ÉXODO DE EJECUTIVOS EXTRANJEROS: EL ÚLTIMO QUE APAGUE LA LUZ

La situación económica en el 4to año de gestión del actual gobierno y sus perspectivas no sólo espantan hacia afuera a capitales monetarios y cerebros, sino también a ejecutivos extranjeros que habían venido a radicarse al país enviados por las casas matrices de multinacionales (sobre todo vinculadas al consumo, como las automotrices) con la ilusión del despegue argentino prometido por Mauricio Macri y ahora pegan la vuelta. Entre el ascendente costo de vida en pesos, la elevada carga impositiva y la recesión les diezman la capacidad de ahorrar en moneda fuerte. Tampoco Argentina ofrece demasiado atractivo como trampolín para sus carreras dentro del management global de las corporaciones. Si algo le faltaba a ese estado de pesimismo que empuja a emigrar, el Índice de Confianza en el Gobierno que releva la Universidad Di Tella lo acaba de ratificar: la percepción general sobre una eventual mejoría está 10 puntos debajo de la registrada en el último mes de experiencia populista de Cristina Fernández de Kirchner. Hasta los inversores de los fondos internacionales que, según el Morgan Stanley, vienen sobreexpuestos en activos argentinos, palpitan en las encuestas la suerte electoral de Macri para decidir en qué momento saltar, o si dejarán algo para el día después.

“Sigue en baja la percepción en general sobre una mejora en la situación económica, si bien empezó a crecer una versión más moderada de que se mantendrá igual.”

El último Índice de Confianza en el Gobierno (ICG) que elabora la Universidad Di Tella (UTDT) explica los aprestos de una nueva fuga que se gesta puertas adentro de muchas de las empresas extranjeras: la de un número importante de ejecutivos del otro lado del hemisferio, que habían venido a radicarse cuando la Administración Macri desembarcó en la Casa Rosada, en 2015.

Es que desde la corrida cambiaria de mediados de 2018, con la espiral de recesión e inflación que fue tomando velocidad, la capacidad de ahorrar en dólares se les resintió cada vez debido al incesante incremento del costo de vida en pesos. Y ante la falta de horizonte decidieron poner fin a la experiencia.

Así muchos de ellos tramitaron en las casas matrices el pase de sucursal, y quienes lo obtuvieron ya están en tratos con las compañías que se especializan en mudanzas internacionales (un contenedor cuesta unos US$12.000, según los destinos).

Se los podrá ver hacia junio en el aeropuerto internacional de Ezeiza, pegando la vuelta con tiempo para instalarse y anotar a sus hijos en las escuelas previo al inicio del año lectivo al norte de la línea del Ecuador.

Ellos admiten que, a diferencia de cuando son trasladados en la red multinacional con ascensos, su determinación de retirada les hizo resignar sueldo y condiciones de trabajo, pero que “la cosa no daba para más”.

La medición de UTDT les da la razón: sigue en baja la percepción en general sobre una mejora en la situación económica, si bien empezó a crecer una versión más moderada de que se mantendrá igual.

El índice, elaborado en base a llamados telefónicos a 1.204 personas, acumula una caída de 17% comparado con mayo de 2018 y se encuentra 10 puntos debajo del que registró el gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el mes de despedida.

Cambio y fuera

A comienzos de año ya estuvieron levantando campamento 4 empresas enteras:

** la americana General Mills;
** la brasileña BRF;
** VF, propietaria de las marcas Wrangler y Lee, con el cierre de su planta en la localidad bonaerense de Benito Juárez, donde trabajan 200 personas;
** la japonesa Hitachi, que cerró oficinas en el país.

Ninguna de las actividades relacionadas con el consumo interno en Argentina despierta ni una pizca de optimismo.

Nadie espera satisfacción alguna de que lo que pueda deparar este gobierno hasta que expire el mandato, salvo que logre que no se dispare el dólar, y tampoco el panorama poselectoral ofrece demasiadas alternativas para entusiasmar.

Sí es cierto que muchos de los inversores de los fondos internacionales siguen con avidez las encuestas porque un triunfo de Mauricio Macri les justificaría haber mantenido una sobreexposición en bonos adquiridos principalmente entre 2016 y 2017.

Han ido cobrando regularmente los vencimientos de los cupones y, por si las moscas, se cubrieron con CDS (seguros contra default), pero el sostenido nivel del riesgo-país revela algún goteo en tales exposiciones, de modo que daría la impresión de que ni a algunos de los especuladores les terminaría de cerrar la suculenta renta fija macrista.

Un reporte de Morgan Stanley ubica, de todas maneras, al país en 2do lugar, detrás de Brasil, en las preferencias de los fondos de inversión dentro del mercado mundial de bonos emergentes: 2,3 contra 2,1% de los recursos en juego.

Donde no hay protocolos con el Rey ni con el Presidente que valgan es para atraer el interés español en enviar más capitales para estas playas, ni tampoco para las venezolanas.

La escuela de negocios IE Business School detectó en su encuesta anual “12° Panorama de Inversión Española en Iberoamérica” que el 76% de los empresarios de la Madre Patria planifica aumentar sus desembolsos en la región y solo un 23% las sostendrá, mientras el restante 1% las recortará.}

En Argentina, las 49 empresas de bandera roja y amarilla radicadas (BBVA, Santander, INDRA, Telefónica, Iberia, Llorente & Cuenca, Grupo Planeta, NH Hotel Group, Prosegur, son algunas de ellas) se encuentran más a la expectativa de la marcha de la economía, que de los resultados electorales, ya que en general no creen que los cambios políticos vayan a modificar en forma significativa las políticas y el entorno macroeconómico que afecta a la inversión extranjera.

por Chorny Ruben

 

Se el primero en comentar en "ÉXODO DE EJECUTIVOS EXTRANJEROS: EL ÚLTIMO QUE APAGUE LA LUZ"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*