CARRERA POR EL BCE – UNION EUROPEA ACUERDO MERCOSUR ¿CUALES SON LAS EXIGENCIAS PARA LA ARGENTINA?

Lagarde renunció “temporalmente” al FMI: ¿Su reemplazo tendrá la misma paciencia con Macri? Francia dice que “no está preparada para ratificar” el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Análisis: el acuerdo Mercosur-UE obliga a la Argentina a ordenar sus finanzas y a una mejora institucional

La directora del Fondo anunció que dejará su cargo temporalmente para avocarse a su candidatura a la conducción del Banco Central Europeo (BCE). Con Lagarde al frente, el FMI se convirtió en el principal sostén económico del gobierno de Cambiemos. Ante las quejas del sector agropecuario francés, el gobierno galo puso en duda la aplicación del convenio. Advierten que una vez que entre a regir el acuerdo, el Estado deberá poder competir en prestaciones con Europa y no podrá volver al atraso cambiario.

 

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), anunció este martes que renunciará “temporalmente” a su cargo en el organismo para avocarse a su candidatura a la presidencia del Banco Central Europeo (BCE), para la cual fue nominada. 

“Tengo el honor de haber sido nominada para la Presidencia del BCE. A la luz de esto, y en consulta con el Comité de Ética del Directorio Ejecutivo del FMI, he decidido renunciar temporariamente a mis responsabilidades como directora gerente del FMI durante el período de nominación”, explicó Lagarde a través de su cuenta en Twitter. 

I am honored to have been nominated for the @ECB Presidency. In light of this, and in consultation with the Ethics Committee of the IMF Executive Board, I have decided to temporarily relinquish my responsibilities as IMF Managing Director during the nomination period.

— Christine Lagarde (@Lagarde) 2 de julio de 2019

Tal como se informó, 4 mujeres se han colado en la lista de candidatos que lideran el alemán Jens Weidman, el francés François Villeroy de Galhau y los fineses Erkki Liikanenen y Olle Rehn.

  • la ex directora del FMI, Christine Lagarde;
  • la vicepresidenta del Bundesbank, Claudia Buch; 
  • la vicegobernadora del Banco de Francia, Sylvie Goulard; y
  • la economista jefe de la OCDE, Laurence Boone. 

Con Lagarde al frente, el FMI se convirtió en el principal apoyo de la política económica de Mauricio Macri al otorgarle un crédito inédito de asistencia financiera, que supera los US$50 mil millones. 

Lagarde ha dado su respaldo al gobierno macrista, e incluso destacado “avances” dentro del plan acordado. 

Macri y Lagarde se reunieron en el Centro Internacional de Convenciones de Osaka momentos antes de que se iniciara la ceremonia oficial de apertura de la Cumbre de Jefes de Estado del G20, días atrás. 

Tras el encuentro, Lagarde reiteró el apoyo del organismo al “programa de estabilización económica de Argentina y los continuos esfuerzos de políticas para abordar las vulnerabilidades económicas”.

“Reiteré el apoyo del Fondo al programa de estabilización económica de Argentina y los continuos esfuerzos de políticas para abordar las vulnerabilidades económicas, incluida la reducción de los desequilibrios fiscal y de cuenta corriente del país, y el combate decisivo de la inflación”, afirmó Lagarde, en una declaración, dada a conocer al término del encuentro.

En esa dirección, la gerente del FMI evaluó que “estos esfuerzos están comenzando a dar resultados y deberían sentar las bases para el retorno de la confianza y el crecimiento”.

Asimismo, sostuvo que “fue un placer” reunirse con el presidente argentino en Osaka. “Tuvimos una conversación muy productiva, intercambiamos puntos de vista sobre la perspectiva económica mundial y sobre los acontecimientos recientes en Argentina”, explicó.

Por último, Lagarde adelantó que “las autoridades argentinas y el equipo técnico del Fondo están cerca de concluir sus conversaciones sobre la cuarta revisión del acuerdo Stand-By y espero poder presentarlo a nuestro Directorio Ejecutivo muy pronto”.

Con el paso al costado de Lagarde, cabe preguntarse si su reemplazo tendrá la misma paciencia que ella con el gobierno argentino. ¿Y además quien será el nuevo Director del FMI de aprobarse su pase al BCE?

 

  • Francia dice que “no está preparada para ratificar” el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea

 

Ante las quejas del sector agropecuario francés, el gobierno galo puso en duda la aplicación del convenio.

Francia anunció que “no está preparada para ratificar” el acuerdo comercial que firmaron la Unión Europea y el Mercosur después de casi 20 años de negociaciones entre los bloques.

La noticia llegó través de la portavoz de Emmanuel Macron, Sibeth Ndiaye, a pesar de que el presidente galo no manifestó públicamente su oposición al tratado cuando se anunció su firma en la cumbre del G20 de Osaka. “Vamos a mirarlo con detalle y, en función, de estos detalles se va a decidir”, comentó la funcionaria francesa, quien puso como ejemplo la tarea diplomática que su gobierno realizó recientemente antes de firmar un acuerdo de libre comercio con Canadá conocido como CETA.

Desde que el pasado viernes se anunció la firma del convenio en Francia comenzaron los reclamos del sector agropecuario, uno de los más importantes del país. En medio de una situación política frágil, Macron comenzó a sembrar dudas sobre la aplicación del acuerdo.

Históricamente Francia tiene una política de fuerte subsidios a su agro poco competitivo, sobre todo el sector de carne, porque sostiene que más allá de los temas comerciales se trata de una cuestión demográfica y hasta de equilibrio territorial: no quiere que los productores agropecuarios tengan que dejar sus pueblos para mudarse a la ciudad ante la falta de viabilidad económica de su actividad. Es un tema muy delicado porque en algún punto hace a la esencia de cómo se mira Francia a sí misma.

“No puedo decirles que vamos hoy a ratificar el acuerdo con el Mercosur (…) Francia no está por ahora lista para ratificarlo”, afirmó este martes la portavoz del gobierno francés, en una entrevista que concedió al canal de noticias BFM.

“El acuerdo con la Unión Europea tiene más de político que de ganancia”

Desde el gobierno argentino intentaron bajarle el tono a las declaraciones de la portavoz francesa y el ministro de Producción, Dante Sica, aseguró que el convenio “es muy equilibrado en términos de demandas y concesiones”.

El funcionario interpretó positivamente las dudas del gobierno francés. “Quizá esté diciendo que no ganó todo lo que quería o que tuvo que ceder más de lo que quería; de todas maneras es una buena señal para nosotros”, explicó.

Sin embargo, no está para nada claro cual será el alcance de la oposición francesa a la implementación del acuerdo. Ya en su pasada visita a Francia, Macri había dejado trascender que se iba a anunciar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, y antes de recibirlo Macrón se mostró en un pueblo rural con productores de ganadería y anunció que los iba a defender. Luego dijo lo mismo ante Macri en el palacio del Eliseo. 

Este martes, la historia se repitió.

 

  • Análisis: el acuerdo Mercosur-UE obliga a la Argentina a ordenar sus finanzas y a una mejora institucional

 

Advierten que una vez que entre a regir el acuerdo, el Estado deberá poder competir en prestaciones con Europa y no podrá volver al atraso cambiario.

El mercado bursátil reaccionó favorablemente al anuncio del Acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, otro tanto sucedió en el mercado de bonos, pero más allá del efecto de corto plazo, lo cierto es que pueden pasar más de diez años para que entre en plena vigencia. Sin embargo, el análisis de mediano plazo ya deja ver quiénes serán los principales beneficiarios en materia financiera y quiénes quedarán rezagados. Y Argentina tiene sus propias dificultades macroeconómicas y estructurales para poder sacarle el máximo provecho a un tratado semejante.

Según señaló Samar Maziad, el analista y vicepresidente de la calificadora de riesgo Moody’s, “El acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur es un acontecimiento positivo en términos crediticios, cuyos beneficios probablemente se materializarán en el mediano plazo. Una mayor integración comercial dará impulso a las exportaciones, respaldará inversiones y la transferencia de tecnología, y contribuirá a una mayor competitividad en los países del Mercosur”.

En Wall Street coincidieron en que los efectos de este acuerdo se harán sentir en el mediano plazo y por lo tanto, el mercado de acciones y bonos no lo puede incorporar en sus precios en el corto plazo. Así lo aseguró un importante analista a LPO. Principalmente porque primero deberá ser refrendado por todos los Parlamentos de los países involucrados y, por ejemplo, el francés Emmanuel Macron ya adelantó que pretendía auditar el Acuerdo punto por punto. En este sentido, ni siquiera puede darse estimarse el momento en el que entrará en vigencia, incluso si el ministro Dante Sica estipuló que “a más tardar”, será en 2022.

Para el analista consultado tampoco es claro que mayor comercio exterior vaya a mejorar la disponiblidad de divisas con la que darle sostenibilidad a la deuda argentina “Exportar más implica importar más. Y viceversa. No vas a generar más dólares por abrirte. Pero sí es mejor para el crecimiento y por ende para lo fiscal. Pero de vuelta, es muy mediano plazo, y hoy imposible de cuantificar ese efecto”, aseguró a este medio.

 Y segundo, porque aún no se conoce la letra chica de lo firmado entre los representantes del Mercosur y el equipo de Jean-Claude Juncker más allá de lo que el mismo presidente de la Comisión Europea publicó este lunes. Este primer adelanto, muestra que el Acuerdo obliga a toda la región a mejoras institucionales para el cumplimiento de criterios de sostenibilidad ambiental, respeto de derechos de autor y defensa de las pymes, entre otras.  

De todas formas y en líneas generales, Maziad estimó que el impacto en la región no será parejo: “Uruguay y Paraguay serán los más beneficiados del acuerdo, dado que son economías abiertas y pequeñas. En el caso de Brasil y Argentina, las economías más grandes del Mercosur, prevemos que los beneficios económicos serán importantes pero proporcionalmente menores y que las perspectivas macroeconómicas seguirán estando dominadas por acontecimientos domésticos”.

‘En el caso de Brasil y Argentina, prevemos que los beneficios económicos serán importantes pero proporcionalmente menores y que las perspectivas macroeconómicas seguirán estando dominadas por acontecimientos domésticos’, aseguraron en Moody’s.

De momento, una economía como la argentina tiene limitaciones extendidas para la competitividad en materia de tasas de interés, infraestructura y costos de logística, entre muchos otros. No en vano, la Unión industrial Argentina (UIA) viene señalando que la industria nacional es competitiva “puertas adentro”, pero no cuando se le suman los costos de transporte y, en particular los impuestos y tasas. Por eso, desde la UIA señalaron este sábado que quisieron ser parte de la negociación con la Unión Europea, pero que el Gobierno los excluyó.

  • La competitividad puertas afuera

Las advertencias del economista y candidato a senador Martín Lousteau respecto de la ineficiencia del Estado argentino van en el mismo sentido. El último jueves en el 7º Latin Economic Forum comparó al costo de sostener al Estado -en relación con sus contraprestaciones- y el costo de financiar su déficit con un insumo caro y de mala calidad que “nos deja fuera, no nos deja competir”.

“El problema es que la Argentina tiene déficit a pesar de que le demos más plata al Estado. El Estado argentino tiene tres veces más plata por cada uno de nosotros que hace 25 años ajustada por inflación. No nos da más bienes y servicios, no nos da más cosas e igual tiene déficit”, aseguró Lousteau.

En este punto, el economista y director de la consultora Eco Go, Martín Vathier, coincidió en que para que el tratado con la Unión Europea sea provechoso para el país en términos netos, será necesario un ordenamiento macroeconómico de largo plazo que permita reducir el costo fiscal para la producción, abordar un agenda de competitividad estructural que lleva años postergada y no volver a recurrir al atraso cambiario. Aunque aclaró que hasta tanto no sea pública la letra chica, es apresurado hacer un análisis pormenorizado.

“Durante estos plazos en los que se vaya dando la apertura, la Argentina va a tener que avanzar en competitividad no solo en el mercado interno, sino en el regional. Por ejemplo, el aceite de oliva argentino que hoy se vende en Brasil va a tener que competir con el europeo. Entonces no quedan excusas, porque si no se avanza en la competitividad y eficiencia del Estado, van a ser pocos los sectores que puedan competir. Eso va a impactar sobre el empleo más allá de que obviamente habrá sectores en los que el desempleo va a aumentar, pero no será suficiente el empleo creado en otros sectores para compensar”, dijo Vauthier.

‘Si no se avanza en la competitividad y eficiencia del Estado, no será suficiente el empleo creado en otros sectores para compensar’, dijo Vauthier.

“Por eso me parece que el Estado y la Argentina en su conjunto van a tener que trabajar en cuestiones de competitividad estructural que no se han trabajado en las últimas décadas: infraestructura, costo de logística, costos laborales y la presión tributaria sobre los sectores formales, la estructura tributaria y el costo financiero, porque con estos niveles de tasas de interés en dólares y en pesos ninguna empresa puede usar crédito para financiar inversiones. Hay mucho para avanzar. Este acuerdo debería obligar a la Argentina para discutir estas cuestiones tan postergadas. Va a ser la única forma de que el empleo que se cree en los sectores beneficiados por el Acuerdo supere en términos netos los que se pierdan en los sectores desfavorecidos. Esto por el lado de la competitividad que no está asociada a los precios”, agregó.

“Por el otro lado, también está la cuestión del tipo de cambio. La Argentina ha recurrido una y otra vez, ya sea en época de elecciones o mientras el resto del mundo lo financie, al atraso cambiario. En un contexto en el que se remuevan aranceles y haya más apertura económica, volver a un dólar barato va a tener muchos más costos. Por eso me parece que va a haber incentivos para que no se vuelvan a repetir estos episodios de atraso”, concluyó.

DOCUMENTO: https://es.scribd.com/document/415252456/Informe-de-la-Union-Europea#download&from_embed

Pero existe un tema del que nadie quiere hablar, y mucho menos en nuestra Argentina, con Gran Bretaña fuera de la UE tras el Brexit, en este acuerdo se deja aclarado que las Islas Malvinas, así como Gibraltar para España y en base al “Fallo Chagas de la ONU” serán reconocidas por la UE como territorio colonial de ultramar, y desconocer la intrusión de aquella potencia extra comunitaria en territorio del Mercosur… ¡No, no se les ocurrió plantearlo ni al Canciller Fauri ni al Presidente Macri!

¡¡Una verdadera vergüenza, que nuestras autoridades y negociadores sigan desconociendo a “nuestro enemigo” por invasor y ocupante ilegal de nuestro territorio; también debemos preguntarnos ¿si nuestros hermanos Brasil, Uruguay y Paraguay que dicen “reconocer” nuestros derechos sobre el archipiélago han planteado algo?!!

Si Belgrano, San Martín, Güemes y tantos otros héroes y patriotas argentinos que ofrendaron sus vidas por la integridad territorial Argentina se pudieren levantar de las tumbas los correrían (como mínimo a chancletazos) a todos estos apátridas… como mínimo y con un título muy benevolente.

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

 

 Fuentes: Marcia Dell’Oca, Eco Go, Latin Economic Forum, Moody’s

Buenos Aires, 2 de julio de 2019

 

Se el primero en comentar en "CARRERA POR EL BCE – UNION EUROPEA ACUERDO MERCOSUR ¿CUALES SON LAS EXIGENCIAS PARA LA ARGENTINA?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*