LA CRISIS SIGUE

      Por el real y medidas del BCRA, el dólar cortó la racha alcista. El BCRA pacta con los banqueros medidas para contener al dólar. Con una nueva norma, el Central busca que los bancos trasladen las tasas altas a los plazos fijos

El fortalecimiento de la divisa brasileña le dio respaldo a la moneda local, cuya suba frente al dólar también se vio apuntalado por nuevas medidas de la entidad monetaria atentas a estimular la permanencia en pesos. La tasa se acerca al 70%. El ministro Dujovne fue categórico: no habrá cambios en las reglas de juego. Sucede que la corrida del billete verde generó múltiples versiones. Permitirá que puedan comprar tantas Leliq como depósitos. Así intenta que salgan a pagar más tasa para captar más pesos y quitarle presión al dólar.

El dólar interrumpió este jueves la racha alcista y se alejó de los $45 en el mercado minorista merced a un fuerte repunte del real brasileño y una nueva disposición del BCRA que impactaría en los rendimientos de los plazos fijos.

En la plaza mayorista, la cotización tuvo un desempeño variable. Inició la rueda con una leve baja que se profundizó tras conocerse una comunicación del BCRA que aumenta la capacidad de los bancos para adquirir Letras de Liquidez (Leliq).

Según explican los analistas, la medida apunta a que las subas de la tasa de interés se trasladen a lo que se les paga a los ahorristas por sus pesos. De esa forma, se estimula quedarse en la moneda nacional en lugar de huir al dólar.

La novedad produjo una fuerte caída en la cotización, que puso al dólar mayorista 47 centavos por debajo del cierre previo. Sin embargo, más tarde se produjo un rebote que dejó el valor en $43,63, 24 centavos menos que el final de la jornada anterior.

En la punta minorista, en tanto, el dólar cerró en $44,652, 27 centavos menos en relación al cierre anterior según el promedio del BCRA.

“Un panorama externo más relajado, sumado a las medidas anunciadas por el BCRA en la fecha revirtieron por lo menos hoy las expectativas y generaron un cambio de tendencia que se reflejó en una baja de la cotización”, apuntó Gustavo Quintana, de PR.

El peso sintió el impulso del real brasileño que ganó un 1,77% y fue la moneda emergente con mejor desempeño frente al dólar, en contraste con la lira turca que se desplomó un 3,7%.

Por otro lado, el BCRA convalidó una nueva suba de la tasa de interés, que finalizo la rueda en 68,349% luego de 2 subastas de Leliq

·        El BCRA pacta con los banqueros medidas para contener al dólar

El ministro Dujovne fue categórico: no habrá cambios en las reglas de juego. Sucede que la corrida del billete verde generó múltiples versiones.

Nicolás Dujovne y Christine Lagarde. Volverán a verse la semana que viene. (Adriana Groisman)

El Presidente fue lo primero que dijo. Se trata de una nueva y lógica obsesión: “Nico, ¿cómo abrió el dólar? El ministro respondió: “Tranquilo, para abajo”. Ocurrió ayer, al inicio del encuentro de Gabinete. Hubo alivio en Mauricio Macri y los ministros se tranquilizaron. Así, la Casa Rosada recibió la primera noticia positiva después del fuerte zarandeo cambiario de las últimas ocho jornadas. Macri vive pendiente del billete. Habla varias veces al día con Guido Sandleris y siempre da misma orden: “hay que pararlo”.

El Presidente sabe que el dólar puede frustrar su reelección: es imposible ganar un comicio con un dólar embravecido por una corrida. Cambiemos tiene dos claros ejes electorales. Pero ambos son contradictorios: promueve la polarización con Cristina, lo cual -a su vez- genera dudas y presión sobre el tipo de cambio. Sandleris no es un “cruzado” como Federico Sturzenegger.

Peña dice que Macri se va a diferenciar en las encuestas, cuando en junio se concreten las candidaturas. Insistió con un discurso similar al que expuso en el Senado. Ayer, Macri lo felicitó y ordenó transmitir sus reflexiones.

Los banqueros aseguran que el BCRA estudia -para asegurar los agro-dólares- fijar plazos que garanticen el ingreso de las divisas. Sturzenegger -en un país necesitado de billetes- liberó en forma total el ingreso de dólares: ahora el fruto de las exportaciones, puede quedarse en el exterior y no ingresar nunca en Argentina. La cuestión generó mucho ruido. Luis Etchevehere abonó la versión cuando dispuso acortar de 5 a 1 día el plazo de liquidación de exportaciones.

Pero Dujovne fue categórico. Se lo transmitió a dirigentes ruralistas y a la cerealeras: no habrá cambios en esa regla de juego. Sucede que la corrida del billete generó múltiples versiones. En la noche del miércoles circuló -sin ningún fundamento- que Hernán Lacunza se sumaba al gabinete nacional. Ayer Macri abrió la reunión de ministros con el dólar. Pero no volvió a tratar el tema. En su poder tiene un informe secreto que le dio tranquilidad. Se trata de una serie de “simulaciones” sobre el futuro del mercado cambiario, con datos precisos sobre ingresos y egresos de billetes. El documento concluye en lo siguiente: le dice a Macri que está garantizada una oferta de dólares que va a superar la compra de todo este año. En otras palabras: que el mercado de cambios tiene que tranquilizarse y no habría motivos para más sofocones.

El trabajo reservado lo elaboró Gustavo Cañonero, el vice del Banco Central. Se trata de uno de los negociadores clave con el FMI. El modelo econométrico toma -como supuesto- el peor momento de salida de divisas del año pasado. Admite que se podría repetir y le agrega el impacto negativo del efecto Cristina: un escenario demoledor. El “paper” compara esa salida potencial de billetes con la masiva oferta de dólares que ahora habrá por tres motivos: el dinero del campo, el superávit comercial y la plata del Fondo Monetario.

Peña dice que Macri se va a diferenciar en las encuestas, cuando en junio se concreten las candidaturas. Insistió con un discurso similar al que expuso en el Senado. Ayer, Macri lo felicitó y ordenó transmitir sus reflexiones.

Los banqueros aseguran que el BCRA estudia -para asegurar los agro-dólares- fijar plazos que garanticen el ingreso de las divisas. Sturzenegger -en un país necesitado de billetes- liberó en forma total el ingreso de dólares: ahora el fruto de las exportaciones, puede quedarse en el exterior y no ingresar nunca en Argentina. La cuestión generó mucho ruido. Luis Etchevehere abonó la versión cuando dispuso acortar de 5 a 1 día el plazo de liquidación de exportaciones.

Pero Dujovne fue categórico. Se lo transmitió a dirigentes ruralistas y a la cerealeras: no habrá cambios en esa regla de juego. Sucede que la corrida del billete generó múltiples versiones. En la noche del miércoles circuló -sin ningún fundamento- que Hernán Lacunza se sumaba al gabinete nacional. Ayer Macri abrió la reunión de ministros con el dólar. Pero no volvió a tratar el tema. En su poder tiene un informe secreto que le dio tranquilidad. Se trata de una serie de “simulaciones” sobre el futuro del mercado cambiario, con datos precisos sobre ingresos y egresos de billetes. El documento concluye en lo siguiente: le dice a Macri que está garantizada una oferta de dólares que va a superar la compra de todo este año. En otras palabras: que el mercado de cambios tiene que tranquilizarse y no habría motivos para más sofocones.

El trabajo reservado lo elaboró Gustavo Cañonero, el vice del Banco Central. Se trata de uno de los negociadores clave con el FMI. El modelo econométrico toma -como supuesto- el peor momento de salida de divisas del año pasado. Admite que se podría repetir y le agrega el impacto negativo del efecto Cristina: un escenario demoledor. El “paper” compara esa salida potencial de billetes con la masiva oferta de dólares que ahora habrá por tres motivos: el dinero del campo, el superávit comercial y la plata del Fondo Monetario.

El Banco Central concluye: “Tenemos total control de la situación. El saldo de dólares será positivo”. El trabajo de Cañonero tranquilizó al Presidente. Pero carece de un conjunto de variables que podría opacar el entusiasmo.

Primero, la “¿incipiente?” dolarización de carteras. Dicen que el propio JP Morgan pautó con sus clientes, una re-dolarización mensual de fondos. Tampoco incluye el impacto que tiene el deterioro económico y lo que eso genera: la fuerte incertidumbre sobre lo que va a suceder en la economía. El FMI preveía una inflación del 2 % mensual y ahora es el doble. La recesión sigue rebelde.

Las encuestas políticas agregan dudas. Se esperaba -para esta época del año- una mayor holgura a favor de Macri que no ocurre. También existen problemas técnicos: hay consenso sobre que la exagerada banda cambiaria del Fondo ata de pies y manos al BCRA. Muchos en Cambiemos insisten en la necesidad de renegociar la forma de intervención en el mercado. Son los que le echan la culpa de la corrida al propio organismo. Dujovne viaja a Washington en una semana: para que no hayas dudas, el ministro quiere ratificar el acuerdo con el FMI.

·        Con una nueva norma, el Central busca que los bancos trasladen las tasas altas a los plazos fijos

Permitirá que puedan comprar tantas Leliq como depósitos. Así intenta que salgan a pagar más tasa para captar más pesos y quitarle presión al dólar.

Con un cambio de normativa, el Banco Central busca que las entidades financieras mejoren las tasas que ofrecen a sus clientes por sus depósitos -y así logren seducir a los ahorristas para que se queden en pesos y no se vayan al dólar.

Mediante la comunicación A 6661, el organismo fijó que los bancos podrán tener Letras de Liquidez (Leliq) por hasta el 100% de su patrimonio y hasta el 100 % del promedio mensual de saldos de depósitos en pesos del mes en curso. Antes, los bancos podían tener Leliq por hasta el 65% de los depósitos del mes anterior.

Esto significa que la cantidad de Leliq que puedan comprar se incrementará a la par de los depósitos que capten. Y, para ello, deberán mejorar la tasa que ofrezcan si ellos a su vez quieren seguir aprovechando las tasas altas de las Leliq, que rondan el 68%. 

Los bancos están ofreciendo actualmente tasas de entre 40 y 45% en los plazo fijos a 30 días.​

Si aumenta la cantidad de Leliq que pueden tener los bancos, habrá más oferta de pesos por parte de las entidades financieras lo que, eventualmente, podría hacer bajar la tasa de referencia.

La medida que aplicó el Central va en la dirección contraria a otra que había publicado el 9 de febrero. En esa ocasión, cuando el dólar estaba bajando más de lo deseado, el organismo que conduce Guido Sandleris había ​limitado el monto máximo de Leliq que podrían tener los bancos desde el 100% al 65% de los depósito.

Los bancos tenían un cronograma para ir bajando esa tenencia, que era de 100% en febrero y 80% a fin de marzo, para llegar a 65% a fin de abril.

Buscaban que reducción de Leliq acelerara la demanda de dólares e hiciera que la divisa -que en ese momento estaba por de debajo de la zona de no intervención del Banco Central- subiera sin la necesidad de compras por parte de la entidad monetaria.

¡¡Como me suena a “corralito y corralón”, espero equivocarme!!

 

Por Dr. Gregorio Reynoso

Buenos Aires, 29 de marzo de 2019

 

Se el primero en comentar en "LA CRISIS SIGUE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*