GUSTAVO MARANGONI “EL ACUERDO FUNCIONA CON EL DÓLAR A $45,90 PERO A $47 NO HAY CONSENSO”

LOS 10 PUNTOS DE MACRI
La ronda de diálogo a que convoca la Administración Macri, que intenta recuperar la iniciativa política ante la sucesión de reveses económico, puede funcionar con un dólar a $45,90, tal como concluyó el lunes 06/05, pero si de pronto saltara a $47, ya no habría posibilidad alguna de prosperar en un acuerdo que, por lo tanto, es muy pero muy precario.


Gustavo Marangoni.

¿Acuerdo de gobernabilidad o trampa electoral?, fue la propuesta de Maximiliano Montenegro en su interesante espacio por A24.
La propuesta de la Administración Macri se encuentra atravesada por la Gran Grieta que condiciona a la Argentina y que, si bien fue favorable a la alianza Cambiemos en 2015 y 2017, su fracaso económico le provoca en 2019 un efecto adverso.
Gustavo Marangoni, ex presidente del Banco Provincia de Buenos Aires y ex colaborador importante de Daniel Scioli, evaluó que es un año electoral, y esto resulta en una dificultad: “Competir es diferenciarse y acordar es parecerse. Esto condiciona la negociación. Estuve hace un rato escuchando a Felipe González, quien explicó los famosos Pactos de La Moncloa en la España posfranquista, y él mostraba en un slide las firmas al pie. La suya propia, la de Adolfo Suárez, quien era el jefe del Movimiento, y la de Santiago Carrillo, líder del Partido Comunista exiliado durante 40 años, entre otros. Ellos dijeron que no podían acordar sobre el pasado porque los diferenciaba pero sí sobre el futuro, e hicieron un esfuerzo grande.”.
Pero se dijo muy escéptico con el éxito relativo de los 10 puntos difundidos por la Casa Rosada como el eje de un consenso que el Gobierno Nacional necesita para llegar a octubre. “Y el presidente Mauricio Macri hasta ahora no dijo la verdad: ‘Lo necesito’ es la frase para la ocasión”, agregó.
Montenegro reiteró la vigencia de una Gran Grieta que ubica de un lado el Bien y del otro el Mal, y viceversa. Coincidiendo con esta hipótesis, el posteo presidencial en redes sociales el domingo 05/07 mencionó “la oscuridad” (“y la confrontación permanente”), como los estigmas a escapar, una referencia que pareció tomada de la Guerra de las Galaxias (la Fuerza Oscura), en lo opuesto a una convocatoria para un consenso.
Del otro lado, CFK acaba de publicar un ensayo con características autobiográficas (“Sinceramente”, es el título), donde su opinión acerca de Macri y su gestión alimenta la Gran Grieta. La presentación oficial del ensayo será el jueves 09/05 en la Feria del Libro: ¿cómo podría reivindicar su texto y, a la vez, aceptar un acuerdo con Macri?
El también sociólogo Luis Tonelli consideró importante destacar que la convocatoria a un diálogo no equivale a alcanzar acuerdos. También recordó que la Gran Grieta ha fungido como el gran ordenador de la política argentina hasta ahora, y es difícil imaginar que se la abandone, más allá de las necesidades de cada uno.
También dijo Macri, en su crisis, se encuentra anticipando escenarios al reconocer en forma prematura a CFK como líder opositora, cuando el discurso gubernamental ha insistido en impulsar calificaciones tales como “Jefa de la Banda”. De hecho, en breve CFK se sentará en el banquillo de los acusados pero se pretende que le otorgue un alivio a Macri: todo muy contradictorio.
Tonelli dijo que con la (tardía) invitación a CFK, Macri la está reconociendo como política y no sólo una exPresidenta de la Nación que tendrá que presentarse en los tribunales federales de Comodoro Py.
A Marangoni no le resultó evidente, y lo dijo en varias ocasiones, qué es lo que ganaría CFK participando de la invitación de Macri.
El panel de columnistas presentes coincidió en que aceptar una invitación no equivale ni a ser condescendiente ni a aceptar a libro cerrado el plan de 10 puntos.
Con seguridad, los puntos de CFK serán diferentes, tal como ya lo expresó Roberto Lavagna, quien a su vez dijo estar de acuerdo en sentarse con Macri a debatir.
Dificilmente Macri acepte sentarse él a negociar con sus interlocutores sino que procuraría una mesa de negociaciones pluripartidaria y multisectorial.
Para Macri sentarse con Lavagna resultaría tan tedioso como llamar por teléfono a CFK, y por eso enviará cartas. Ya bastante tuvo con llamar a Sergio Massa, luego de que éste hiciera trascender que no lo habían llamado sino que le habían enviado un mensaje en la red de chat Whatsapp.
Según el economista Fausto Spotorno, a CFK le convendría aceptar el diálogo pensando en el día después al comicio, si gana, ya que los agentes financieros especulan con una preferencia por el default de la senadora nacional y líder de Unidad Ciudadana.
Por ejemplo, de acuerdo a Spotorno, hay un temor generalizado en el mercado financiero a que CFK reestablezaca un control de capitales, y por eso resultaría clave para CFK despejar esta inquietud.
Cuando se sentó a la mesa Daniel Marx, economista especializado en mercados financieros globales, coincidió en la necesidad de despejar escenarios para el día después, y así asegurar así la gobernabilidad de quien le toque administrar.
Monteverde incorporó al análisis la experiencia de Brasil en 2002, cuando el presidente saliente Fernando Henrique Cardoso y el presidente que ingresaba, Luiz Inácio Lula da Silva, firmaron juntos un texto que comenzó a tranquilizar al mercado respecto de lo que ocurriría en caso de un gobierno del Partido Trabalhista, cuando la mayoría especulaba con un incumplimiento de los pagos de deuda pública.
Hay aspectos comunes pero muchos diferentes entre la experiencia de Brasil y la coyuntura de la Argentina.
Por eso Marangoni regresó a la carga con su interrogante acerca de cuál sería el incentivo para participar de un consenso con una Administración que se negó en forma reiterada al diálogo y los acuerdos, y que además está perdiendo en todas las encuestas de opinión pública.
También recordó que, en definitiva, fue Sergio Massa quien invitó a buscar un acuerdo nacional hace 2 semanas, la Administración Macri lo ‘ninguneó’, y ante la situación tan complicada recurrió precisamente a proponer un entendimiento.
Tonelli había explicado, y luego lo reiteraron otros participantes, que la ronda de diálogo puede funcionar con un dólar a $45,90, tal como lo indicaba una información en la pantalla de A24, pero que, si de pronto, saltara a $47, ya no había posibilidad alguna de prosperar en un acuerdo que, por lo tanto, es extremadamente precario.
Buenos Aires, 6 de mayo de 2019
Charla Con Gustavo Marangoni
Ex Presidente del Banco Provincia

Se el primero en comentar en "GUSTAVO MARANGONI “EL ACUERDO FUNCIONA CON EL DÓLAR A $45,90 PERO A $47 NO HAY CONSENSO”"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*