RELACIONES BILATERALES – GUERRA COMERCIAL

Xi y Putin se unen contra USA: Huawei, comercio de gas, soja y adiós al dólar. China va por más y apuesta por drogas revolucionarias contra el cáncer (más baratos que USA)

En medio de la guerra comercial con Estados Unidos y los aranceles impuestos a China, el país asiático se está acercando a Rusia en cuanto a las relaciones bilaterales. Tanto que este miércoles 05/06 durante el encuentro de Xi Jingping, el líder chino, con su homólogo ruso, Vladimir Putin, los mandatarios firmaron alrededor de 30 documentos entre los cuales incluyeron un acuerdo en cuanto a la presencia del 5G chino en Rusia y la cooperación entre ambos países en el comercio de la energía y la agricultura. En medio de la guerra comercial entre China y Estados Unidos y la puja entre ambos países para conquistar el mercado del 5G a nivel mundial, China propone un nuevo desafío y eje de competencia para la economía de Estados Unidos: la venta de drogas contra el cáncer. Si bien la industria farmacéutica es desde aproximadamente 5 años una de las fortalezas de China, ahora se centran en la patentación de nuevos medicamentos a nivel mundial y la venta de los mismos a un bajo costo, lo que haría la diferencia con Estados Unidos.

Como ya anticipamos (Ver Boletín actual y del 5 de Junio), este miércoles 05/06 se llevó a cabo uno de los encuentros más esperados por la comunidad internacional, entre ellos la prensa, analistas políticos y empresarios. Se trata de la cumbre entre Vladimir Putin, el presidente de Rusia y el líder del régimen chino, Xi Jingping en las vísperas del viaje al Foro de San Petersburgo al cual asistirán ambos en los próximos días.

Si bien desde el Kremlin habían anunciado los temas que los temas principales de la reunión serían: el conflicto en Siria y en Venezuela, la desnuclearización de la península norcoreana y las relaciones de ambos con Estados Unidos, una nación con quien mantienen una relación de tensión, los anuncios más importantes vinieron por otros lados. Aproximadamente se firmaron 30 documentos con acuerdos bilaterales entre ambas naciones.

Presionados por la imposición de aranceles de Estados Unidos, ambos mandatarios están de alguna forma obligados a crear nuevas oportunidades de comercio, y que mejor que hacerlo entre ellos, que son los prinicpales enemigos de la administración Trump. Es así que se llegaron a todo tipo de acuerdos para el desarrollo del comercio bilateral: desde el campo de la agricultura y energía, hasta la tecnología 5G y la protección de las monedas nacionales.

“Paso a paso, hemos podido llevar nuestras relaciones al nivel más alto de la historia”, explicó Xi para darle lugar a su “querido amigo”, Vladimir Putin que aseguró que la posición de los 2 países “sobre los problemas mundiales clave está cerca”.

La realidad es que ambos países se necesitan mutuamente, es por eso que comenzaron con la firma de un acuerdo en torno a la instalación de las redes chinas de 5G en Rusia. La empresa asiática Huawei, que está vetada en territorio estadounidense por las decisiones de la administración de Donald Trump, comenzará a hacer pruebas piloto en distintas regiones de Rusia con la empresa Mobile TeleSystems PJSC. Es decir que China, en su competencia con Estados Unidos, ya tiene a varios de su lado, entre ellos Rusia y la Unión Europea.

Guo Ping, el presidente rotativo de Huawei, dijo que estaba “muy contento” con el acuerdo “en un área de importancia estratégica como 5G”, teniendo en cuenta el declive en el que cayó su compañía durante los últimos 3 meses.

Por otro lado, los mandatarios acordaron en estrechar los lazos de comercio bilateral como el gas natural licuado, es así que el primer gasoducto entre ambas naciones se inaugurará a finales del 2019, mientras China también invierte en el proyecto de gas natural ruso, Yamal Artic. Teniendo en cuenta que las exportaciones de gas de Estados Unidos a China enfrentan tarifas de por lo menos el 25%, la cooperación con los rusos en este rubro es clave.

Aunque esto no es lo único a destacar ya que China, quien es reconocido mundialmente como el mayor comprador de soja a nivel global, siendo Argentina y Estados Unidos sus principales proveedores, suspendió la compra de soja norteamericana en los últimos meses y lo que compra a Argentina no es suficiente. Es así que dentro del conjunto de documentos firmados por los presidentes este miércoles se encontraba un acuerdo bilateral en el marco de la agricultura.

El mismo contempla que Rusia cultive soja en su territorio que pertenecerá a China, es decir una política que disminuirá la compra de China a otros países en el que se incluye Argentina que en el estado en el que se encuentra su economía, no se puede dar el lujo de que se reduzca la compra de China. Sumado a la caída del precio de la soja a nivel global debido al congelamiento de la economía china.

Aunque el acuerdo que tal vez puede significar el golpe más duro a la imagen y sistema financiero estadounidense es el tratado que firmaron Xi y Putin con respecto a mantener las monedas nacionales, es decir el yuán y el rublo ruso respectivamente, a la hora de intercambiar materia prima entre ellos. En otras palabras dejar de lado al dios dólar en el comercio bilateral. “Rusia y China pretenden desarrollar la práctica de los asentamientos en monedas nacionales”, dijo Putin a los periodistas en la conferencia de prensa posterior a las conversaciones. ¡Empezamos a entender el porqué de las corridas de los mercados internacionales que terminan perjudicando lateralmente a los mercados emergentes!

·         GUERRA COMERCIAL – China va por más y apuesta por drogas revolucionarias contra el cáncer (más baratos que USA)

En medio de la guerra comercial entre China y Estados Unidos y la puja entre ambos países para conquistar el mercado del 5G a nivel mundial, China propone un nuevo desafío y eje de competencia para la economía de Estados Unidos: la venta de drogas contra el cáncer. Si bien la industria farmacéutica es desde aproximadamente 5 años una de las fortalezas de China, ahora se centran en la patentación de nuevos medicamentos a nivel mundial y la venta de los mismos a un bajo costo, lo que haría la diferencia con Estados Unidos.

Uno de los factores más dificultosos de la industria farmacéutica y de la venta de medicamentos son los altos precios que los clientes tienen que pagar, sobre todo si nos enfocamos en los medicamentos contra el cáncer, una de las enfermedades más temidas y que afectan a gran parte de la población alrededor del mundo. Es por eso que China, la segunda potencia en mercado farmacéutico luego de Estados Unidos, propuso una salida a esta problemática.

Uno de los medicamentos contra el cáncer que se podría describir como una de las más efectivas son los inhibidores de PD-1. Es decir una proteína que desempeña un papel en la regulación de la respuesta del sistema inmunitario a las células del cuerpo humano y evita que el sistema inmunológico destruya las células cancerosas. Es por eso que los inhibidores logran utilizar el sistema inmunológico para combatir tumores.

Los primeros en experimentar con esta terapia fueron los norteamericanos aproximadamente en 2014, donde los resultados han demostrado un aumento en las tasas de supervivencia de muchos pacientes. Es así que Estados Unidos logró insertar esta droga en el mercado chino, pero ahora las mismas empresa chinas comenzaron a fabricarlo y lo más importante, lo ofrecen a un precio menor.

Es decir, al parecer China planea otro golpe a los mercados estadounidenses pero esta vez de la mano de la salud. Además desde Beijin (ciudad capital china) el gobierno de Xi Jingping está haciendo un gran esfuerzo para impulsar la industria. Tanto que de acuerdo a los datos publicados por la agencia de noticias Bloomberg, los investigadores de mercado Frost & Sullivan, estiman que la industria tendrá US$ 170 millones en ventas solamente en China en 2019. Aunque a nivel global alcanzarán los US$ 78.9 mil millones para 2030.

Por otro lado, el gobierno chino ya afirmó que el plan Made in China 2025 de Beijing identifica a la industria farmacéutica como uno de los 10 sectores, junto con la aviación, los vehículos eléctricos y los equipos ferroviarios avanzados, en los que China buscará avances tecnológicos.

Esta competencia se suma a las tantas que se libran entre China y Estados Unidos en este último tiempo por medir quien tiene el control de la economía mundial y del futuro de los mercados. Entre ellas y la más polémica la competencia por el 5G en la que cayeron empresas chinas como Huawei y estadounidenses como Google, la cual se intensificó cuando el presidente Donald Trump eligió incluir a la empresa tecnológica en una lista negra de compañías que no pueden operar en territorio estadounidense.

Volviendo a los medicamentos, uno de los ejemplos que ya está llevando adelante china es la venta de un medicamento llamado Tuyoi, creado por la empresa, Shanghai Junshi Biosciences Co. Su objetivo principal es atacar el melanoma, un tipo de cáncer de piel, solamente 187,000 yuanes (US$ 27,105) por una dosis de un año, lo que es barato en comparación con los precios de Estados Unidos.

Pero el plan, por supuesto, no es quedarse solo en China sino que expandirse y patentar los medicamentos a nivel mundial. “Tenemos mucha confianza en nuestra propia patente en todo el mundo”, dice Wu Xiaobin, presidente de BeiGene con sede en Beijing. Esto mismo tal vez causa un gran temor en la industria y sector empresarial estadounidense.

Según Bloomberg, Bristol-Myers dijo que los esfuerzos conjuntos de compañías locales y extranjeras ayudarán a abordar las necesidades no satisfechas de los pacientes en China. Para esto y para el control global, se necesita patentar los productos y los proyectos, otro de los puntos sobre los que Estados Unidos compite con China.

Aunque la expansión mundial de los medicamentos también significaría la aceptación de la Unión Europea, que actualmente tiene mejores relaciones con China que con Estados Unidos, ya que con respecto a la tecnología 5G algunos de los países europeos ya mostraron reiteradas veces su inclinación hacia los productos chinos. Al igual que lo hicieron con por ejemplo el proyecto de la Ruta de la Seda que está encarando actualmente el gobierno de Xi Jingping.

Y así es como el mundo se vuelve multipolar pero desenganchándose de la locomotora estadounidense para agarrarse de la locomotora chino-rusa y así avanzar hacia un multilateralismo dependiente del gigante Chino y de una Rusia que pretende convertirse en la tercera potencia mundial superando a la UE –Alemania y Francia- y Japón.

Argentina en este juego en estos momentos “ni siquiera existe”, y tampoco sabe apreciar la potencialidad que le da ser la base del asentamiento militar-tecnológico chino para seguimiento satelital y del interés ruso en los desarrollos energéticos de Vaca Muerta y del oleoducto-gasoducto, tren Vaca Muerta puerto de Bahía Blanca y su exportación de gas licuado comprimido al mundo… mientras sigamos buscando las inversiones de nuestro enemigo, ocupante ilegal de nuestras Islas del Atlántico Sur, y no abramos los ojos al “nuevo mundo que se viene al galope tendido”, seguiremos mirando con la ñata pegada al vidrio lo que está sucediendo a nivel global.

Se el primero en comentar en "RELACIONES BILATERALES – GUERRA COMERCIAL"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*