ESCÁNDALO EN LA EX SIDE

Pagni se pregunta: “¿Cuál será la misión de Blanco Bermúdez con Bidone, defenderlo o controlarlo?”

Momentos de mucha tensión se viven en el círculo más rojo del poder en la Argentina. El caso Marcelo D’Alessio está haciendo crujir la estructura de asociación entre los Servicios de Inteligencia del Estado, el Poder Judicial, el Poder Ejecutivo y varios comunicadores. Al respecto, el periodista de La Nación Carlos Pagni dio otra aproximación a través de una columna en el diario centenario luego de su apertura del lunes pasado en Odisea Argentina, por la que se ganó una catarata de elogios del kirchnerismo en las redes sociales.

Jaime “Jaimitoo” Stiuso

Los lectores están al tanto del problema que significa Marcelo D’Alessio para la cúpula de la Agencia Federal de Inteligencia, pues días atrás se advirtió que se desató otra guerra de espías por este caso, ya que la AFI desconoce a D’Alessio y Cambiemos quiere destituir a Ramos Padilla.

Al respecto, Pagni retomó el tema y le puso su firma a lo que está sucediendo:El respaldo de la Corte a Ramos Padilla produjo también realineamientos en Comodoro Py. El juez Julián Ercolini, quien abrió una causa contra D’Alessio a instancias de Stornelli, había reclamado el expediente de Dolores. Pero ayer se arrepintió. Fue instantes después de que se supiera que Stornelli no asistió a la indagatoria a la que lo citó Ramos Padilla.

La reorientación de Ercolini se agrega a otros cambios de conducta de la Justicia Federal. La apertura de los teléfonos y computadoras de D’Alessio activó varios expedientes que, por razones misteriosas, permanecían dormidos. Federico Villena, juez de Lomas de Zamora, desempolvó un caso de lavado de dinero. Luis Rodríguez se acordó de una extorsión al empresario Gabriel Traficante, de hace tres años. Sebastián Ramos procesó al perito Daniel Cohen por mentir en la investigación de Bonadio y Stornelli sobre la compra de gas licuado. Es el caso en el que Bonadio procesó a la señora de Kirchner basándose en testimonios de D’Alessio.

Las relaciones de este espía con la Justicia están muy ramificadas. Ayer, a pedido del procurador Julio Conte Grand, la Suprema Corte bonaerense licenció por 90 días al fiscal de Mercedes, Juan Bidone, quien proveía secretos para que D’Alessio extorsionara. Bidone es una pieza clave en la investigación del triple crimen de los empresarios ligados al tráfico de efedrina. Ya consiguió defensor: Santiago Blanco Bermúdez. Es el abogado de Antonio Stiuso. ¿Cuál será la misión de Blanco Bermúdez con Bidone? ¿Defenderlo o controlarlo? El papel de la ex-SIDE en el comercio de efedrina siempre fue vidrioso. La última persona con la que se vieron los tres asesinados fue el espía Julio César Posse.

La jugada oficial frente a la investigación de este submundo tuvo ayer inconsistencia. El oficialismo se sumó a la invitación al juez Ramos Padilla para que explique hoy, ante la bicameral de inteligencia, el presunto espionaje ejercido contra políticos, empresarios y periodistas por agentes clandestinos de la AFI. Entre las víctimas de esos seguimientos está María Eugenia Vidal. Y también Elisa Carrió, quien al mismo tiempo es señalada por servirse de D’Alessio. El presidente de la bicameral es el senador Juan Carlos Marino, del radicalismo pampeano. Antes de convocar al juez, Marino consultó a la dirigencia de su partido”.

El gran problema es que D’Alessio confesó trabajar a las órdenes de dos comisarios que reportan a Majdalani: Ricardo Bogoliuk y Anibal De Gastaldi.

Eso resultó ser un gran problema porque Majdalani fue designada por Macri antes de la llegada de Gustavo Arribas. De espiralizarse la trama, Macri podría ser golpeado institucionalmente, único pilar que le queda en pie para ir a la elección.

Según la propia Elisa Carrió, Majdalani es la garantía de continuidad del esquema de espionaje de Néstor Kirchner, dada su estrechísima relación con Francisco Larcher, el segundo de ese esquema pero su verdadero mandamás.

En medio de este escándalo, el gobierno ahora tiene que explicar cómo fue que Elisa Carrió logró escuchas sobre presos kirchneristas del Módulo 6 del penal de Ezeiza. El teléfono de ese módulo está intervenido por el juez Federico Villena, también cercano a la polémica Majdalani.

Esta película aún no terminó y lo que se viene es más interesante: el juez Ramos Padilla ya está esperando a que termine una reunión previa a su presentación frente a la Comisión Bicameral de Inteligencia.

 

Por Dr. Gregorio Reynoso

Buenos Aires 21 de marzo de 2019

 

Se el primero en comentar en "ESCÁNDALO EN LA EX SIDE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*