EN MAYO MAL – SWIFT TAMBIÉN EVALÚA – MIRADAS REGIONALES

Mala señal: Volvieron a aumentar los cheques rechazados. Cuota Hilton: El frigorífico Mattievich, cerca del cierre y unos 300 despidos. Mercosur-UE, y un acuerdo que no es tal pero es buena señal

Después de la mejoría mostrada en abril, con una caída del 2,04%, en mayo volvieron a aumentar las cantidades de los cheque rechazados por falta de pago, tanto en montos como en cantidades. El porcentaje ascendió al 2,07%, lo que representó unos 147.000 documentos rechazados por falta de pago. Por la escasa participación en la cuota Hilton, el frigorífico Mattievich cerrará una planta con 300 empleados ubicada en Carcarañá, provincia de Santa Fe, que había reabierto sus puertas hace un año con la presencia del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el secretario de Agroindustria, Luis Etchevehere. En tanto, peligra también la inversión de Swift que si bien fue uno de los grandes favorecidos, también quedó con un sabor amargo. “Poco ambicioso”; un acuerdo que aún no está cerrado; una situación que pone el bloque en una posición desfavorable. Mucho se opina sobre lo que coinciden todos: es un buen gesto… Sobre todo, en tiempos de campaña. En cuanto a los beneficios generales reinan más dudas y temores, que buenas expectativas.

Un mal dato para la economía: los cheques rechazados aumentaron en mayo pasado, según la información oficial que dio a conocer el Banco Central, después de la mejora observada en abril pasado.

El aumento de los documentados rebotados ocurrió tanto en los montos como en las cantidades de estos instrumentos en relación al total compensado.

Según la información oficial del Banco Central, en mayo se compensaron en el sistema bancario 7,1 millones cheques. De ese total, 147.000 fueron rechazados por falta de pago (y otros 215.000 rebotaron por algún error de escritura, que se subsanarán con los cheques electrónicos).

Así, representaron un 2,07% del total compensado, lo que marcó un alza con respecto al 2,04% de abril. Con respecto a mayo pasado, el número mejoró, ya que en el quinto mes de 2018 el ratio entre rechazados y compensados había sido de 2,46%, indicó el diario El Cronista.

Con respecto a los montos, en mayo se compensaron cheques por $ 496.500 millones y los documentos que no se pudieron pagar acumularon $ 7944 millones. Esto representó un 1,60% del dinero que se compensó mediante estos instrumentos en el total del sistema bancario. Es un alza de 11 puntos básicos con respecto al 1,49% de abril.

No obstante, los montos que no se pagaron en mayo presentaron una caída con respecto a igual mes de 2018 que fue, justamente, el pico de rechazos en medio de la fuerte crisis que se desató en el segundo trimestre del año pasado.

Durante el quinto mes de 2018, los montos de cheques rechazados habían significado el 2,16% de los documentos compensados por vía bancaria.

“En línea con la profundidad de la recesión, la dinámica de la cadena de pagos mostró cierto deterioro en los primeros cinco meses del año. Si bien hay una mejoría respecto al acumulado en idéntico periodo de 2018, los indicadores de rechazos se ubican en un andarivel superior al verificado en años anteriores”, explicó en un reporte Joaquín Berro Madero del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL), de la Fundación Mediterránea.

En febrero de este año, el Banco Central publicó un informe que situó el porcentaje de cheques rechazados sobre el total compensado durante 2018 en el orden de 5,2% del total. Se trató de un porcentaje similar al verificado durante la crisis económica y financiera de 2001 donde el porcentaje de cheques rechazados llegó a 5,4%.

·         SWIFT TAMBIÉN EVALÚA – Cuota Hilton: El frigorífico Mattievich, cerca del cierre y unos 300 despidos

Por la escasa participación en la cuota Hilton, el frigorífico Mattievich cerrará una planta con 300 empleados ubicada en Carcarañá, provincia de Santa Fe, que había reabierto sus puertas hace un año con la presencia del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el secretario de Agroindustria, Luis Etchevehere. En tanto, peligra también la inversión de Swift que si bien fue uno de los grandes favorecidos, también quedó con un sabor amargo.

El grupo frigorífico Mattievich anunció que cerrará una planta de faena con 300 empleados ubicada en Carcarañá, dado que no recibió el cupo esperado de la cuota Hilton para la exportación de carne vacuna a la Unión Europea. El establecimiento había reabierto hace un año, con la presencia del presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien en esa oportunidad señaló que “estas fábricas son una oportunidad de progreso, es cambiarle la vida a muchas familias que se pueden proyectar sin tener que irse de su pueblo”.

La Secretaría de Agroindustria distribuyó ayer el cupo exportador de carne enfriada a Europa entre 31 frigoríficos. Un tercio fue para establecimientos que tienen planta de faena en la región.

Los principales adjudicatarios fueron dos compañías de propiedad brasileña. Quickfood y Swift. El tercer puesto quedó para la empresa nacional Importadora y Exportadora de la Patagonia, del mismo dueño de supermercados La Anónima.

En el caso de Mattievich, uno de los principales grupos nacionales de la industria frigorífica, el gobierno le adjudicó un cupo de 50 toneladas, cuando la industria frigorífica provincial reclamaba 300 toneladas de cuota Hilton.

La empresa santafesina pidió 300 toneladas correspondientes al cupo para plantas nuevas. Es que el frigorífico de Carcarañá fue reabierto el año pasado, luego de una larga parálisis de siete años provocada por el virtual cierre del mercado exportador. La inversión fue para llevar adelante esa apertura fue de 5 millones de dólares y la proyección de faena era de 450 cabezas por día.

Desde la Secretaría de Agroindustria indicaron que para poder inscribirse como planta nueva, no debieran haber sido beneficiarios de cuota Hilton en los ciclos comerciales anteriores.

En el caso de Mattievich, habían sido beneficiados con el cupo de estos cortes, pero en la planta de Rosario que le vendieron el año pasado a Coto.

El secretario general del gremio de la carne, José Fantini, explicó que la cuota “se distribuye por los números de Cuit” de las empresas frigoríficas y como Mattievich cerró la planta que tenía en Rosario, y Coto se quedó con ese Cuit, entonces, el gobierno le da esa cuota a ellos.

“Tomamos muy mal esto que sucede porque teníamos muchas esperanzas, es una planta que fue reinaugurada por el presidente Macri por lo cual lo acompañamos hace pocos meses, lo único que nosotros queremos es trabajar”, agregó Fantini.

La ministra de Producción de Santa Fe, Alicia Ciciliani, explicó al diario ‘Página/12’ que el cierre se da “por un cambio en las reglas de juego”. Y se quejó: “Con un mercado interno a la baja, los frigoríficos que están bien son los que tienen cuotas para exportar, y esta cantidad asignada no resulta viable”.

Por otra parte, Ciciliani explicó que lo que se dirime “es una disputa económica entre factores de poder, cuando no se respetan las reglas, después la asignación de recursos la tiene el que tiene mayor poder de lobby, el que es amigo, o el más cercano”.

“Justamente este gobierno se jacta de venir a solucionar esto, de tener reglas de juego transparentes, de seguridad jurídica, hizo toda su campaña política en base a estos valores, y resulta que ahora en Santa Fe vemos como cambia las reglas de la cuota Hilton y también lo hizo para las empresas de biocombustible”, argumentó la funcionaria santafesina.

Si bien los grandes favorecidos son Quickfood, Swift y en tercer lugar del podio, la empresa nacional Importadora y Exportadora de la Patagonia, para Swift esta decisión también les dejó un sabor amargo.

La brasileña comenzó una importante inversión para reabrir un frigorífico en Venado Tuerto, con la misma esperanza de sumar 300 toneladas más de Cuota Hilton. Si esta decisión no se revierte, podrían evaluar frenarla, para evitar perjuicios posteriores.

Jorge Torelli, gerente general de Mattievich, explicó al diario ‘BAE’ que “no vamos a pedir el Procedimiento Preventivo de Crisis, porque queremos pagarle lo que corresponde a cada trabajador. Mattievich fue un obrero de la carne y no quiere quedar mal con nadie. Igual estamos en conversaciones con todos, no queremos cerrar. Si esto no se revierte, podemos explorar la vía judicial”.

Mattievich recuerda la visita del presidente Mauricio Macri en la inauguración de 2018 y las palabras del ministro de Agroindustria, Luis Etchevere que decía: “Argentina se convierte en supermercado del mundo. No es un caso aislado, es consecuencia de la política de Macri”.

La situación en el pueblo de Carcaraña es de una gran tristeza. Todos sabían que si el Gobierno les otorgaba más cuota se iban a incorporar 150 trabajadores. Lo conocen a Mattievich y saben que vendió una planta en Rosario, para poder invertir en esta reapertura.

La ministra Ciciliani agregó en diálogo con ‘Rosario 3’: “Les cambiaron las reglas de juego y esto sólo beneficia a los grandes, a los que tienen espalda financiera. Si sos una gran empresa, te podés aguantar el cimbronazo, pero es una empresa familiar y nacional. Por eso me parece que hay que defenderla”.

·         MIRADAS REGIONALES – Mercosur-UE, y un acuerdo que no es tal pero es buena señal

“Poco ambicioso”; un acuerdo que aún no está cerrado; una situación que pone el bloque en una posición desfavorable. Mucho se opina sobre lo que coinciden todos: es un buen gesto… Sobre todo, en tiempos de campaña. En cuanto a los beneficios generales reinan más dudas y temores, que buenas expectativas.

El beneficio será inmediato cuando entre en vigencia el acuerdo entre el Mercosur y la UE, de acá a un año y medio o 2 años. En algunos casos se implementaría antes“.

Tema central para el ultra oficialista  ‘Clarín’, el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea, por el cual remarca que “soja, carnes, pescados y frutas se podrán exportar a Europa con arancel cero”, y en el cual, frente a la críticas, advierte que “el beneficio será inmediato“.

El freno fue contundente por parte del diario ‘Página 12’ que advierte que “Macron eclipsó la ilusión de Macri”: el gobierno francés ‘condicionó la aplicación del pacto’ y anunció que ‘no está listo para ratificar el acuerdo’, publicó el diario bajo el título ‘Léclipse’, que recuerda además el eclipse de ayer.

Desde la misma París, escribió:

El contexto parecía ideal pero un par de granitos de arena trabaron el vuelo hacia lo desconocido que implicaba el acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur celebrado como histórico hace unos días por las capitales concernidas. Miembros de la propia mayoría presidencial de Emmanuel Macron, líderes y diputados ecologistas y agricultores amenazados por el alcance del acuerdo alteraron la agenda del compromiso pactado. Ello obligó al entorno gubernamental a salir y aplacar la polémica. La portavoz del gobierno, Sibeth Ndiaye, indicó que París iba a “mirar en detalle (el acuerdo) y, en función de ese detalle, “decidir”. La siguiente frase sonó como un retorno repentino a la tierra. Ndiaye dijo luego que “Francia, por el momento, no está lista para ratificar” el acuerdo. Después, el ministro de la Transición Ecológica, François de Rugy, condicionó la aplicación del pacto UE/Mercosur el respeto, por parte de Brasil, de sus compromisos en lo que atañe la desforestación del Amazonas“.

El diario ‘BAE Negocios’ tituló “Mercosur-UE: un preacuerdo sospechosamente abusivo” e hizo una comparación con un partido de tenis para “dimensionar el desequilibrio”: “uno de los jugadores, de bajo ranking de la ATP, ingresa al cuadro principal del torneo tras superar la clasificación y su contrincante pasa directamente a la competencia por su elevado ranking, dado que es un top ten consolidado con reconocida capacidad para pelear por el número uno del mundo.

La desigualdad entre ambos competidores es evidente y el jugador ingresado desde la qually, por supuesto, es consiente de la superioridad del rival. Es muy probable que en un enfrentamiento a este nivel gane el top ten. No obstante, la situación podría tornarse más desigual si las reglas que se pautan en la competencia son diferentes para cada uno de los jugadores y poseen un claro sesgo en favor del favorito, como gozar de más horas de descanso previas al encuentro, contar con la complicidad del árbitro en fallos poco claros y, lo más grave, permitir diferentes normas específicas de juego, claramente inequitativas. Podríamos imaginar que, entre las exigencias de las reglas para el partido, el jugador de más bajo ranking solo pueda emplear su mejor golpe (a juicio de su rival) apenas en dos oportunidades durante todo el partido. Y, en cambio, la limitación para el top ten solo sea poder emplear su mejor golpe (a criterio de su adversario) en los primeros game s del encuentro, quedando liberado progresivamente desde el inicio del partido para desplegar su mejor juego desde el game número 16“.

La diferencia entre ambos bloques de lo que aclara es, en realidad, un “preacuerdo”, es intensa: “la estructura productiva de los países europeos es tecnológicamente superior, el bloque de países es más amplio y diversificado y cuenta con economías muy desarrolladas consagradas entre las potencias económicas globales, a diferencia de los países del Mercosur que están lejos de la vanguardia en tecnología, es un bloque de países mucho más reducido y menos diversificado, sin potencias reconocidas por su potencial de exportación como son Alemania, Italia o Francia“.

Remarca que además de “pertenecer al bloque menos competitivo, los miembros del Mercosur deberían aceptar condicionamientos a sus exportaciones sin fecha de finalización y los europeos tendrían la certeza de la fecha en la cual se liberarían completamente sus ventas externas. Y el condicionamiento permanente que recae sobre los socios del Mercosur es mucho más agresivo“.

El diario refleja el impacto entre los industriales locales en un “desánimo que lógicamente les genera como igualmente sentiría nuestro hipotético jugador de tenis que debió traspasar la qually para enfrentar a un top ten con reglas que lo desfavorecen“.

Quizás el economista Marcelo Elizondo ratifique la teoría de ‘Página12’ de que es un simple anuncio político en tiempos de campaña electoral. En diálogo con ‘Ambito Financiero’ calificó al acuerdo como “poco ambicioso” desde el punto de vista comercial, pero destacó que su importancia radica en la señal política de apertura que ofrece.

Más allá de eso, afirmó que ‘no va a resolver los problemas de nuestro comercio exterior’ y ‘que quedan pendientes reformas’ para lograr que las empresas tengan competitividad“, resumió el matutino.

Durante una entrevista, el director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), le dijo entre otras cosas:

Firman algo y siguen negociando. Esto no es un tratado de libre comercio convencional al estilo de los tratados cerrados en los cuales hay especificaciones técnicas en las que se bajan aranceles por productos, se ponen plazos. Claramente todavía eso no es. Es una cosa intermedia.

Hasta que no está todo acordado, no hay nada acordado. Bajo ese principio no puede tomarse como definitivo nada de lo propuesto. Acá varió eso porque lo que se alcanzó como consenso en un momento ya se formaliza como acuerdo.

Esto mejora la condición de lo que ya se exporta a Europa. Hay que seguir negociando para obtener la apertura para otros mercados, para otras industrias. Lo más importante es un cambio en la definición de política internacional de la Argentina.

– Hay una modificación de la posición de la Argentina en el mundo que decide salir a integrarse y abandona su cerrazón tradicional. Además, este acuerdo le otorga al Mercosur un salto de reputación internacional importante, porque no cualquiera puede firmar un acuerdo de este tipo con la Unión Europea. Alienta inversiones. El Mercosur era un bloque encerrado en sí mismo, ahora mira hacia afuera. Es la primera gran modificación desde que existe hace 30 años, pero no es la solución total del comercio exterior.

Desde lo comercial no es una cosa demasiado ambiciosa. La Unión Europea no es el mercado más relevante para la Argentina. Al primer continente a cual la Argentina le vende es América, el segundo es Asia y el tercer es Europa. Es decir que este acuerdo no resuelve el problema de comercio exterior. Hay otros mercados que son mas relevantes y nosotros que somos exportadores de bienes agropecuarios tenemos en India, China, Indonesia y Vietnam, mercados muy relevantes. Yo prefiero enfocar en estos mercados antes que en la UE, porque ahí tenemos conflictos. El agro es sensible para los dos.

Un acuerdo como este permite acceso a mercados y garantiza demanda en mejor condición. Ahora, el problema de Argentina no es de demanda. La demanda está, son los chinos, los egipcios que compran granos o Brasil. El problema de Argentina es de oferta, competitividad para producir y competir en los términos que el mundo plantea. Esto no debe hacernos olvidar que quedan pendientes la reformas para que la oferta sea competitiva como la legislación laboral, la legislación impositiva y administrativa”.

De mal en peor, cheques rechazados en aumento, el sector cárnico en apuros y además ahora Brasil y Argentina apuran un pre-acuerdo UE-Mercosur que solo beneficia a la Unión Europea y perjudica absolutamente a los 4 países sudamericanos… creo que corremos desesperadamente hacia el abismo, y encima lo hacemos alegremente.

¡Un horror!

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 4 de julio de 2019

 

Se el primero en comentar en "EN MAYO MAL – SWIFT TAMBIÉN EVALÚA – MIRADAS REGIONALES"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*