ANDREW YANG QUIERE SER PRESIDENTE – HUAWEI, 5G Y PATENTES

“El Gobierno de USA está 24 años atrasado en tecnología”, dice candidato innovador. Trump reculó pero el PC ya le hizo la cruz: “Comenzó el declive estadounidense”

Andrew Yang es un empresario neoyorquino de 44 años que lanzó su campaña presidencial en noviembre de 2017. Uno de sus objetivos es instaurar la renta básica universal, a la que llama con otro nombre para no ser tildado de “socialista”, aunque advierte que el debate capitalismo/socialismo ha quedado obsoleto. Sus propuestas buscan atender el problema del desempleo surgido a partir de la robotización del trabajo. El conflicto entre China y Estados Unidos por 5G y patentes sigue profundizándose. La decisión del presidente estadounidense Donald Trump de cortar relaciones comerciales entre empresas de su país y de china hizo enfurecer no solo a empresarios asiáticos sino también a inversores de Wall Street. Es que por una cuestión demográfica China es el país más atractivo para hacer negocios. Así las cosas, Trump moderó su impulsividad, pero Huawei le hizo la cruz: “Detener el suministro a Huawei significa que están perdiendo irreversiblemente el mercado de China”.

·         Andrew Yang quiere ser presidente.

Emprendedor y filántropo, neoyorquino, es un candidato inusual por su origen: Yang es hijo de inmigrantes taiwaneses, lo que lo convierte en el 3º oriundo de Extremo Oriente que compite por ser elegido candidato a la Casa Blanca, explica Marcos Merino del portal Xataka. Si se convirtiera en presidente de USA, sería el primer asiático-americano en tener ese puesto.

En las encuestas que miden la interna demócrata -partido al que adhiere Yang-, el joven emprendedor de 44 años no está bien posicionado: apenas le conceden un 2% de intención de voto, muy lejos del “top 3” compuesto por Joe Biden, Bernie Sanders y Elizabeth Warren.

Así y todo Yang tiene propuestas más que interesantes y originales que podrían terminar eyectándolo hacia lo alto de las listas o que al menos podrían terminar volviéndose parte de la agenda de quien resulte nominado como candidato a presidente dentro del Partido Demócrata. 

Los temas de los que se ocupa, adicionalmente, son los temas del futuro (un futuro que ya es presente): su programa básicamente busca responder ante la enorme masa de gente que está perdiendo su empleo a manos de la robotización del trabajo.

Si bien es el tema del momento, ninguno de los otros candidatos parecen dispuestos a considerarlo así. Yang sí: llama a este movimiento el “Gran Desplazamiento”:

Se puede ver claramente con los trabajadores industriales, que pasaron de 19 millones a sólo 12 entre el año 2000 y 2015. El impacto de ese desplazamiento está siendo catastrófico para muchas comunidades, en las que la esperanza de vida ya está disminuyendo a causa de las sobredosis y los suicidios. Tendremos que encontrar una solución económica cuando, dentro de 4 años, el 30% de los centros comerciales estadounidenses haya cerrado y millones de dependientes tengan que irse a su casa.Y cuando, muy pronto, los camiones puedan conducirse solos y 3,5 millones de camioneros generen disturbios porque ya no pueden alimentar a sus familias”.

Yang nació el 13/1/1975, relata CNN. Tiene un hermano mayor llamado Lawrence. Estudió economía y ciencia política en la Universidad Brown y luego en la Escuela de Leyes de Columbia. Proviene del mundo de la alta tecnología. Trabajó en la industria de la salud durante 4 años hasta que en 2006 creó una startup llamada Mahattan Prep, que ayudaba a los jóvenes a prepararse para las pruebas estandarizadas, explica Xataka. En 2009, esta fue adquirida por Kaplan International. Con el dinero que ganó, fundó Venture for America, una incubadora de startups que se establecieran fuera de los típicos hubs tecnológicos de la costa, en comunidades urbanas en decadencia económica, como Nueva Orleans o Detroit, con el fin de revitalizarlas.

Yang defiende la renta básica universal, a la que llama “dividendo de la libertad” para no sonar demasiado socialista. De hecho, Yang ha dicho que el debate capitalismo/socialismo ha quedado obsoleto.

Cree que el gobierno debería proporcionar US$ 1000 mensuales a todos los estadounidenses en edad laboral, lo que debería estar financiado mediante un impuesto a las grandes compañías tecnológicas. “Juntos, podemos construir un nuevo tipo de economía, que ponga a la gente primero”, propone en su plataforma de campaña.

“El Gobierno de USA está 24 años atrasado en tecnología”, aseguró recientemente, según el portal VenturaBeat. Yang considera que esto es así por el cierre de la Oficina de Evaluación de Tecnología en 1995. Es especialmente problemático porque permite que se hagan avances en inteligencia artificial que podrían resultar peligrosos.

Por otro lado, Yang considera que Donald Trump es Presidente de USA hoy exclusivamente por el hecho de que la automatización se llevó 4 millones de empleos industriales, explica Reuters.

Entre otras ideas, Yang propone Medicare para todos y un “departamento de Economía de la Atención” que supervise y regule las redes sociales.

Representantes chinos continúan advirtiendo que el país tomará represalias a la decisión de Donald Trump de bloquear las operaciones de Huawei Technologies en EEUU y ponerlo en “lista negra”, aunque sin especificar qué acciones tomarían.

Esta política impactó en los fabricantes de chips en EEUU, por lo cual el Departamento de Comercio garantizó un plazo de 90 días de indulto para ciertas compañías que utilicen los equipos del gigante chino.

Por otra parte, los proveedores de chips en China vieron alzas en los precios de sus acciones ante la posibilidad de que la empresa tuviera que sostenerse sobre fuentes domésticas de equipamiento.

En el día de ayer el índice MSCI Asia-Pacífico cayó 0,3%, mientras que el índice SCI de China anotó un alza de 1,23%.

Ayer el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, destacó los altos niveles de deuda de las empresas a la vez que aumenta el ritmo de créditos a prestatarios de mayor riesgo. Si bien el endeudamiento corporativo no presenta peligro en la actualidad, alertó sobre las dificultades que generaría a deudores en caso de debilitamiento de la actividad.

·         HUAWEI, 5G Y PATENTES – Trump reculó pero el PC ya le hizo la cruz: “Comenzó el declive estadounidense”

El conflicto entre China y Estados Unidos por 5G y patentes sigue profundizándose. La decisión del presidente estadounidense Donald Trump de cortar relaciones comerciales entre empresas de su país y de china hizo enfurecer no solo a empresarios asiáticos sino también a inversores de Wall Street. Es que por una cuestión demográfica China es el país más atractivo para hacer negocios. Así las cosas, Trump moderó su impulsividad, pero Huawei le hizo la cruz: “Detener el suministro a Huawei significa que están perdiendo irreversiblemente el mercado de China”.

En pocas horas, la presión de empresarios e inversores de Wall Street fue tal que el presidente estadounidense Donald Trump se vio obligado a retroceder sobre sus pasos.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos dio 90 días para que tanto Huawei como las empresas yanki cuenten con servicios de telecomunicaciones. Es que la medida de Trump generaría en lo inmediato un gran apagón en la red.

En tanto, Google teme perder la asistencia de Android en el mercado asiático, así como Apple su poder de fuego industrial a nivel global, donde tiene empresas que producen los aparatos.

Por esta medida, las firmas que cotizan en el Nasdaq perdieron 2% y algunas acciones en Wall Street cayeron hasta el 4%.

Es que una cosa es elevar impuestos, otra muy diferentes es cerrar mercados. Sin dudas, el más perjudicado será Estados Unidos porque el Partido Comunista ya informó que el bloque asiático podría dejar afuera del mercado toda leyenda que diga Made in USA.

A través del Global Times, dejó sentada su postura sobre el “error” que cometió Trump:

Varios análisis se arremolinan sobre hasta qué punto el corte arbitrario de suministro estadounidense afectará a Huawei, algunos de los cuales suenan muy profesionales. Sin embargo, creemos que es el propio Huawei el mejor calificado para hablar sobre este tema. La compañía lleva mucho tiempo desarrollando un plan de respaldo para su tecnología y cadena de suministro. El fundador de Huawei, Ren Zhengfei, y su equipo saben mejor cómo se verán afectados los negocios de la compañía.

La separación de la oferta en los EE. UU. tendrá cierto impacto en Huawei, pero sin duda la influencia será limitada, cuya extensión se decide no solo por los preparativos y la respuesta de la compañía a las crisis sino también por el apoyo de la sociedad china a Huawei para superar las dificultades.

Huawei ya ha realizado serios preparativos en caso de una prohibición de los EE. UU. y estos esfuerzos funcionarán de manera efectiva. De lo contrario, la empresa no habría tenido la confianza de aprovechar el mercado 5G de los países occidentales contra la voluntad de los EE. UU.

El intento de Estados Unidos de sofocar a Huawei no podría ser más obvio ya que comenzó a bloquear a Huawei de participar en la construcción de la red 5G de sus aliados. Huawei debería haberse retirado si no tuviera la capacidad de hacer frente a la situación actual.

Cualquier empresa tendrá que enfrentar dificultades para reorganizar la cadena de suministro luego de que una gran economía se haya visto abruptamente interrumpida. Esta es la realidad que Huawei no puede sortear. Pero sin lugar a dudas, como líder en tecnología 5G con un plan de respaldo, Huawei definitivamente tiene las capacidades más sólidas entre las principales compañías del mundo para resistir el golpe.

Las acciones de EE. UU. interrumpirán la cadena de suministro global para la construcción de la red 5G, que no solo perjudicará a Huawei y China. Huawei tiene muchas patentes tecnológicas en el campo de las telecomunicaciones. Esto restringirá muchas otras empresas. China también tiene la capacidad de interrumpir la cadena de suministro en la que se basan las fuerzas industriales externas.

El corte ha destruido completamente la reputación comercial de las compañías estadounidenses. Este es un verdadero punto de inflexión para que China se despida gradualmente de las principales tecnologías de información estadounidenses, como los chips. Incluso si China y EE. UU. llegan a un acuerdo comercial por fin y Washington reanuda voluntariamente el suministro de tecnología y componentes a Huawei, es poco probable que China utilice una gran cantidad de productos proporcionados por compañías estadounidenses.

Huawei puede sufrir un período de dificultades y sus proveedores estadounidenses también sufrirán pérdidas. La diferencia es que mientras Huawei haga esfuerzos y la sociedad china ofrezca un fuerte apoyo a la compañía, Huawei tendrá un nuevo comienzo para fortalecerse, mientras que los proveedores estadounidenses probablemente verán una continua contracción comercial. Detener el suministro a Huawei significa que están perdiendo irreversiblemente el mercado de China.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos ha causado pérdidas en ambos lados. El dolor infligido a China es temporal. Pero lo que Estados Unidos tiene que enfrentar es el dolor a largo plazo. El llamado desacoplamiento con China es muy probable que sea el verdadero comienzo del declive estadounidense.

Se el primero en comentar en "ANDREW YANG QUIERE SER PRESIDENTE – HUAWEI, 5G Y PATENTES"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*