OXÍGENO, EN CAMPAÑA. HACIA LAS PASO 2019

«Comprando» votos: ahora 12, créditos Anses, reducción de retenciones y más ruido, mucho «ruido». El mito del “voto delivery”

El uso y abuso de los recursos del Estado para favorecer la imagen del oficialismo en tiempos de campaña es una constante indudable. Más que nada en tiempos de crisis cuando los bolsillos dirigen las voluntades. En ese marco, el Gobierno de Mauricio Macri comenzó a anunciar con bombos y platillos (pues será más el ruido que el contenido) varias medidas para aflojar presiones e incentivar el consumo. Sin dudas, la inflación no puede ser tema de campaña. Se ha intentado instalar, con el cierre de las listas primero y el arranque de la campaña después, que los intendentes del conurbano enrolados en el Frente de Todos están molestos con la candidatura a Gobernador de Axel Kicillof. Y ello los llevaría a impulsar el corte de boleta en sus distritos. No parece ser la realidad, sino todo lo contrario. El mayor impulso, con los números de hoy, para aplicar la estrategia de la tijera lo podrían llevar a cabo los jefes comunales, pero de Juntos por el Cambio para que no peligre la continuidad en sus distritos. Sobre todo en el segundo cordón del Gran Buenos Aires. Allí no son tantos: Pilar, General Rodriguez, Quilmes y San Miguel. El resto gobierna comunas del primer cordón que, por su cercanía con la ciudad de Buenos Aires, tienen una concepción diferente de la figura de Macri.

Ayer  (10/7) se conoció que el Gobierno bajó los derechos de exportación de 4 a 3 pesos por dólar exportado para productos de las economías regionales, incluidos productos y subproductos de la soja, lo que supone una rebaja de poco más de dos puntos porcentuales sobre el monto que se paga por dólar de mercadería colocada en mercados externos.

Sin dudas, un guiño al sector en medio de la campaña, que busca morigerar uno de los reclamos persistentes de los gobernadores.

Sin embargo, aunque buena parte de los mandatarios destacó públicamente la medida, hubo excepciones.

«Otra gran noticia para la producción en Río Negro», celebró el rionegrino Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro), de buena sintonía con la Casa Rosada y con la mirada puesta sobre todo en la producción frutícola.

«Acertada decisión de la administración nacional», dijo por su parte el vicegobernador correntino Gustavo Canteros, haciendo foco en la producción arrocera.

Sin embargo, el presidente de la Confederación Económica de Misiones, Alejandro Haene, afirmó que el decreto relega a la provincia porque los principales productos exportables, como la yerba mate, el té y la madera, no fueron alcanzados.

«Una vez más los misioneros fuimos relegados por el Gobierno nacional», se quejó. «Tendremos que seguir esperando más allá de todas las notas que presentamos al Gobierno para que se eliminen los $3 a las retenciones porque teniendo en cuenta que con el valor del dólar actual no se está liquidando por encima de los $41 por dólar y si a eso se le descuentan los $3 de retenciones se exporta por debajo de los $38», graficó.

De todas maneras, los misioneros no quedarán afuera de otros «beneficios» preelectorales por la urgente necesidad del oficialismo de reactivar el consumo. De esta manera, a los créditos de la ANSES, los subsidios para comprar autos y el plan de pagos Ahora 12, se sumará ahora una actualización del salario mínimo, vital y móvil.

Ocurre que con la mayoría de las paritarias cerradas, el Gobierno convocará el Consejo del Salario en agosto para fijar el nuevo aumento de la remuneración mínima, que hoy es de $12.500.

El Ministerio de Producción y Trabajo, que encabeza Dante Sica, esquivará a la vez el pedido de convocatoria urgente elevado en las últimas horas por el sindicalismo duro encabezado por Hugo Moyano, y podría aprovechar la cercanía de las PASO para inyectar más de $30.000 millones en la economía antes de la primera batalla electoral del año prevista para el 11 de agosto.

Será en agosto, una vez que terminen de cerrarse las paritarias, aunque no hay fecha precisa.

Mientras, Sica se esperanza con una recuperación del consumo a partir de la clausura de las principales negociaciones salariales que entre marzo y junio ya alcanzaron a casi cinco millones de trabajadores. Sumado a ello esta actualización del salario mínimo, vital y móvil que se prevé que mejore la situación de un universo de 11 millones de trabajadores, más los mencionados anteriormente.

El SMVM sirve hoy solo para cubrir un 37% de la canasta familiar de pobreza para una pareja con dos hijos, valuada en $33.300.

Así y todo, los estudios muestran que tiene un efecto «derrame» sobre siete millones de trabajadores informales, 250.000 docentes cuyo piso salarial debe ser un 20% superior al mínimo, y 1,3 millones de jubilados con 30 años de aportes con un haber mínimo, equivalente al 82% del mínimo por la reforma previsional de 2017. También incide sobre los empleados registrados fuera de convenio y cerca de 600.000 beneficiarios de planes sociales, que perciben la mitad de la mínima.

Así, en el caso de que el Gobierno convalide un aumento del 28% anual en línea con el promedio acordado en las paritarias, el aumento en ciernes implicaría, cada mes, el desembolso adicional por parte del sector privado y público de $30.000 millones a la economía, según cálculos propios.

De lo cual, previsiblemente, casi la totalidad sería volcada al consumo. Quedan por fuera, en cambio, los trabajadores agrarios y los estatales, que tienen regímenes diferentes.

Este año, los 48 representantes de los gremios, las empresas y el Estado se reunirán tan solo tres días antes de las primarias. Por lo que se espera que haya tensiones.

La cúpula de la CGT evalúa por estas horas solicitar un aumento que acerque el piso salarial a la inflación, luego de reclamar en diciembre pasado una suba urgente a través de una carta formal dirigida al Gobierno que fue respondida con el anticipo a marzo del último tramo previsto para junio.

Los primeros en reflotar el reclamo fueron el camionero Pablo Moyano y el bancario Sergio Palazzo al exigir el jueves pasado un aumento inmediato de la remuneración mínima, junto con una recomposición de emergencia para los jubilados, y la exención del aguinaldo del pago de ganancias.

«Se hace necesaria la convocatoria a la discusión del Salario Mínimo Vital y Móvil que son los compañeros que menos ganan y que regulan a aquellos que tienen salario por fuera del convenio y están en negro», dijo Palazzo en una conferencia de prensa organizada por el Frente Sindical, que integra junto a Moyano y el titular de la CTA de los Trabajadores Hugo Yasky.

El dirigente de la central alternativa elevará en las próximas horas un pedido formal a la cartera de Sica para que se adelante el Consejo del Salario

  • Equilibrio fiscal

La situación fiscal mejorando (al menos, en el último mes) ayuda al oficialismo en sus gestos. El Índice de Equilibrio Fiscal del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano registró en mayo una mejora del 10,5% respecto del nivel registrado en abril y de 0,9% con relación al alcanzado en igual mes del año pasado.

El Índice de Equilibrio Fiscal del CENE se calcula como el cociente entre los gastos y los ingresos totales. El valor 100 indica una situación equilibrada; por encima de dicho valor denota superávit, y por debajo, déficit.

«El avance registrado en mayo es atribuible principalmente al fuerte incremento registrado en los ingresos, que crecieron un 15,5% respecto del mes anterior, mientras los gastos lo hicieron sólo un 4,5%», puntualizó Víctor Beker, director del CENE.

«Entre los recursos, se destacó el comportamiento de los derechos de exportación, reflejo del aumento de las ventas al exterior, principalmente de los productos de la nueva cosecha, así como el IVA y el impuesto a los débitos y créditos bancarios, indicativos de una incipiente reactivación de la actividad económica. Finalmente, también se hizo presente un componente estacional como el pago del impuesto a las ganancias», completó el economista.

  • HACIA LAS PASO 2019 – El mito del “voto delivery”

Se ha intentado instalar, con el cierre de las listas primero y el arranque de la campaña después, que los intendentes del conurbano enrolados en el Frente de Todos están molestos con la candidatura a Gobernador de Axel Kicillof. Y ello los llevaría a impulsar el corte de boleta en sus distritos. No parece ser la realidad, sino todo lo contrario. El mayor impulso, con los números de hoy, para aplicar la estrategia de la tijera lo podrían llevar a cabo los jefes comunales, pero de Juntos por el Cambio para que no peligre la continuidad en sus distritos. Sobre todo en el segundo cordón del Gran Buenos Aires. Allí no son tantos: Pilar, General Rodriguez, Quilmes y San Miguel. El resto gobierna comunas del primer cordón que, por su cercanía con la ciudad de Buenos Aires, tienen una concepción diferente de la figura de Macri.

Para que se entienda con claridad. El principal problema de los jefes comunales en el Gran Buenos Aires, que revisten en el oficialismo, es Mauricio Macri. Todavía la ventaja es muy importante a favor de la fórmula Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Hay municipios donde la distancia llega a los 25 puntos. Cuanto más lejos de la Ciudad de Buenos Aires, los números se notan con más claridad. Es verdad que la campaña recién arranca y el gobierno pondrá muchos recursos en esos sitios para emparejar la situación. 

¿Pueden los intendentes generar e influir en el corte de boleta? La respuesta es sí. Pero sobre todo lo hacen para cuidar su lugar y no tanto para favorecer o perjudicar a un candidato nacional o provincial. La ecuación es simple: los alcaldes miden las preferencias de sus vecinos y en función de ello reparten la lista completa para todos los cargos nacionales y provinciales con el último cuerpo que es el local. No complican demasiado las cosas, ni andan preguntando mucho.

Es por eso que en su momento, quien esto escribe, bautizó ese método como el “voto delivery”.

Ello significa llevar a cada casa la boleta armada para ingresar en la urna con las preferencias de cada votante. Eso sí, la candidatura a intendente no se discute.

En otras palabras, simplificar algo que no muchos hacen en el cuarto oscuro. Son los menos quienes preparan un voto con varios cortes el día de la elección. Por lo general, lo llevan generado. Es ahí donde los aparatos locales son fundamentales para el trabajo de armado de las boletas. Y hasta las entregan en sobre y todo. 

Claro que hay una condición ineludible. Para que ello de resultado primero debe existir la voluntad de los ciudadanos de votar a su intendente. De lo contrario, el esfuerzo será en vano. 

La historia marca varios ejemplos muy contundentes de ello.

En Tigre, Ricardo Ubieto gobernó muchos años desde una agrupación vecinalista, sin embargo ganaba en todas las elecciones porque la gente ponderaba su gestión y cortaba la boleta en su favor. En esos casos, el antecesor de Sergio Massa en dicha comuna llevaba boleta corta.

Aunque hoy este enrolado en las filas del kirchnerismo, Martín Sabatella, quien supo ser militante de la Federación Juvenil Comunista, gobernó Morón con la ayuda de la “tijera” que repartía junto con un instructivo para explicar cómo se debía hacer la maniobra para lo generar un voto anulado o impugnado. 

Más cerca en el tiempo, está lo sucedido en Malvinas Argentinas en 2011 donde Jesús Cariglino obtuvo su reelección con el 54,93% de los votos frente al hoy senador y jefe político del actual intendente Leonardo Nardini, quien obtuvo aquella vez el 36,48% de los votos, es decir 20 puntos menos que Cristina Fernández Kirchner, que en el distrito llegó al 55% de los votos. En esa oportunidad, Cariglino fue en la lista de Eduardo Duhalde, quien logró apenas el 10% de los sufragios. La “tijera” funcionó a la perfección. 

Y hace cuatro años, en San Miguel, el actual ministro de gobierno de María Eugenia Vidal logró ser reelegido con el mismo método. Allí Joaquín De la Torre iba en la boleta con Sergio Massa, quien obtuvo en el distrito menos del 20% pero el alcalde cosechó el 41,38% de los votos frente al candidato de Daniel Scioli, que fue el más votado a nivel Presidente, pero su postulante local Franco La Porta no pudo sostener todo ese voto y cosechó el 36.77%

Estos ejemplos marcan que el corte existe y se puede orientar con la estructura política. También lo puede hacer Vidal, quien se vio beneficiada de ello en 2015 ante la candidatura de Aníbal Fernández.

Lo que sucede ahora es que, ante tamaña polarización, no hay muchos votos para ir a buscar a las terceras fuerzas que, a priori, no marcan lo que media Massa en las dos elecciones anteriores. Ese dato no debiera ser pasado por alto. Mucho menos para la provincia de Buenos Aires que no tiene segunda vuelta. 

La Primera Sección electoral, clave

El fin de semana pasado Máximo Kirchner en Lomas de Zamora escuchó consideraciones de los intendentes de la 3ra. Sección Electoral sobre aspectos para ajustar en la campaña bonaerense.

Es donde se disputa la madre de todas las batallas y la plataforma que buscará el hijo de la senadora nacional para apuntalar su proyecto rumbo al 2023.

En ello no se equivoca Vidal, quien ya definió estrategia y va a polarizar con La Cámpora, espacio donde ubica a Axel Kicillof.

Técnicamente, es complicado instalar este amigo/enemigo porque el ex ministro de Economía se muestra más cerca de históricos K que de la agrupación juvenil.

A todos lados lo acompaña Carlos “Cuto” Moreno, amigo de Néstor Kirchner y actual diputado provincial.

Además, crece la influencia de Mario Ishii en ese sitio con gestos concretos, como el encuentro de este miércoles 10/07 en José C. Paz, donde se reunieron todos los candidatos de la Primera Sección Electoral con la fórmula provincial. De ahora en más las recorridas serán por separado. 

Es en esa geografía del conurbano donde se asienta la clave. Se trata del norte y noroeste del Gran Buenos Aires donde conviven varios niveles sociales. Allí, en 2017 Cambiemos logró imponerse a Unidad Ciudadana 41,44% a 36,08%, mientras que Massa logró el 12,2% de los votos.

Para equiparar a la Tercera Sección Electoral, donde hace dos años cayó por casi 300.000 votos, los esfuerzos de Vidal se instalarán allí. Tiene aliados importantes. Ya lo demostró el 9 de julio cuando visitó, por enésima vez, el distrito de San Miguel. Así seguirá siendo.

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado y Sebastián Dumont

Buenos Aires, 11 de julio de 2019

Se el primero en comentar en "OXÍGENO, EN CAMPAÑA. HACIA LAS PASO 2019"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*