INFORME DE LA UB – OTRAS APRECIACIONES

El tipo de cambio real se acerca a valores de diciembre de 2015. El dólar cayó por quinta jornada consecutiva y se vendió a 43 pesos en el Banco Nación

Un informe realizado por el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano revela que el tipo de cambio real (es decir, sin tener en cuenta la inflación) volvió a los valores de diciembre de 2015, cuando se eliminó el cepo cambiario. Mayores ingresos financieros y altas tasas de interés convergen para aplanar el tipo de cambio, a menos de cuatro meses de las elecciones presidenciales.

En un país con inflación, como Argentina, los precios suben en la moneda local (en nuestro caso, en pesos). Según los rubros, el alza es mayor o menor y se publica en el Índice de Precios al Consumidor del Indec. Cuando existe inflación, el precio del dólar también debería subir. Cuando el tipo de cambio se encuentra “estático” (como en este momento), los economistas hablan de “atraso cambiario“.

El tipo de cambio real cayó un 2,6% en mayo, al mismo tiempo que crecieron un 3% los precios del sector servicios“, dicen desde el CENE de la Universidad de Belgrano, haciendo referencia al valor del dólar comparado con la inflación.

Sumado al registrado en abril, el retroceso experimentado en mayo determinó que el tipo de cambio real se acerque al nivel de diciembre de 2015, luego de un período que se había iniciado en agosto del año pasado, en el que se mantuvo bastante por encima de dicho valor”, explicó Víctor Beker, director del CENE.

Para calcular el tipo de cambio “real” (es decir, sin inflación), se toma como base el valor del dólar en diciembre de 2015, luego del levantamiento del cepo cambiario. Se estima su evolución hasta el presente y se le agrega la inflación en los Estados Unidos medida por el índice de precios al productor. Finalmente, se divide por la evolución local del Índice de Precios al Consumidor para el rubro servicios.

Con este cálculo, los economistas concluyeron que los valores actuales se acercan mucho a los del inicio del gobierno de Mauricio Macri. El aporte de divisas del agro por la liquidación de exportaciones sigue ocupando un rol protagónico en cuanto a oferta, siempre concentrado en el segundo trimestre del año.

Este miércoles 3/7 la divisa estadounidense cayó por quinta jornada consecutiva y se posicionó en los $43 en el Banco Nación. De esta manera, el peso se apreció 7,2% en términos reales desde el 29 mayo.

Durante el mes de junio el agro e industrias derivadas inyectaron al mercado USD 2.218,9 millones por exportaciones, un 42% menos que los USD 3.833,3 millones liquidados en junio de 2018, cuando ya se había desatado el derrape devaluatorio del peso argentino.

Por otra parte, el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que confecciona la entidad monetaria con informes de consultoras, reflejó que una expectativa de inflación de 30% para los próximos doce meses, mientras que prevén una tasa promedio de LELIQ de 55% en diciembre de 2019.

En lo que respecta a la proyección del tipo de cambio nominal, los analistas del REM esperan un valor promedio para julio de $44,10 por dólar, unos 2,80 pesos por debajo del sondeo del mes anterior, mientras que proyectan un valor de $50,20 mayorista para diciembre de 2019, unos 80 centavos menos que en la encuesta previa.

Mayores ingresos financieros y altas tasas de interés convergen para aplanar el tipo de cambio, a menos de cuatro meses de las elecciones presidenciales
·         El dólar cayó por quinta jornada consecutiva (3/7) y se vendió a 43 pesos en el Banco Nación

Argentina atraviesa esta semana los días más fríos del año, pero la llegada a pleno del invierno no evita que en la City se esté atravesando un verdadero “veranito” cambiario. El precio del dólar retrocedió este miércoles (3/7) por quinta jornada consecutiva, en un mercado desbordado por la oferta de divisas y una demanda que no llega a hacer suficiente contrapeso.

Este período de “apreciación cambiaria”, es decir una revalorización relativa del peso debido a que el dólar sube a menor ritmo que la inflación, es bienvenida en los despachos oficiales, donde advirtieron que un salto de la divisa de EEUU empujaría a una mayor alza de precios y minaría las chances electorales de Mauricio Macri, quien aspira a la reelección.

En bancos del microcentro porteño el dólar restó 0,5 por ciento. En las sucursales del Banco Nación cerró a 20 centavos, a 43 pesos para la venta al público. En el promedio de bancos de la City porteña se vendió a 43,25 pesos.

En el mercado mayorista el billete verde terminó ofrecido a $42,03, con lo que recortó la suba en el recorrido de 2019 a 11,5%, la mitad que la inflación acumulada en poco más de un semestre.

En una comparación interanual, el tipo de cambio, acotado a la comparación del peso con el dólar, perdió toda la ventaja adquirida por la devaluación en la segunda mitad de 2018. La divisa mayorista cotiza hoy un 50,1% más que los 28 pesos del 3 de julio del año pasado, frente a un avance de los precios minoristas de poco más de 55% en los últimos doce meses.

 

Los analistas de Research for Traders atribuyeron la caída reciente del dólar a “un mayor ingreso de divisas de inversores que apuestan al carry trade por las elevadas tasas en pesos”.

 “El dólar acumula una caída de 8,6% en poco más de dos meses, desde el récord de precios alcanzado el 26 de abril”

La baja del dólar se profundizó en las últimas ruedas, pero es un fenómeno que lleva más de dos meses de duración, después del récord nominal del pasado 26 de abril, de $46,90 en el promedio de venta al público y $45,97 mayorista.

“Sumado al registrado en abril, el retroceso experimentado en mayo determinó que el tipo de cambio real se acerque al nivel de diciembre de 2015, luego de un período que se había iniciado en agosto del año pasado, en el que se mantuvo bastante por encima de dicho valor”, explicó el economista Víctor Beker, director del CENE de la Universidad de Belgrano.

El aporte de divisas del agro por la liquidación de exportaciones sigue ocupando un rol protagónico en cuanto a oferta, siempre concentrado en el segundo trimestre del año.

Sin embargo, un dólar que baja y “rinde menos” al momento de traducirlo  en pesos, frente a una inflación que se mantiene en el nivel más alto en 27 años, está esmerilando estos ingresos genuinos, vinculados al comercio exterior y no a la especulación financiera, sobre los que además recaen este año mayores retenciones.

Durante el mes de junio el agro e industrias derivadas inyectaron al mercado USD 2.218,9 millones por exportaciones, un 42% menos que los USD 3.833,3 millones liquidados en junio de 2018, cuando ya se había desatado el derrape devaluatorio del peso argentino.

Aunque el Banco Central aceleró en las últimas jornadas el recorte de las tasas de política monetaria, ahora levemente sobre 60% anual, los rendimientos en pesos, con un dólar ofertado en exceso y una inflación que desacelera por el congelamiento de tarifas, son muy atractivos.

Fuentes: Universidad de Belgrano CENE, REM,  Research for Traders

 

Por Gregorio Reynoso

Buenos Aires, 3 de julio de 2019

Se el primero en comentar en "INFORME DE LA UB – OTRAS APRECIACIONES"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*