MALVINAS, KELPERS, Y SOBERANÍA NACIONAL

Desde la historia, la geografía y los derechos internacionales, a nadie con razón y juicio le caben dudas (ni a los del sur, ni a los del norte, ni a los del este, ni a los del oeste) que las Malvinas pertenecen al territorio argentino.

Y más en estas épocas en que el colonialismo territorial (porque el otro, el económico, sigue lo más campante haciendo de las suyas a lo largo y ancho del planeta) ya no sólo es una antigüedad sino directamente una animalada política.

Es cierto que el caso Malvinas tiene connotaciones distintas a los enclaves coloniales que todavía perviven en el mundo. Por citar un ejemplo: Puerto Rico es una colonia estadounidense, pero su población es puertorriqueña; de origen, lengua, tradiciones y cultura hispanas.

En cambio Malvinas cuenta con una población étnica, linguística y culturalmente británica. Y ellos, los kelpers, son los que viven en las Islas desde hace casi 200 años; y eso los convierte en “propietarios” del Archipiélago, y con el derecho auto otorgado de elegir a qué país pertenecer. Y, claro: prefieren considerarse británicos.

Si el 2 de abril de 1982 la dictadura militar argentina no hubiese optado por “huir hacia adelante” invadiendo a sangre y fuego Puerto Argentino para quedarse en el gobierno por siempre de los siempres, quizá por estos días esos mismos kelpers hubieran optado por incorporarse al continente americano en vez de pertenecer a la corona británica. Aunque, bajo las circunstancias económicas en que está inserto nuestro país tal vez hubieran estado añorando la dependencia de su “soberana majestad”.

Pero la desesperación de la dictadura militar por encontrar algo que la conciliara con la población argentina la llevó a la “iluminación” de desembarcar en las Islas; porque, ¿qué sentimiento más arraigado entre los connacionales que la soberanía sobre nuestro Archipiélago?

Pensaron esos jefes militares de 1982 que la reconquista sería una empresa fácil; toda vez que, ensoberbecidos por el apoyo dado a los Estados Unidos en su lucha contra el gobierno sandinista de Nicaragua, creyeron que Washington se iba a alinear con la invasión, o por lo menos que permanecería neutral.

Pero, obviamente, no fue así; dado que los Estados Unidos tienen intereses permanentes con los británicos (la OTAN, entre ellos), a la hora de las alianzas éstas se mantendrían firmes entre las dos márgenes del Atlántico Norte.

Sobre la base de este error geopolítico, la cúpula militar envió a soldados profesionales del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea a pelear por tierra, mar y aire contra una flota británica armada hasta los dientes, y con el apoyo estratégico de los Estados Unidos. Junto a estos soldados profesionales de las tres fuerzas, también participaron en el conflicto en forma exponencial miles de pibes argentinos que estaban cumpliendo, con sus 18 años, el servicio militar obligatorio; muchos de los cuales fueron masacrados por los bien entrenados efectivos británicos, expertos en estas cuestiones de la guerra desde antes de que en 1066 Guillermo el Conquistador cruzara desde Normandía el Canal de la Mancha para establecer en Inglaterra la dinastía real que hasta hoy rige los destinos del Reino Unido.

Por estos días, gracias a la pesca y el petróleo, los kelpers se han convertido en una de las comunidades más prósperas del mundo. Y, viendo lo que está pasando en el aspecto económico de este lado del Mar Argentino, es más que improbable su incorporación al país de la crisis y del ajuste macrista. Por otra parte, a la administración Cambiemos poco le importa eso de que “las Malvinas son Argentinas”.

Habrá que ver qué dice la historia futura. Mientras tanto, el recuerdo emocionado y permanente a todos los héroes que cayeron en las Islas y a todos aquellos esforzados combatientes que volvieron con las heridas abiertas por el dolor, la frustración, el sufrimiento y el sacrificio de haberlo dado todo por la Soberanía Nacional.

Fuente: https://www.elcolonodigital.com.ar/article/malvinas-kelpers-y-soberania-nacional/

Se el primero en comentar en "MALVINAS, KELPERS, Y SOBERANÍA NACIONAL"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*