FRACASO ECONÓMICO – ¿MÁS RECAUDACIÓN?

El dólar creció el doble que los precios y salarios: 100% ante 52% y 40%.Ingresos públicos de Argentina son más altos que en Chile y Uruguay (pero al FMI no le alcanza)

El dólar creció el doble que los precios y salarios. Entre el primer trimestre del 2018 y el primer trimestre del 2019, el dólar pasó de $20 a $40 o sea aumentó un 100%, el Índice de Precios al Consumidor creció un 52% y los salarios registrados en el sector privado aumentaron sólo un 40%. El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) detalló en un informe el panorama económico argentino, que no da señales de mejorar. Los ingresos públicos de Argentina son notoriamente más altos que en los países vecinos, pero aún así, al Fondo Monetario Internacional (FMI) no le alcanza. En Argentina los ingresos públicos totales (nación, provincias y municipios) ascienden a 36% del PBI. Mientras que en Chile y Uruguay van entre 30% y 24%. “La alerta que plantea el FMI es que los ingresos fiscales se ubican en niveles por debajo de lo proyectado”, por lo que aconseja tomar “pasos adicionales” para fortalecer los ingresos públicos. Sin embargo, El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que no habrán cambios en el programa con el FMI.

La economía Argentina no ha podido arrancar y todo indica que no hay buenas señales para que el país salga del “pozo” en el que se encuentra. Una inflación voráz y programas fracasados, es lo que resume en pocas palabras la economía actual. Y en ese contexto el Instituto para el Desarrollo Social Argentino elaboró un informe donde explicó que el precio del dólar creció un 100%, ante los salarios que por supuesto, quedaron atrás con el 40%.

La crisis económica no da señales de aflojar. Por un lado, si bien el dato oficial todavía no está disponible, se presume que la inflación en marzo habría sido de entre 3,5% y 4% lo cual implica que sólo en los primeros tres meses del 2019 la inflación ya superaría el 10%”, detallan desde Idesa.

Y agregan: Por el lado de la producción, las evidencias son menos precisas. Si bien hay sectores con clara mejoría, como el agropecuario, en general sigue prevaleciendo la recesión. Una evidencia en tal sentido es que la recaudación tributaria nacional viene creciendo por debajo del 40% interanual cuando la inflación supera el 50%. 

Desde Idesa explicaron en su informe que descomponiendo la recaudación por tipo de tributo aparecen indicios muy claros de los cambios que se están produciendo en la economía.

Por ejemplo, los impuestos directamente ligados a la actividad económica interna (IVA-DGI, Ganancias-DGI y Cheques) crecieron un 43%, los aportes salariales a la seguridad social lo hicieron en un 29% y los impuestos ligados a las importaciones (IVA-Aduana, Ganancia Aduana y aranceles a las importaciones) crecieron apenas un 11% interanual.

Y cuestionan “¿Qué es lo que motoriza tan dispar dinámica en la recaudación impositiva? Para encontrar las respuestas es útil observar la dinámica de tres de las variables más importantes de la economía”, señalan.

Y en ese orden explicaron como el precio de la moneda estadounidense superó a los precios y a los salarios: El dólar pasó de $20 a $40 o sea aumentó un 100%,  el Índice de Precios al Consumidor creció un 52% y los salarios registrados en el sector privado aumentaron sólo un 40%.

Estos datos muestran que hubo un cambio radical de precios relativos. El dólar subió el doble que el promedio de los precios al consumidor. A su vez, los precios al consumidor crecieron por encima de los salarios. Este aumento del tipo de cambio por encima de los precios y salarios impactó rápidamente sobre las importaciones”, detalla el informe.

Y explican: Desde setiembre del 2018, cuando el dólar superó los $40, las compras en el exterior vienen disminuyendo a razón del 25% interanual, explicando el bajo desempeño de los impuestos ligados a las importaciones. En igual sentido, la caída de los salarios respecto a la inflación es lo que explica que la recaudación de la seguridad social aumente menos que la inflación.

Aunque la nueva estructura de precios relativos generó alivio en el frente externo, explican desde Idesa que se  hizo con reducción de importaciones que se origina fundamentalmente en la caída de la actividad económica.

“Esto genera tensiones sociales por la falta de empleos asalariados y el deterioro de los salarios reales. Por el lado de la situación fiscal, la debilidad en el crecimiento de la recaudación impositiva genera preocupación”, consideraron.

Y agregan: Ante este panorama, el Fondo Monetario Internacional y muchos analistas económicos plantean la necesidad de fortalecer los ingresos públicos. Sin embargo, son limitados los espacios para aumentar la recaudación sin agregar tensiones a la producción y agravar la situación social.

Los expertos aconsejan además que el camino alternativo es desplegar acciones para darle sustentabilidad a la reducción del gasto público. “En este sentido, en lugar de agudizar la confrontación electoral, se debería avanzar en consensos para resolver los desequilibrios del sistema previsional”, sostienen.

“Con señales concretas en la dirección de reducir sustentablemente el gasto público se generará el clima de confianza necesario para poder bajar la tasa de interés y reactivar la economía sin reavivar la inflación. Por el contrario, con atajos, como controles de precios o atraso del tipo de cambio, en el mejor de los casos se podrán obtener dividendos electorales pero se restablecerán los desequilibrios externo y fiscal profundizando la crisis económica y social”, sentenciaron desde Idesa.

  • ¿MÁS RECAUDACIÓN? – Ingresos públicos de Argentina son más altos que en Chile y Uruguay (pero al FMI no le alcanza)

Los ingresos públicos de Argentina son notoriamente más altos que en los países vecinos, pero aún así, al Fondo Monetario Internacional (FMI) no le alcanza. En Argentina los ingresos públicos totales (nación, provincias y municipios) ascienden a 36% del PBI. Mientras que en Chile y Uruguay van entre 30% y 24%. “La alerta que plantea el FMI es que los ingresos fiscales se ubican en niveles por debajo de lo proyectado”, por lo que aconseja tomar “pasos adicionales” para fortalecer los ingresos públicos. Sin embargo, El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que no habrán cambios en el programa con el FMI.

Al Fondo Monetario Internacional (FMI) no sólo le preocupan los altísimos niveles de inflación de la Argentina, sino que además, le inquieta que los ingresos fiscales se ubican en niveles por debajo de lo proyectado. Y es que aunque los ingresos públicos de Argentina son más altos que en Chile y Uruguay, al FMI no le alcanza y propone tomar “pasos adicionales” para fortalecer los ingresos públicos.

Un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), detalló que “los ingresos públicos en la Argentina son considerablemente más altos que en los países vecinos. Planteado de otra manera, el enorme déficit fiscal de la Argentina no es porque se paguen menos impuestos que en los países vecinos sino porque el gasto público es mucho más alto”, explican.

  • En Argentina los ingresos públicos totales (nación, provincias y municipios) ascienden a 36% del PBI.
  • En Uruguay los ingresos públicos ascienden al 30% del PBI.
  • En Chile los ingresos públicos ascienden al 24% del PBI.

Sin embargo, desde Idesa detallan que, según el FMI, el gasto público  en Argentina es de 41% del PBI mientras que en Uruguay es del 33% y en Chile del 25%.

“Los países vecinos demuestran que menor gasto público no implica mayores costos sociales. Esto surge del hecho de que la pobreza en Argentina afecta al 32% de la población, mientras que en Chile y Uruguay la pobreza afecta apenas al 8% de la población”, y agregan: una pregunta que cabe hacerse es si el aumento de los ingresos públicos tiene la centralidad que el FMI le atribuye para que la Argentina salga de la crisis y cuán viable es avanzar en este sentido.

Los especialistas de Idesa opinaron además sobre la presión impositiva, y consideraron que aumentar la presión impositiva es muy poco pertinente porque al profundizar la recesión el resultado será aumentar –en lugar de reducir– el déficit fiscal.

“Más consistente sería mejorar la organización y la administración del sistema tributario para recaudar mejor los impuestos centrales (IVA y Ganancias) y así poder reducir los impuestos distorsivos. La lógica sería bajar los impuestos que frenan la expansión de la producción, las exportaciones y el empleo compensando con mayor recaudación de IVA y Ganancias, sostiene el informe de Idesa.

La centralidad en el saneamiento de las cuentas públicas la debe tener la reducción del gasto público. Como enseñan Chile y Uruguay, menos gasto público es compatible con reducción de la pobreza en la medida que se administre con eficiencia.

“Por ejemplo, para el nivel nacional y la mayoría de las provincias el sistema previsional es la principal fuente de desequilibrio fiscal. Eliminando duplicaciones de cobertura y tratamientos privilegiados es factible moderar el gasto sin agravar la situación social. Otro componente central son las erogaciones en salarios públicos”, cita el informe.

Y sigue: Se podría suspender nuevas contrataciones y simultáneamente mejorar la calidad de los servicios eliminando la superposición de funciones entre los tres niveles de gobierno, desburocratizando procesos administrativos y aprovechando las ventajas de las nuevas tecnologías.

Finalmente, desde Idesa agregan que se necesitan consensos políticos amplios sobre temas centrales, como el previsional o el empleo público, son fundamentales para reducir y mejorar la calidad del gasto público. “A esto hay que sumarle austeridad y profesionalismo en la ejecución de las políticas”.

  • No habrán cambios: 

Aunque el FMI tiene varias preocupaciones respecto a la realidad económica de la Argentina, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo en Washington que el paquete de medidas para contener la inflación que presentará esta semana el presidente Mauricio Macri no incluirá anuncios sobre reformas del programa con el Fondo Monetario Internacional.

“El anuncio del Presidente no incluye anuncios respecto del Fondo. Es un paquete de medidas que acordamos con todos los socios de Cambiemos”, dijo Frigerio a periodistas argentinos al término de un panel en el marco de la Asamblea del FMI y el Banco Mundial que culmina este domingo 14/04 en Washington.

Frigerio señaló que “nosotros siempre charlamos con el Fondo para ver qué instrumentos adicionales podemos tener para transitar mejor este camino difícil, pero no está previsto que el Presidente anuncie algo más allá de este paquete de medidas que hemos trabajado estos últimos días”, señaló.

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Fuente: IDESA

Buenos Aires, 14 de abril de 2019

 

Se el primero en comentar en "FRACASO ECONÓMICO – ¿MÁS RECAUDACIÓN?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*