ENTRE LA REALIDAD Y EL RELATO – LOS 100 AÑOS DE EVA DUARTE, LOS 72 DE APOLD EN CASA ROSADA

El 07/05/1919 nació María Eva Duarte, esposa y colaboradora de Juan Domingo Perón en la construcción de lo que fue el Movimiento Peronista, mucho más importante que el Partido Justicialista, y que es lo que le ha permitido perdurar en el tiempo. Infrecuente líder de masas, ‘Evita Perón’ murió joven, apenas 33 años, por un cáncer uterino.

No es el propósito cuestionar el personaje ni agredir su memoria sino exponer un interrogante legítimo: ¿cuáles fueron las similitudes y cuáles las diferencias entre la María Eva Duarte de Perón verdadera y la que construyó Raúl Apold, el comunicador del peronismo?

El interrogante es polémico, y su respuesta mucho más. Sin embargo, más allá de sus virtudes personales, Eva Duarte gozó de una impecable tarea de construcción de imágen pública diseñada y ejecutada por Apold, cuya memoria, con todas sus contradicciones y matices, rescató la periodista Silvia Mercado (‘El Inventor Del Peronismo’) hace algo más de un lustro.

Eva María Duarte nació en Provincia de Buenos Aires (o en Los Toldos o en alguna área rural cercana o en Junín, cabecera del Partido de General Viamonte), el 07/05/1919, de acuerdo a su certificado de nacimiento, un documento que, por entonces, era de redacción a veces imprecisa.

De origen humilde, resulta inevitable reconocerle cualidades de esfuerzo para ingresar a la movilidad social, llegando a actriz en Ciudad de Buenos Aires: radioteatro, cine, teatro. Sin embargo, en esa escalera de ascenso sociocultural ella llegó más lejos al casarse con el entonces secretario del Trabajo, el ya poderoso coronel Juan Domingo Perón, quien más tarde, ya Presidente de la Nación, la hizo mucho más que primera dama. ‘Evita’ fue presidenta del Partido Peronista Femenino y de la muy gravitante Fundación Eva Perón.

Sin embargo fue Raúl Apold quien la promovió a “Jefa Espiritual de la Nación”, en algún momento de 1952. Esa categoría no tiene fecha de vencimiento, aún cuando ella falleció el 26/07/1952.

Todo fue vertiginoso en la vida de Eva Duarte. A los 24 años ella se conoció con Perón, quien tenía 48 años, el sábado 22/01/1944. Perón estaba al frente de la Secretaría de Trabajo y Previsión de la Nación. A Eva le quedaban apenas 9 años para ingresar en la historia, convertirse en ‘Evita Inmortal’.

Eva Duarte se casó con Perón el 22/10/1945, quien ganó las elecciones el 24/02/1946 y asumió el 04/06/1946. En aquel tiempo la residencia presidencial se encontraba donde hoy día se levanta la Biblioteca Nacional.

Ella impulsó y logró en 1947 la sanción de la legislación de sufragio femenino. Todavía no había Fundación Eva Perón (1948) ni Partido Peronista Femenino (1949).

Pero en enero de 1947, Raúl Apold fue designado Director General de Difusión de la Subsecretaría de Informaciones y Prensa, cargo que retuvo cuando asumió como director del diario Democracia, cabecera de la cadena de medios oficialistas.

Eva era carismática, apasionada, joven, bonita, de origen humilde, oradora efervescente, y funcionaria diligente: un producto que sin duda facilitaba la tarea de Apold, quien también tenía su genio como estratega y operador de medios y relacionista público.

Apold había sido secretario del general Pablo Riccheri, luego ascendió y escribió deportes en el diario yrigoyenista La Época, más tarde escribió sobre temas aeronáuticos en El Mundo y así conoció a Perón, quien se desempeñaba en el Ministerio de Guerra. Apold era un ‘buscavidas’, quien en algún momento conoció a Eva Duarte, que trabajaba en Radio Belgrano.

La tarea de Apold no fue valorada por la mayoría, hasta el rescate reciente de Silvia Mercado (en la cultura peronista hay cierta reticencia a debatir algunas cuestiones y a profundizar en ciertos personajes), pero es difícil de imaginar cómo habría resultado la épica del peronismo sin Apold. Imposible conocer la trascendencia popular de Eva Duarte de Perón sin la tarea a destajo de Apold.

Un extremo: al comunicar el fallecimiento de Eva Perón, Apold cambió la hora del suceso –que era 20:23– por  20:25, que consideró más recordable: “las 20:25, hora en que Eva Perón pasó a la inmortalidad”.

Apold trabajó la multimedia antes que existiera la multimedia. También las listas negras y otros excesos. Curiosamente, el matrimonio Perón o toleró o convalidó u ordenó las decisiones de Apold. El hijo de Domingo Mercante reveló que un día escucharon a ‘Evita’ muy enojada con el abogado y canciller Juan Atilio Bramuglia y, a partir de la entrevista que ella tuvo con Apold al día siguiente, ningún medio lo mencionó más. Lo mismo sucedió con Oscar Ivanissevich y con Ramón Carrillo.

La consigna “Perón cumple, Evita dignifica” -idea de una sociedad de poder que muchos no creen que haya sido así- resultó uno de los inventos más apreciados y perdurables de Apold. El lema los trascendió a todos. Probablemente es lo que se rinde homenaje hoy 07/05/2019.

VIDEO : https://youtu.be/cMrVm7j4nzU

Maria Eva Duarte, como nació; Eva Perón, como se la conoció en sus últimos años; o Evita, como el pueblo la bautizó, fue una figura que rompió todos los precedentes históricos y definió una modalidad política nunca vista hasta entonces. Durante el breve período de su actuación, al lado de Perón, fue el centro de un creciente poder y se convirtió en el alma del movimiento peronista, en su esencia y en su voz. Adorada y a la vez odiada por millones de argentinos, lo que jamás provocó fue la indiferencia.

Biografía de Eva Perón

«Si me preguntasen qué prefiero, mi respuesta no tardaría en salir de mí: me gusta más mi nombre de pueblo. Cuando un pibe me nombra «Evita» me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama «Evita» me siento con gusto «compañera» de todos los hombres.» (Fragmento del libro «La razón de mi vida» escrito por Eva Perón en 1951).

María Eva Duarte nació en el pueblo de Los Toldos, provincia de Buenos Aires, el 7 de mayo de 1919. Ella, su madre Juana Ibarguren, y sus cuatro hermanos formaban la familia irregular de Juan Duarte, quien falleció cuando Evita tenía seis o siete años. En esa época, se trasladaron a la ciudad de Junín, donde Eva permaneció hasta 1935.

Se sentía asfixiada por el ambiente pueblerino y entonces, con tan sólo 15 años, decide mudarse a Buenos Aires buscando convertirse en actriz. Sola, sin recursos ni educación, se enfrenta con un mundo hostil y duro, cuyas reglas desconoce. Pero triunfa: llega a ser actriz de cierto nombre, a salir en tapas de revistas y a encabezar un programa de radio muy escuchado.

Sin embargo, su destino era otro. En enero de 1944, María Eva Duarte conoce al coronel Juan Domingo Perón en un festival que la comunidad artística realizaba en beneficio de las víctimas de un terremoto que había destruido la ciudad andina de San Juan pocos días antes. En el mes siguiente, ya vivían juntos y dos años más tarde regularizaron la relación, contrayendo matrimonio en una ceremonia íntima y que no trasciende al público. En febrero de 1946, tras una campaña electoral en que la presencia de Evita fue marcante, Perón es electo presidente de la Argentina.

La oposición le trasladó a ella la antipatía y el rechazo que sentían por Perón. El ascenso vertiginoso de «esa mujer» de orígenes humildes, pasado dudoso y de tan sólo 27 años fue para muchos argentinos un motivo más de repudio.

En su rol de primera dama, Eva Perón desarrolló un trabajo intenso, tanto en el aspecto político como en el social. En cuanto a la política, trabajó intensamente para obtener el voto femenino y fue organizadora y fundadora de la rama femenina del peronismo. Esta organización se formó reclutando mujeres de distintas extracciones sociales por todo el país.

En el aspecto social, su trabajo se desarrolló en la Fundación Eva Perón, mantenida por donaciones de empresarios y de los propios trabajadores. Creó hospitales, hogares para ancianos y madres solteras, dos policlínicos, escuelas e incluso una Ciudad Infantil. Durante el año, brindaba asistencia a los necesitados y organizaba torneos deportivos infantiles y juveniles.

El otro bastión, y tal vez eje principal de su popularidad, fue constituido en torno a los sindicalistas y a su facilidad y carisma para conectarse con las masas trabajadoras, a quienes les llamaba sus «descamisados».

Eva Perón falleció el 26 de julio de 1952, con tan sólo 33 años y sin dejar hijos, por ocasión de un cáncer de útero. El dolor popular no la abandonó en un velatorio que duró más de 15 días, y no la abandonaría jamás. En el imaginario popular, Evita se convirtió para muchos en una especie de santa patrona.

DISCURSO EN EL DÍA DE LA LEALTAD PERONISTA (1951)

VIDEO: https://youtu.be/cMrVm7j4nzU

Evita y la moda

En contradicción, o no, con su arduo trabajo social, Eva Perón se convirtió además en un indiscutible ícono de la moda durante su corta vida pública. Aunque el rodete bajo y los labios rojos hayan sido su «marca registrada», el estilo de Evita también incluía vestidos exuberantes, lujosos tapados de piel, joyas carísimas y más de 300 pares de zapatos. Fue clienta fiel de las principales casas de alta costura de Buenos Aires de la época y también del estilista francés Christian Dior, quien llegó a afirmar: «la única reina que vestí fue Eva Perón».

Homenajes a Evita

EN BUENOS AIRES, ARGENTINA

Además de figurar en el billete de 100 pesos argentinos desde 2012, como alternativa a la imagen del ex presidente Julio Roca, existen diversos homenajes a Evita distribuidos por todo el país. Abajo indicamos los principales en la ciudad de Buenos Aires:

Museo Evita (Lafinur 2988, Palermo, Ciudad de Buenos Aires) El museo está instalado en una antigua casona y exhibe fotos, documentos, cartas, vestidos, joyas, revistas y juguetes que son testimonio de la vida y obra de Eva Perón. Además, tiene un café y restaurant al estilo de los años 1940 y una tienda de recuerdos. Abre de martes a domingo y feriados, de 11h a 19h.

Cementerio de la Recoleta (Av. Quintana y Junín, Recoleta, Ciudad de Buenos Aires) Pese a protestos por sus orígenes humildes, Evita pudo ser enterrada en este exclusivo cementerio y hoy sus restos reposan en la cripta de la familia Duarte. La tumba es modesta pero muchísimo buscada por turistas. Los guardias pueden dar indicaciones sobre como encontrarla.

Monumentos de la Biblioteca Nacional (Plaza Mitre, Av. del Libertador entre Agüero y Austria, Ciudad de Buenos Aires) El área verde alrededor de la Biblioteca Nacional exhibe dos monumentos en homenaje a Evita, ya que en este predio se ubicaba la antigua residencia presidencial en la que vivió con Perón. El primero, de 1999, es una estatua realizada en bronce por el artista Ricardo Gianetti. El segundo, de 2014, es una escultura colorida de Eva y Perón sentados en un banco junto al perro que tenían como mascota, obra de Fernando Pugliese.

Murales de la Avenida 9 de Julio Desde 2011, el edificio sede de los Ministerios de Desarrollo Social y Salud (ex MOP), ubicado en el cruce de las Av. 9 de Julio y Av. Belgrano, exhibe dos murales gigantes en acero con la figura de Evita, obras del artista plástico Alejandro Marmo.

Perón Perón Resto Bar (Ángel Carranza 2225, Palermo, Ciudad de Buenos Aires) Un restaurante abiertamente político, cuya ambientación está llena de evocaciones al peronismo y al kirchnerismo, incluyendo un «altar» a Evita y la reproducción periódica de la «marcha peronista» (himno del partido). La propuesta culinaria son platos típicos de la cocina criollaargentina, al estilo casero y con porciones abundantes.

El Santa Evita (Julián Álvarez 1479, Palermo, Ciudad de Buenos Aires) El restaurante Santa Evita fue creado en septiembre del 2018 por el ex chef del Perón Perón. La carta sigue la impronta de cocina argentina auténtica, abundante y con toques gourmet. El local tiene un enorme mural de Evita, además una tienda de merchandising con remeras y otros objetos.

INTERNACIONAL

Evita, el musical  La referencia más perdurable a Evita en el extranjero es indudablemente el musical de mismo nombre producido por los ingleses Andrew Lloyd Weber y Tim Rice, e inmortalizado por la canción «No llores por mí, Argentina» (Don’t cry for me, Argentina). El debut fue en 1978 en el West End de Londres y en 1979 en Broadway de Nueva York, con Elaine Paige y Patti LuPone en el rol de Evita, respectivamente. En los años siguientes, la obra sería llevada a varias otras capitales del mundo. En 1996, el musical ganó su versión cinematográfica bajo la dirección de Alan Parker y con Madonna como protagonista. La obra se reestrenó en 2006 en el West End y en 2012 en Broadway, esta vez con la argentina Elena Roger en la piel de Evita.

VIDEO: https://youtu.be/x9fNJdq7vVM?list=PLBHOqWcUErt6aWEwGNZ9236gSfdCWZenw

UN SIMPLE HOMENAJE A LA ABANDERADA DE LOS HUMILDES

Se el primero en comentar en "ENTRE LA REALIDAD Y EL RELATO – LOS 100 AÑOS DE EVA DUARTE, LOS 72 DE APOLD EN CASA ROSADA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*