5G O EL DOMINIO DEL FUTURO

Nº2023 – 06 AL 12 DE JUNIO DE 2019

Mientras en nuestro país nos abocamos a seguir el proceso democrático con las elecciones internas, lo que ocupará todo el mes de junio, el mundo se debate en una crisis de proporciones inauditas por razones que son difíciles de entender. Se escucha hablar de la “nueva guerra fría”, la “batalla por la hegemonía mundial”, la “nueva arma de destrucción masiva” de China, se realizan graves acusaciones de espionaje y ya hay funcionarios destacados presos. Como muy bien lo resume en su muro de Facebook el observador político argentino Hugo Flombaum: “Mientras los burócratas se divierten con supuestos nacionalismos, el mundo se debate entre Google y Huawei”.

En definitiva, la crisis comercial desatada entre Estados Unidos (EE.UU.) y China, recrudecida en las últimas semanas, muestra que el futuro se centrará en el control de la nueva revolución industrial, provocada por la quinta generación de telefonía móvil (el 5G). Su incidencia es central en la inteligencia artificial, el desarrollo de automóviles autónomos y, lo más grave, en la aplicación militar, que daría ventajas incalculables a quienes mejor desarrollen esa herramienta.

“El 5G marcará el comienzo de lo que llamamos la era de la invención. Es mucho más profundo que lo que vimos antes con el paso al 4G o cualquier avance anterior. Y no es una exageración. El 5G y la inteligencia artificial significarán miles de millones de elementos conectados, enormes cantidades de datos y todos ellos en la nube. Cambiará la forma de compartir archivos, las compras online o la reproducción de contenidos”, dijo Cristiano Amon, presidente de Qualcomm en el Congreso Mundial del Móvil (MWC19) en Barcelona.

¿Y cuál es el problema? Simplemente, que China lleva la delantera en el desarrollo de esa tecnología. ¿Qué implica esto? Una supremacía militar china, según informó con preocupación el Pentágono al Congreso de EE.UU. En un documento de recomendaciones publicado por el Atlantic Council, uno de los grandes laboratorios de ideas de Washington­, el general retirado James L. Jones sostiene que “si China controla la infraestructura digital del siglo XXI, explotará su posición para sus propósitos de seguridad nacional y tendrá una influencia coercitiva en EE.UU. y sus aliados, ya que estas redes procesarán todo tipo de datos y China desde luego las usará para llevar a cabo espionaje”.

La reacción del presidente Donald Trump fue firmar una orden —cuya vigencia está postergada por tres meses— que prohíbe a las empresas estadounidenses usar equipos de telecomunicaciones de compañías extranjeras. El argumento es responder a “actos maliciosos favorecidos por Internet, incluido el espionaje económico e industrial en detrimento de Estados Unidos y su población”. En pocas palabras, si antes criticábamos las limitaciones impuestas a Google y otras herramientas digitales por el gobierno chino, hoy está haciendo exactamente lo mismo el gobierno norteamericano. El problema es que Trump no puede creer que su “gran país” quede fuera de la carrera por el 5G, y va a hacer todo lo que esté a su alcance para evitarlo, por más que termine perjudicando a todos.

Mientras muchos expertos del tema consideran que el terreno perdido por EE.UU. difícilmente se pueda recuperar, la definición parece estar en manos de los demás países, en la medida en que adopten una u otra opción. Europa estará en el centro de la discusión y también América Latina, que es uno de los principales productores de litio y niobio, dos metales fundamentales en el desarrollo de la tecnología de punta.

Esta situación recuerda la competencia entre EE.UU. y la URSS por ser el primero en plantar bandera en la Luna, o la disputa por la autopista de la información que se terminó liberando con la llegada de Internet. Ojalá que, como en esas oportunidades, las tensiones se vayan diluyendo en la medida en que las partes en conflicto vean que el volumen de esta cuarta revolución industrial dejará negocios abiertos para todos.

Editorial de Búsqueda de esta semana.

Buenos Aires, 7 de junio de 2019

Dr. Jesús Alberto Otero

Créditos a quien corresponda

Se el primero en comentar en "5G O EL DOMINIO DEL FUTURO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*