CRISIS ECONOMICA Y DERRUMBE

El derrumbe de Macri no necesita traducción: Ya ni en Neuquén pueden pagar la luz

La noticia sorprende no por el hecho en sí, que se reproduce a lo largo del territorio, sino porque refiere a la “próspera Neuquén”, donde se ubica Vaca Muerta, y donde llegan muchos argentinos en busca de alguna salida laboral. Allí, donde se suponía que la economía no corría en paralelo a la nacional, donde llegan las inversiones, donde las escaladas del dólar hizo que las regalías se dupliquen, la prensa informa que “unas 35 mil familias ya no pueden pagar la luz”.

 

Hace poco más de un mes, Mauricio Macri anunció, entre otros, que absorbería mayores costos de electricidad para que no aumenten las tarifas de la luz. Sin embargo, fijar los valores de estas facturas es competencia de las provincias por lo que, prácticamente, mes a mes, los usuarios ven cómo crecen sus facturas.

Y como no puede ser de otra manera, en la proporción inversa se dirige la imagen de Mauricio Macri, cuyo derrumbe no necesita mayores explicaciones, pues, casi no quedan datos positivos que mostrar.

Así quedó demostrado en la “próspera” Neuquén, la “tierra prometida” donde florece Vaca Muerta, donde arriban cientos de argentinos en busca de trabajo, donde el dólar y el petróleo lograron que se dupliquen los ingresos por regalías, donde… hoy 35.000 personas no pueden pagar la luz.

Lo dijo el presidente de la cooperativa CALF, Carlos Ciapponi, al diario ‘La Mañana de Neuquén’, al que detalló que la morosidad entró en crecimiento a partir de septiembre de 2018, tras una seguidilla de incrementos del valor del servicio decretada por el gobierno nacional que repercutió fuertemente en la región. El año pasado, la provincia registró casi un 52 por ciento de inflación anual, lo que disparó el costo de la canasta básica, un factor que fue determinante para que la gente comenzara a ajustarse en distintos aspectos.

Es por esto que el 35% de los 100 mil usuarios busca que la cooperativa les otorgue un financiamiento para poder cubrir el saldo en cuotas, ya que una de las principales preocupaciones de los vecinos es que les corten el servicio. Al respecto, Ciapponi fue categórico y aseguró: “La gente no puede pagar las facturas”.

Consideró que, ante esta problemática, solo tiene dos opciones: cortarles el servicio a los usuarios o dejar que sigan usándolo a pesar de la mora. “A mí las autoridades solo me dejaron el alicate para cortar los cables, pero la decisión es clara: no vamos a cortarle el suministro de energía a nadie”, afirmó.

En este sentido, señaló que, si se genera una deuda con Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) por la falta de pago, encontrarán una forma para saldarla. En tanto, subrayó que el Estado nacional beneficia a las distribuidoras privadas, mientras que es más exigente con las cooperativas.

Sobre lanzó: “es una sociedad anónima que responde a los intereses de las generadoras, que en 2018 ganaron miles de millones de pesos a costa de los bolsillos de los neuquinos”. Recordó que hay firmas que tienen deudas millonarias desde 2002 y que, sin embargo, la empresa que regula el mercado mayorista presiona a CALF, que solo debe tres meses. “Nosotros tenemos que hacer ese trabajo porque no hay nadie más que lo haga, por eso nos peleamos con el Gobierno”, dijo.

Por supuesto, el problema va más allá de la luz y más allá de Neuquén. Ayer se difundieron datos de la explosiva demanda de créditos a la Anses, cuyo sistema de turnos quedó al límite.

Se trata de los créditos que lanzó el Gobierno cuando anunciaba lo de la luz hace mes y medio.

Ya se entregaron más de 1.784.099 préstamos, a una tasa que está en torno al 50% anual, por debajo de las de mercado, cuando en 2017 y 2018, se otorgaron 3 millones en cada año.

La mayor parte de la nueva tanda fue a parar a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), a quienes ya les desembolsaron 1.042.542 créditos. Le siguieron quienes cobran asignaciones familiares, a donde se destinaron 382.133.

Por su parte, los jubilados pudieron sacar unos 301.256 préstamos y quienes tienen pensiones no contributivas, 58.168.

En total, los turnos para los créditos a jubilados sumaron 592.742.

Según publicó el diario ‘BAE’, entre los encargados a la atención al público comentan que se viven situaciones extremas: beneficiarios que ingresan llorando y piden desesperados para acceder al crédito porque no pueden hacer frente a sus gastos diarios en comida.

En ese sentido, señalan que el sistema de turnos colapsó y ya no pueden solicitarse por la página del organismo.

De acuerdo a una encuesta oficial realizada en base a los pedidos telefónicos que se hicieron al número 130, el 47% dice utilizar los préstamos para la construcción y refacción del hogar y un 22% para la compra de alimento o de indumentaria y calzado.

El 17% lo usó para pagar deudas, el 7% para atención médica y gastos de salud y sólo el 2% para iniciar algún emprendimiento, el mismo porcentaje que quienes los adquirieron para comprar productos del hogar.

En este contexto, el impacto en las urnas es inevitable.

 

POR Gregorio Reynoso

Neuquen, 29 de mayo de 2019

Se el primero en comentar en "CRISIS ECONOMICA Y DERRUMBE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*