ADOLFO SOURDEAUX

Adolfo Sourdeaux (1819-1883)

Nació en París (Francia) en 1819. Dedicado al estudio se graduó de ingeniero. Se inició en la carrera de las armas en su patria, y siendo capitán de infantería le nombraron ayudante de campo del inspector general de esa arma en la Marina francesa.

Opuesto a la política de su país decidió emigrar y formando parte de la misión franco-británica que concertó la paz con Rosas, llegó a Buenos Aires, en 1845, donde hizo renuncia del cargo que investía. Desde entonces, se ocupó de su profesión de agrimensor, trazando en el suelo las nuevas subdivisiones territoriales.

Fue autor, además, de un notable plano topográfico de la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, levantado con autorización del gobierno, en agosto de 1853. Del mismo se efectuaron dos ediciones, una preparada por la litografía de Juan Pelvilain, en 1854, y la segunda por Abel Ledoux.

En 1856, delineó la traza del pueblo de Las Flores, y al año siguiente, solicitó ayuda del gobierno para ejecutar el levantamiento de las cartas catastrales de los partidos de San Isidro, Luján y Morón; coparticipó, asimismo, en la mensura del pueblo de Azul.

En 1859, se desempeñó como ingeniero jefe del ferrocarril a San Fernando, cuyas obras se iniciaron el 15 de agosto con un acto público en el que habló Sarmiento. Más tarde, integró con Prilidiano Pueyrredón y Carlos E. Pellegrini el Consejo de Obras Públicas. Pero su principal actividad estuvo dedicada al problema de surtir a la ciudad de agua potable, comenzando en 1861, con su compatriota Raúl Legout la perforación de un pozo artesiano en las cercanías de la Plaza Lorea, en la parroquia de la Piedad, que fracasó por dificultades económicas, hasta que obtuvo éxito con un pozo perforado en Barracas, en 1862. En ese año, redactó un opúsculo titulado Apuntes sobre la industria artesiana, destinado a difundir el procedimiento, dilucidar sus ventajas, y vislumbrar el porvenir.

A él se le debe el proyecto de los primeros centros urbanos. Su máxima empresa consistió en fundar en 1864 la actual ciudad de San Miguel con el nombre de San José del Pilar, y la localidad de Bella Vista, en la estancia de su connacional, Fortunato Poucel, a quien convenció de la realización de un ambicioso proyecto: crear en ese lugar una zona agrícola con dos poblaciones; una, a manera de centro, y la otra, de residencias veraniegas de las familias de la colectividad francesa que vivían en Buenos Aires.

Construyó, asimismo, un puente sobre el río Las Conchas, y un camino mejorado a Morón. Trazó parques y proyectó el paso de un tranvía rural a Morón, y de dos ferrocarriles, el Trasandino y el Rosario.

Fomentó también el cultivo de cereales y facilitó la instalación de un molino harinero y varias tahonas a la vera del río. En 1870, trazó, y delineó el parque de la estancia “San Juan”, de propiedad de Lorenzo Pereyra, ubicado en la estación del mismo nombre, sobre la línea del F. C. Sud, donde colaboró con él Pueyrredón. El hermoso parque causó admiración estética en su época, y hoy es propiedad del gobierno de la provincia en las cercanías de la ciudad de La Plata.

Fue uno de los primeros que construyó su quinta en el pueblo de Bella Vista, la que convirtió en el centro de sus principales actividades, y que luego vendió hacia 1875. Coincidentemente el historiador local Eduardo Munzón ha atribuido la fecha de su fundación, al día del primer remate de sus manzanas, parceladas por el mismo Sourdeaux (y efectuada por el martillero Carlos Restorini), el domingo 21 de febrero de 1875, cuyo plano original se halla depositado en el Museo Nacional y Centro de Estudios Históricos Ferroviarios. Era un enamorado del árbol, que plantó con profusión en calles, parques y jardines.

Pero con los años la suerte le fue adversa, ya que aplicó toda su fortuna en obras de bien público. Hizo erigir una capilla pública en el Retiro y también la primera escuela, aunque ésta inició sus actividades con posterioridad.

Murió pobremente en el hospital de Morón, el 6 de julio de 1883. Sus amigos costearon su entierro, y en 1897 sus restos fueron trasladados a San Miguel, oportunidad en que el pueblo y el gobierno le rindieron destacados honores, depositándolos en el atrio del cementerio local.

Estaba casado con Sofía Croxet. Su muerte pasó inadvertida para los periódicos de la época: “El Nacional” y “La Tribuna”, que tanto lo habían elogiado. El Colegio Nacional y la sección comercial anexa de la localidad de Bella Vista, llevan su nombre. También una estación del ferrocarril de la Línea Belgrano Norte, en el partido de Malvinas Argentinas, provincia de Buenos Aires.

Fuente
Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1985).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "ADOLFO SOURDEAUX"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*