“CONTROLARLA LLEVARÁ MÁS TIEMPO” – Y SE METIO CARRIO

Peña ligó la inflación a la inestabilidad del año electoral. Las medidas dependen de la inflación (y no al revés)

El jefe de Gabinete Marcos Peña volvió a ratificar el camino del Gobierno, aunque afirmó que “controlar la inflación nos va a llevar un poco más de tiempo”. En ese marco, aseguró que “la inestabilidad que genera el año electoral a veces complica la situación”. Previo a las PASO que se realizarán este domingo 28/04 en Santa Fe, se produjeron duros cruces entre Cambiemos y el socialismo. “Carrió es una mentirosa y una destructora serial”, replicó Antonio Bonfatti, quien ayer había sido vinculado por ‘Lilita’ con la banda narco Los Monos. En tanto, el gobernador Miguel Lifschitz le pidió a Mauricio Macri que no mande “alcahuetes a opinar sobre la situación santafesina, que desconocen absolutamente”. Además, le reclamó a Carrió que explique “su vínculo con D’Alessio y el espionaje ilegal”.Los anuncios del miércoles pasado, que tienden a generar algún alivio en el bolsillo de distintos segmentos de consumidores, tendrán verdadero impacto sobre las expectativas en la medida en que la inflación comience a ceder, y no al revés como dice Peña afirma Vasconcellos.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se refirió a las últimas medidas que implementó el Gobierno para “llevar alivio” a la gente en materia económica, pero puntualizó que bajar la inflación llevará “un poco más de tiempo” por “la inestabilidad que genera el año electoral (?), pero se está haciendo todo lo necesario para que afloje, para que baje, y estamos convencidos de que este es el camino”.

El funcionario, que viajó a Santa Fe para respaldar la candidatura a gobernador del radical José Corral, afirmó que el Gobierno “está ocupado” para controlar la inflación, y consideró “al mundo económico y al resto del mundo le inquieta saber para dónde va a rumbear la Argentina, porque las dos principales opciones representan caminos distintos”.

En cuanto a las políticas económicas que anunció Cambiemos la semana pasada, evaluó como “muy valioso que se haya podido avanzar en esta idea de los Productos Esenciales, creemos que es una señal, dentro de muchas otras que estamos haciendo para estabilizar este pequeño rebrote de inflación que hemos tenido y que tenemos que cuidar claramente, y al mismo tiempo con herramientas como los Créditos ANSES que hemos largado, que también ayuden a reactivar el consumo”.

“Creo que hay que comprender, conversar, entender que obviamente hay muchas cosas que por ahí no se han logrado con la velocidad que hubiéramos querido o todos los resultados que hubiéramos querido, pero sí entender primero que acá ha habido un Gobierno que ha trabajado con honestidad, que ha trabajado con transparencia, con cercanía, que ha logrado dar vuelta situaciones que parecían imposibles”, destacó Peña en diálogo con radio ‘LT23’ de San Genaro.

Por otro lado, ratificó que el presidente Mauricio Macri buscará la reelección pese a las advertencias de un escenario reñido contra Cristina Fernández.

“El Presidente ya lo ha dicho que él está listo para seguir trabajando por el cambio, por la Argentina, que lo mueve y tiene en su corazón un amor muy profundo por esta tierra, por su gente y él quiere seguir trabajando en esa línea, y ahora dependerá de los argentinos si quieren que siga o no“, aseguró.

Sin embargo, evitó dar una confirmación con relación al eventual compañero fórmula, en un contexto en donde el radicalismo presiona para ubicar a uno de sus dirigentes en ese lugar y el propio Macri habilitó el rumor sobre Martín Lousteau.

“Las definiciones de la fórmula quedarán abiertas para más adelante, y por supuesto también en ese marco nos encontramos a charlar con dirigentes radicales todos los días prácticamente, con dirigentes de la Coalición Cívica, dirigentes del PRO, apostamos mucho a eso del diálogo, a encontrarnos, a buscar qué cosas, qué podemos aprender, qué cosas podemos hacer mejor. Y acá las puertas están siempre abiertas para ese espíritu de diálogo, así que esa es un poco la idea”, planteó Peña.

  • Elecciones en Santa Fe

El próximo domingo podría ser otra jornada electoral negra para el Gobierno nacional, en línea con lo que sucedió en las primeras seis jornadas electorales del año. Cambiemos volvería a quedar tercero, esta vez en Santa Fe una provincia donde ganó hace menos de dos años.

Según un sondeo realizado el fin de semana por Raúl Aragón & Asociados aparece tercero en las primarias santafesinas detrás del socialismo y el peronismo, repitiendo así el resultado de Neuquén, Chubut y Río Negro.

Para peor, la encuesta de Aragón muestra que si bien Cambiemos aparece tercero como fuerza, el candidato José Corral podría quedar cuarto detrás de Antonio Bonfatti, Omar Perotti y María Eugenia Bielsa.

El trabajo muestra que el ex gobernador socialista lidera la intención de voto con un 29,5 por ciento de las preferencias. De muy cerca lo sigue Perotti, con el 27,7 por ciento. En tercer lugar aparece Bielsa, que compite en la interna con el senador nacional, con el 19,1 por ciento. Una de las grandes incógnitas para la general es si el peronismo podrá evitar la dispersión tras la interna, aunque parece difícil y votos del socialismo podrían ir a la rosarina en las primarias del domingo.

En la encuesta, el radical Corral queda cuarto con 18,2 por ciento. De confirmarse, se trataría de un resultado demoledor para el Gobierno nacional.

Santa Fe era una de las provincias que en la Rosada consideraban “ganables” tras los triunfos de Cambiemos en 2015 y 2017 y cierto declive del socialismo. Macri ganó en Santa Fe en la primera vuelta y el balotaje de 2015, y su fuerza repitió en 2017 con casi el 38 por ciento.

Pero como sucedió en otros distritos como Entre Ríos y Córdoba la ola amarilla que imaginaron en la Rosada no se produjo. La crisis económica, el derrumbe de la imagen de Macri y las serias deficiencias de los armados políticos dejaron a Cambiemos lejos de crecer fuerte en el número de gobernaciones.

Más allá de esos factores, también llama la atención que Corral no logre ni siquiera acercarse a los números de Macri en la provincia. Como sucedió en Neuquén con “Pechi” Quiroga, el candidato radical no logra que esos votos se trasladen, aún cuando en este caso se pegó al Presidente a diferencia de lo que hizo el neuquino. Según el trabajo de Aragón, Macri tiene una intención de voto del 32 por ciento en Santa Fe.

Al respecto, Aragón sostiene que “las provincias tienen una lógica distinta a lo nacional, y eso se ve sobre todo cuando las elecciones se desdoblan, no hay arrastre hacia arriba o hacia abajo”, y por eso cree que Corral no logra captar a los votantes de Macri. “Son lógicas propias de cada elección. El radicalismo en Santa Fe está muy cuestionado, sobre todo al interior del radicalismo y una parte importante podría acompañar a otros candidatos”, afirmó el consultor.

DUROS CRUCES  – Se recalienta la campaña en Santa Fe: “Que Macri no mande alcahuetes a opinar”

Previo a las PASO que se realizarán este domingo 28/04 en Santa Fe, se produjeron duros cruces entre Cambiemos y el socialismo. “Carrió es una mentirosa y una destructora serial”, replicó Antonio Bonfatti, quien ayer había sido vinculado por ‘Lilita’ con la banda narco Los Monos. En tanto, el gobernador Miguel Lifschitz le pidió a Mauricio Macri que no mande “alcahuetes a opinar sobre la situación santafesina, que desconocen absolutamente”. Además, le reclamó a Carrió que explique “su vínculo con D’Alessio y el espionaje ilegal”.

El precandidato socialista a la gobernación de Santa Fe Antonio Bonfatti le respondió a la diputada nacional Elisa Carrió (Coalición Cívica-Cambiemos)-ver nota al pié-, quien lo vinculó con la banda narco ‘Los Monos’. “Es una mentirosa y una destructora serial“, aseguró.

Ayer, en una visita a Rosario para apoyar a la fórmula para gobernador y vicegobernador de Cambiemos, formada por José Corral y Anita Martínez, de cara a las PASO del domingo, Carrió lanzó una dura acusación: “votar a Bonfatti es votar a Los Monos” (ver nota relacionada).

Este martes (23/04) el precandidato y ex gobernador de Santa Fe le respondió. “Ella no ha sido capaz de construir un sólo espacio político en la Argentina, todo lo ha destruido”, afirmó el dirigente socialista en declaraciones a radio La Red.

Y agregó: “Cuando está con uno, al poco tiempo lo termina traicionando. Esa es su historia”.

Cuando le preguntaron si con el presidente Mauricio Macri iba a suceder lo mismo, pronosticó que “ya lo va a empezar a hacer, porque cuando el barco se hunde las ratas huyen”.

Por otra parte, el precandidato a la gobernación de Santa Fe aseguró que Cambiemos “viene muy devaluado” en la provincia y que su rival será el PJ. “Aquí, especialmente Rosario, quizás sea el lugar del país con mayor negatividad hacia Macri”, señaló.

Cabe destacar que las mediciones ubican al candidato de Cambiemos, José Corral, en tercer lugar detrás del Justicialismo y el Frente Progresista (ver notas relacionadas).

Quien también salió con los tapones de punta contra Carrió y el Gobierno nacional fue el gobernador Miguel Lifschitz, quien le pidió a Macri que no mande “alcahuetes a opinar sobre la situación santafesina, que desconocen absolutamente”. Además, le reclamó a Carrió que explique “su vínculo con D’Alessio y el espionaje ilegal”.

“Sobre Carrió qué se puede decir”, fue la primera reacción del mandatario socialista cuando el periodista Sergio Roulier le preguntó sobre las polémicas declaraciones de la chaqueña.

“Le diría al presidente Macri y al gobierno que no pierda el tiempo mandando ministros y funcionarios de todo tipo, alcahuetes de todos los grupos, a opinar o hablar sobre la situación santafesina que desconocen absolutamente porque sólo vienen a eso”, agregó después Lifschitz.

Para el gobernador, la visita de los dirigentes de Cambiemos es electoral: “Si lo quieren levantar a Corral no les va a alcanzar ni con todo el gabinete junto. Ni con un guinche lo van a levantar en este proceso electoral, que no pierdan tiempo, que se dediquen a gobernar el país y ordenar la economía. Eso va a ser más valioso para todos los argentinos y los santafesinos”.

“Estamos acostumbrados a este tipo de campañas y operaciones, las sufrimos con el gobierno anterior y lamentablemente también con este”, siguió el socialista y recordó cuando a Hermes Binner lo acusaron de haber “secuestrado a dos niños recién nacidos, a dos mellizos; a Binner, que es más bueno que el pan”.

El ex intendente dijo que se trata de “acusaciones burdas sin fundamento en la justicia”, como la de Carrió de esta semana. De hecho la diputada ligó a Bonfatti con Los Monos cuando le preguntaron a ella por D’Alessio.

A propósito de esa cuestión, Lifschitz profundizó: “Carrió y otros funcionarios del gobierno deberían explicar cuál es su vínculo con D’Alessio, por qué aparece en todas las escuchas en esa trama de espionaje ilegal que está investigando el juez Alejo Ramos Padilla, debería presentarse en la Justicia a aclarar si situación, porque podría haber un financiamiento de la política a ese personaje que a su vez tuvo un vínculo con Los Monos.

El gobernador también recordó que Cambiemos apoya al intendente de Paraná Sergio Varisco y lo hacen “ahora, que ese sí está denunciado, procesado y probablemente va a ser condenado por narco”.

Luego, respecto a las declaraciones de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien señaló que Bonfatti debería explicar por qué “convirtió un juicio en una negociación casi privada con quien tiroteó su casa”, en relación al juicio abreviado por el ataque del 11 de octubre de 2013, el mandatario provincial expresó: “lamento que la ministra participe de manera tan ostensible en una campaña provincial. Es la primera vez, y tengo años en la política, que veo a un gobierno nacional como el actual participar desembozadamente de la campaña”.

·        Fuerte acusación de Carrió: “Si quieren votar por Los Monos, voten a Bonfatti”

Elisa Carrió fue a Rosario para apoyar al candidato de Cambiemos, José Corral. Y allí lanzó una fuerte acusación contra el candidato a gobernador por el Frente Progresista, Antonio Bonfatti, a quien vinculó con la banda narco ‘Los Monos’. Consultada sobre Marcelo D’Alessio, el falso abogado a quien acusan de ser espía del gobierno nacional y de fuertes vínculos con ella, admitió en un sincericidio espeluznante: “Yo creo que todos los gobiernos utilizan espías”.

La diputada nacional Elisa Carrió (que acaba de perder su tercer juicio por “falso testimonio” y que fue condenada en el último de ellos a pagar $ 100 mil por los daños causados) llegó este lunes (22/04) a Rosario para apoyar a los candidatos de Cambiemos. Y allí, lanzó una fuerte acusación contra el candidato a gobernador por el Frente Progresista, Antonio Bonfatti, quien tiene la mayor intención de voto en el territorio santafesino.

“Si quieren votar por Los Monos, voten a Bonfatti”, disparó ‘Lilita’, en referencia a la banda santafesina dedicada al narcotráfico.

La grave acusación de Carrió hacia Bonfatti surgió a partir de una pregunta que el periodista Sergio Roulier le hizo a la diputada en el marco del caso del falso abogado Marcelo D’Alessio, quien visitó a integrantes de la banda Los Monos con la presunta intención de perjudicar al gobierno provincial.

“Bonfatti no es tan importante como para que venga alguien a operar contra Bonfatti”, advirtió Lilita.

Y cuando le recordaron que, según las estimaciones, es el candidato con mayor intención de voto en el territorio santafesino, disparó: “Si quieren votar por Los Monos, voten a Bonfatti”.

“¿Usted dice que votar a Bonfatti es votar a Los Monos?“, le repreguntaron. “Ustedes me están provocando, después no digan que Lilita exagera”.

Acerca de las mediciones que dan a José Corral, candidato a gobernador de Santa Fe por Cambiemos, en tercer lugar detrás del Justicialismo y el Frente Progresista, retrucó: “Yo no creo en las encuestas”

“Voten a Cambiemos, no voten a Bonfatti”, remató Carrió.

Consultada sobre D’Alessio, el falso abogado a quien acusan de ser espía del gobierno nacional, admitió en un sincericidio escandaloso: “Yo creo que todos los gobiernos utilizan espías como D’Alessio. A mí me persiguieron”.

Luego profundizó: “D’Alessio está pirado, para mí es un delirante que recibe plata. La culpable de que le haya hablado a Paula Olivetto soy yo. Toda la información que nos dio, era falsa”.

Finalmente, a nivel nacional, afirmó que “no hay una alternativa electoral a Mauricio Macri” y luego apuntó contra Cristina Kirchner: “Pero qué va a ganar Cristina. Yo les puedo asegurar que si gana Cristina, tres meses antes de que asuma se van los dólares, se van las inversiones y se va un tercio de la Argentina”.

En su cuenta de Twitter, Carrió publicó una foto junto a Corral:

Elisa Lilita Carrió‏Cuenta verificada @elisacarrio

SeguirSeguir a @elisacarrio

Con @josecorralSF en Rosario. #Cambiemos

·        Las medidas dependen de la inflación (y no al revés)

“Los anuncios del miércoles pasado, que tienden a generar algún alivio en el bolsillo de distintos segmentos de consumidores, tendrán verdadero impacto sobre las expectativas en la medida en que la inflación comience a ceder.

La ampliación del esquema de Precios Cuidados y el despliegue del resto de los incentivos (Ahora 12, descuentos focalizados, créditos de la Anses) no tienen entidad para bajar la inflación, un fenómeno que tiene que ver con otras variables.

Su implementación arranca luego del impactante 4,7 por ciento que subió el índice de precios del consumidor (IPC) de marzo y en un momento en el que (segunda semana de abril) aparecieron los primeros indicios de moderación en el ritmo de aumento de los precios.

Hay que ver si esta desaceleración se profundiza o si ocurre un nuevo sacudón en las expectativas, con un tiempo cada vez más escaso de cara al proceso electoral.

Un índice con variación superior al cuatro por ciento era esperado para marzo, ya que en febrero hubo una baja apresurada de tasas y el consiguiente rebote del dólar, pero el guarismo finalmente anunciado puede afectar la credibilidad y las expectativas, en un momento inoportuno por la cercanía de las elecciones.

En el plano técnico, el freno a la inflación observado en la segunda semana de abril muestra que los instrumentos de corto plazo de la política económica habían comenzado a recuperar efectividad. La base monetaria apunta a contraerse 1,7 por ciento en abril en relación con febrero, con una variación interanual que convalida poco más de la mitad de la inflación de 12 meses (30 por ciento versus 55 por ciento).

Sin embargo, hay que ver la reacción del mercado cambiario a los datos de inflación para determinar si la modificación de tendencia de las últimas dos semanas se extiende o vuelve a frustrarse. Así, las recientes medidas, que tienen más componente político que fundamentos económicos, necesitan converger con un aplacamiento efectivo de las tendencias inflacionarias para que puedan ser catalogadas de exitosas.

Por eso, más que detenerse en el detalle de los anuncios, conviene focalizarse en el contexto. Si la inflación no se frenara en los próximos meses, los compromisos asumidos en función de Precios Cuidados y el resto de las medidas en las que está involucrado el sector privado se harían cada vez más difíciles de sostener. En lugar de productos útiles a precios razonables, aparecería el fantasma del desabastecimiento.

Hasta el fatídico 4,7 por ciento de marzo, los datos a mediados de abril alimentaban la posibilidad de una desaceleración de la inflación, más tímida al comienzo y más acentuada en mayo.

La estabilización del mercado cambiario de las últimas semanas y los efectos rezagados de la contracción monetaria empujaban en esa dirección. Mediciones privadas habían encontrado para la segunda semana de abril una suba del IPC de sólo 0,4 por ciento, una fuerte desaceleración frente a 1,5 por ciento de la primera semana.

Además, la carne y las tarifas de los servicios públicos, que habían presionado al alza los índices durante el primer trimestre, comenzaban a ceder, al margen de los anuncios del miércoles pasado. Por caso, en el Mercado de Liniers, el precio de la hacienda bajó 2,6 por ciento en los últimos 60 días, tras haber subido un 46,6 por ciento entre diciembre y febrero.

Sin embargo, dada la influencia del precio del dólar sobre la inflación, el riesgo está en que el partido deje de jugarse en el terreno monetario y las expectativas de devaluación se abran paso.

El reciente anuncio de congelar el techo de la denominada zona de no intervención en el mercado cambiario, en 51,45 pesos por dólar, tiene un impacto ambivalente.

Por un lado, se transmite que por encima de esa cotización habrá ventas más intensas del Banco Central; por el otro, los operadores pueden preguntarse en qué momento ese anuncio pasará a ser operativo, ya que la actual distancia entre el dólar mayorista y aquella referencia es de nada menos que de 22,8 por ciento.

La aceleración inflacionaria, de 2,6 por ciento mensual en diciembre a 4,7 por ciento en marzo, no ha sido independiente de la suba del precio del dólar, del orden del 12 por ciento en el período.

Mientras tanto, el Banco Central estará cada vez más activo en el mercado de futuros, con una munición del orden de los 2,4 mil millones de dólares. Según las circunstancias, el Gobierno podría negociar con el Fondo Monetario Internacional la implementación de mecanismos más efectivos.

Sin embargo, el uso masivo de divisas en 2019 puede afectar el riesgo país, de cara a los vencimientos de deuda del año próximo.

Las tribulaciones de la coyuntura deberían servir para mejorar el diagnóstico de una dirigencia que, en proporción no menor, parece creer que los problemas se solucionan con las viejas recetas.

El tremendo aumento experimentado por el gasto público (Nación, provincias y municipios), del orden de 15 puntos del producto interno bruto (PIB) en 15 años, ha introducido una cuña en la dinámica del sector privado sobre la que no hay suficiente conciencia.

El Estado fuera de escala afecta en términos inéditos la competitividad del sector exportador y este necesita de una moneda más devaluada para expandirse, lo que lleva al deterioro del mercado interno y del empleo en los sectores vinculados.

Un reciente artículo del economista Joaquín Cottani en el informe de coyuntura del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) ha puesto números a este dilema de “frazada corta”, que no puede ser ignorado a la hora de diseñar estrategias de crecimiento.

Utilizando el gasto público y no la inflación minorista como deflactor para calcular el tipo de cambio real, Cottani encuentra que la apreciación del peso (dificultad para competir) fue bastante mayor en 2015 que en 2001 (la crisis de la convertibilidad)”.

Jorge Vasconcelos 
Vicepresidente del Ieral de Fundación Mediterránea
Ilustración de Eric Zampieri

 Buenos Aires, 23 de abril de 2019

Dr. Gregorio Reynoso

Se el primero en comentar en "“CONTROLARLA LLEVARÁ MÁS TIEMPO” – Y SE METIO CARRIO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*