CUESTIONES PRIVADAS Y VIRTUDES PÚBLICAS

La Corte elige a Peña como interlocutor, en alerta por el vínculo de Pepin y Torello con Rosenkrantz

La promiscuidad de causas y clientes entre el estudio del juez y los asesores del Presidente preocupan en el máximo tribunal. La continua difusión de intereses privados vinculados al presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz, permite sospechar que algo no fue planificado ni gestionado cuidando las formas.

Esta semana se decantó una decisión de fondo en la estructura actual del poder de la Argentina. La mayoría de la Corte Suprema concluyó que es necesario cortar de manera urgente los canales de diálogo con los consejeros presidenciales José Torello y Fabián “Pepín” Rodríguez Simón.

Por una cuestión de mínima sanidad republicana, o para evitar futuros contratiempos legales, se decidió que el vínculo con el Poder Ejecutivo se canalice a través del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Las alarmas se terminaron de encender cuando surgieron nuevos elementos públicos y privados de vínculos entre Rodríguez Simón y Rozenkrantz que mezclan causas en análisis de la Corte Suprema con negocios privados de estudios de abogados. El petróleo es la más visible pero no la única.

Las contradicciones de Rosenkrantz para defender al Gobierno ya son el comentario en la Corte

El sitio El Cohete a la Luna reveló este sábado que el juez más cercano a la Casa Rosada tiene en su estudio como clientes a las petroleras Esso e YPF, ambas con juicios en la Corte Suprema y en los que intervino Rozenkranz, para recién excusarse la semana psada. Sólo eso sería causal de juicio político. “Con otras mayorías en el Congreso, ya estaría afuera de la Corte”, afirmaron en el máximo tribunal.

Pero el escándalo no termina allí. YPF tiene en su directorio a Rodríguez Simón, que además lleva adelante la estrategia del juicio multimillonario que la petrolera estatal enfrenta en Nueva York contra el fondo Burford Capital que le reclama al menos USD 3.000 millones. Son demasiados intereses cruzados, que los protagonistas ni intentan disimular.

La semana pasada en el casamiento de una de las hijas de Rodríguez Simón, el juez Rosenkrantz y el asesor presidencial Torello, posaron junto al padre de la novia. Hay que recordar que el actual juez de la Corte llegó a ese tribunal empujado por Pepín, que hizo cometer al presidente Macri la barbaridad institucional de intentar nombrarlo por decreto.

Estos episodios fueron la gota que colmó el vaso en la Corte Suprema, donde se hartaron de tener que discutir las causas con Pepín y Torello, que al mismo tiempo son amigos y acaso socios con uno de sus integrantes. “Se decidió que el interlocutor con la Casa Rosada a partir de ahora es Marcos Peña”, afirmaron.

Rosenkrantz ya había pisado fuerte la banquina en la causa Farmacity que se sigue en la Corte, otro de los clientes de su estudio vinculados al macrismo, en este caso del ex vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.

Sin embargo, la prudencia no parece ser su fuerte y esta semana confirmó que estará en un seminario sobre “inversiones” que se realizará el 25 de abril en Nueva York, junto a Torello y Gerardo Mato del HSBC, el banco preferido de Macri.

·         CUESTIONES PRIVADAS Y VIRTUDES PÚBLICAS: ¡Otra vez Rosenkrantz! (¿Qué dirán en el Palacio?)

La continua difusión de intereses privados vinculados al presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz, permite sospechar que algo no fue planificado ni gestionado cuidando las formas.

La secuencia:

  • El miércoles 03/04, se informó acerca del escandalete de Axion / Municipalidad de Quilmes y otros 37 intendentes bonaerenses.
  • El martes 09/04, se amplió la noticia con la polémica participación, pidiendo los autos, y posterior excusación en la causa del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz.
  • El domingo 14/04, la web El Cohete a la luna retomó la noticia, aunque no concedió algún crédito al respecto. Curioso ya que no solamente siempre concede los créditos sino que en el ‘caso Marcelo D’Alessio’, Horacio Verbitsky reclamó de Página/12 cuestiones propias del vodevil

Más interesado en la noticia que en la marquesina, se vuelve a la carga para ampliar la información y para que otros periodistas puedan escribir sus notas dominicales.

En mayo de 2017 en segunda  instancia se definió un incidente de la Causa n° 12.404/2007/CA2 “Astilleros Corrientes SAIC c/ Estado Nacional Fondo Marina Mercante y otro s/ otrosincidente de nulidad”, originada en el Juzgado n° 6, Secretaría n° 11.

Los camaristas Ricardo Recondo, Guillermo Antelo y Graciela Medina tuvieron que decidir acerca de una regulación de los honorarios de Carlos Rosenkrantz y Gabriel Bouzat en ese expediente.

Rosenkrantz y Bouzat, socios durante años, habían solicitado la regulación de honorarios en un pleito contra el Estado Nacional.

Astilleros Corrientes SAIC se negaba a pagar los $3,5 millones regulados por el Juzgado de 1ra. Instancia, porque sostuvo que los letrados pretendían cobrar sin definir la prestación que habían cumplido, además que el monto concedido no tenía relación con las circunstancias de la causa ni la Ley de Arancel.

Además, Astilleros Corrientes citaba una nota incluída en el expediente, dirigida a  Miguel Gutnisky, de Astilleros Corrientes, con la firma de Bouzat:

“De mi consideración: Me dirijo a uds. en relación a los honorarios que pudiera regularme a mí o al Dr. Carlos Rosenkrantz en los autos “ASTILLEROS CORRIENTES SA C/ ESTADO NACIONAL – FONDO NACIONAL DE LA MARINA MERCANTE-” a fin de manifestarles que renunciamos expresamente a cualquier regulación que pudiera resultar y nos atenemos a lo pactado oportunamente. Se aclara que lo pactado es el 10 % de lo que se cobre y al momento del cobro en la misma moneda.…”.

Los vericuetos del reclamo y el fallo puede encontrarse en el documento adjunto. Lo que importa es que en mayo de 2017, Carlos Rosenkrantz ya integraba la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Sin duda, entonces, habrá resultado incómodo, por deslizar alguna palabra no irritativa, para los camaristas mencionados tener que decidir en un asunto directamente relacionado con los intereses económicos de un ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Hasta donde puede recordarse, no es una situación frecuente en el Poder Judicial, más allá de si el reclamo se ajusta a Derecho o no. De ninguna manera es el propòsito de esta noticia opinar al respecto.

De pronto, entre Axion, YPF y Astilleros Corrientes (sin olvidar la Provincia de Santa Fe en su demanda a la Nación, sobre lo que la CSJN se apresta a fallar y también hay una cuestión de honorarios a establecer) aparece un presidente del Poder Judicial de la Nación que tuvo muchos vínculos con intereses privados, cuyo alcance hasta el presente se desconoce.

Rosenkratz, según dicen, tendría que haber entregado en el inicio de su gestión el listado de intereses incompatibles con su nuevo rol para evitar una situación de ética en discusión. Pero tampoco es responsabilidad plena del titular de la CSJN. También hay responsabilidad al respecto del Ejecutivo Nacional que lo propuso, conociendo de antemano que más que rector de la Universidad de San Andrés, él era un exitoso abogado de empresas en el estudio Bouzat, Rosenkrantz & Zbar.

Sin duda, podría evitarse el corrillo cotidiano que provocan estas cuestiones y que afectan a una institución que ya tiene problemas anteriores con su credibilidad.

 

Por Dr. Gregorio Reynoso

Se el primero en comentar en "CUESTIONES PRIVADAS Y VIRTUDES PÚBLICAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*