43 AÑOS DESPUÉS…

Se cumple un nuevo aniversario del golpe de estado contra la primer mandataria mujer: la compañera María Estela Martínez de PERÓN. Isabelita. La izquierda, la progresía, las divergentes corrientes socialistas ocuparán con sus consignas las calles, no así la Patria que como siempre estará ausente.

Hoy nuestra Patria, nuestro Movimiento y sus trabajadores han involucionado. Somos una masa inorgánica, sin conducción, sin iniciativa y a la deriva de los intereses de los aventureros de turno al servicio de la Oligarquía Financiera Internacional.

Provengo de una pequeña comunidad, de Cte. N. Otamendi, tenía 8 años al momento del Golpe de Estado y mi única preocupación, como la de todos los pibes de la cuadra, era salir de la escuela, tomar la leche mientras veíamos “Las aventuras del Capitán Piluso y Coquito”. Y si el tiempo lo permitía, jugar al fútbol en el potrero, siempre y cuando el pibe de clase media, dueño de la única esférica del barrio, quisiera ir. Él ejercía su derecho a elegir a los mejores y si su equipo perdía se llevaba la pelota. En el verano del ‘82 empecé a trabajar en un Restaurant, y al poco tiempo compré un fulbito y cuando no podía jugar lo prestaba y, al caer el sol, iban a casa a devolverlo. Enseñanzas de mi viejo, peronista él al igual que su padre que había estrechado la mano de Eva, en Entre Ríos.

Gran parte de la primaria y del secundario lo hice bajo el régimen militar. Ni mis compañeros ni yo entendíamos lo que sucedía en nuestra Argentina de aquél entonces…solo nos interesaba correr detrás de la pelota y divertirnos, como todo pibe.

Otamendi me brindó grandes amigos, no solo los del barrio también mis maestras de primaria. Con mis profesores tuve una excelente relación, me quedaba en los recreos o a la salida del colegio hablando sobre diferentes temas, desde historia, geografía, democracia, república, federalismo…

Comenzaba 1983. Se hablaba de elecciones libres y democráticas. La discusión en el colegio, los debates, las peleas por temas que recién íbamos conociendo: radicalismo y peronismo. Civilización y barbarie, era en esos términos en lo que se planteaba nuestro bipartidismo. Nos hacían debatir las cartas orgánicas de ambos partidos, sus plataformas políticas, saber quién era Alfonsín y Luder. Pero lo más importante, entender los concepto de REPÚBLICA, DEMOCRACIA, FEDERALISMO, REPRESENTACIÓN POLÍTICA…

Mi generación creció asimilando e incorporando el significado de estas ideas. No solo porque lo aprendíamos en el colegio, también por los debates en la TV, en los diarios y revistas. Aparecían pensadores, políticos, periodistas de opinión remarcando la importancia de la división de poderes, de los límites del poder ejecutivo, del equilibrio de poder, de la defensa de la autonomía provincial contra el poder de Buenos Aires, de la importancia de los localismos etc. Valorábamos y creíamos en estos dispositivos fundantes de toda comunidad organizada

Con el tiempo no sé bien qué sucedió. Los significados desaparecieron, dejaron de importarnos. Como si fueran responsables de estas desastrosas políticas que implantaron desde 1983. Lo cierto es que les dimos la espalda.

La organización es lo único que vence al tiempo. Y estos conceptos hacen la diferencia entre la libertad de la esclavitud. La democracia de la demagogia. La república de la tiranía. La organización del caos. Los hombres van y pasan, pero decidimos que siempre se queden. Hace 30 años que nuestra Patria gira en torno a los mismos nombres que han fracasado una y otra vez…¡trasvasamiento las pelotas!

Los sucesivos Golpes de Estado, el centralismo político, la desaparición del bipartidismo, como los cambios de los programas educativos, de alguna manera, sirvieron para que adjuremos de la República, de una Constitución digna, del Federalismo real, de una Democracia social, de la Representación popular, del Municipio organizado.

El Federalismo, del que habla nuestra Constitución Nacional en su artículo primero, ha quedado reducido a un mandato histórico. Su caída implicó también la del municipalismo. Así como el Gobierno nacional despoja de sus derechos y recursos a las provincias, éstas hacen lo mismo con sus municipios. Instituyéndose, de esta manera, una especie de “sucursalismo” de las provincias con el estado nacional y de los municipios respecto a las provincias.

Los municipios bonaerenses son meras dependencias administrativas. Sometidos a la dictadura de un Decreto promulgado por la Junta Militar de 1956. Y quienes nos representan políticamente no tienen muchas ideas sobre estos temas, son más producto de la ingeniería mediática que del resultado de un trabajo territorial.

Los municipios deben convertirse en protagonistas del desarrollo económico local para la mejora de las condiciones de vida de sus pueblos, la creación de riqueza, empleos de calidad, así como la protección y conservación del medio ambiente. El es un observador privilegiado de las necesidades de su comunidad, ya que se encuentra más cercano al trabajador; sin embargo, su campo de acción es limitado. Los Municipios deben, y pueden, ser fuente de soluciones para los problemas a los que se enfrenta nuestra Patria, pero con los recursos adecuados que permitan un mejor desenvolvimiento institucional, político, económico-social, fiscal-administrativo y financiero.

Éste es nuestro desafío en el S.XXI. La batalla que deben dar nuestros pueblos es por un nuevo régimen MUNICIPAL. Por querer la ciudad, por pensarla, por asumirla y por respetarla porque es nuestro hábitat y nuestra común unión con nuestro vecino, el que tenemos al lado y en frente, como a la vuelta de la cuadra.

Si queremos corregir, innovar y humanizar este sistema de vida impuesto, que a veces nos atormenta, nos aplasta y nos deja sin fuerzas y aliento…empecemos a pensar en clave de COMUNIDAD ORGANIZADA.

El gran problema argentino es de organización, no de inclusión. Nos quieren brutos, porque un bruto nunca se vuelve bueno.

Año II, Mar del Plata, domingo 24 de marzo del 2019, LUIS GOTTE

Se el primero en comentar en "43 AÑOS DESPUÉS…"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*