¿Y DESPUÉS? – REPERCUSIONES – INFLACIÓN

“Todas las medidas están pensadas para llegar a las elecciones”.Muchas críticas al ‘Plan Aspirina’ de Macri: “A esta altura, De la Rúa parece Churchill”.Al final, Macri se rindió ante las “recetas mágicas” (y temen que adopte la peor de ellas)

El economista Iván Cachanosky sostuvo esta mañana que las medidas que más tarde anunció el Gobierno son de corto plazo y que le servirán para llegar tranquilo a las elecciones, pero que no solucionarán los problemas de fondo. Es “pan para hoy y hambre mañana”, dijo anticipándose, y advirtió, además, que si hubiera una corrida del dólar, tal como sucedió en 2018, el Gobierno sabe que puede perder las elecciones. Desde la oposición, pero también economistas y especialistas, salieron con los tapones de punta tras el anuncio de las medidas económicas que implementará el Gobierno. La crítica generalizada es que se trata de un plan ‘aspirina’ o un “parche” para llegar a las elecciones de octubre. El menú escogido por el Gobierno para darle un “alivio” al bolsillo de la población tiene mucho de fórmulas vistas anteriormente en la Argentina, que al mismo tiempo resultan esos “atajos” que el Presidente suele criticar en sus discursos.  Los acuerdos de precios despiertan sospechas sobre eventuales manipulaciones al índice inflacionario.

“Las cifras de la economía están siendo bastante malas, con una inflación muy alta para el mes de marzo (4,7%) y en lo que va del año estamos cercanos al 12%. Además éstos altos índices de inflación, están cambiando las expectativas para este 2019 y para fin de año la acercan más al 40% que al 30%, tal cómo había estimado el propio Gobierno y los privados. Es muy preocupante ésto porque fracasó el modelo anterior de Federico Sturzenegger al frente del Banco Central y éste modelo también está teniendo problemas”, afirmó esta mañana el economista Iván Cachanosky.

Además en diálogo con ‘Radio Mitre Mendoza’, Cachanosky analizó los movimientos del Banco Central y las medidas que anunció su Presidente Guido Sandleris para evitar movimientos bruscos con el dólar. “El BCRA no emite dinero, pero la demanda de pesos cae. Mucha gente se saca los pesos de encima y decide comprar dólares y la base monetaria en pesos está rotando cada 10 días. Lo que se anunció ayer de congelar el piso y el techo de la banca de flotación del dólar, tiene que ver más con que el Gobierno sabe que si llega a haber una corrida como la del año pasado, pierde las elecciones. Las medidas, buscan tener el dólar contenido y por debajo de las expectativas del mercado hasta fin de año.”

Consultado sobre los anuncios que más tarde harían desde el Gobierno de Mauricio Macri, Cachanosky dijo que “evidentemente son para fomentar el consumo y lograr un alivio en los bolsillos camino a las elecciones. Que no haya aumentos en las tarifas y se arme una canasta de 50 productos con Precios Cuidados, puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Son medidas coyunturales que le permitirán al Gobierno llegar tranquilo a octubre y noviembre, si eventualmente tenemos un ballotage. Éstas medidas son de corto plazo y no solucionan la alta inflación, que en el interanual llega al 54% y los rubros más sensibles, como alimentos y transporte tienen subas del 64% y 77%. Los bienes básicos están por encima del promedio de la inflación y eso complica a los sectores más vulnerables”.

Por último, el economista sostuvo que “los programas que tienden al congelamiento de precios y tarifas han fracasado históricamente y en éste sentido explicó “en el caso de los bienes básicos, como pueden ser los alimentos, se genera una mayor demanda por parte de los sectores más carenciados que buscan stockearse para sortear los aumentos y luego se genera el desabastecimientos. Habrá que seguir muy de cerca ésta situación y garantizar que no caiga la producción de ciertos productos”, concluyó Iván Cachanosky.

·         REPERCUSIONES – Muchas críticas al ‘Plan Aspirina’ de Macri: “A esta altura, De la Rúa parece Churchill”

Desde la oposición, pero también economistas y especialistas, salieron con los tapones de punta tras el anuncio de las medidas económicas que implementará el Gobierno. La crítica generalizada es que se trata de un plan ‘aspirina’ o un “parche” para llegar a las elecciones de octubre.

El esperado anuncio del Gobierno dejó bastante que desear. Al menos así puede leerse en las masivas críticas que este momento están lanzando en las redes sociales no sólo desde la oposición, sino también de parte de economistas. La sensación generalizada es que se trata de un plan ‘aspirina’ o un “parche” para llegar a las elecciones de octubre.

·         INFLACIÓN – Al final, Macri se rindió ante las “recetas mágicas” (y temen que adopte la peor de ellas)

El menú escogido por el Gobierno para darle un “alivio” al bolsillo de la población tiene mucho de fórmulas vistas anteriormente en la Argentina, que al mismo tiempo resultan esos “atajos” que el Presidente suele criticar en sus discursos.  Los acuerdos de precios despiertan sospechas sobre eventuales manipulaciones al índice inflacionario.

A pesar de que uno de los grandes logros del gobierno de Cambiemos ha sido la recuperar la transparencia en las estadísticas, la implementación de una canasta con precios congelados genera algunas suspicacias en torno a las venideras mediciones de inflación.

Atraso cambiario, congelamiento de tarifas, acuerdos de precios. El menú escogido por el gobierno de Mauricio Macri para darle un “alivio” al bolsillo de la población tiene mucho de recetas vistas anteriormente en la Argentina. No sólo eso. También resultan -en la práctica- esos “atajos” o  “fórmulas mágicas” que el Presidente suele criticar en sus discursos.

Pero como la necesidad (o la mala praxis en la gestión) tiene cara de hereje y en la emergencia que significa eventualmente perder su reelección, Macri abandonó sus peroratas habituales y echó mano a esos instrumentos con el fin de cambiar los vientos del humor social, que así como están sólo lo empujan cada vez más cerca de una derrota en las urnas.

En los hechos, las medidas anunciadas por el Gobierno y por el Banco Central no son otra cosa que enterrar de una vez la idea de que será la inversión la que generará el bienestar económico, y reconocer – a regañadientes- que no se puede subestimar al consumo como motor del dinamismo.  Para el macrismo, es algo muy similar a cuestionar a su propia religión ante las demostraciones de la ciencia.

La inversión no llegó -al menos en los niveles deseados- y ahora no le queda a Macri otro remedio que intentar darle algo de impulso al consumo de las familias alivianando en algo sus gastos obligatorios (canastas básica y servicios), en una movida que genera escepticismo en todo el sector económico, como ya lo había hecho con el kirchnerismo.

¿Qué le falta a este programa “anti-inflacionario” para parecerse del todo a aquel utilizado por el gobierno anterior? Un perro guardián de muy malos modales como Guillermo Moreno y, sobre todo, un sistema estadístico mentiroso que le dé la razón a los métodos.

Y a pesar de que uno de los grandes logros del gobierno de Cambiemos ha sido la recuperación de la transparencia del INdEC (que se difundan índices de inflación aún peores que los que filtra el Palacio de Hacienda es una triste muestra de ello), la implementación de una canasta con precios congelados genera algunas suspicacias en torno a las venideras mediciones de inflación.

En algunos sectores de la economía la sospecha apunta a que, como ya hizo el kirchnerismo, la encuesta de productos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) abarque sólo a  los productos afectados por el acuerdo de precios, aunque estos sean inaccesibles para los consumidores, ya que por su valor promocional se agotarían rápidamente. 

Entonces, el temor es que a partir de esos relevamientos se constituya un índice inflacionario que, en consecuencia, diste de la realidad.

“Romper el termómetro” es una tentación muy grande para un gobierno que camina por la cornisa. Aunque su mayor premisa sea la de “decir la verdad”.


Fuentes:
‘Radio Mitre Mendoza’, Ivan Cachanosky; Twiter.

 

Por Dr. Gregorio Reynoso

Buenos Aires, 17 de abril de 2019

 

Se el primero en comentar en "¿Y DESPUÉS? – REPERCUSIONES – INFLACIÓN"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*