.

En la apertura de la reunión anual del Parlamento de China, el 1er. Ministro sostuvo que se ha establecido una previsión de crecimiento económico de entre el 6,0% y el 6,5% en 2019, por debajo del 6,6% del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) registrado en 2018.

Entre las medidas estarán la reducción de miles de millones de dólares en impuestos y tarifas, aumentar la inversión en infraestructuras y aumentar los préstamos a pequeñas empresas.

El Libro Beige que edita la Reserva Federal estadounidense, y cuyo 2do. número se ha lanzado este miércoles 06/03, recoge que la economía se vio afectada por el mayor cierre federal del gobierno estadounidense en toda su historia, pese a lo que 10 de los 12 distritos siguieron creciendo a un ritmo “de leve a moderado”

El documento de la Fed vuelve a hacer hincapié en un mercado laboral tremendamente ajustado, especialmente en aquellos puestos de mayor formación relacionados con la manufactura y la construcción, entre otros. 

“La escasez de mano de obra restringe el crecimiento del empleo en algunas áreas”, se explicó. También se afirmó que esta limitación empuja al alza los salarios y las bonificaciones que conllevan los empleos.

En este sentido, se destacó el distrito de St. Louis (Missouri), uno de los que permanece con un crecimiento estable: las matriculaciones universitarias han disminuido en esa ciudad porque los jóvenes prefieren acceder al mercado laboral.

En lo relativo a los precios, los aranceles establecidos por la Administración Trump vuelven a hacer su aparición en el documento del banco central estadounidense, indicando que la subida moderada pero generalizada de los precios es más notable en los productos que se enfrentan a barreras de entrada

“Sin embargo, varios distritos señalaron que el precio del acero, que se ha visto afectado por las tarifas, se ha estabilizado o ha disminuido recientemente”, apunta el informe.

En tanto, y una vez más, el presidente Donald Trump criticó a la Reserva Federa, y a la política monetaria que dirige Jerome Powell.

Según el jefe de la Casa Blanca, contribuye a un dólar fuerte que afecta la competitividad estadounidense.

“Tenemos un caballero en la Fed al que le gusta un dólar muy fuerte”, dijo Trump en la Conferencia de Acción Política Conservadora en Oxon Hill, Maryland. 

Enseguida Trump se preguntó lo siguiente: “¿Se imaginan si dejáramos las tasas de interés donde estaban (…), si no hiciéramos un ajuste cuantitativo?”.La respuesta fue inmediata: “eso llevaría a un dólar un poco más bajo“.

Él sostuvo que quería un dólar fuerte, pero que fuese bueno para el país, “no un dólar que sea tan alto que nos resulte prohibitivo comerciar con otras naciones”.

Una moneda más débil generalmente hace que las exportaciones de un país sean más competitivas.

Desde que Trump nombró a Powell al frente de la Fed, le ha criticado en distintas ocasiones por subir las tasas de interés. 

El enfrentamiento ha sido tal que Powell ha dicho que no cederá a la presión política y a principios de enero reafirmó la independencia de la Fed. 

También expresó que no renunciaría aún si Trump se lo pedía.

El Banco Central estadounidense, después de elevar las tasas de interés 4 veces en 2018, ha señalado que será “paciente” antes de ajustar aún más su política monetaria.

El ajuste cuantitativo, mejor conocido como flexibilización cuantitativa, fue el término aplicado a la medida extraordinaria de la Reserva Federal de comprar cantidades masivas de bonos del gobierno para ayudar a estimular el crecimiento económico durante la crisis financiera.

La Fed ha estado reduciendo el balance -que creció debido a compras de bonos por billones de dólares durante los años posteriores a la crisis financiera para ayudar a bajar los tipos e impulsar la economía- en hasta US$ 50.000 millones al mes desde octubre de 2017.

Powelll sostuvo esta semana que la Reserva Federal dejará de reducir su balance de US$ 4 billones. 

El índice de referencia de préstamos a 1 día de la Reserva Federal actualmente está dentro del rango de 2,25% anual a 2,50% anual, reseñó Reuters.

“Hemos elaborado, creo, el marco de un plan que esperamos poder anunciar pronto y que arrojará luces hasta el final de la normalización del balance”, dijo Powell a miembros de la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara baja.

También dijo que hacerlo dejaría al balance en cerca de 16% o 17% del PIB, cuando antes de la crisis 2008 era del 6%.

El PIB de Estados Unidos actualmente es de US$ 20 billones, lo que sugiere que el balance de la Fed sería de entre US$ 3,2 billones y US$ 3,4 billones.

En tanto, del otro lado del Atlántico, el vuelco que dieron los mercados la semana pasada tras conocerse las nuevas previsiones económicas de la Comisión Europea muestran el miedo de los inversores a la desaceleración. 

Especialmente difícil fue lo de Italia, donde su previsión de crecimiento 2019 cayó del 1,2%, una condena a una prolongada de recesión. 

El índice euro de Bloomberg está cerca de su nivel más bajo desde mediados de 2017. El alcance y la sorprendente rapidez del debilitamiento reflejan que la desaceleración está golpeando al núcleo de la región. 

Ya no se trata de Grecia sino de las perspectivas de Alemania las que están desmoronando el escenario.

Entre los riesgos que quitan el sueño a los inversores en 2019, David Lafferty, estratega jefe de mercado de Natixis Investment Managers, reconoce que una recesión es la principal pesadilla para este año. 

Sin embargo, a pesar de la debilidad de Alemania, Francia e Italia, él dijo que no cree que la amenaza se concrete.

En su visita a España para dar a conocer las perspectivas de la gestora, Lafferty dijo que es una realidad que la economía global se está desacelerando“naturalmente”, pero sólo hay 30% que esa amenaza se materialice en recesión.

La gran preocupación para los inversores europeos es el Brexit. 

“Es posible un acuerdo, pero no lo veo probable.Yo daría un 60% de que haya un retraso, un 2do. referéndum o unas elecciones general y tal un vez un 20% a que no haya un acuerdo de Brexit”, agregó.

“Soy muy escéptico acerca de la utilidad de las herramientas que tienen los bancos centrales“, explicó Lafferty, quien agregó que si él fuera un banquero central lo que haría “sería una reforma estructural del sistema bancario para forzar una consolidación ya que impactaría positivamente en el crecimiento de la eurozona”.

Desde las instituciones europeas han estado culpando a la “débil demanda exterior” de la desaceleración de la actividad en la zona euro, pero lo cierto es que hoy los indicadores económicos europeos muestran problemas más graves que las amenazas externas

La economía de Alemania representa más del 29% del conjunto de la Eurozona, mientras que la de Italia (en recesión técnica) es alrededor del 15,5%. Esto quiere decir que el 45% del Área Euro está prácticamente paralizada, mientras que el crecimiento de Francia (supone algo más del 20% del PIB) es lento y su consumo se encuentra cayendo. Sólo España (el 10,4% de la Eurozona) crece con solidez pero ahora vuelve a enfrentarse a la incertidumbre política tras el rechazo a los Presupuestos 2019 que gatilló las elecciones anticipadas.

La producción industrial en la Eurozona está cayendo al ritmo más rápido desde la crisis financiera y el deterioro de la demanda es evidente por la propia debilidad exterior a la que alude el Banco Central Europeo (BCE) y la caída de la confianza de consumidores y empresas dentro del euro. Estos problemas podrían provocar que la economía crezca menos de un 1% este año.

·       Como golpea a Argentina

Argentina con una pérdida de confianza absoluta de los mercados y los inversores, será golpeada brutalmente por esta nueva situación global y del primer mundo.

Y encima el gobierno sigue esperando un “milagro imposible de que se de” y más ante esta nueva situación internacional aquí analizada. La Eurozona complicada y con graves problemas a muy corto plazo, la economía China achicándose y/o enfriándose y un Trump que nadie sabe que es lo que va a hacer i él ni con la Reserva Federal … ¿Macri no se da cuenta de dónde esta inmerso?

Buenos Aires, 3 de marzo de 2019

Se el primero en comentar en "ALGO NO ESTÁ SALIENDO BIEN – TIEMPOS COMPLEJOS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*