CONICET DESFINANCIADO Y SIN SER DE INTERES PARA EL GOBIERNO

La “moral” ante el “ajuste”: El conflicto que visibilizó la renuncia de Barrancos. Crisis científica: Demora de un año para designar autoridades y el Gobierno dice que no es prioridad. Conicet fue reconocido mundialmente por encima de la NASA, pero acá no llegan a fin de mes

Tras renunciar al directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) como protesta por la demora en la incorporación de dos nuevos directores votados hace casi un año, Dora Barrancos aseguró esta mañana que en ese organismo hubo recortes “gravísimos” y dijo que considera un “agravio” a su “inteligencia” que el Gobierno plantee lo contrario y hablede un crecimiento de esa entidad. La noticia se conoció luego de que la bióloga e investigadora del Conicet ganara $500.000 en un programa televisivo y asegurara que destinaría ese dinero a un proyecto que encabeza para encontrar la cura del cáncer. Una científica del Conicet se presentó en un programa del “prime time” para concursar por dinero y así financiar su investigación. Gracias a ella, la crisis que atraviesa la ciencia argentina entró en la agenda mediática pero, según parece, aún no en la agenda del Gobierno. Rogelio Frigerio dijo públicamente que Ciencia y Tecnología “no es una prioridad” y, horas más tarde, el área de Ciencias Sociales y Humanidades se quedó acéfala: El Poder Ejecutivo demora un año la designación de las nuevas autoridades electas. El reconocido ranking mundial de instituciones Scimago ubicó al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas en el puesto 21 en una lista con 484 instituciones, y por encima de la NASA. Es triste: el mundo reconoce lo que aquí, el gobierno, desmerece.

El día después de haber renunciado al directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) como forma de protesta por la demora en la incorporación de dos nuevos directores votados hace casi un año, Dora Barrancos aseguró esta mañana que en ese organismo hubo recortes “gravísimos” y tomó como un “agravio” a su “inteligencia” que el Gobierno plantee lo contrario y hable de un crecimiento de esa entidad.

En declaraciones radiales, la científica sostuvo que “hubo gravísimos recortes. Lo invito a que observe cómo han sido los presupuestos desde el 2016. Nosotros tenemos una merma trágica. No hay recursos para el funcionamiento cotidiano de nuestros institutos. Está en danza una porción de $500 millones que deben ser transferidos al Conicet y ayer, en la última reunión de directorio de la que participé, estaban tratando esta situación. Son $500 millones que resultan imprescindibles para poder funcionar”.

“Más allá de lo que se piense, más allá de la posición política, agravia nuestra sensibilidad y nuestra inteligencia que se diga que no hay recortes”, agregó Barrancos en declaraciones a ‘La Red’.

A cargo del área de Ciencias Sociales y Humanidades, la investigadora tomó esta decisión debido a que sus colegas Mario Pecheny y Alberto Kornblihtt fueron votados hace un año pero nunca se formalizó su incorporación. “Estamos a un año y el decreto para su asunción no se ha producido. Por lo tanto, debo renunciar porque no se puede convalidar semejante default”, expresó.

Ayer lo anunció y hoy lo formalizará. “El motivo es moral”, explicó. “Yo ya había anticipado que esperaría un año, pero más que eso es una incorrección completa. Es participar y ser connivente de una circunstancia que no es institucional”, dijo Barrancos, quien recordó que el nombramiento de Roberto Salvarezza, elegido en 2017, tampoco fue formalizado.

La noticia se conoce luego de que Marina Simiam, bióloga e investigadora del Conicet ganara $500.000 en un programa televisivo y posteriormente asegurara que destinaría ese dinero a un proyecto que encabeza para encontrar la cura del cáncer.

El video se viralizó rápidamente e incluso algunas versiones afirmaron que los investigadores científicos habían recibido recortes en los presupuestos de los descubrimientos que estaban llevando a cabo.

Tras anunciar que abandonará el Consejo, Barrancos habló también sobre la ola de científicos que abandonan la Argentina por falta de oportunidades en el país. “Las noticias que uno recibe son alarmantes, conozco al menos dos personas que se van. Hay gente que había regresado y que se está yendo”, añadió.

La científica se licenció en Sociología (Universidad de Buenos Aires), continuó con una maestría en Educación (Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil) y se doctoró en Historia (Universidad de Campinas, Brasil). Se sumó al Conicet en 1986 como investigadora y en 2010 pasó a formar parte del directorio.

·         Crisis científica: Demora de un año para designar autoridades y el Gobierno dice que no es prioridad

Una científica del Conicet se presentó en un programa del “prime time” para concursar por dinero y así financiar su investigación. Gracias a ella, la crisis que atraviesa la ciencia argentina entró en la agenda mediática pero, según parece, aún no en la agenda del Gobierno. Rogelio Frigerio dijo públicamente que Ciencia y Tecnología “no es una prioridad” y, horas más tarde, el área de Ciencias Sociales y Humanidades se quedó acéfala: El Poder Ejecutivo demora un año la designación de las nuevas autoridades electas.

Marina Simian, científica del Conicet que investiga el cáncer de mama, visibilizó en el prime time de este martes 8/5 la situación extrema que atraviesa la ciencia en la Argentina: Fue al programa “¿Quién quiere ser millonario?”, que conduce Santiago del Moro por Telefé y explicó que concursó para poder financiar su investigación. “Si bien tengo un subsidio del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCYT), el dinero nos llega a cuentagotas, no en los tiempos pactados y, además, tuvimos una gran devaluación”, relató por TV.

Un día después, el testimonio de la investigadora estuvo en boca de todos. Si bien los científicos del Conicet vienen denunciando la situación desde hace mucho tiempo, la mujer lo hizo visible en primera persona, con emoción y en un programa que está a la cabeza en las mediciones de rating.

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) es reconocido mundialmente por sus investigaciones y logros, pero el Gobierno local ha realizado un fuerte recorte en el organismo y complica los avances científicos.

Este miércoles 8/5 el Conicet atraviesa una jornada turbulenta: Dora Barrancos renunció al Directorio y un sector queda acéfalo. Tras cumplir con su primer mandato (2010-2014) y renovarlo por cuatro años más (2014-2018), deja su lugar y el área quedará sin representación. “Ya pasó un año desde que se eligieron autoridades y mi sucesor no fue designado en su cargo. Es una manera de dejar en evidencia la negligencia del gobierno actual, al que no le interesan las reglas democráticas ni el republicanismo que pregona”, dijo la mujer.

Ella ya finalizó su mandato y el año pasado se realizaron las elecciones para definir su sucesor en el área de Ciencias Sociales y Humanidades. Mario Pecheny fue quien ganó pero el Gobierno demora su designación. Barrancos sostuvo que “esto no da para más”, que había tomado la decisión de irse en enero y que mañana presentará la renuncia.

Si bien ganaron las elecciones, los nuevos directores de las distintas áreas del Conicet necesitan ser designados a través de un decreto del Poder Ejecutivo para poder ser efectivizados en sus cargos. Hay dos nombres en juego: Mario Pecheny en Ciencias Sociales y Humanidades y Alberto Kornblihtt en Ciencias Biológicas y Salud. Ambos deberían estar ya en el ejercicio, pero ninguno de los dos pudo hacerse cargo del puesto.

Esta situación evidencia el desaguisado institucional, ¿cómo va a tardar un año en salir un decreto? Es algo que no se puede creer. Me están diciendo que el trámite está en la Secretaría de Legal y Técnica desde hace mucho tiempo ya, yo me voy. Era una cuestión casi extorsiva, desde el Conicet me pedían que me quede porque la situación ya se iba a resolver, pero la verdad es que no estoy dispuesta a tanto”, dijo también Barrancos.

“Todas las ciencias están afrontando dificultades enormes pero, sobre todo, las sociales y las humanidades son las que más lo sufren y han quedado muy atrasadas respecto a otros campos. Las ciencias sociales y las humanidades no son ociosas, por el contrario, están contribuyendo críticamente a las sociedades. Sin ir tan lejos, Bolsonaro está empeñado en reducir su influencia y constituye un signo de barbarización”. Y concluye: “Existe una idea capciosa, equivocada y macabra que refiere a una cierta inutilidad de estas ciencias con respecto a impactar en la sociedad. Se ha constituido, desafortunadamente, como una cuestión cultural muy fuerte. Nos encontramos frente a una arremetida de ajuste general, ya hemos visto las declaraciones de Frigerio.

La mujer hizo referencias a declaraciones que el ministro de Interior hizo hoy a la prensa. En una entrevista en FM Metro 95.1, Rogelio Frigerio fue consultado por lo que sucedió anoche en televisión, pero el ministro respondió que “es muy importante ponerse de acuerdo en cuáles son las prioridades de la Argentina”. “Cuando uno discute prioridades también tiene que discutir qué cosas no son prioritarias para el país, porque nosotros tenemos que hacer un esfuerzo para dejar de vivir de prestado”, lanzó Frigerio cuando le preguntaron por el escaso porcentaje del PBI que dedica el gobierno de Mauricio Macri al área de Ciencia y Tecnología.

Creo que es una buena discusión que nos debemos los argentinos: saber en qué cosas tenemos que invertir, debatir qué cosas dejan de ser prioridad”, volvió a señalar Frigerio y justificó el ajuste en que el país debe “gastar lo que ingresa”. Con estas palabras, parece dar a entender que la ciencia está lejos de ser algo prioritario.

DESFINANCIAMIENTO INMORAL – Conicet fue reconocido mundialmente por encima de la NASA, pero acá no llegan a fin de mes

El reconocido ranking mundial de instituciones Scimago ubicó al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas en el puesto 21 en una lista con 484 instituciones, y por encima de la NASA. Es triste: el mundo reconoce lo que aquí, el gobierno, desmerece.

Mucho se habla de la meritocracia cuando se menciona al actual gobierno nacional y sus múltiples campañas donde se romantiza la pobreza y se le suelta la mano a quien no tiene oportunidades “porque debe ganárselas”.

Ahora, los científicos más calificados de este país, la institución máxima de la carrera en investigación, en ciencia y en tecnología está siendo desfinanciada. Y aquellos científicos que con sus méritos llegaron al Conicet con los mejores puntajes, habiéndose quemado las pestañas estudiando, demostrando diariamente que merecen reconocimiento y resarcimiento económico hoy no pueden trabajar (¿y ahí dónde está la meritocracia?).

Por suerte, el mundo la sigue reconociendo como institución de primera calidad y hoy fue colocada en el puesto 21 dentro de una lista enorme de 484 instituciones de todo el mundo. Un número por encima de la NASA en el ranking Scimago.

Este año al Conicet solo entraron 450 participantes de los 2595 que aplicaron, casi nulos los investigadores del interior del país, quienes salen a manifestarse casi a diario por la falta de presupuesto para la ciencia y la investigación.

Retraso en sus salarios, vaciamiento de las instituciones, falta de presupuesto para los insumos científicos y demás cosas son las que los científicos reclaman, en una institución que es indispensable para el crecimiento del país a nivel intelectual, a nivel salud y a nivel tecnología entre muchísimas otras áreas.

Nicolás Dvoskin es uno de los 2145 que no pudo ingresar a la carrera. “Yo entré al Conicet como becario doctoral en 2011 y en 2015 gané la beca posdoctoral. Hice todo en tiempo y forma. Pero cuando en 2017 me presenté para la carrera, doblemente recomendado, la única razón que me dieron para negármela fue la falta de presupuesto. En 2018 volví a intentar y me pasó lo mismo, le dijo en entrevista con TN.

Ahora, Nicolás vive en Alemania donde es becario posdoctoral en  la Universidad Católica de Eichstat. 

Lo triste es que se vive una fuga de cerebros que podrían hacer grandes aportes y ser recursos de progreso en el país. Pero no, acá no llegan a fin de mes y se van a vivir afuera, a aportar a un país donde pueden desplegar sus conocimientos.

“Lo paradójico es que este mismo proyecto está cofinanciado por el Ministerio de Educación argentino. Es decir, me pagan por investigar la economía latinoaméricana en Alemania, en vez de poder estudiar esto en mi país y contribuir en recursos“, resaltó Nicolas Dvoskin, economista.

¡Y falta dejar aclarado que en los ’90 el ex Ministro Domingo Felipe Cavallo mandaba “a los investigadores y científicos “a lavar los Platos”” y la argentina se escandalizaba… hoy el Ministro Rogelio Frigerio nieto (Si su abuelo volviese a la vida la emprendería a las patadas con su nieto) explica con desdén que la investigación en la Argentina “no tiene prioridad en eta etapa de crisis”, una barbaridad absoluta!

Buenos Aires, 9 de mayo de 2019

Arq. José Marcelino García Rozado

Se el primero en comentar en "CONICET DESFINANCIADO Y SIN SER DE INTERES PARA EL GOBIERNO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*