CON LA HUMILDAD PROPIA DE LOS SABIOS EL DR. DOMINGO LIOTTA UN HITO DE LA MEDICINA

Me considero depositario de un doble honor porque he compartido con el Dr. Domingo Liotta un equipo de conducción del Ministerio de Bienestar Social de la Nación en 1973/1974 y por ser presidente del Círculo de Ministros, Secretarios y Subsecretarios que lo tiene como socio activo..
Con la modestia propia de toda su vida y la humildad característica de los científicos el doctor Liotta, al cumplirse el cincuentenario del primer implante de un corazón artificial a un ser humano, sólo se anima a decir que se considera parte de la historia desde esa acontecimiento. Es que había entrado a la historia, con derecho propio. aún antes de ese acontecimiento.

Liotta en su casa de Morón (Emmanuel Fernández)

Como lo consignan sus biógrafos en 1953 obtuvo su doctorado en Medicina y Cirugía en la Universidad de Córdoba. En 1955 desarrolló una técnica de diagnóstico precoz del tumor de páncreas y de la ampolla de Vater. Y cuando tras el golpe militar de 1955 se regateó el apoyo a la ciencia se sumó a la lista de los argentinos que buscaron desarrollar su talento en el exterior, Continuó su carrera médica en la Universidad de Lyon, en Francia. Allí fue cirujano general, cirujano torácico y cardiocirujano en el servicio Paul Santy y Pierre Marion. Después se entrenó en cirugía torácica y cardíaca y escribió un libro sobre el diagnóstico de los tumores de páncreas: La duodenografía hipotónica,
Regresó al país en 1958 y en Córdoba realizó sus primeros trabajos sobre corazón artificial. Logró crear un prototipo que utilizó con éxito en pequeños animales. La publicación de esta importantísima noticia produjo sensación y emoción en el mundo de la medicina y entonces fue contratado por el Baylor College of Medicine de Houston, en Estados Unidos, como director del Programa del Corazón Artificial. Es por lo tanto el creador del primer corazón artificial para seres animales y coautor del primer corazón artificial para seres humanos
Desde entonces forma parte de la historia científica del mundo.
Su hermano, Salvador Liotta, médico del Gral. Perón en los años del largo exilio en España, había aceptado ocupar la Secretaría de Promoción Social del Ministerio de Bienestar Social y nos ayudó a convencerlo para que aceptara la Secretaría de Salud. Ese cargo el presidente Cámpora lo había ofrecido al neurocirujano y destacado dirigente peronista Dr. Raúl Matera quien exigía de entrada la jerarquia de ministro, que no estaba dentro del presupuesto de ese año, por lo que finalmente rehusó aceptar el ofrecimiento. Logramos vencer los reparos del Dr. Liotta que nos alegaba su escasa o ninguna experiencia en el manejo de cuestiones administrativas de gobierno y todos pudimos sentir el honor de jurar los cargos al lado de un científico eminente como él.
De su gestión recuerdo la creación del Sistema Nacional Integrado de Salud -a partir de los institutos de excelencia sanitaria y por encima de los límites territoriales- que, de haberse mantenido, hubiera paliado las sucesivas crisis advertidas en los servicios gubernamentales (nacionales, provinciales y municipales), servicios sociales (a cargo de sindicatos e instituciones) y servicios privados (a cargo de prepagas), que iban a actuar en coordinación
El país, como a muchos otros científicos de la medicina, la astronomía, la física, la educación, etc. no le ha rendido todavía al Dr. Liotta el homenaje que merece. Mientras tanto su biografía consigna que es miembro de numerosas sociedades médicas de diversas partes del mundo. Es propietario de doce patentes de invención en Argentina, Estados Unidos y Francia. Es autor de cientos de publicaciones y libros científicos. También es autor de más de cien libros de humanismo médico en idiomas inglés y español.
. .
DUILIO BRUNELLO

 

UN HITO DE LA MEDICINA

El cardiocirujano tiene 94 años y recuerda la operación que realizó el 4 de abril de 1969 en Texas: “No teníamos miedo ni estábamos inseguros”.

El jueves 4 de abril se cumplió 50 años del primer trasplante de corazón artificial total, técnica creada por el médico argentino Domingo Liotta junto a su socio estadounidense Denton Cooley. Un 4 de abril, pero de 1969, se aplicó con éxito en una operación que se realizó en un hospital de Texas y que marcó un «hito» en la cirugía cardiovascular.

«Lo recuerdo y lo vivo al día de hoy con alegría, considero que fue un antes y un después en la medicina y me siento parte de la historia», cuenta Domingo, que tiene 94 años, a horas de que se cumpla el quincuagésimo aniversario de su obra.

Quien recibió ese corazón fue Haskell Karp, de 47 años de edad, un paciente muy afectado por una insuficiencia cardíaca y que ya había sufrido varios infartos por lo que fue operado en el Texas Herat Institute de Houston.

La técnica creada por el médico argentino Domingo Liotta junto a su socio estadounidense Denton Cooley. La cirugía realizada en el St Luke's Hospital, Texas, en 1969 pasó a la historia por ser el primer corazón artificial total implantado en seres humanos.

La técnica creada por el médico argentino Domingo Liotta junto a su socio estadounidense Denton Cooley. La cirugía realizada en el St Luke’s Hospital, Texas, en 1969 pasó a la historia por ser el primer corazón artificial total implantado en seres humanos.

 

«De ese momento recuerdo que no teníamos miedo ni estábamos inseguros. Hacía diez años que veníamos investigando y ensayando. Cuando finalmente tuvimos la oportunidad lo hicimos y salió todo como esperábamos. Fue un éxito», recuerda.

Ese primer corazón artificial estuvo activo en el paciente durante cinco días, hasta que fue operado nuevamente, pero esta vez con un corazón real de una mujer donante: «Cumplió con el desafío que teníamos de que ese hombre sobreviviera hasta la llegada del nuevo corazón», agrega Liotta, quien celebrará el aniversario en Diamante, Entre Ríos, su ciudad natal y donde es mimado por todos los vecinos. En estos días allí harán varias actividades y actos en su homenaje.

En la misma época que Liotta y Cooley lograron utilizar con éxito un corazón artificial, se realizó el primer trasplante de corazón en Estados Unidos y el médico argentino René Favaloro hizo la primera operación de bypass, lo que significó una «revolución» para la cirugía cardiovascular.

Dr Domingo Liotta en el aula. Es vicerrector emérito de la Universidad de Morón. / Gustavo Castaing

Dr Domingo Liotta en el aula. Es vicerrector emérito de la Universidad de Morón. / Gustavo Castaing

 

En la actualidad una persona puede llevar una vida normal con un corazón artificial, pero con ciertos riesgos: «Claro que la medicina avanzó y las nuevas tecnologías ayudaron. Antes era todo más difícil aunque estábamos seguros de lo que hacíamos», dice el doctor desde su casa en Morón.

Liotta operó hasta el 2006, fue profesor y se desempeña como vicerrector emérito de la Universidad de Morón. Además de médico sanitarista, en 1973 Liotta asumió como secretario de Salud y fue el autor de la ley 20.748, que creó el Sistema Nacional de Salud Pública al tiempo que trabajó como médico personal del ex presidente Juan Domingo Perón, recordó la agencia Télam.

Con Juan Domingo Perón. Liotta fue su médico personal. (Archivo)

Con Juan Domingo Perón. Liotta fue su médico personal

El prototipo clínico original del corazón artificial total Liotta-Cooley fue elegido, en el año 2006, para su exhibición en forma prominente en el nuevo Sector de Exposición de «Tesoros de la Historia Americana» de la Smithsonian Institution. También el año pasado, la Legislatura porteña distinguió al cardiocirujano argentino como personalidad destacada de las ciencias.

Fuente: Clarin

Se el primero en comentar en "CON LA HUMILDAD PROPIA DE LOS SABIOS EL DR. DOMINGO LIOTTA UN HITO DE LA MEDICINA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*