NO TODO LO QUE BRILLA ES ORO (PARTE 2).

En la primera parte dimos un somero panorama de los protocolos firmados el 28 de marzo 2017 en los Países Bajos durante la visita de estado del presidente Macri y las preguntas que nos debemos hacer 2 años después.

Se dio un link al texto en inglés del único informe público que se conoce, que dieron las autoridades holandesas.

Vamos a traducir ahora este informe, que claramente muestra que había grandes expectativas que estos protocolos tendrían grandes beneficios para Argentina.
Discurso del 28-03-2017 del primer ministro Mark Rutte en un almuerzo ofrecido por el gobierno holandés con motivo de la visita de Estado argentino a los Países Bajos:|

Señorías, Señor presidente, Excelencias, señoras y señores, Presidente Macri, es un honor darle la bienvenida a La Haya. Usted representa al país que produjo el mejor futbolista de todos los tiempos, después de Johan Cruyff, por supuesto.

Y el país que nos dio el papa más popular en décadas, por no mencionar la Reina de Holanda. Claramente, Argentina tiene mucho a su favor, y sé que usted también lo cree.
Una vez usted dijo: ‘Si los argentinos nos atrevemos a unirnos, seremos imparables’.

Y eso es precisamente de lo que vamos a hablar hoy. Sobre lo que pasa cuando los argentinos se unen. ¿Qué pasa cuando los holandeses se unen?

Y aún mejor, lo que sucede cuando nuestros dos países se unen y unen sus fuerzas.

Yo «poldeo» «, tu» poldeas «, él» poldea «.

Ese fue el titular de una columna en el diario La Nación el año pasado cuando el Ministro de Agricultura de Holanda, Martijn van Dam, visitó Argentina.

En la columna, el periodista Félix Sammartino, exploró el «modelo de pólder» holandés.

Citó un conocido dicho: «Dios creó la tierra, pero los holandeses crearon Holanda». Y es cierto, nuestros antepasados se negaron a ser derrotados en su batalla contra el agua.
En su lugar, hicieron que el agua funcionara para ellos y la convirtieron en tierra.

La provincia de Flevoland debe su existencia al drenaje del Zuiderzee, un mar interior.

Construir diques, drenar el agua y mantener secos los pólders requirió consultación y consenso.
Y, como descubrió Sammartino, ese es el secreto del modelo de pólder holandés.

Es lo que convirtió un antiguo sustantivo holandés de tierra reclamada (polder) en un nuevo verbo que significa » Buscar el diálogo y el consenso.

Cualquiera que estudie historia holandesa sabe que el diálogo y el consenso son temas constantes. Eso fue cierto en el siglo XVII, cuando las provincias, las ciudades y los estadistas tuvieron que llegar a un acuerdo.

Y sigue siendo cierto hoy, dos semanas después de las elecciones parlamentarias. En este momento, los políticos holandeses están ocupados explorando las opciones para una nueva coalición de gobierno, buscando las cosas que los unen.

Usted ha sido político tanto como yo, tendrá que aprender lo que es “pólderear”.

Un destaque personal de mi carrera fue el acuerdo que negociamos en 2013 con los empleadores y sindicatos holandeses.

La economía había tocado un punto bajo. Sabíamos que teníamos que hacer reformas para impulsar el crecimiento económico y el empleo. Pero no pudimos hacerlo solos.

Teníamos que tener a los holandeses a bordo.

Y lo logramos. Cuando se trata de empujar, los holandeses siempre volvemos al modelo de pólder, y nunca nos decepciona.

Es por eso que también deseamos compartir nuestro enfoque con otros países.

Presidente Macri, Argentina se ha embarcado en un impresionante programa de reformas.

Y sé que usted está estudiando con interés el modelo holandés de diálogo y consenso.

Como usted mismo dijo, ‘Tenemos que sacar la confrontación del centro de la política.

Con la lucha, nadie gana; Con el diálogo, todos ganan.

Y con eso en mente, estoy encantado de que hayamos firmado un Memorando de Entendimiento destinado a intercambiar conocimientos sobre el diálogo entre empleadores, sindicatos y autoridades públicas.

Una ilustración adecuada del estrecho vínculo entre nuestros países.

Su programa de reformas ya está dando frutos, señor presidente. Desde fines de 2016, la economía argentina ha vuelto a crecer y, para este año, el FMI ha proyectado una tasa de crecimiento del 2,7 por ciento.

Usted está trabajando para construir una economía abierta y fomentar el comercio internacional. Estas son señales positivas en un momento en que muchos se están retirando detrás de sus fronteras. Su perspectiva hace coincidir a los Países Bajos, como una pequeña nación de comercio marítimo que siempre ha mirado más allá de sus propias fronteras.

Como ustedes, apuntamos a una globalización inclusiva. Esto ofrece un margen para expandir aún más nuestra sólida asociación. En áreas económicas, por ejemplo.

Hay muchas oportunidades en sectores como agroalimentación, agua y logística.

Lo hemos visto claramente en los últimos dos días.

Señoras y señores, como creo que nuestro Rey y Reina pueden atestiguar personalmente, si los argentinos y los holandeses se unen, somos imparables.

O, para completar lo que comenzó el diario La Nación: ¡Nosotros poldeamos! Gracias.

ESTO ERAN COSAS QUE BRILLABAN.

Hay una experiencia del señor Mortola donde es aplicable el dicho NO TODO LO QUE BRILLA
ES ORO.


Comenzaremos con esta foto que circuló el señor Mortola en su tweet del 1 de marzo de 2019
A.G.P. de Puerto Buenos Aires (@PuertoBsAs Mar. 1), con el siguiente texto:
En esta imagen puede ver la buena relación entre el embajador holandés y A.G.P. Decía el
señor Mórtola.: Recibimos al Embajador del Reino de los Países Bajos en Argentina,
@NieuwenkampRoel. Hablamos sobre el progreso de nuestro #Puerto Federal y la
importancia de fortalecer el comercio marítimo internacional.
Pero ni en este tweet, ni en sus repetidos entrevistas y reuniones, el señor Mortola mencionó
sus desagradables experiencias cuando comenzó sus contactos con el señor Reyer Will del
Puerto de Rotterdam
Tal cómo él manifestó en sus muy frecuentes noticias, pensaba que PoR haría todo gratis.
Se nota que el señor Mortola no había escuchado nunca un viejo dicho mundialmente
conocido en los ambientes marítimos y comerciales, con qué me saludaron en 1956 mis
nuevos amigos en la empresa Dodero:
Este dicho es: “In business there is nobody like the Dutch, they give very little and ask very
much” .
Si hubiera tenido más experiencia en estas cosas, sin duda lo hubiera escuchado en algún lado.
Resultaba que para hacer un Plan para la Modernización del Puerto de Buenos Aires, PoR NO
HARÍA NADA GRATIS SINO PIDIÓ MUCHO.
Aparentemente demasiado según la evaluación del señor Mortola.
Y por eso continuó con los consejos del Puerto de Valencia!
Esto fue otro caso, donde NO TODO LO QUE BRILLABA, ERA ORO.
Y también que lo caro, podría salir más barato al final.
Por razones que son difíciles de entender, el señor Mortola siguió sin cesar manifestando
constantemente, que el PoR sería su principal asesor.
Pero preguntas al respecto nunca recibieron respuestas de A.G.P., ni de PoR.
Sin embargo, aunque NO hay ningún registro escrito, el 20 de septiembre en
La Rural, el señor Lopez Saubidet declaró en su presentación con el
título
“PUERTO BUENOS AIRES, PUERTO COMPETITIVO”, QUE EL PLAN DE
MODERNIZACIÓN DEL PUERTO DE BUENOS AIRES SE REALIZÓ
SOLAMENTE CON LOS CONSEJOS DEL PUERTO DE VALENCIA.
Seguiremos en la parte 3.

1 Comment on "NO TODO LO QUE BRILLA ES ORO (PARTE 2)."

  1. Federico Alberto PONCE DE LEÓN | 20 junio, 2019 at 00:07 | Responder

    Mi agradecimiento al Sr. Antonio Zuidwijk por correr el «telón» de la AGP y permitirnos ir conociendo cómo se desarrolló realmente la «planificación» del Pto. de Buenos Aires.
    Personalmente siempre sostuve que la Argentina necesita imperiosamente un PLAN NACIONAL DE DESARROLLO ESTRATÉGICO SUSTENTABLE que contemplase un periodo mínimo de 30 años vista y que fuese el marco dentro del cual debían encontrarse los correspondientes planes para cada una de las distintas áreas de actividad, tales como educación, agricultura,ganadería, minería, industria, comunicaciones, …… y TRANSPORTE. Cada una de las actividades debía ser como el engranaje de un reloj y su conjunto debía funcionar de esa manera, en forma coordinada y precisa.
    Lamentablemente dicho Plan Nacional NO EXISTE, razón por la cual no hay un programa abarcativo a seguir.
    En el caso particular del Transporte, al no existir el correspondiente programa nacional resulta inconsistente y sin real sustento técnico-económico el intentar planificar un eslabón de la cadena (un puerto), sin considerar TODA LA CADENA, es decir, desde el punto de producción hasta el punto de destino final.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*