A 37 AÑOS DE LA GESTA DE MALVINAS – ESCUADRÓN ALACRÁN

Unos 200 metros mas adelante se preparo una emboscada. en tres escalones de ataque uno Capitán Fernández, (EA), Comandante Santo (GN ), Comandante San Emeterio (GN) y el Mayor Rico (EA ).

El 10 de Junio se puso en marcha el operativo. Cuenta el Comandante Santo;  avanzamos y en un momento determinado detrás de las posiciones de emboscadas nuestras, aparecen los Ingleses abriendo fuego.

Era una contra emboscada, nosotros nos habíamos sobrepasado. Ellos quedaron dentro de nuestra fuerzas, y las del Mayor Rico. Atacaron con ametralladoras y morteros chicos todo fue repentinamente y en esa cae muerto el Sargento Mario Antonio Cisnero, del Ejército al instante lanzaron dos bengalas que con el viento se vino arriba de nuestras cabezas, no podíamos hacer fuego hacia atrás porque estaba nuestra tropa.

Nos quedamos quieto aprovechando  el humo de las explosiones. Con el sargento Acosta decidimos salir en busca del Mayor Rico, para pedir instrucciones pero nos costaba salir había cruces de proyectiles de ambos lados.

Los Ingleses eran fácilmente detectables porque tiraban con trazantes. A ellos le permitía corregir el tiro pero nosotros saber de dónde venia. En esa marcha cayó herido El Sargento Ramon Acosta. Corrí hacia el y vi que intentaba pararse. No podía lo tomé del brazo en mi hombro y seguimos.

El fuego era infernal a los pocos segundo Acosta me dice tengo sueño, y se hacia cada vez mas pesado, y se me estaba durmiendo. Sin embargo no soltaba el fusil, me costaba cada vez mas llevarlo y lo empece a arrastrar como podía, en tanto veía los proyectiles algo así como una lluvia horizontal.

Todavía no se como salí con vida. No sentía las piernas ni nada. No sabia si estaba herido o no, y Acosta se desangraba por el sueño. Hasta que cayo un proyectil de mortero a unos dos metros a su espalda, exploto y su cuerpo cayo sobre el mio.

El terrible impacto nos traslado a mas de un metro y a partir de ese momento Acosta no reacciono, yo le hablé con desesperación, le grité lo golpeé y nada, estaba muerto. A la media hora el fuego cesó, Acosta hombre ejemplar, había ofrendado su vida. Pocos días antes sé jugó entero por salvar a los nuestros en el helicóptero que explotó se iba y no quería largar el fusil.

Con Acosta el día anterior habíamos sobrepasado a los Ingleses  a unos 8 o 10 metros y no nos vieron, es que el gendarme es un cazador nato, acostumbrado a los montes, que necesita de movimientos ágiles, rápidos y silenciosos.

Cuando nosotros llegamos, estaba prácticamente definida. Los Ingleses tuvieron desmedida ventaja en el terreno táctico. El apoyo de la Artillería aérea y naval. Nosotros no estuvimos a esa altura. Por eso la muerte de Acosta, un Hombre de combate, un experto, un valeroso soldado, un auténtico gendarme, es la muerte de un Héroe.

Yo lo arrastré entre las piedras de Malvinas y no pude, no pude llevarlo más arriba. Ahora pienso que morir allí fue un Honor y que él lo tenia merecido.

El apoyo de repliegue de la Compañía de Comandos fue responsabilidad de los Cañones de Junín los Sofma de 155mm.

Relato del Comandante GN , Eduardo Santo Extraído de la revista La guerra de la Malvinas  ( Pág 546 ) ediciones Fernández Regueira.

Agradecimiento a Jose Luis Delgado

Se el primero en comentar en "A 37 AÑOS DE LA GESTA DE MALVINAS – ESCUADRÓN ALACRÁN"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*