ESTANFLACIÓN CUIDADA Y DESCUIDADA

El Plan Picapiedra redistribuye inflación con tipos de precios múltiples

La inflación del 50% anual aguza la memoria de los gobernantes, no ya la  imaginación, que sería demasiado pedir, para intervenir en la redistribución del ingreso. La Administración Macri intervino en la estructura de los precios relativos con desmesurados aumentos en las tarifas reguladas por el Estado, que se trasladaron como costo al resto de las cadenas, que cotizan su producción sin interferencias oficiales, salvo cuando se aplican políticas de control, como los precios cuidados que inventó el kirchnerismo y continuó el macrismo. Son listas seleccionadas junto con los empresarios que funcionan con un régimen de ajuste preestablecido. Los bienes durables tienen múltiples precios, lo mismo que los de consumo, pero donde la indexación resulta casi automática es en la canasta alimenticia y de limpieza, donde las devaluaciones pegan de lleno. Están los que venden poco y nada y trasladan a precio cuando pueden sus mayores costos y los que, aún cuando les haya bajado la actividad, cobran lo que les marcan las regulaciones, como sucede con las estaciones de servicio y las naftas, que ajustan por dólar. La multiplicidad también ahora alcanza al tipo de cambio, luego de las retenciones y derechos de exportación que incorporó el gobierno al campo, la industria y los servicios, para compensar la devaluación del 3er trimestre.

Pedro Picapiedra.

“En todos los casos hay que sentarse a rediseñarlo porque el Plan Picapiedra, tal como fue diseñado originalmente, es incontinuable. Pero no porque está fracasando sino porque fue para una emergencia, para cortar una espiralización. (…) Desde el minuto cero tuvo un objetivo, que es la estabilidad financiera. Nunca fue diseñado para esperar otra cosa. Y entonces está recogiendo, entre comillas, casi exitosamente lo que sembró. (…)”.
Carlos Melconian
a Radio Mitre, febrero 2019.

Una multitud de mujeres de todas las edades colman de jueves a sábados un galpón de outlet de ropa de marca top usada pero en buen estado en una localidad que se encuentra en el noroeste del conurbano bonaerense.

Tal como en USA, vende indumentaria de moda con el 50% off por fin de temporada, recibe tarjeta de crédito y compite a cara descubierta en la web en variedad y precios.

Proliferan las ferias americanas free tax en zaguanes de los barrios del área metropolitana de Buenos Aires, lo mismo que enormes ferias de trueques en localidades del GBA, que cubren la demanda de los distintos estratos sociales.

Asimismo, cuando se trata de bienes durables (autos, inmuebles, electrónica) y de consumo  (indumentaria, calzado, electrodomésticos), las reiteradas ofertas que avanzaron en las estrategias comerciales dejaron de ser vistos como costos de oportunidad por los compradores y se convirtieron en referencias reales para el sistema de precios.

Si cada vez aparecen menos interesados acercándose a una concesionaria, retail, shopping o centro comercial a cielo abierto a preguntar por los precios marcados y sí directamente consultan las promociones, descuentos y demás formas de abaratamiento de los valores consignados, es porque está sobreentendido que existe otra lista, la auténtica, la que se paga.

En el Electro Fest aún vigente, quedó claramente expuesto que un televisor smart de 55” que se vendía en un sucursal en $44.999 se ofertó online $35.999, es decir -$9.000, que aun equivaldrían a una jubilación mínima.

Una heladera con freezer de marca que estaba a $22.199 en el local se transó en $16.072 por la red.

O un celular Motorola liberado, de $19.999 que estaba se bajó a $15.999.

O sea que los descuentos aplicados a las operaciones reales hicieron descender las cotizaciones del 20% al 50% a quienes las pagaron.

Ir a adquirir un auto 0 Km implica toparse con una cantidad tal de combinaciones de ofertas y descuentos que dificultan saber cuál sería en realidad su precio.

De este modo, entre las 816 ofertas que maneja A{ utocosmos.com, el Toyota Yaris 1.5 XS está en $644.300, pero se vende a $550 mil, que traducido a dólares de la tasa de interés del 63% serían US$12.940, aún así por encima de los US$10.800 a los que se vende al cambio en México.

Si se toman al azar otras propuestas, como la de Volkswagen Surán cross 1.6 highline, de los $892.700 en que figuraba cedió a $559.000. O la del Peugeot 208 GT 1.6 THP, que fue de $904.400 a $720 mil.

Pero al encontrarse un 30% del patentamiento anual en Argentina parado en las terminales y concesionarias, el mercado automotor en general, salvo la compañìa japonesa, tiene dos vías compatibles entre sí para ajustar en los meses venideros:

** por precio para liquidar lo que hay, y
** lo que vaya saliendo o reduciendo la producción para ralentizarla hasta que se achique el stock.

Con los pasajes ocurre otro tanto, ¿Cuánto cuesta ir y volver a Miami? ¿$40.000, la mitad, la mitad de la mitad de un low cost y metiendo promociones, millajes y otras formas de rebaja, $5.800 por un remanente…?  

Hasta un gobierno que presume de liberal (y los liberales se horrorizan cuando escuchan esa referencia) influye, directa e indirectamente, más del 40% en el Índice de Precios al Consumidor del INdEC, con los aumentos en los regulados que de volea van a parar a las estructuras de costos de las empresas que producen bienes y servicios.

Y cuando acechan peligrosamente los ingresos relativos, los gobernantes exhuman viejas prácticas burocráticas de controles, a los que se identifica con eufemismos tales como máximos, administrados, cuidados, etc. Tienen el propósito excluyente de incidir en los índices estadísticos antes que en las economías hogareñas.

Lo mismo se agrupan en diversas canastas: básicas, alimenticias, familiares, que sirven para encuadrar a alguien en la pobreza, indigencia, o clasificarlo socioeconómicamente.

La Administración Macri entró en 2015 con una doble política:

** silbar y mirar para otro lado mientras los formadores de precios remarcaban; y

** firmar de puño y letra los tarifazos de los servicios públicos, los combustibles, el transporte, la medicina y hasta los cigarrillos, pero no para salvaguardar el acceso de los ciudadanos, sino para asegurarles la rentabilidad a los productores e intermediarios.

También mediante el cobro de cargas tributarias cada vez mayores, la nación, las provincias y los municipios piensan antes en lo que necesitan recaudar para pagar lo que gastan, bien o mal, que en aplicar el sistema de impuestos para beneficiar al conjunto de la sociedad, a crear más y mejores empleos y a atraer inversiones que lo generen.

La razón por la que los valores de la luz, el gas, el agua, los combustibles y transportes hayan superado largamente al resto de la economía, y principalmente a los salarios con que deben pagarse, es que responden al arbitrio de la lapicera del funcionario, sin que intervengan las leyes del mercado, tal como sucede con las empresas textiles, de calzado, metalúrgicas, en general pymes, que dejen ajustar por recesión y con el castigo de tasas de interés ‘piso’ fijadas hoy por el Banco Central en el 63%.

Se el primero en comentar en "ESTANFLACIÓN CUIDADA Y DESCUIDADA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*