EL GATO Y LOS RATONES

¡A Perón le gustaba repetir una frase, que el discípulo de Platón, Aristóteles, la instaló en el mundo de los griegos: “La verdad es la única realidad”
Tiempo después, la frase se fue acomodando y se invirtió aquello para decir que la realidad era la única verdad.
Platón, que se manejó más en el mundo de las utopías, cuando ingresó en el mundo de la verdad y la mentira, aceptaba que existían algunas mentiras para tapar la crueldad de algunas verdades.
Aristóteles, San Agustín, Kant, por nombrar distintos tiempos de diversos filósofos, no aceptaban el mundo de la mentira.
Sin embargo, el mundo está construido sobre mentiras que la historia asigna como verdades y al decir del ministro de propaganda de Hitler, una mentira repetida se transforma en una verdad.
Joseph Goebbels textualmente decía: “Mentir…mentir…mentir… algo siempre queda”
Instalado en esta idea, Mauricio Macri maneja la última mentira en un frágil proyecto de 10 puntos, vacío de contenido, pero que esconde dos verdades: aceptar la herencia de la deuda por ellos creada, y la reforma laboral.
El “mejor gabinete de los últimos cincuenta años”, aquel de los globos y el cotillón, el de la pobreza cero, el del pleno empleo, la fiesta de la alegría, los brotes verdes, los que pomposamente se llamaron “cambiemos”, de todo este arsenal de mentiras cumplieron una sola verdad:
Cambiar, cambiamos… para peor.
Para el presidente que suscribe al eje Londres – Washington – Tel Aviv, le vamos a usar una frase de Abraham Lincoln: “Nadie tiene la memoria para mentir siempre; podrán engañar a alguien siempre, pero no podrán siempre engañar a todos”.
Y la realidad indica que el oro argentino está en Londres, que firmaron deuda por cien años, que pidieron el mayor préstamo mundial del Fondo Monetario, que quebraron la industria nacional, aumentaron los pobres, los indigentes, y nos quitaron la sonrisa al pueblo argentino.
Esos diez puntos vacíos no buscan ni consenso ni unidad, sino complicidad. Y al presidente conviene recordarle que no hay peor ignorante que el que ignora su ignorancia.
Porque en la historia se miente permanentemente, existe el revisionismo histórico.
Ahora que los ratones se llevaron todo el queso, el gato está desorientado.
Como los ratones suelen escaparse por lugares donde no anda el gato, el felino regresa manso para que otros lo acaricien. Por eso los diez puntos.
Para que Mr President, who speaks english correctly, would be like Tom and Jerry.
Dicho en el español que tanto le cuesta, es algo así como “para el Presidente que habla inglés correctamente, sería como Tom y Jerry”.
Donde el gato y el ratón viven en la misma casa.
Por suerte todo nace, se reproduce y muere en un ciclo maravilloso de la naturaleza, y no hay gato que sea eterno, ni ratones que no muerdan el queso envenenado.
No fue filósofo, tampoco un gran pensador, pero sí un emblema de lucha de los trabajadores, y a un “mantequita llorón” de Raúl Alfonsín, Saúl Ubaldini contestó “mentir es un pecado, llorar es un sentimiento”
Sin querer, Saúl devolvía la discusión sobre ética, religión y moral, y sobre el hombre y la mentira.
Nosotros nos quedamos con una verdad incontrastable, indiscutible, impactante. El 7 de mayo se cumplen 100 años del natalicio de Eva Duarte, Evita, la que entre tantas cosas reflejó una frase – sentencia: “Donde hay una necesidad, hay un derecho”
Los diez puntos de Macri quieren cercenar los derechos, es decir, nos vuelve a crear más necesidades. Y a pesar de todo quiere seguir siendo presidente.
Del pueblo argentino depende”.
Hasta mañana a las 6 por AM 650 Radio Belgrano.
Miguel Angel De Renzis

Se el primero en comentar en "EL GATO Y LOS RATONES"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*