QUIMERA ENERGETICA QUE NOS QUIEREN VENDER

Exportación a gran escala de GNL, un proyecto de YPF para otro país…

Los directivos de YPF le hicieron llegar a Mauricio Macri un proyecto de ley para promocionar la exportación de Gas Natural Licuado (GNL) a gran escala. La iniciativa, que apunta a expandir las ventas a Asia y especialmente a China, es un proyecto de largo plazo que se vería concretado recién para 2024 o más. Pero para su concreción requiere de condiciones que la Argentina no ofrece: primero deben pasar las elecciones presidenciales porque nada se discutirá en el parlamento en lo que resta del año excepto el vital Presupuesto. Luego, conseguir consensos entre las provincias para sumar votos en el Congreso, y por último debe acomodarse a las exigencias que el FMI le impuso al país y generar un esquema impositivo estable. ¡Otra mentira y van…!

Los directivos de YPF dejaron en la Casa Rosada una primera versión de un proyecto de Ley para impulsar la exportación de Gas Natural Licuado (GNL) y para que sea el presidente Mauricio Macri el que comience a ponerlo en marcha a través de los resortes políticos, institucionales y empresarios del país, una quimera que solo tiene sentido en campaña electoral para engañar a los argentinos.

La idea de YPF con el GNL es muy ambiciosa, demasiado para un país de necesidades cortoplacistas como la Argentina: construir una terminal de licuefacción que sería la mayor obra de infraestructura de la petrolera para ubicar el gas de Vaca Muerta y de otras cuencas hidrocarburíferas, en nuevos mercados como el asiático, especialmente China.

Se de una iniciativa que recién vería la luz en 5 o 6 años, según sus cálculos, con mucha suerte y viento a favor, mas cercana a una quimera electoralista que a una verdad o una realidad.

De acuerdo con el portal Ecojournal, el proyecto de YPF tiene como pilares centrales “blindar regulatoriamente la exportación de gas a largo plazo habilitando la firma de contratos de venta de LNG por plazos de hasta 20 años. Eso implica, en la práctica, dictar través de una ley todo un cuerpo de normativas que asegure la consistencia del negocio de exportación”.

Por el otro, se prevé “una serie de modificaciones impositivas que funcionarán como incentivos a la inversión en la terminal de licuefacción, que costará unos US$ 5000 millones”.

Se trata de una suma tan considerable como los acuerdos políticos que se necesitarán en el Congreso para modificar los impuestos que atañen a las provincias, una cuestión que no es para un año electoral como este y que en 2020 dependerá de la correlación de fuerzas en el parlamento que se avizora con pocos cambios y con un oficialismo que no tendría mayorías.

Según Ecojournal, el régimen promocional prevé, por ejemplo, “una rebaja de la alícuota de IVA para los insumos utilizados y un esquema de amortización acelerada del capital invertido que incluye distintos beneficios como la devolución anticipada del crédito scal”.

La iniciativa también tocará sensibles intereses y el bolsillo de las provincias petroleras, porque se pretende modificar y unificar regalías, Ingresos Brutos e Impuesto a los Sellos.

A pesar de las elecciones y la parálisis del Congreso, en YPF aún pretenden presentar el proyecto antes de fin de año para que sea debatido en 2020, y mientras tanto quieren empezar a conversar con las fuerzas políticas para interiorizarlos de la iniciativa, especialmente con las provincias petroleras.

En tanto, un informe elaborado por la consultora Welligence, de investigación y análisis del sector de Oil & Gas en América Latina, consideró que las exportaciones a gran escala de gas natural licuado provenientes de los recursos de Vaca Muerta para 2024 se presentan «muy poco realistas», debido a que demandan una larga planificación y una financiación millonaria en un contexto macroeconómico de estabilidad, aunque se reconoce el potencial de la cuenca.

La mención a 2024 es por la fecha planteada por YPF para contar con la primera planta de GNL.

Citada por el diario BAE, la consultora Wood Mackenzie planteó en un reciente informe que la producción de gas natural en la cuenca neuquina aumentará en los próximos años, y se espera que la producción de GNL a gran escala comience en 2024.

“Los proyectos a gran escala de GNL y petroquímicos tienen una larga trayectoria y requieren una financiación enorme, para el cual hay un requisito previo que es un entorno macroeconómico y político estable«, advirtió el informe.

Por eso, los analistas de Welligence calculan que Argentina recién podría convertirse en un país exportador neto de GNL a gran escala «más cerca del final de la próxima década«.

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 25 de julio de 2019

 

Se el primero en comentar en "QUIMERA ENERGETICA QUE NOS QUIEREN VENDER"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*