HISTORIA DE UN SOBREVIVIENTE DEL CRUCERO A.R.A. GRAL, BELGRANO  MOYA RUBEN DAVID

Ingrese a  la Escuela Mecánica de la Armada  en  el año 1974 a la edad de 14 años .Egrese, como Marinero Electricista y  mi primer destino fue el Buque de reabastecimiento ARA: PUNTA MEDANOS, luego  pase al  aviso ARA:YAMANA .

En el año 1979,  forme parte de la dotación  de Base Naval USUHAIA, en el conflicto con Chile por el Canal Beagle. Terminado esto, me fui de pase a la Corveta ARA;  GUERRICO En 1980 pase a formar parte de la dotación del crucero  A.R.A GRAL BELGRANO, como cabo segundo, formando parte del equipo de Fuerza, que se encargaba del mantenimiento y reparación de  motores del buque.

El año 1982, en el conflicto Malvinas, el buque, estaba en reparaciones, entro, el 20 de marzo, por 30 o 40 días.

Al comenzar  el conflicto, se adelanto la salida  y zarpamos de Puerto Belgrano el 15 de Abril con destino a Ushuaia, nuestra misión era custodiar, que buques de reabastecimiento Chileno  no pasen combustible a buques Ingleses.

Eran los últimos días del mes de abril del año  1982, teníamos otra misión….. Nos dirigimos, con destino  a la zona de conflictos. Todos demostrábamos mucho ánimos, bromeábamos con la situación que estábamos viviendo, yo les decía a mis camaradas, si muero en la guerra de Malvinas, la plaza de mi pueblo (San José) se llamara David Moya) nos reíamos y bromeábamos con esto.

El 2  de mayo a las horas 15:55 un torpedo del submarino  CONQUEROR.nos sorprendió.

Yo cubría guardia desde 08:00 A 12:00  y de 20 a 00:00, en reparación de motores, recuerdo que el primero de mayo del año1982, el Comandante del Buque: Héctor Elías Bonzo nos informo que  a hs 01:00 de la mañana  entrabamos en zona de peligro, que  podíamos atacar o ser atacados, ya sea por mar o por aire.

Eran las 0:30 hs, estaba en el comedor, vino el oficial de guardia y nos dijo que descansáramos, porque a las horas 06:30 arribábamos a zona  de conflicto.

Ya la situación comenzó a cambiar y  el nerviosismo comenzó a notarse, muchos no podíamos dormir, un grupo de camaradas electricista, nos quedamos a jugar a las cartas hasta las 3:00 de la madrugada,  recién nos fuimos a descansar.

A la hora 06:30 tocaron zafarrancho de combate, me dirigí al puesto  asignado; Reparación de los cañones  40 mm; mi tarea era cuidar que  los fusibles funcionaran. Estuvimos como  hasta las 9 de la mañana, cada uno en su puesto de combate…. levantaron el  zafarrancho  y yo continúe en mi guardia hasta el mediodía.

A las  12:00 del  domingo 2 de mayo  entregue la guardia  y fui a almorzar,   cuando termino el almuerzo, el cabo  Romero Daniel , me invito a jugar a las cartas, yo me sentía cansado porque la noche anterior  me había acostado muy tarde, así que no acepte y me fui a dormir.

En el sollado donde estaba durmiendo había aproximadamente entre 40 a 70 personas (no se podía contabilizar por los cambios de guardia) teníamos cuchetas con cuatro camas, yo dormía en le tercera.

A las  15:55 Me despierta  el impacto del primer torpedo, fueron dos uno en la proa y el otro en la popa.

Estaba durmiendo con camiseta y  slip, el cimbronazo del torpedo me tiro de la cama al piso, en eso escuche  a mi compañero Gorosito que dijo, hijo de p… un torpedo, ahí , se produce un caos , porque no teníamos luz, solo iluminaba el lugar, algo como pólvora,  que se prendía como las estrellitas que  encienden los niños para navidad. Eso  me quemo parte de las piernas, brazo derecho y un poco la cara, en esa desesperación  lo veo pasar a JUAN JOSE  STELMASCZUK y lo sigo.

El impacto me dejo mareado por el golpe al caer de la cucheta de allí es que yo  lo sigo a STELMASCZUK por una salida de emergencia  ,sin pensar en la salida habitual ,por donde todos mis camaradas intentaron escapar, dicen que ese lugar estaban los hierros al rojo vivo y no pudo salir nadie .

Nuestro dormitorio estaba 3 pisos abajo de la cubierta principal. Todo quedo  a oscuras, siguiendo, a STELMASCZUK me di cuenta que entramos en camarotes de cabos principales,  allí se encontraban  como 10 a 12 cabos, con algunas linternas. Había lugares del buque que yo no conocía pese a los dos años  que llevaba de pase en el Crucero Gral. Belgrano.

Mientras intentábamos salir  hacia la cubierta principal, como estaba herido, quede último, el petróleo con agua me llegaba a la altura del pecho , me agarre del pasamano de una escalera  , intentando abrirme paso, cuando mi camarada ,  Espeche por levantarlo a Lafuente que aparentemente estaba herido y  le decía  no me dejes hermano… , sin querer me pega  en el brazo y caigo… en ese instante me desespere y solo pensé en ahogarme así dejaba de sufrir, Intente tragar  agua con petróleo , abrí la boca pero me fue imposible hacerlo pasar, era algo muy pesado y pastoso , al no poder tragarlo,  intente flotar pero el agua con petróleo ya  llegaba al techo, me tome de los baos (  tirantes del techo de un compartimento  ) con la mano izquierda , en ese momento escucho un ruido, que me imagine era el aire de la salida de emergencia , cambie de mano para buscar la salida ,  cuando encontré el borde del tambucho,  me sumergí, y la misma presión me saco arriba. Me quedaban dos pisos aun para la cubierta principal.

Me agarro desesperación, me encontraba solo y no podía ver nada… ya me corrían las  lagrimas,  no podía ver ninguna salida y comencé a gritar; que alguien me ayude a salir… en eso siento una voz que me dice préndete del pasa cinto.

En la desesperación y con mi instinto de supervivencia, me tome de toda la cintura del pantalón y pensé egoístamente: si  yo muero,  el muere conmigo.

No sé cómo hice pero subí una escalera recta, cubierto de petróleo, cuando veo la luz natural de la cubierta principal,  me suelto del pasa cinto del camarada  y continuo solo subiendo la ultima escalera. Allí se me cae el reloj,  me detengo a levantarlo, y pensé si sobrevivo lo tendré de recuerdo toda la vida Subiendo la ultima escalera un camarada me  ve,  me rompe y saca la remera, temía que me prendiera fuego, lo que estaba cubierto de petróleo, quede solo nuevamente y en slip.

Al salir a la cubierta principal  me encuentro con un suboficial Benítez ,  que me reconoce por la voz , yo pedía ayuda para quitarme el petróleo de la cara ,  me ayuda a sentarme en una vita y me dice ya  vuelvo a ayudarte, estaba muy nervioso, no lo vi mas.

Habrá pasado unos 2 minutos… y pensé… tengo que hacer algo para salvarme…, en eso  veo  a  un camarada que venía con varios cubrecamas, le pido uno, para limpiarme la cara… el me dice… llévalo  te va hacer falta, me lo puse como poncho cubriéndome la espalda Comencé a caminar por cubierta…. donde los que estaban allí gritaban el numero de balsa que tenían asignadas cada uno, eran gritos….. Corridas….. Todos desesperados por saltar las balsas.

En lo que caminaba,  me reconoce un conscripto de Londres Belen_Catamarca .No recuerdo el nombre porque él me decía Santa Mariano y yo le decía Belicho.

Yo tenía destinada la balsa numero  58 .Por falta de experiencia la arrojaron al mar y se dio vuelta… así que comenzamos con el Belicho a buscar otra balsa… ya la cubierta estaba a 4 metros   del nivel del mar, el Belicho encuentra una balsa y se tira,   me pide que yo lo haga …el buque comenzó a escorar y estaba   casi a un metro de nivel del mar , salte a la balsa éramos los dos primeros, allí comenzaron a entrar camaradas , tratábamos de alejarnos del buque por miedo que de vuelta campana y nos lleve al fondo del mar, pero con el viento que había ninguna, se alejo lo suficiente como para salvarse si el Buque succionaba .

Algo que nunca  voy a olvidar y estará en mi mente creo mientras viva  ya que pese a que transcurrieron casi 37 años,  en este tiempo cerca del 2 de abril sufro aquel horror vivido…  de ver tanta gente gritando, pidiendo ayuda, cuerpos flotando, otros diciendo saludo a la familia…viva la patria…, logramos levantar un teniente de navío, el pedía que levanten gente. El agua   estaba tan fría, que el cuerpo  no soportaba más de 3 minutos y ya tenías hipotermia,  el ultimo que levantamos fue el cabo segundo Elvio Monzón

Debe haber transcurrido, calculo 30 minutos quizás, cuando  miramos por las ventanillas solo quedaba  la parte del radar del Crucero y sentimos dos grandes explosiones…que supongo eran las calderas que están a grandes presiones para poder mover al buque.

Las balsas ninguna logro alejarse más de 30 a 50 metros del Buque, después de las explosiones….. Se escucho gritos de viva la patria,  saludos a la familia,  se canto el Himno nacional Argentino y luego  a la deriva y la incertidumbre.

En la balsa subimos al rededor de 28 personas, que el viento y las olas nos tenían  de un lado a otro sin rumbo, Recuerdo que toda la noche hubo viento y lluvia con grandes olas  en el mar que en muchas ocasiones, teníamos que sostener el techo para que  no nos aplaste las olas.asi estuvimos toda  la noche .En la balsa  me dieron primeros auxilios,   otro día como  8:00 de la mañana le pregunto al belicho si sabia rezar el rosario y nos pusimos  a rezar hasta las 11 de la mañana, que vimos el primer avión que decía Armada Argentina.

Yo no aguantaba el dolor de las heridas ya que al ponerme algodón me absorbía el agua salada del mar y el dolor era insoportable.

Eran más o menos las 4 de la tarde vimos el primer Buque  estuvimos haciendo señas de auxilio hasta que se hizo de noche, después nos enteramos que ellos levantaban las balsas que estaban más cerca del Buque,   el teniente nos dice que seguro pasábamos una noche mas ,eso me desespero  y le pedí  al teniente, por favor me pegue un tiro,  ya no aguantaba más el dolor ,el me contesto aquí nos salvamos todos o morimos todos, me pusieron en el centro de la balsa.

El frio era insoportable, nos orinábamos para darnos calor y cuando se enfriaba, teníamos que abrir las ventanillas para arrojar al mar los orines, recuerdo que  en un momento nos dormitamos y de ´pronto vimos una luz de reflector, para mi eran las doce  de la noche para Elvio MONZON la 4 de la mañana y preguntaron por alto parlante cuantos  heridos había respondieron que había dos un conscripto y un cabo, rompieron el techo de la balsa y salió primero el conscripto herido luego yo.

Quien  nos rescato Hera el AVISO BURRUCHAGA, me llevaron al comedor,  me sirvieron un jarro de chocolate y me tomaron los datos.

Me encuentro con un camarada conocido, me ofreció su cama, yo no quería porque seguía cubierto de petróleo, el me dice que me acueste que a él le darían equipo nuevo.

Supongo que ahí me dieron algo para el dolor porque pude dormir .Anduvimos dos o tres días buscando balsas, después  entramos en el puerto de USUHAIA donde me trasladaron al hospital me hicieron las curaciones y me trasladaron en avión hospital a Comandante Espora y desde allí en ambulancia a Puerto Belgrano.

En el Hospital de Puerto Belgrano, permanecí internado casi por 28 días, luego me entero que me querían hacer la cura del sueño, me daban pastillas y solo me despertaba para desayunar almorzar, merendar y cenar así eran todos los días hasta que le pregunto a una enfermera y  me dice que me están haciendo la cura del sueño para olvidar todo lo que había pasado.

Después de 20 días le digo a ella como puedo hacer para no dormir tanto, me  explica que cuando me traigan las pastillas las coloque bajo de la lengua…una vez que  se vaya la enfermera me saque y la tire, así comencé a estar más lucido para poderme comunicar con mi familia y mi novia en ese entonces que hoy es mi  esposa.

Después de 4 o 5 días se enteraron que yo estaba con vida pero herido. Al salir de internación me dieron 10 días de licencia y vine a visitar la familia.

Desde entonces perdí contacto con mis amigos, Mi próximo destino fue la Base Naval Comandante Espora,   seguía mal por todo lo vivido, muchos de mis camaradas electricista quedaron en el Belgrano, que fue Noble hasta el último momento porque no nos llevo con él, ya que no succiono sino nos arrastraba a todo sondo del mar,  porque  ninguna balsa se alejo lo suficiente.

Estuve en marina hasta el año 1987 que me retiran por encontrarme enfermo. Mi vida a partir de ese momento fue muy dura ya que cada noche tenía pesadillas, insomnios, me vine a mi pueblo, me case y forme mi familia. Siempre lleve en mis espaldas el dolor vivido en esos días.

Marina me dio el retiro pero en, Santa María no contaba con obra social, todo a partir de Tucumán.

Me encerré en el alcohol solo quería olvidar, perdí todo contacto con mis camaradas  del Buque, los que  sobrevivimos  nos dieron destinos diferente.

Al belicho no lo vi  mas ,el vivía en un lugar de Belen – Catamarca distante a mas o menos 160 km  de  mi cuidad  siempre preguntaba por él a personas , sobre todo policías que  iban a trabajar allí, nadie  lo pudo ubicar, después de 20  años me entero a través de  la  asociación de veteranos de Catamarca  que murió al  segundo año de la guerra, quedo mal cada vez que veía el rio crecido se tiraba al agua ,algunas ocasiones lo rescataban , pero en una crecida  del rio   se tiro y  murió .

Lo que  paso con El…paso con muchos  camaradas,  de las tres fuerzas, pedias la baja,  porque no te sentías bien a nadie importabas te  la daban en menos 48 horas, se lavaban las manos y un problema menos para  la fuerza.

Después de la derrota solo, les importaba  que la sociedad olvide la Operación Malvinas, para  la sociedad éramos los locos de Malvinas fueron épocas muy duras, muchos se encontraron realmente solos que llegaron a la indigencia, porque no encontraban trabajo.

Me aislé de todo,  me sumergí en el alcohol  y termine siendo alcohólico. Así viví con dolor porque para muchos de la sociedad éramos los locos de Malvinas,

Doy gracias a Dios que por intervención de mi madre y el sacerdote Emilio en esa época cura párroco del santuario de San Roque hicieron un pedido a la Armada, mi madre no me veía bien y exigió que me curaran o me dieran el retiro, así podía vivir en la vida civil, Ella sostenía que había mandado un hijo sano  a los 14 años y tenía un hijo enfermo, me dan el retiro de la fuerza en, el año 1987.

A los 19 años  del hundimiento del Crucero Gral. Belgrano me llamo mi gran Amigo Roque Joaquín Vargas, vive en Capital Federal,  lo busque los primeros años, no lo encontré y nunca más supe de él hasta después de 19 años de la guerra, que se el comunico por teléfono a mi casa.

Desde esos  momentos mi vida tubo otro sentido, encontré a mi hermano del alma, lleno mi corazón de alegría desde entonces nos visitamos y estamos en contacto permanente.

Casi a los 25 años se comunico conmigo por teléfono   Elvio Monzón de Corrientes y me dio otro mirada a mi vida de esperanza  de vivir y poder contar las experiencias que nuestros camaradas que hoy  no lo pueden hacer. También seguimos en contacto, nos visita los visitamos con la familia.

A los 27 Años, a través de Elvio Monzón nos encontramos con Juan José Stelmaszuk  mi vida a partir de allí tuvo la oportunidad de sentir que mis hermanos del alma con quien podemos hablar el mismo idioma, que sabemos lo que  pasamos y que nos tenemos en el corazón pese a la distancia mi vida tiene otro sentido de esperanza de futuro, de ver la vida de otro manera.

Lo vivido en el Belgrano  no lo podemos cambiar pero si ´podemos hablar por los que acompañan a nuestro querido Crucero Gral., Belgrano.

Al cumplir los 60 Años tuve la dicha de que  los tres estuvieran en mi cumpleaños compartiendo conmigo y mi familia la dicha de estar vivo,

Hoy doy gracias primeramente a Dios y la Virgen que nunca me soltaron de sus manos a mi familia, mi esposa Gladys mis cuatro hijos Gisela Noelia Jonatan y Emanuel que siempre estuvieron a mi lado apoyándome conteniéndome y amándome incondicionalmente. Dios me dio una nueva esperanza de vida con la llegada de mi Nietito Thiago ANDRES ES LA LUZ DE MI VIDA,

GRACIAS A MIS HERMANOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO Y EN ESPECIAL A Elvio Monzon QUE DESPUÉS DE 25 AÑOS ME INCENTIVO A CONTAR MI HISTORIA DE LO VIVIDO ESE 2 DE MAYO DE 1982.

¡¡COMO UNA DEUDA DE HONOR POR AQUELLOS QUE QUEDARON Y NO LO PUEDEN CONTAR!!

 

Por Rubén David Moya.

 

Se el primero en comentar en "HISTORIA DE UN SOBREVIVIENTE DEL CRUCERO A.R.A. GRAL, BELGRANO  MOYA RUBEN DAVID"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*