SAMUEL GREENE ARNOLD

Samuel Greene Arnold (1821-1880)

Nació en Providence, Rhode Island, el 12 de abril de 1821, hijo del rico comerciante llamado también Samuel Greene Arnold y de Frances Roger. En 1836, ingresó a la Universidad de Brown, pero su precaria salud le hizo interrumpir los estudios. En busca de descanso viajó a Europa, y a su regreso terminó su carrera en la citada Universidad, recibiendo el diploma en 1841.

Después de un breve período dado a los negocios visitó San Petersburgo, en Rusia. De allí, volvió a Nueva Inglaterra, y concurrió a la famosa Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard donde se graduó en 1845. Luego estuvo en Egipto y en Siria, y desde Southampton emprendió viaje dispuesto a recorrer Sudamérica antes de tornar a su tierra natal, donde lo aguardaba su futura esposa. Para ella, precisamente, fue escribiendo un Diario de este viaje, realizado por los años de 1847 y 1848.

Visitó la isla Madeira y Río de Janeiro, donde conoció al emperador Pedro II y a la emperatriz; se detuvo en Montevideo y la pintura que hizo de la ciudad como de Oribe bien valen todo el libro.

Después pasó a Buenos Aires, y su estada se prolongó un mes desde el 8 de febrero al 9 de marzo de 1848, hospedándose en el Hotel de Provenza, y por mediación de la señora de Angelis cambió yendo a vivir a la casa de las señoritas Larrea (señoritas ya maduras) para practicar con ellas el idioma español.

Conoció a Juan Manuel de Rosas y a Manuelita en su residencia de Palermo, lo sentó a su mesa, le dio un pasaporte y el autógrafo deseado, habiendo obtenido asimismo los del emperador y de Oribe. Consiguió una escolta para su viaje a Mendoza y recomendación especial a los gobernadores cuyas provincias debía atravesar. Las descripciones que hizo de Buenos Aires y los retratos de aquéllos figuran entre los mejores que hayan dejado los viajeros de esa época por lo sugestivo y llenos de color.

Emprendió viajes al interior del país, y unas pocas palabras le bastan para reflejar la impresión que le produjo la pampa, que supo captarla con singular aptitud. Se ocupó del gaucho, platicó en latín junto al fogón de la posta con un hombre de la campaña de buen humor y guitarrero, mientras la carne se doraba en el asador.

El viaje a Mendoza duro diecinueve días y en el Diario consignó una valiosa información sobre postas, aldeas, caseríos y estancias. Describió personajes singulares, tropas de carretas, bailes, guitarreadas, rodeos e indios. Anotó ejemplares de la fauna y de la flora, complaciéndose en describir las garzas, gaviotas, perdices, martinetas, ñandúes y vizcachas. Los datos y testimonios recogidos servirán al naturalista como al folclorista y al historiador.

Atravesó San Luis en dirección a Mendoza, y la encontró festejando el cumpleaños del Restaurador. “Bonitas descripciones de la ciudad y de sus fiestas que podrá llevarse al lienzo por un pintor de ambientes retrospectivos, caracterizan el Diario”, según escribió José Luis Busaniche.

Puesto en camino por la cordillera, el pasaje fue un poco accidentado. Permaneció en Santiago, pero no tuvo fortuna en ser recibido por el presidente Bulnes ni obtener el autógrafo deseado. Pero varios ingleses y norteamericanos vinculados a la sociedad chilena le introdujeron en los mejores círculos familiares. Siguió camino a Valparaíso donde visitó a Mariano Sarratea, y por vía Pacífico, según manifiesta en su Diario, tocó el puerto de Coquimbo en dirección a Bolivia.

Greene Arnold, fue un hombre poseedor de una cultura y de una experiencia no comunes a su edad, porque supo ver la naturaleza y describir con animación y exactitud lo que se le presentó ante sus ojos. No careció, por otra parte, de perspicacia, aunque se vio malogrado por una vanidad siempre presente y por una inclinación dedicada a recoger detalles que no trascienden de lo puramente doméstico y personal.

Vuelto a su patria, se casó con su prometida Louisa Giudrat. Tuvo tres hijas: Louisa Caroline; Franes R. y Mary Cornelia “Nina”.

Participó en la Guerra de Secesión con el grado de coronel, fue tres veces vicegobernador de Rhode Island, y alcanzó a ser senador por un período en el Congreso de Washington, en vísperas de la guerra civil. Dedicado especialmente a los estudios históricos, publicó en 1859, una obra monumental History of Rhode Island and Providence Plantation. Sarmiento lo conoció cuando era ministro argentino en Estados Unidos, y dio una conferencia en Providence, visitándolo luego en su residencia, donde observó el Diario que hemos comentado.

Después de la guerra, dedicó sus energías a obras de mejoramiento social, y continuó con las investigaciones históricas. Desde 1868 hasta su muerte, acaecida el 14 de febrero de 1880, fue presidente de la Historical Society de Rhode Island, donde dio lectura a muchos trabajos referentes a la historia de la primera época de Nueva Inglaterra.

Fuente
Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1971).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "SAMUEL GREENE ARNOLD"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*