NO SE PONEN DE ACUERDO EN LA ROSADA…

 

Ahora, Macri pide no votar con el bolsillo sino con el corazón

Insólito. La desesperación por los resultados de las últimas encuestas sigue descolocando a la Casa Rosada, que intenta ajustar su discurso electoral, aunque suena un tanto improvisado. Por caso, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, definió días atrás: “el que vote por el bolsillo, debería votar por Macri”. Sin embargo, el presidente Mauricio Macri hoy (5/05) pidió justamente “definirnos mucho más allá de la política, de la gestión, de la economía”.


Macri con Marcos Peña durante un anuncio de gobierno

Desesperado, el presidente Mauricio Macri lanzó una catarata de tuits en tono electoral para anunciar la inauguración del viaducto del tren Mitre, ramal Tigre. Pero dejó una duda: si el votante no evalúa gestión, política y economía, ¿qué cosas debería considerar? El problema es que en esas tres áreas Macri hace agua.
“Todos conocemos las circunstancias que vivimos, sabemos de qué pasado venimos. Este momento es una oportunidad inmensa. Podemos definirnos mucho más allá de la política, de la gestión, de la economía. Es una oportunidad para declarar qué clase de persona somos”, suplicó el mandatario desde su perfil en Twitter.
Sin embargo, el jefe de Gabinete Marcos Peña intentó mostrarse firme: “No hay ninguna posibilidad de que el kirchnerismo reedite las condiciones que tuvo durante sus 12 años en base a quemar todo nuestro stock y reservas de nuestro país para generar esa sensación de bolsillo; eso es una mentira, no hay ninguna duda que si el kirchnerismo vuelve la situación económica del bolsillo de los argentinos va a ser peor que actualmente”
En este sentido, desafió a la opinión pública que vive el día a día por fuerte caída del poder adquisitivo: “el que vote por el bolsillo debería votar por (Mauricio) Macri”.
Macri intentó ir sobre esa línea largoplacista pero lo contradijo al pedir que, justamente, lo evalúen más allá de la economía y la gestión.
Tuits:
Los otros días, en Ensenada, dije que sería muy fácil usar todos los recursos que tenemos -que son pocos- y gastarlos en fomentar el consumo para crear un falso clima de crecimiento.
Es fácil gastar un punto del PBI para crear una ilusión pero cuyas consecuencias después explotan en todas direcciones, como está sucediendo ahora en Venezuela, donde el país se extinguió por las mentiras de un gobierno que destruyó todos los recursos. Eso es fácil.
Como pasó en Argentina, es fácil pintar la fachada de un edificio para inaugurarlo usando la Cadena Nacional y dejarlo todo podrido por adentro. Es fácil, lo vimos durante años y vivimos hasta ahora sus consecuencias.
¿Qué quedó de hacer las cosas así? Un país con millones de personas que no tienen ni cloacas. No hablamos de 5G o de trenes super rápidos, el camino fácil después de 80 años dejó un país que no tiene ni cloacas.
Hacer algo de verdad, cualquier cosa que sea, a cualquier escala, en tu vida diaria, en tu casa, en una ciudad, en un país, definitivamente es difícil. Y cuanto más grande es lo que querés hacer, más determinación y confianza se necesita.
HACER LAS COSAS BIEN. En estos días vamos a inaugurar junto a la Ciudad de Buenos Aires el Viaducto Mitre. Una obra monumental que va a permitir a los trenes que atraviesan la Ciudad cruzar elevados como sucede en todas las grandes ciudades del mundo.
Seamos sinceros: hacer el Viaducto fue una pesadilla para todos los vecinos. Tuvieron que soportar el movimiento de máquinas, ruidos, polvo, calles cortadas; tuvieron que dar rodeos por los desvíos y eso los obligaba a levantarse más temprano para ir a trabajar o a la escuela.
Pero ahora, ahí está el Viaducto. En pocos meses ningún vecino recordará las peripecias que vivió. Sus propiedades serán apreciadas, la gente viajará más rápido y las dificultades que atravesaron serán olvidadas. Ese cambio es el que permitirá después hacer otros aún más grandes.
Todos conocemos las circunstancias que vivimos, sabemos de qué pasado venimos. Este momento es una oportunidad inmensa. Podemos definirnos mucho más allá de la política, de la gestión, de la economía. Es una oportunidad para declarar qué clase de persona somos.
¿Somos de los que creemos que las cosas son fáciles y buscamos resultados inmediatos aunque sean falsos; o somos de los que sabemos que hacer algo, por pequeño o grande que sea, es complejo, pero que eso nos hará mejores, más poderosos y más libres?
Estoy convencido de que en lo más profundo de la mente de cada argentino ese dilema ya fue respondido.
¡Porqué no se ponen de acuerdo y dan un solo discurso es con el bolsillo o con el corazón! ¡¡Por Dios!!
Buenos Aires, 5 de mayo de 2019
Dr. Guillermo Rodríguez
Ex Funcionario Nacional

Se el primero en comentar en "NO SE PONEN DE ACUERDO EN LA ROSADA…"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*