PROYECTO EN SON DE CAMPAÑA

Código Penal (de campaña): Tibio con aborto y duro con corrupción y pedradas

El Gobierno nacional envió al Congreso el proyecto del nuevo Código Penal que ingresó por el Senado, la cámara que lo tratará en primer lugar y a donde fue girado a la Comisión de Justicia y Asuntos Penales. El expediente reúne el trabajo hecho por la Comisión para la Reforma del Código que comenzó a trabajar a principios de 2017 por disposición del Ministerio de Justicia, y que tuvo varias postergaciones hasta ser presentado al parlamento. El nuevo cuerpo de leyes endurece las penas por corrupción y los delitos durante las protestas callejeras como los cortes de tránsito y los ataques con piedras a la Policía. Esto generó el rechazo de las organizaciones sociales y partidos de izquierda. En el caso del aborto, el punto más delicado del Código para el Gobierno, se mantiene la penalización pero se deja en manos del juez la decisión de la aplicación de las sanciones según cada caso. De esta forma, Cambiemos evitó entrar en el fondo de la cuestión que le generó fuertes tensiones internas en su bancada en 2018.

El proyecto del nuevo Código Penal de la Nación ya está en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado. Pero el Gobierno nacional descarta que pueda convertirse en ley este año por el cronograma electoral y las dificultas de conseguir consensos con la oposición.

El expediente reúne el trabajo hecho por la Comisión para la Reforma del Código Penal de la Nación que comenzó a trabajar a principios de 2017 por disposición del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Pero su presentación en el Legislativo se demoró en varias oportunidades, la última vez por el debate parlamentaria por la despenalización del aborto que dejó fuertes tensiones internas en Cambiemos.

De la Comisión que redactó el nuevo Código formaron parte magistrados del Poder Judicial, representantes del Ministerio Público Fiscal, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, del de Seguridad y del entonces Ministerio de Desarrollo.

El proyecto de ley fue objeto de debate en el marco del PROGRAMA JUSTICIA 2020 con el fin de promover la activa participación de la sociedad en la elaboración y propuesta de reformas legislativas en materia de justicia y derechos humanos.

Entre otros capítulos, el nuevo Código legisla sobre el aborto, tratamientos médicos no consentidos y delitos contra la integridad sexual, incluyendo pornografía infantil.

El punto más delicado para el Gobierno fue el del aborto, por eso optó finalmente por mantener la penalización ya prevista en el artículo 86 pero dejarle la posibilidad a los jueces para que decidan si aplican o no la sanción de acuerdo a cada caso.

El proyecto de nuevo Código Penal incrementa las penas y la persecución a las mujeres y a quienes nos manifestamos en la calle.
Un código penal macrista y también machista.

— Leonardo Grosso (@Leonardo_Grosso) 26 de marzo de 2019

Por primera vez desde 1921 ingresó al Congreso un proyecto de reforma integral del Código Penal remitido por el Poder Ejecutivo. Los argentinos merecemos un Código moderno, que dé respuesta a la criminalidad compleja y a los reclamos de la sociedad. pic.twitter.com/4nQLftwBnc

— Germán Garavano (@german_garavano) 25 de marzo de 2019

El proyecto de reforma del Código Penal que mandó Macri al Congreso es un retroceso para los derechos de las mujeres. El aborto sigue penalizado y se restringe aún más el acceso en relación al fallo de la Corte Suprema y a la legislación de 1921 https://t.co/FmW9BwFzS0

— Mónica Macha (@MoniMacha) 26 de marzo de 2019

Bueno, acá leemos el verdadero sentido de los artículos del nuevo Código Penal. No sólo sigue criminalizando a las mujeres, sino que va más allá. Y otra cosa: El Código Penal establece penas y castigos, no derechos. https://t.co/VZRNDjJMFe

— Ingrid Beck (@soyingridbeck) 26 de marzo de 2019

#Atención el gobierno presenta un Código Penal que refuerza la criminalización a las mujeres. Hay que tomar las calles para rechazarlo. #AbortoLegalYa https://t.co/SBBfIPHnRX

— Nicolas del Caño (@NicolasdelCano) 26 de marzo de 2019

El proyecto de reforma del Código Penal de Macri establece que la mujer que aborte tendrá de uno a tres años de prisión. Es una provocación al movimiento por la legalización del aborto que tenemos que rechazar con una vasta movilización popular con las mujeres a la cabeza.

— Néstor Pitrola (@nestorpitrola) 26 de marzo de 2019

El proyecto del nuevo Código Penal ignora el profundo debate que dio la sociedad sobre el acceso al #AbortoLegalYa y mantiene una postura regresiva sobre los derechos de las mujereshttps://t.co/29C0EoSxWM

— Lucila De Ponti (@ludeponti) 26 de marzo de 2019

El presidente mandará este lunes un proyecto de CP prevé prisión para la mujer que aborta con un agregado aberrante: un juez va a determinar si tenía motivos para abortar, si para él no tenía va presa. Esperemos que los congresistas lo reparen. https://t.co/McUIp3stEr

— Claudia Piñeiro (@claudiapineiro) 24 de marzo de 2019

Esa decisión generó críticas desde la izquierda y organizaciones sociales que militan por el aborto legal.

En lo concreto se reemplaza la referencia a la “violación o de un atentado al pudor cometido sobre mujer idiota o demente”, por “abuso sexual”. Además, queda incluido cualquier embarazo producto de un abuso sexual.

El texto del Ejecutivo contempla el aborto no punible cuando sea con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud física o mental de la madre, y si este peligro no puede ser evitado por otros medios.

A la hora de referirse a las sanciones que pueden tener la mujer que “causare su propio aborto o consintiere que otro se lo causare“, el proyecto prevé la posibilidad de que el juez disponga dejar en suspenso o eximir a la mujer de la pena.

Para eso el magistrado debe tener en cuenta los motivos que la impulsaron a cometer el hecho y su naturaleza. El proyecto también considera como aborto imprudente a las lesiones ocasionadas a la persona por nacer, así como también los tratamientos médicos no consentidos y la violencia obstetricia.

Otros aspectos polémicos son, además del endurecimiento de las penas a los delitos por corrupción, narcotráfico, los relacionados al control de la calle.

El Gobierno aprovechará el debate del código para instalar los temas de campaña que más le interesan como hacer las condenas de cumplimiento efectivo para casos de corrupción y endurecer las vinculadas a los cortes de calles y las agresiones en las manifestaciones con piedras.

Además, restringe la libertad condicional y sube las escales penales a migrantes que usen documentación falsa o incumplan la prohibición de reingreso al país.

·         Otros puntos del proyecto:

1.    Mayores penas para la corrupción

Se propone aumentar las penas para delitos de corrupción. Así, pasarán de una escala de 1 a 6 años de prisión a otra que va de los 4 a años a los 12, especialmente para castigar el pago de sobornos y el enriquecimiento ilícito de funcionarios, ¿y de los corruptores, empresarios u otros?.

Además, se amplía ese delito no solo para integrantes del poder público, sino también para todos aquellos sujetos obligados por ley a presentar declaraciones juradas patrimoniales, como los titulares de obras sociales. Esas penas serían de cumplimiento efectivo.

2.    Terrorismo

En el caso del terrorismo, se elevan todas las escalas penales al doble de la pena cuando algún delito se cometa “con fines terroristas”. Además, se crean nuevas figuras en relación a ese delito, como “asociaciones ilícitas terroristas”, “reclutamiento, adoctrinamiento y entrenamiento de terroristas”.

3.    Arrepentidos

Respecto de la figura del “arrepentido”, se fijan otros delitos en los que pueden llegar a incorporarse esa figura. También se incorpora la “extinción de dominio”, establecida por Macri a través de un DNU, absolutamente inconstitucional y que puede llegar a generarle al Estado –Pueblo o nosotros- gigantescos daños materiales en caso de que la justicia termine determinando que el acusado es inocente o que no existan pruebas suficientes para condenarlo. ¡Una verdadera mamarrachada!

4.    Penas para quienes arrojen proyectiles a la Policía en las marchas

Uno de los puntos que más polémica genera del nuevo proyecto es el que busca establecer penas de hasta tres años para aquellas personas que “arrojen piedras, u otros elementos contundentes, hacia las fuerzas de seguridad durante las manifestaciones”, es una barbaridad y una exageración pues es arbitraria e imposible de comprobar pues generalmente las FFSS suelen arrestar no a aquellos que cometen desmanes y fueron filmados (por vlo general servicios o efectivos de civil provocadores) sino a “los perejiles” como nos hemos cansados de ver en estos últimos ocho años..

Y no solo eso. También establece penas para quienes “detengan o entorpezcan la marcha de un medio de transporte”, tanto público como privado. ¡De donde sacaron semejante incongruencia y barbaridad!

5.    Despenalización de tenencia de drogas

Entre otras cuestiones, el proyecto dispone la despenalización de la tenencia de drogas cuando se den tres condiciones: cuando sea para uso personal, en escasa cantidad y cuando su consumo sea en ámbitos de privacidad. En ese sentido, se legalizaría el autocultivo de marihuana, siempre que sea para uso propio. Este punto está basado en la aplicación del fallo de la Corte Suprema en el caso Arriola.

Lo que sí se propone aumentar es el mínimo de la pena para el tráfico de paco y las condenas para los jefes de las organizaciones internacionales dedicadas al narcotráfico llegarán hasta los 25 años de prisión.

6.    Violencia de género

Para los casos de violencia de género, el nuevo Código Penal plantea que el juez está obligado a imponer una pena dentro del tercio superior de la escala para ese tipo de delitos. También se incorpora la figura de “acoso laboral” y aumenta penas máximas para el grooming (acoso sexual virtual a niños y adolescentes).

7.    Pornografía infantil y “pornovenganza”

El texto habla de la pornografía infantil y castiga no solo a la comercialización, como rige actualmente, sino también a la tenencia.

Además, crea la figura de “pornovenganza”, es decir, la difusión de material íntimo de manera intencional. Impone agravamiento cuando la víctima sea menor de edad.

En definitiva un Proyecto de Código Penal “a la medida de las elecciones de agosto y octubre del presente año” con fines y tintes totalmente electoralistas y con una falta de seriedad incomprensible en quienes concurrieron para realizar semejante engendro. Que dista de ser una reforma o proyecto de modificación del Código Penal acorde a las necesidades reales y actuales de la tipificación de delitos que asolan a nuestra sociedad argentina.

¡Otra vez  sopa… diría el viejo vizcacha!

 

Buenos Aires, 26 de marzo de 2019

Dr. Gregorio Reynoso

Se el primero en comentar en "PROYECTO EN SON DE CAMPAÑA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*