SABINO O´DONNELL

El Dr. Sabino O’Donnell se desempeñó como médico en el Combate de la Vuelta de Obligado

 

 

 

 

 

 

 

Nació en Buenos Aires, c. 1811, siendo hijo de Carlos Santiago O’Donnell Figueroa, español, y de Francisca Mansilla Bravo, hermana del general Lucio Norberto Mansilla. Mientras cursaba sus estudios en la Universidad de Buenos Aires se empleó como oficial en la Secretaría de la misma desde 1829 hasta 1832. Luego continuó estudiando.

En 1836 se trasladó a Córdoba, y en octubre del mismo año fue enviado por el protomédico doctor Gordon para llevar medicamentos y curar los heridos resultantes de las refriegas entre los indios y los húsares en el paseo de los Césares. Se recibió de médico el 2 de marzo de 1837, tras doce años de sacrificadas tareas. Al día siguiente, por un documento, sabemos que le agradeció al gobierno “… el especial beneficio de una educación gratuita durante todo el tiempo de mis estudios”, por lo que ofreció sus servicios en clase de médico y cirujano.

En 1839 pasó a Tucumán, donde impresionó vivamente en la sociedad local por sus condiciones personales. Trabajó como médico y se cuenta que tuvo numerosas aventuras amorosas. Cuando Oribe llegó a Tucumán en 1841, O’Donnell se vio perseguido, alejándose de esa provincia, camino hacia Bolivia. A los dos años regresó para reanudar su vida en Tucumán, esta vez entre el juego y el amor, las dos grandes pasiones que lo agitaban.

Posteriormente asistió al combate de la Vuelta de Obligado, y debió atender al mal herido comandante en jefe y héroe de la jornada, su tío, el coronel Lucio Norberto Mansilla. El 26 de noviembre de 1845, desde San Nicolás, los doctores Claudio G. Silva y Mariano Martínez, elevaron un informe al edecán de Juan Manuel de Rosas, general Manuel Corvalán, informándole que habían celebrado una junta médica en la que intervino O’Donnell para tratar la enfermedad de Mansilla.

En 1850, se le nombró médico del Estado con destino al escuadrón López, destacado en Villa Nueva, donde existía un hospital militar. Cuatro años después actuó en Salta, en comisión del gobierno, gratuitamente con otros facultativos, para practicar estudios médico-legales motivados por la muerte del presbítero Benjamín Lavaysse, a quien acompañaba cuando dicho legislador se dirigía hacia la provincia de Jujuy. Radicado en ésta, fue secretario de la Convención Constituyente de 1855, que sancionó la primera Constitución, y luego diputado por la Capital, al año siguiente.

Fue ministro del gobernador general Roque Alvarado desde el 4 de febrero al 9 de diciembre de 1857. Durante su gestión se produjo un grave conflicto entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, a raíz del régimen municipal, y para solucionarlo debió renunciar al cargo. Después fue elegido diputado por el departamento de Santa Catalina desde diciembre de 1858, y presidente de la Legislatura en 1859.

Cargado de años, desilusionado, pobre, abrumado por las necesidades de la vida, pasó a Santiago del Estero en 1866, donde reanudó el ejercicio de la profesión. En 1868 fue designado presidente de la Comisión de Higiene creada entonces para resguardar a la población de la epidemia de cólera que la amenazaba. Ejercía entonces, simultáneamente, la profesión de médico y la de abogado.

Cultor del arte en Santiago, organizó una compañía de aficionados, y venciendo todo género de inconvenientes instaló un pequeño teatro.

Presintiendo su fin, regresó a Buenos Aires, donde falleció el 26 de marzo de 1880, según lo registra “El Nacional”, de senectud. Estaba casado con Josefa Pérez, tucumana, y fueron los padres del después teniente general de la Nación, Carlos E. O’Donnell (1).

Lucio V. Mansilla, en Recuerdos de Juventud, expresó que: “O’Donnell tenía muchísimo espíritu, era instruido, hermoso hombre y en extremo agraciado”. Era de elegante apostura, algo romántico y de maneras cultísimas.

Referencia

(1) Fue también, siendo teniente coronel, Jefe del Regimiento de Patricios de 1889 a 1890.

Fuente
Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1978).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "SABINO O´DONNELL"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*