LA PATRIA

Un pequeño recuerdo de  CIMISS para sus socios

Hablar de la Patria esconde un acto de humildad. Es reconocer que cuando llegué al mundo, pequeño e indefenso, otros me habían precedido. Es reconocer que lo que he logrado no lo hice sólo. Que no somos acreedores de lo que hemos ganado con nuestro mérito y esfuerzo, sino deudores de los empeños de otros que ya no están y hace mucho se fueron.

Hablar de la Patria es reconocer que pude educarme porque hubo quienes hace cuatro siglos decidieron fundar una Universidad que iba a enseñar mucho más de lo que ellos podían aprender. Es advertir que otros construyeron rutas, caminos y puentes que iban a durar mucho más del corto tiempo en que ellos los iban a caminar. Es tomar conciencia de que hace más de doscientos años hubo quienes batallaron contra una potencia colonial, sufrieron y murieron por alcanzar una libertad que ellos mismo no disfrutarían y que yo puedo gozar.

Hablar de la Patria es reconocer que cuando vine al mundo no sólo me recibieron las manos alegres de quienes me habían engendrado, sino millones de manos anónimas escondidas en el tiempo. Hablar de la Patria es mirar para atrás con humildad y gratitud para descubrirme hijo de esa multitud desconocida de manos.

Hablar de la Patria es también mirar al costado, ver a otros hijos de esa muchedumbre generosa, ausente, y reconocer en sus ojos a mi hermano.

Mariano Moreno

“Allí donde partir es imposible

donde permanecer es necesario

Donde nunca se está del todo solo

donde cualquier umbral es la morada

Allí donde se quiere arar y dar un hijo

Allí donde se quiere morir…

allí está la Patria”.

Cimiss

Se el primero en comentar en "LA PATRIA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*