CRISIS ARGENTINA

NI POLÍTICO NI ECONÓMICO, ORGANIZACIÓN.

Argentina se encuentra ante la peor crisis de toda su historia. Una crisis que no es económica, política o sociocultural. La crisis que hoy se nos manifiesta es de “AGOTAMIENTO DE SU FORMA DE ORGANIZACIÓN POLÍTICA-ADMINISTRATIVA”.

Nuestro país se rige por un modelo de organización implantada por Bernardino Rivadavia, consolidada por Bartolo Mitre, sostenida y continuada por todos los que les sucedieron (con excepción de la década 1945-1955).

Sin entrar en detalles, y para entender de qué se trata diremos que: Argentina (que es pueblo, trabajadores, empresarios, intelectuales, políticos…) está sola y espera. No está parada en cualquier lugar, sino en las vías de un ferrocarril. Sus ojos vendados y el cigarrillo encendido. A 600 metros viene la locomotora de la historia a paso veloz. Alfonsín nos condujo hacia las vías, Menem nos paró sobre ellas, el Kirchnerismo nos vendó los ojos y Macri nos enciende el cigarrillo. Es la realidad aunque duela y moleste.

A lo lejos, a unos 400 metros viene un señor mayor, sabe que no puede marchar deprisa porque puede trastabillar, y si corre quedará tendido en el campo. Es Lavagna.

¿Estamos destinados a ser arrollados por la locomotora? ¿Es nuestro destino, como Patria, ser una no-patria? ¿Somos un eterno retorno? El Sísifo griego que al llegar a la cima de la montaña, con la roca a su cuello, vuelve a caer por la pendiente y así eternamente…

No, me resisto a creer en tal condena. Somos una gran nación, con buena gente, recursos de todas clases y tipos. Tenemos un Modelo Argentino para un Proyecto Nacional, tenemos pasado de grandeza e historia que avala tal situación. ¿Qué hacer?

Hay un solo y único camino. Superman no existe, no vendrá en nuestra ayuda y, en el último segundo, nos rescata. Estamos solos, pero no esperemos. Saquémonos la venda y saltemos de las vías. Miremos pasar el tren y corramos hacia la próxima estación y subamos a uno de sus vagones, pero antes elijamos bien a qué vagón subir.

Sacarnos la venda es reconocernos a nosotros mismos, quiénes y qué somos. Y adónde ir. Y a ese dónde ir implica no estar a contramarcha de la historia, sino fabricar una montura propia para cabalgar la evolución. Dicha montura debe contar con tres materiales:

  1. Federalismo.
  2. Reforma política bonaerense. Desconurbanación. Autonomía municipal.
  3. Ubicación geopolítica. Continentalismo.

“Soy peronista, por conciencia nacional, por procedencia popular, por convicción personal y por apasionada solidaridad y gratitud a mi pueblo, vivificado y actuante otra vez por el renacimiento de sus valores espirituales y la capacidad realizadora de su jefe: el general Perón. Mi dignidad de argentina y mi conciencia de ciudadana se sublevó ante una patria vendida, vilipendiada, mendicante ante los mercaderes del templo de las soberanías y entregada año tras año, gobierno tras gobierno, a los apetitos foráneos del capitalismo sin patria y sin bandera”. Eva Perón.

GOTTE LUIS Año II, Mar del Plata, martes 12 de marzo del 2019.

FACEBOOK la pequeña trinchera

1 Comment on "CRISIS ARGENTINA"

  1. SENCILLITO, NOMÁS. Lo mejor: la cita del párrafo de Eva Perón. El mito de Sísifo no está correcto, pues no llevaba la piedra al cuello sino que la empujaba, luego, al llegar arriba ésta rodaba nuevamente hacia abajo y Sísifo de nuevo a repetir la pesada tarea, indefinidamente…

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*