MARIANO MAZA

Coronel Mariano Maza (1809-1879)

Nació en Buenos Aires en 1809, siendo su padre Mariano Joaquín de Maza, también porteño, el cual ocupó la Fortaleza de esta ciudad cuando fugó el virrey Sobremonte con motivo de la primera invasión británica y en tales circunstancias entregó el 27 de junio de 1806 aquella, cuando a las 4 de la tarde se presentó el general Beresford acompañado del famoso Regimiento Nº 71.  Mariano Joaquín de Maza era sargento mayor del Cuerpo de Arribeños el 21 de octubre de 1807, y en abril de 1811 se hallaba formando parte de la guarnición de Montevideo como teniente coronel.

Mariano Maza inició la carrera de las armas en calidad de alférez de la 1ª Compañía del 1er Escuadrón del Regimiento 17 de Caballería de Línea, el 1º de setiembre de 1827, a las órdenes del coronel Manuel Isidoro Suárez, asistiendo al sitio de la Colonia a fines de aquel año y comienzos del siguiente.  El 3 de enero de 1828 fue ascendido a teniente 2º de la 1ª Compañía del 1er Escuadrón del Regimiento denominado “Defensores del Honor Nacional”, cuerpo que también se hallaba operando en la Colonia; el que se sublevó y se disolvió en el mes de marzo para unirse a Fructuoso Rivera que se hallaba distanciado con el general Lavalleja, comandante en jefe del ejército de operaciones.  Mariano Fausto Maza fue destinado el 18 de marzo de 1828 en su clase, a la 1ª Compañía del Escuadrón de la Escolta del Gobierno.  De setiembre a diciembre del mismo año formó parte del “Ejército del Norte” que operaba en las Misiones, en la clase de teniente 1º con grado de ayudante mayor.

El 1º de febrero de 1829 pasó a la Plana Mayor del Ejército, recibiendo la efectividad de ayudante mayor de caballería el 1º de marzo de igual año, hallándose empleado en la Comandancia General de Campaña del Norte.  El 14 de junio de 1829 ascendió a capitán, cuyos despachos les fueron otorgados el 5 de octubre del mismo.  El día 14 de este último mes y año fue agregado al Regimiento “Patricios de Caballería de Buenos Aires”, cuerpo en el cual se le confirió el grado de sargento mayor el 19 de diciembre de 1829, y en el que pasó a comandar la 2ª Compañía del 1er Escuadrón, el 1º de febrero de 1830 año que estuvo operando contra los salvajes del Sur de la provincia de Buenos Aires.

El 18 de diciembre de 1830 fue destinado a la Sub-Inspección de Campaña.  Al año siguiente formó parte del Ejército Auxiliar Confederado que hizo la campaña de Córdoba contra el general Paz.  El 24 de enero de 1832 recibió la efectividad de sargento mayor y el 15 de febrero de 1833 pasó a revistar como agregado a la Plana Mayor del Ejército, habiendo figurado hasta aquella fecha en la Sub-Inspección de Campaña.  Combatió el gobierno de Balcarce en la famosa “Revolución de los Restauradores” que estalló el 11 de octubre de 1833, por lo que fue dado de baja de aquella Plana Mayor el 11 de noviembre de igual año.  El partido de Juan Manuel de Rosas en aquellas jornadas triunfó completamente.  En julio de 1834 pasó a prestar servicios en el Departamento de Marina, obteniendo allí el grado de teniente coronel el 1º de setiembre de aquel año, siendo destinado el 11 de octubre de 1834 a comandar la Brigada de Artillería de Mar, puesto en el que permaneció hasta el 4 de agosto de 1838, en que recibió la efectividad de teniente coronel y al mando de la Brigada de Infantería de Mar.

El 1º de enero de 1840 fue promovido a coronel graduado, recibiendo el comando del batallón “Libertad”, que se hallaba acampado en Santos Lugares y con el cual se organizó una columna integrada con piezas de artillería y un escuadrón de caballería, cuyo comando tomó el coronel Maza y con esta división marchó de Santos Lugares en octubre de 1840 para incorporarse al ejército que mandaba el general Manuel Oribe, al que alcanzó en el Sauce, provincia de Santa Fe, seis leguas antes de llegar al Quebracho Herrado, asistiendo a la batalla de este nombre.

El coronel Maza formó parte de la columna que el general Oribe desprendió a las órdenes de Pacheco, desde Barranca Yaco, a fines de 1840, para atacar al coronel Vilela, al que logró sorprender en San Cala, el 8 de enero de 1841, derrotándolo completamente y dispersándole toda su fuerza.  Cuando el general Lavalle pasó a La Rioja, la división de Maza, conjuntamente con la de Lagos, avanzaron sobre la frontera de aquella provincia, pero mientras el último se puso en condiciones de obrar con Ibarra, el primero lo hizo con Aldao, operando ambos sobre La Rioja.  La División Maza sumaba entonces 1.200 hombres y tenía dos obuses de campaña, y constituía la vanguardia del ejército de Aldao.  Maza ocupó el 31 de marzo de 1841 la ciudad de Catamarca, después de haber batido al gobernador Augier, que se vio obligado a huir a Tucumán.  El 10 de abril Maza nombró gobernador provisorio al coronel Juan Eusebio Balboa.  Pero la amenaza que significaba el ejército de Lamadrid en Tucumán, determinó al general Oribe a ordenar al coronel Hilario Lagos que incorporase a sus fuerzas las del coronel Maza y las del coronel Celedonio Gutiérrez, para amenazar la frontera de Tucumán.

Maza intervino en el combate de Famaillá o Monte Grande, el 19 de setiembre de 1841, contra Lavalle, en el cual mandó el centro de Oribe, compuesto por el batallón Libertad y tres piezas de artillería.  Su comportamiento está registrado en el parte de Oribe, en la forma siguiente: “El bravo coronel D. Mariano Maza, a la cabeza de su batallón, se arrojó sobre la infantería y artillería enemiga”.

Después de Famaillá, Oribe continuó su marcha hacia el Norte, estableciendo su cuartel general en Metán, a donde llegó a comienzos de octubre el capitán Gregorio Sandoval, conduciendo prisioneros al Dr. Marco Avellaneda, coronel José María Vilela, comandante Lucio Casas y otros oficiales.  Oribe dispuso que el coronel Mariano Maza presidiese el consejo de guerra que debía juzgarles.  Este los condenó a muerte y todos los prisioneros fueron fusilados, con excepción de Avellaneda que fue degollado, el 3 de octubre de 1841, siendo colocada la cabeza del último en la plaza de Tucumán.

En conocimiento el general Oribe de que el coronel Balboa había sido depuesto por José Cubas del gobierno de Catamarca, despachó desde Metán al coronel Maza al frente de una columna.  Al comunicar este último a Rosas, el 14 de octubre desde Alurralde, la muerte de Lavalle y la de haber concluido por aquella parte (Tucumán) todos los denominados “unitarios”, le participaba al mismo tiempo que él marchaba para Catamarca “a darle en la cabeza, en la misma nuca, al cabecilla Cubas.  Habrá violín y habrá violón”.  Maza marchó con el batallón Libertad y 4 cañones para reducir a Cubas; en Paclín se le incorporó el coronel Burgoa con otros 500 milicianos.  El 29 de octubre tomaba la ciudad de Catamarca por asalto, la que había estado defendida con 200 infantes y 400 milicianos de caballería, estando a la cabeza de la defensa el gobernador Cubas, que cayó prisionero cinco días después el 4 de noviembre, en la Quebrada del Infiernillo, a 3 leguas de la ciudad conjuntamente con su secretario Angel Barros.  Conducido a la ciudad de Catamarca, allí fue degollado lo mismo que todos sus compañeros de infortunio.  En el parte que pasó Maza, decía: “La fuerza de Cubas pasaba de 600 hombres, y todos han concluido, pues así les prometí pasarlos a cuchillo, sino se rendían”.  El 30 de octubre el Coronel Balboa fue repuesto en el mando por Maza.  Este último, una vez restablecido el gobierno federal, marchó a incorporarse al ejército de Oribe, llegando a Tucumán a fines de noviembre.

En marzo de 1842 se puso en marcha para el Sur y al mes siguiente la provincia de Santa Fe había caído en manos de Oribe.  Maza siguió viaje a Buenos Aires, pues Rosas le dio el mando de la escuadra en ausencia del almirante Brown.  El 22 de julio de 1842 aquella escuadra recibe un importante refuerzo, consistente en 500 soldados del Batallón “Rebajados”, del coronel Joaquín Ramiro.  A mediados de agosto Maza, que tenía el pomposo nombramiento de “comandante en jefe de las fuerzas marítimas de operaciones sobre las de los salvajes unitarios de Montevideo”, hizo una excursión hasta esta última ciudad, frente a la cual fondeó el 19 de aquel mes, aproximándose al día siguiente al puerto, pero sin poder batir a los buques de Rivera, por estar en poco agua y parapetados detrás de una goleta brasileña.  El 24 de agosto estaba de regreso en Los Pozos, junto con una goleta que había capturado.  El día 30 salía del fondeadero rumbo a La Colonia, donde al día siguiente algunos de sus buques debieron soportar el fuego de las baterías de tierra.  Maza regresó el 31 sin haber hecho nada importante.  Brown después de batir a Garibaldi en Costa Brava, regresó y tomó el mando de la escuadra, volviendo a tierra el coronel Maza.

María Dolores Oribe de Maza

El 1º de octubre de 1842, el coronel Maza se embarcaba en los buques de la escuadra con 120 hombres del Batallón “Libertad”, para Entre Ríos, a reforzar el ejército de Oribe.  En la batalla de Arroyo Grande, el 6 de diciembre de aquel año, Maza formó parte del centro federal mandando el batallón Libertad con su batería de 3 piezas de a 4, cuatro de a 8, un cohete a la Congreve y dos obuses.  En el parte de Oribe dice que los batallones del centro al mando de sus jefes, “teniente coronel Jerónimo Costa y coronel graduado D. Mariano Maza, marchaban de frente con un paso imperturbable, conservando su alineación y arrostrando los fuegos de la otra batería y de los otros dos fuertes batallones enemigos de la izquierda; pero nuestros bravos los aterraron al fin con sus fuegos bien dirigidos y los obligaron a dar la espalda, abandonando todo su material”.

El coronel Maza marchó después con Oribe a sitiar la ciudad de Montevideo, siempre al frente del batallón Libertad, cuyos efectivos sumaban 600 hombres en aquella época (febrero de 1843).  Actuó en todos los hechos de armas que tuvieron lugar entre sitiados y sitiadores, especialmente en la famosa salida que hizo el general Paz, el 24 de abril de 1844, en la cual Maza al frente de 3 compañías de su batallón y 3 del de Vascos, atacó a la Legión Francesa en las Tres Cruces, donde sufrió esta última, fuertes bajas.  El 12 de enero de 1846 obtuvo Maza un triunfo sobre una fuerza de la plaza sitiada.  El 29 de febrero de 1848 logró otra victoria sobre los sitiados.

Cuando el general Urquiza se pronunció contra Juan Manuel de Rosas, invitó a una gran cantidad de jefes a plegarse a sus banderas, entre ellos el coronel Maza, el cual rechazó terminantemente aquella proposición y cuando el general Oribe resolvió capitular con el ejército de su mando, aquél resolvió regresar a Buenos Aires, haciéndolo conjuntamente con los coroneles Jerónimo Costa y José María Flores y el comandante Ramón Bustos embarcándose al efecto en una corbeta inglesa. (1)  Se incorporaron a las fuerzas rosistas y Maza asistió al consejo de guerra que convocó Rosas la noche del 2 de febrero, en la que se resolvió que el propio Restaurador se pondría a la cabeza de sus tropas para la batalla que se iba a afrontar al día siguiente.  En Caseros, el coronel Maza mandó 3 batallones de infantería y 10 cañones, que formaron parte del ala derecha rosista, comandada por el general Agustín de Pinedo.  El 3 de abril Maza fue dado de baja del Ejército Argentino.

Masa se trasladó a Montevideo después de Caseros, donde falleció el 22 de junio de 1879.

El coronel mariano Maza era casado con María Dolores Oribe, nacida en Montevideo el 12 de enero de 1831, hija del matrimonio del general Manuel Oribe y Agustina Contucci.

Referencia

(1) Se embarcaron en la corbeta “Twed”, de la marina británica, estacionada en el Buceo, ocultamente, siendo del grupo también el coronel Quesada y otros oficiales.

Fuente

Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.

Portal www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "MARIANO MAZA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*