CIFRAS DRAMÁTICAS – CIERRAN 25 EMPRESAS POR DÍA – “SEDICIOSO Y FASCISTA”

El drama de las PYMES: Cierres, por cientos, y despidos, por miles. Exclusivo para dueños de Pymes: Despido, cierro, pido la escupidera…  El precio del pan pasó los $100 y piden la intervención del Gobierno

Desde IPA (Industriales Pymes Argentinos) informan que en el último año, quebraron 1.500 pymes industriales y se perdieron 50.000 empleos, desde la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) y la Asociación de Empresarios Nacionales (CEEN) contaron “50 cierres por día” y mes a mes, la pérdida de “miles de empleos”. Más de 9500 Pymes bajaron la persiana en los 3 años largos de gestión que lleva la Administración Macri. El kirchnerista Centro de Economía Política Argentina (CEPA) contabilizó en el mismo lapso 2.982 casos judiciales entre quiebras y concursos preventivos y 246 procedimientos preventivos de crisis presentados por empresas para flexibilizar los convenios laborales. Por 9no mes se retrajo la producción industrial de las Pymes debido a la fuerte caída de la demanda, y el sector trabaja con el 52,9% de su capacidad instalada. Tener al personal de brazos cruzados sin que las ventas aporten el dinero, ni haya financiación civilizada para liquidarles los sueldos, coloca a los dueños de las firmas con menos de 200 empleados, que ocupan al 64% de la plantilla asalariada nacional, en la encrucijada de suspender, despedir, presentar procedimientos preventivos de crisis, como hizo recientemente la embotelladora de Coca Cola, concursar en la Justicia o directamente cerrar dejando a muchas familias. El precio del pan pasó la barrera psicológica de los $100 y desató un escándalo. Los panaderos culpan a los dirigentes del sector empresario y a los molineros por el aumento, y desde los sindicatos de Panaderos reclaman la intervención del Gobierno bajo el argumento de que aumentar el precio del pan repercute “no solo en el bolsillo de los trabajadores sino también en la inflación y la canasta de bienes y servicios y esto los dirigentes empresarios y los molineros los saben y pesar de todo toman actitudes inconsultas y autoritarias vaya a saber porque intereses inconfesables”.

Unas 50 pequeñas y medianas compañías están cerrando por día en la  Argentina debido a la crisis económica, advirtieron en la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) y en la agrupación Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC).

Durante los últimos tres años estas dos entidades y otras que representan a las pymes y al empresariado nacional han venido señalando que “las políticas en curso llevarían a inevitablemente una crisis económica, productiva y social como la que actualmente padece el país”.

Según señalaron las entidades, esto “ocurre cuando se privilegia la especulación, el endeudamiento, la concentración, la extranjerización económica por sobre el desarrollo de aparato productivo nacional, el trabajo y el bienestar del conjunto los argentinos”.

En este escenario hay una coyuntura en la que, según las entidades APYME y ENAC, “cierran 50 empresas por día y se pierden, mes a mes, miles de empleos”.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios y la Asociación de Empresarios Nacionales se propusieron realizar acciones conjuntas de cara a un próximo período de gobierno y proponer una agenda de “políticas de Estado para la reconstrucción de una Argentina productiva”.

“Nos mueve el convencimiento de que éste es el camino para superar la devastación generada, una vez más, por un modelo económico excluyente y anti industrial como el que promueve el actual Gobierno, cuyo único objetivo es la transferencia de recursos desde las fuerzas del trabajo y la producción hacia los sectores concentrados y especulativos, locales y globales”, manifestaron las entidades.

Los dirigentes del sector pyme consideraron que su desafío como empresarios y ciudadanos comprometidos con el país es realizar “un aporte para el indispensable debate por la recuperación de un proyecto productivo nacional con equidad social, en el que confluyan el empresariado pyme, urbano y rural, trabajadores, cooperativistas, científicos, estudiantes, profesionales y resto de los sectores perjudicados por el actual modelo”.

También las pymes industriales advirtieron ayer por la pérdida de empleo en el sector. Hubo un almuerzo organizado por los Industriales Pymes Argentinos (IPA), cuyo titular Daniel Rosato cuestionó el decreto 361 que eximió de la tasa estadística a las importaciones de bienes de capital usados para Vaca Muerta.

“Queremos que se revea el arancel. Tenemos que lograr que Vaca Muerta derrame. Esta medida deja en crisis al sector metalúrgico y si no se revierte se va a profundizar más, con una posible pérdida de 10.000 puestos”, planteó Rosato.

“En los últimos 5 años más de 3.000 pymes cerraron sus puertas o se vieron forzadas a pasar a la informalidad. Ello representa una caída del -6% en el número de empleadores industriales pymes”, puntualizó IPA en el informe, según publicó el sitio ‘iProfesional’.

“Los últimos 12 meses fueron particularmente crudos: cerca de 1.500 pymes quebraron o redujeron a 0 su plantilla de trabajadores”, detallaron, y aclararon que “este último año da cuenta de la mitad de la mortandad de pymes industriales de los últimos 5 años”. “La industria del juicio es responsable buena parte de este desastre”, planteó la entidad.

Las empresas empleadoras industriales pequeñas y medianas alcanzaron su pico en el 2008, cuando sumaban 58.539. Hoy son 52.427. En tanto, el máximo de puestos de trabajo fabriles se observó en 2013 y 2015 pero desde ese entonces retrocedió un 8%. Sólo durante 2018 las bajas sumaron 50.000.

Desde IPA estimaron que la industria se contrajo un 13% desde el 2011, el último año en el que hubo un crecimiento “franco”, a partir del cual se alternaron años de baja seguidos de otros con recuperaciones parciales.

En ese sentido, la industria metalmecánica aparece como la segunda con mayor capacidad ociosa, ya que hasta marzo se utilizaba sólo el 43% de su maquinaria. Y podría ser una de las que más se beneficie de la mano de Vaca Muerta.

Asimismo, la entidad apuntó contra el regreso de las retenciones, lo cual se vio reflejado en que “las exportaciones no crecen al ritmo que se esperaba con la devaluación que tuvimos”. De hecho, en diez años se perdieron unas 3.300 empresas industriales exportadoras.

  • CIERRAN 25 EMPRESAS POR DÍA – Exclusivo para dueños de Pymes: Despido, cierro, pido la escupidera…

Más de 9500 Pymes bajaron la persiana en los 3 años largos de gestión que lleva la Administración Macri. El kirchnerista Centro de Economía Política Argentina (CEPA) contabilizó en el mismo lapso 2.982 casos judiciales entre quiebras y concursos preventivos y 246 procedimientos preventivos de crisis presentados por empresas para flexibilizar los convenios laborales. Por 9no mes se retrajo la producción industrial de las Pymes debido a la fuerte caída de la demanda, y el sector trabaja con el 52,9% de su capacidad instalada. Tener al personal de brazos cruzados sin que las ventas aporten el dinero, ni haya financiación civilizada para liquidarles los sueldos, coloca a los dueños de las firmas con menos de 200 empleados, que ocupan al 64% de la plantilla asalariada nacional, en la encrucijada de suspender, despedir, presentar procedimientos preventivos de crisis, como hizo recientemente la embotelladora de Coca Cola, concursar en la Justicia o directamente cerrar dejando a muchas familias en la calle. Más que deshojar una margarita, sería como hacerlo con un cactus.

Quizá la noticia del día no sea que 795 Pymes quebraron en 2018 y que, junto a los concursos preventivos, sumen 2.982 en la gestión de Mauricio Macri, tal como reporta el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) en base a información publicada en el Boletín Oficial. Sino cómo hacen para sobrevivir con semejante recesión y casi sin acceso real al crédito (o a poder pagarlo dados los intereses usurarios del mercado) las restantes 600.000 que tienen menos de 200 empleados.

“A las 4 de la mañana me despierto todos los días pensando qué puedo inventar para no achicar la cantidad de gente, como me aconseja el contador. No se vende nada y a fin de mes hay que juntar para liquidar los sueldos, pagar la luz, el gas, los impuestos y los otros servicios. ¿Cambiar un cheque? Ni soñarlo, al 120%. ¿La tarjeta? 260% para refinanciar. ¿El banco? A ninguno de los colegas que conozco le dieron en los últimos 2 años un préstamo a las tasas de la ley Pyme, por los requisitos que ponen”, es la versión de campo de un pequeño empresario que lleva las riendas de una maderera del sur del Gran Buenos Aires heredada de su padre.

“Nadie de los que trabajan conmigo baja de 6 años de antigüedad y, como estamos todo el tiempo juntos, sé positivamente lo que les representa llevar cada mes el sueldo a casa para mantener a sus familias”, explica Daniel su resistencia a prescindir de alguno de ellos.

Reconoce que si aún logra abrir a diario es porque tiene stockeada materia prima para atender algún pedido de un viejo cliente que manifiesta que sólo puede pagar la mercadería a 120 días con cheques, que las prohibitivas tasas de interés impiden descontar.

Ya surgía de una encuesta realizada en 2018 por PwC: 7 de cada 10 empresarios afirmaron financiarse de alguna manera con capital propio o dilatando el pago a proveedores.

“No es nuevo que la desconexión entre el sistema bancario y el sistema productivo de las pymes viene profundizándose en los últimos años. Además de las altas tasas de interés, la complejidad de los trámites y fundamentalmente la ´informalidad´ del sector complican aún más el acceso al crédito”, fue una de las principales conclusiones.

No prosperó la intención de Cambiemos de que el Estado estimule a las Pymes, a través de la Ley Nº 27.264, que la propia diputada de la coalición, Elisa Carrió, se encargó de recordarle a la Casa Rosada, lo mismo que los socios radicales, con el titular de la convención, Alfredo Cornejo como vocero.

Es que, dependiendo la categoría en la cual quede encuadrada la empresa, la Ley les permite a las registradas acceder a préstamos más accesibles, diferir 90 días el pago del IVA, descontar de ganancias hasta el 10% de lo que invierten(beneficio este último que estuvo vigente hasta diciembre del 2018), entre otros.

Lo que sucede es que, según datos del Ministerio de la Producción, el porcentaje de empadronamiento sigue siendo bajo, ya que sólo el 44% del total de pymes argentinas son las que se encuentran en los padrones de la AFIP.

Así, con las cajas vacías y sin financiamiento, el año pasado se sacrificaron en el país cerca de 200.000 empleos netos.

Según un relevamiento propio de APYME presentado ante el Congreso por una veintena de entidades del sector en diciembre 2018, antes de la devaluación y del inicio de la recesión, “la tasa de mortalidad de las pymes era de 10 cada 24 horas”pero “hoy la cifra ha escalado de manera dramática: cierran sus puertas 25 empresas cada día”.

  • A media máquina

El informe elaborado por CAME sobre el primer mes de este año no contiene buenos presagios en tal sentido, ya que por 9no mes consecutivo cayó la producción industrial de las pequeñas y medianas empresas, un 8,8% comparado con el mismo periodo del 2018, como consecuencia de un “descenso en la demanda interna fue muy fuerte” y exportaciones que continuaron planchadas, de acuerdo lo declarado por la mayoría de las PyMEs consultadas.

La capacidad instalada se encuentra, de este modo, en un 52,9%.

De ahí que el relevo sobre las quiebras efectuado por el CEPA, que entre CABA y provincia abarca al 52% de las compañías radicadas en el país, se muestre en permanente ascenso en los 3 años largos de gestión: 666 en 2016; 716 en 2017, y 795 en 2018, y acumule en ese lapso el 19%.

Los concursos preventivos, la antesala del cadalso, se agregan un 75% más en todo el período: 210 en 2016; 227 en 2017 y 368 en 2018. Fueron 2.982 los casos de empresas, principalmente del sector manufacturero y de consumo, que solicitaron la quiebra por vía judicial o que se presentaron en convocatoria de acreedores.

Los procedimientos preventivos de crisis que otorga la Secretaría de Trabajo, que según el CEPA funcionan como una suerte de flexibilización “de hecho” de las relaciones laborales por habilitar despidos con reducción en las indemnizaciones, vienen cobrando impulso por tal motivo desde 2016, cuando llegaron a 55, para luego escalar a 83 en 2017 y 108 en 2018.

También el programa de subsidios REPRO se recortó 20% tanto en la cantidad como en los montos.

Desde que la Fundación ProTejer, Apyme, Industriales Pymes Argentinos (IPA), la Cámara Argentina de Pymes Proveedoras de la Industria de las Telecomunicaciones (Cappitel) y la Confederación Empresaria de la República Argentina (Cgera), así como la Central de Entidades de Empresarios Nacionales (Ceen), entre otras, llevaron el reclamo al Congreso Nacional en diciembre, la situación planteada no sólo no recibió ninguna acción efectiva de parte del gobierno, sino que se ha empeorado y amenaza con afectar directamente el empleo y fabricar más pobreza, sino que condena a las patronales, que tratan humanamente a diario con el personal y hasta conocen a sus familias, a convertirse en verdugos de la gestión económica de Cambiemos mandando ellos mismos a la calle a los trabajadores.

Agradecimiento a Rubén Chorny

·         “SEDICIOSO Y FASCISTA” – El precio del pan pasó los $100 y piden la intervención del Gobierno

El precio del pan pasó la barrera psicológica de los $100 y desató un escándalo. Los panaderos culpan a los dirigentes del sector empresario y a los molineros por el aumento, y desde los sindicatos de Panaderos reclaman la intervención del Gobierno bajo el argumento de que aumentar el precio del pan repercute “no solo en el bolsillo de los trabajadores sino también en la inflación y la canasta de bienes y servicios y esto los dirigentes empresarios y los molineros los saben y pesar de todo toman actitudes inconsultas y autoritarias vaya a saber porque intereses inconfesables”.

En el último año, el incremento de la bolsa de 50 kilos que compran los panaderos supera el 100% y la mayoría de los barrios porteños ya sintieron el impacto en el precio final del pan que ya ronda los $100 por kilo. En algunas zonas del conurbano y del sur de la ciudad aún se consigue a $80 o $90 pero “en los próximos días también sufrirá un alza”.

“La semana que viene el kilo pasa de $95 a $100 promedio en el territorio bonaerense”, dijo el vicepresidente de la Federación Panaderil bonaerense, Emilio Majori, al diario ‘Crónica’.

Como el precio del pan varía según la zona, en Capital Federal hace rato que se acerca a los $100 el promedio, pero en los últimos días parece haberlo superado.

La harina subió un 100% en los últimos 12 meses, y desde el sector panadero prevén que suba más durante 2019. Así, en panaderías de Palermo o Recoleta el kilo ya está a $110, y desde ahí la marca baja a $80.

José Álvarez, presidente del Centro de Industriales Panaderos de Buenos Aires, sostiene que los molinos son responsables de este aumento.

“Es cierto que tienen más gastos por el aumento de la nafta y los servicios. Sin embargo, ellos a nosotros nos cobran la logística, el traslado, el precio, más el IVA, y ellos, cuando va a comprar el trigo al campo, que transportan en camiones, no pagan el flete y se lo cobran al productor”.

Por su parte, Mario Véliz, ex vicepresidente de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA), explicó que la harina aumentó un 100% este año y que las panaderías subieron el pan entre un 15% y 17%. En las góndolas de los supermercados del país, la harina de trigo común 000 sufrió un aumento del 149%. Según el Índice de Precios al Consumidor que confecciona el Indec, en abril del año pasado el kilo costaba kg $12,72 y en abril último llegó a $31,69.

El Secretario General del Sindicato Obreros Panaderos de Lanús salió a criticar también a los dirigentes del sector empresario y a los molineros por el aumento.

“Aumentarle el precio del pan a los pobres es sedicioso, es fascista. El aumento encubierto en el kilo de pan va a repercutir no solo en los bolsillos de los trabajadores sino también en la inflación que se toma a partir de la medición de las variaciones de los precios de la canasta de bienes y servicios consumidos por una familia donde el pan es indispensable. Esto los dirigentes empresarios y los molineros los saben  y pesar de todo toman actitudes inconsultas y autoritarias vaya a saber porque intereses inconfesables”, afirmó Ruiz bien polémico.

“Es una locura que quieran llevar el trigo a precio internacional. Es demencial que una bolsa de harina salga $ 1.000. Los molineros son especuladores inescrupulosos. Desde nuestra organización llamamos al Gobierno a intervenir de manera urgente en la especulación de los molinos porque será la única manera de controlar y regular el precio del pan”.

“Los molineros y los dirigentes empresarios panaderiles son los grandes responsables de este aumento. Es cierto que tienen más gastos por el aumento de la nafta y los servicios. Sin embargo, ellos cobran la logística  y cuando van al campo a comprar el trigo que transportan en sus camiones, no pagan el flete y se lo cobran al productor”, dijo Ruiz coincidiendo con José Álvarez.

“Combatir la clandestinidad tanto en la industria como en la comercialización, es la única manera de controlar y abaratar el precio final del pan. Al parecer a esto es lo que los molineros y los dirigentes empresarios, se resisten”, dijo finalmente Ruiz.

Agradecimiento a todos sus dirigentes que tuvieron la amabilidad de explicarme la dramática problemática que asisten.Fuentes: IPA (Industriales Pymes Argentinos); Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme); Centro de Economía Política Argentina (CEPA); Fundación ProTejer,  Cámara Argentina de Pymes Proveedoras de la Industria de las Telecomunicaciones (Cappitel) y la Confederación Empresaria de la República Argentina (Cgera), Central de Entidades de Empresarios Nacionales (Ceen); Federación Panaderil bonaerense; Centro de Industriales Panaderos de Buenos Aires; Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA) y Sindicato Obreros Panaderos.

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 5 de junio de 2019

 

 

Se el primero en comentar en "CIFRAS DRAMÁTICAS – CIERRAN 25 EMPRESAS POR DÍA – “SEDICIOSO Y FASCISTA”"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*