EN CAMPAÑA – ¿MUCHO HUMO? – TIEMPOS DE CRISIS

Macri, maniqueo entre la «oscuridad» K y la presión para que se firme su acuerdo. A nadie le sirven los 10 puntos, que se resumen en evitar el default. Los 10 puntos que venden ‘Clarín’ y ‘La Nación’ delinean el gran (y trágico) final
Desde Vaca Muerta y con indudable tono de campaña, el Presidente reivindicó «el camino» que lleva su gestión, emparentó al kirchnerismo con Venezuela, y apuró a las otras fuerzas políticas pidiéndoles «generosidad de clarificar quiénes somos los que queremos apostar a un futuro distinto» tras la difusión del texto de 10 puntos. Este viernes (3/5) a la tarde Sergio Massa se pronunciará sobre el acuerdo de diez puntos que propuso el Gobierno nacional. Ya Roberto Lavagna lo catalogó de “marketing”. Miguel Pichetto aparece como el único entusiasta aunque tiene sus reparos. Y Juan Manuel Urtubey no habló del tema. El problema es que el acuerdo que negocia Rogelio Frigerio excluye a Cristina Fernández, la figura con más votos de la oposición. Los puntos son tan básicos que muchos ya están en la Constitución Nacional y al final de cuentas no le sirven a nadie. En suma: todo se resumen en una sola cosa, evitar el default. En un intento por enviar una señal a los mercados y al FMI, un aparente ‘acuerdo’ entre el golpeado gobierno de Mauricio Macri con el PJ y el «plan de 10 puntos» para «estabilizar» la economía rumbo a las elecciones salió a relucir en las páginas de los principales matutinos porteños. Sin embargo, hasta ahora sólo el intrascendente apoyo de Miguel Ángel Pichetto salió a sostenerlo, en un marco en el cual la «estrategia oficial» luce más bien como el último manotazo de ahogado. ¿Qué viene después? El trágico final.

El presidente Mauricio Macri en la inauguración del oleoducto Loma Campana-Lago Pellegrini en Vaca Muerta. El Jefe de Estado estuvo acompañado por el gobernador neuquino, Omar Gutiérrez. Foto NA

Con indudable tono de campaña, Mauricio Macri reivindicó «el camino» que lleva su gestión, emparentó al kirchnerismo con Venezuela y la «oscuridad y la confrontación», y apuró a las otras fuerzas políticas pidiéndoles «generosidad» luego de que trascendieran los 10 puntos que el Gobierno busca acordar, principalmente, con el denominado ‘peronismo racional’.
El Presidente evitó hablar del dólar, la inflación y de otros problemas que aquejan a su administración y aprovechó su visita a una instalación de YPF en la formación Vaca Muerta, en Neuquén, para poner a ese proyecto hidrocarburífero como uno de sus logros.
En ese escenario, Macri volvió a insistir en la cuestión energética -polémica, por los aumentos tarifarios que conllevan- como parte de los «cimientos» que su gestión se propuso a construir como bases de un desarrollo a largo plazo.
Aseguró que en 2015, cuando llegó al poder, se quintuplicaban los cortes de luz y que «por ese camino, íbamos en poco tiempo al colapso de nuestros hermanos venezolanos, eso lo revertimos».
Además de la comparación nada ingenua entre la Venezuela chavista y la Argentina kirchnerista, Macri dijo que el éxito de Vaca Muerta -con la recuperación de las exportaciones de gas a Chile como ejemplo- fue posible porque «cambiamos nosotros» y que, en alusión al gobierno anterior, no habría ocurrido «si seguíamos en default o con un cepo». «Había que corregirlo y lo corregimos», se jactó.
Reinvindicó el «diálogo» como herramienta indispensable. Fue entonces cuando el Presidente habló sobre el borrador de un acuerdo con reglas básicas que pretende firmar con el resto de las fuerzas política.
«Ante tantas dudas que tiene el mundo acerca de si vamos hacia atrás o hacia el futuro, yo he invitado a todos a que firmemos de vuelta acuerdos, consensos sobre cosas básicas, elementales, que vamos a respetar y que todos los países que nos rodean ya lo han hecho hace rato», dijo.
«Esas herramientas que permitan decirle al mundo que esto que hemos empezado va a continuar», agregó y seguidamente apuntó hacia las otras fuerzas y pidió «generosidad de clarificar quiénes somos los que queremos apostar a un futuro distinto».
Macri, quien buscará su reelección, se mostró nuevamente optimista respecto al futuro y afirmó que aun «con viento en contra, hemos logrado muchas cosas, como Vaca Muerta». Y trató de entusiasmar sobre su proyecto cuando sostuvo: «Imagínense lo que vamos a lograr en los próximos años con un poco de viento a favor y ya habiendo construido las bases».
Hacia el final, en clave de polarizar, el Presidente afirmó que este es «un año bisagra en la historia de nuestro país», porque «se define si tendremos 25 años de crecimiento permanente o volveremos a sumirnos en la oscuridad y confrontación».

• ¿MUCHO HUMO? – A nadie le sirven los 10 puntos, que se resumen en evitar el default

Este viernes (3/5) a la tarde Sergio Massa se pronunciará sobre el acuerdo de diez puntos que propuso el Gobierno nacional. Ya Roberto Lavagna lo catalogó de “marketing”. Miguel Pichetto aparece como el único entusiasta aunque tiene sus reparos. Y Juan Manuel Urtubey no habló del tema. El problema es que el acuerdo que negocia Rogelio Frigerio excluye a Cristina Fernández, la figura con más votos de la oposición. Los puntos son tan básicos que muchos ya están en la Constitución Nacional y al final de cuentas no le sirven a nadie. En suma: todo se resumen en una sola cosa, evitar el default.


Macri y el riesgo de default

Mauricio Macri habló este viernes (3/5) sobre el acuerdo de 10 puntos con el peronismo no kirchnerista y dijo que «es momento de tener generosidad, sentarse alrededor de una mesa y acordar» políticas básicas para «llevar tranquilidad y futuro a la casa de todos los argentinos». Fue al encabezar la inauguración del oleoducto Loma Campana-Lago Pellegrini en Vaca Muerta. La cuestión es ¿le sirve este acuerdo a la oposición, a Macri o a nadie?
A Macri podría convenirle que se genere cierto clima de tranquilidad en los mercados de aquí a la elección presidencial. Pero difícilmente con eso le baste para asegurar su reelección. Los puntos que negocia Rogelio Frigerio con los opositores son tan básicos en algunos casos que ya están contemplados en la Constitución Nacional.
En la oposición nadie a priori estaría en contra de esos puntos, muy voluntaristas por cierto. Entonces ¿a quién beneficia entonces el Pacto? Lo más importante de los puntos es el que menciona el cumplimiento de los compromisos internacionales sea quien sea el próximo gobierno. Es una señal favorable para el FMI y la conducción de Christine Lagarde. Y también para Donald Trump, que fue decisivo para el préstamo que el Fondo le otorgó al gobierno de Mauricio Macri y en la renegociación de la segunda versión del acuerdo con el organismo.
“Respeto a la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica, elemento clave para promover la inversión”, es el punto del acuerdo relativo al pago de los intereses de la deuda, es decir, no caer en default.
Como ya se ha explicado, fue Miguel Pichetto el que trajo de su gira en Estados Unidos, donde se reunió con fondos de inversión, el temor de los mercados a que la Argentina caiga en default si cambia el gobierno.
La Casa Rosada habría tomado esa inquietud y avanzó con la idea en cabeza de Frigerio, cuyo primer crítico fue el socio de Pichetto, Roberto Lavagna, que tildó a la movida de “marketing” y la rechazó de plano.
Sobre Urtubey no hay novedades, y Sergio Massa marcará este viernes su posición en conferencia de prensa, pero ya advirtieron en su entorno que nadie lo contactó y que sólo le remitieron los 10 puntos. Se espera que repita su mensaje de la semana pasada cuando pidió que Macri y Cristina se sienten a dialogar. Por ahora, el oficialismo no tiene intención de convocar a la expresidenta, a pesar de las expresiones de deseos de Frigerio.

• TIEMPOS DE CRISIS – Los 10 puntos que venden ‘Clarín’ y ‘La Nación’ delinean el gran (y trágico) final

En un intento por enviar una señal a los mercados y al FMI, un aparente ‘acuerdo’ entre el golpeado gobierno de Mauricio Macri con el PJ y el «plan de 10 puntos» para «estabilizar» la economía rumbo a las elecciones salió a relucir en las páginas de los principales matutinos porteños. Sin embargo, hasta ahora sólo el intrascendente apoyo de Miguel Ángel Pichetto salió a sostenerlo, en un marco en el cual la «estrategia oficial» luce más bien como el último manotazo de ahogado. ¿Qué viene después? El trágico final.
En un intento por enviar una señal a los mercados y al FMI, y aislar a la vez a Cristina Fernández de Kirchner, el aparente ‘acuerdo’ entre el golpeado gobierno de Mauricio Macri con el PJ y el «plan de 10 puntos» para «estabilizar» la economía rumbo a las elecciones inundó las páginas de los matutinos porteños.
A la cabeza, ‘Clarín’ y ‘La Nación’ se dieron a la difusión de esta estrategia que hasta ahora solo Miguel Ángel Pichetto parece avalar.
Las reuniones que vendrían manteniendo Rogelio Frigerio, junto a los dirigentes del PJ, Sergio Massa, Miguel Angel Pichetto y Juan Manuel Urtubey se plasmaron en sus tapas que coinciden en que «en un intento por conseguir respaldo político en medio de la crisis económica y aislar a la principal opositora, Cristina Fernández, desde el gobierno de Mauricio Macri están negociando con el peronismo federal un listado de al menos diez puntos para enviar una señal a los mercados y al FMI».

«Argentina es un barco sin timón», dijo Méndez.

En este marco, tanto ‘Ambito Financiero’ como ‘El Economista’, ‘El Cronista’ y ‘BAE’ se cuelgan del tema aunque de manera más secundaria y agregan que «desde el Poder Ejecutivo Nacional dejaron trascender anoche un borrador de esas medidas».
Según la mayoría, «la idea es lograr algunos acuerdos básicos de aquí a octubre, como mantener quieto el dólar, frenar la inflación, cumplir con los acreedores, crear empleo, reducir la carga impositiva y consolidar la seguridad jurídica».
Sólo ‘Página 12’ advierte que «los diez puntos no escapan de las generalidades y algunos son peligrosamente amplios».
Sin embargo, como se mencionó, hasta ahora el único que lo confirmó públicamente fue el senador rionegrino Pichetto, quien consideró en las últimas horas que los puntos propuestos por el oficialismo son «atendibles» y que era necesario de cara a un año electoral dar garantías que apunten a la estabilidad económica y política nacional.
«Me ha transmitido una serie de puntos que indudablemente uno puede compartir: La visión de que Argentina tiene que cumplir con sus obligaciones internacionales, que hay que evitar el default, alentar la producción y el empleo», sostuvo el legislador.
En concreto, los diez puntos en proceso de negociación serían, según resumió el ultraoficialista Diario ‘Clarín’:
1. Lograr y mantener el equilibrio fiscal.
2. Sostener un Banco Central independiente, que combata la inflación.
3. Mayor integración al mundo, promoviendo el crecimiento de las exportaciones.
4. Respeto a la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica.
5. Creación de empleo a través de una legislación laboral moderna.
6. Reducción de la carga impositiva, a nivel nacional, provincial y municipal.
7. Consolidación de un sistema provisional sostenible y equitativo.
8. Consolidación de un sistema federal, basado en reglas claras, que permitan el desarrollo de las provincias y que impidan que el Gobierno nacional ejerza una discrecionalidad destinada al disciplinamiento político.
9. Asegurar un sistema de estadísticas transparente, confiable.
10. Cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores.
Desde la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), a través de su secretario, Natalio Grinman, dieron ayer su apoyo a la propuesta del gobierno con los precandidatos presidenciales peronistas no kirchneristas.
Grinman dijo que «es necesario acordar estas reglas de juego que vamos a respetar a futuro y si alguien no quiere firmar es porque no quiere respetar alguno de los puntos expresados».
«Con la firma de este compromiso bajaría la incertidumbre política. Es hora de que todos los sectores trabajemos juntos en la construcción de las bases necesarias para ser algún día un país normal», aseveró en declaraciones periodísticas el directivo mercantil.
Por su parte, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Sociedad Rural Argentina (SRA) respaldaron el acuerdo.
«Desde CAME mantenemos siempre el diálogo con todos los sectores políticos y un acuerdo que permita previsibilidad resulta indispensable», sostuvo el titular de la entidad representativa de las pymes, Gerardo Díaz Beltrán y agregó: «En especial desde nuestro sector venimos pidiendo una reforma laboral».
Por su parte, Daniel Pelegrina, presidente de la SRA, dijo que «los puntos parecen muy lógicos». «Los puntos parecen muy lógicos Son programáticos -no ideológicos- y apuntan a consensuar un mínimo común denominador de políticas de estado para generar estabilidad y previsibilidad no solo de cara a los mercados sino fundamentalmente hacia una sociedad que necesita y reclama eso. Y tambien a un sector productivo como el nuestro que tiene que tener reglas claras y duraderas para poder alcanzar su potencial y aportar al país con toda su capacidad», aseguró Pelegrina.
Sin embargo, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey aún no se han pronunciado al respecto. El que sí lo hizo fue Roberto Lavagna, quien a través de una seguidilla de tuits, planteó: «Está claro que el Gobierno atraviesa una seria crisis de confianza. No hay que jugar con las expectativas de la gente a partir de la especulación política y los titulares de los diarios. Consenso es escucha sincera de los que piensan distinto, no marketing».
Está claro que el Gobierno atraviesa una seria crisis de confianza. No hay que jugar con las expectativas de la gente a partir de la especulación política y los titulares de los diarios. Consenso es escucha sincera de los que piensan distinto no marketing.
— Roberto Lavagna (@RLavagna) 3 de mayo de 2019

Pichetto se juega con Lavagna, ya que él no cuenta con votos, pero si el exministro repudia el acuerdo, ¿hasta dónde sirve el apoyo en soledad del rionegrino?
A la opinión de Lavagna sobre la «especulación política» se sumó la líder del GEN, Margarita Stolbizer, que planteó que la movida le suena «oportunista y electoralista». «No hablamos del acuerdo porque (Sergio) Massa vino a traerme sus propuestas, pero estamos evaluando la propuesta del gobierno. Me suena todo a un tono oportunista y electoralista. Son manotazos de ahogado que buscan profundizar en la confrontación en un momento que debería ser de acuerdo», declaró a ‘Radio Continental’ hoy, luego de haberse reunido con el líder del Frente Renovador.
Massa, mediane una conferencia de prensa responderá «la propuesta política que han filtrado en los medios», se mostró disconforme y los mandó a ver su último discurso por si «no lo vieron o entendieron».
La conferencia de prensa será esta tarde:
Mañana a las 18:30hs. responderemos al Gobierno y a la propuesta política que han filtrado esta tarde en los medios.
Por si el Gobierno no la vio o no la entendió, les comparto de nuevo mi conferencia de prensa del pasado lunes.
https://t.co/92oFV7VTsE#HayAlternativa
— Sergio Massa (@SergioMassa) 3 de mayo de 2019

¡¡Un verdadero espanto, propio de este gobierno de incapaces que ahora pretende embolsar al peronismo no k!!

Buenos Aires, 3 de mayo de 2019
Arq. José Marcelino García Rozado
Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "EN CAMPAÑA – ¿MUCHO HUMO? – TIEMPOS DE CRISIS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*