AVIONES PARA LA FUERZA AÉREA, Y LAS OPV PARA LA ARA

El Gobierno comprará en Corea del Sur una flota de aviones de combate. El almirante Villán sigue en Francia los avances de las nuevas OPV argentinas

Las negociaciones del Ministerio de Defensa ya están avanzadas. Llegarían primero dos de una decena por casi US$ 400 millones. Esperemos que esto sea cierto y no otra saraza preelectoral para comprar voluntades. La Patria los necesita y no solo una decena…

Un día antes de la cena de camaradería que Mauricio Macri mantendrá este martes (30/7) con las Fuerzas Armadas, fuentes del Ministerio de Defensa confirmaron que están en la última fase de negociaciones de lo que será su última adquisición en equipamiento: una flota de aviones de combate a Corea del Sur por cerca de US$ 400 millones.

De acuerdo a fuentes de la cartera que maneja Oscar Aguad, el supersónico FA-50 fighter de la Korean Aerospace Industries (KAI) fue elegido tras evaluación de más de tres años en el equipo del brigadier general Enrique Amrein, jefe de la Fuerza Aérea para donde irá este modelo de hipermoderna aeronave. Están en la última etapa de la negociación, ultimando detalles de financiación -que sería a diez años-, pero está casi cerrada y por definirse los tiempos para la firma de contrato. Hasta ahora se busca que lleguen primero dos aviones de una flota de entre diez y doce.

VIDEO :   https://www.clarin.com/politica/gobierno-comprara-surcorea-flota-aviones-combate_0_Geg1Pe9Vc.html<iframe src=»https://api.vodg

Es un avión de alta superioridad aérea, que puede interceptar aviones de gran performance como puede ser un avión ejecutivo o los propios comerciales -las fuentes ponen de ejemplo las aeronaves que atacaron las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001- y que será usado por la Fuerza Aérea para control de frontera y actividades internacionales como las cumbres que vienen teniendo lugar en Argentina. Lo comparan al F16 de los Estados Unidos que hoy tiene Chile.

Fuentes en Defensa señalaron que el valor unitario de cada supersónico FA-50 que Surcorea le venderá a la Argentina es de unos US$ 35 millones. Pero a ello se suman los simuladores, el soporte logístico por un período determinado, el adiestramiento de la tripulación y el personal de mantenimiento. «El armamento no es parte de las negociaciones pero vienen con toda la capacidad de utilizarlo. Y lo que tenemos ya en el país de armamento es utilizable», señalaron fuentes militares a Clarín.

De acuerdo a lo que se pudo saber, en medio de largo reclamo que vienen haciendo las Fuerzas Armadas argentinas de que necesitan reequipamiento -golpeado duramente durante la guerra con Gran Bretaña por las Malvinas y luego por décadas de desinversión-, esta selección de aviones de la KAI es parte de numerosas conversaciones y opciones que se evaluaron tras llegar Macri al poder.

En 2015 se desprogramaron los últimos Mirage. En algún sentido estas aeronaves surcoreanas vienen a «reemplazar» a los viejos aviones. La Fuerza Aérea estuvo a punto de adquirir unos Kfir a Israel; otros Mirage a Francia; y varios otros incluyendo unos sofisticados Grippen, y otros Eurofighter, como tienen los británicos en  Malvinas. Se evaluaron aviones italianos, rusas y chinas. Al final, el presidente Macri mismo dio su consentimiento para que este año lleguen dos de los supersónicos surcoreanos.

Las fuentes señalaron que se optó por un avión que se pudiera usar hasta tener más presupuesto y adquirir máquinas aún más sofisticadas. Y que en ese caso el FA 50 fue la opción más rentable. Es una aeronave muy moderna como los A 4  de EE.UU., la veintena que ya tiene la Fuerza Aérea.

Para la cumbre del G20 la Marina compró unos Super Etendard a Francia, pero cuya adquisición no sólo se dilató. En la Armada no hay demasiado entusiasmo con este modelo, señalaron. Además, fuentes diplomáticas que conocen los asuntos militares señalaron que este formó parte de las «negociaciones» con el presidente Emmanuel Macron para que los franceses aceptaran ir al acuerdo de libre comercio con el Mercosur, junto a los cuatro patrulleros marítimos franceses que también se adquirieron. Los famosos OPV.

  • El almirante Villán sigue en Francia los avances de las nuevas OPV argentinas – La visita oficial al OPV L’Adroit que llegará a Argentina antes de diciembre.

El jefe de la Armada Argentina (ARA), almirante José Luis Villán, y el jefe de la Misión Naval en Europa, capitán de navío Marcelo Ángel Valverde, visitaron la Base Naval de Toulon, Francia, donde se están llevando a cabo los trabajos de adaptación del buque DCNS L’Adroit y de construcción de las otras tres OPV que está previsto incorporar tras la firma del contrato entre Argentina y Naval Group.

Las autoridades fueron recibidas en el Arsenal de la Base Naval de Toulon por el vicepresidente para Latinoamérica, Olivier Michel. Durante la visita, se les expusieron los avances de las obras en el OPV L’Adroit y en los OPV Nº2 y Nº3, cuya construcción ya fue iniciada en los astilleros franceses de Piriou, en la localidad de Concarneau, y de Kership Lanester, en la ciudad de Lorient. La recorrida finalizó a bordo del OPV L’Adroit, donde la comitiva naval supervisó los trabajos de modernización y adaptación del buque.

Se espera que el buque previamente empleado por la marina francesa se encuentre en el país antes de diciembre. Una vez en manos argentinas, la patrulla oceánica será asignada a la División de Patrullado Marítimo (DVPM) y su apostadero será Base Naval de Mar del Plata (BNMP).

Las OPV adquiridas por la Armada Argentina

El acuerdo entre la empresa francesa y la República Argentina comenzó a gestarse hace más de tres años, cuando Naval Group realizó una visita operacional a varios países de Sudamérica, algo de lo que Infodefensa.com ya informó en su momento.

Las corbetas OPV-90 clase Gowind son la nueva generación de OPV diseñadas por la compañía francesa de defensa naval Naval Group (ex DCNS). Son corbetas monocasco de 87 metros de eslora, 14 metros de manga y 3,3 metros de calado. Cuentan con una tripulación de 40 personas y espacio para 19 pasajeros.

Este tipo de corbeta está propulsada por dos motores V12 diésel que le brinda una autonomía de 8.000 millas náuticas (14.800 kilómetros) y alcanza una velocidad de 21 nudos (39 kilómetros por hora). Su armamento es el propio para este clase de embarcaciones: un cañón de 20 o 30 mm (el segundo fue la opción elegida por la Armada Argentina) conectados a un sistema de ataque Polaris y dos ametralladoras M2 de 12,7 mm.

Además cuenta con una serie de sensores, radares y sistemas de guerra electrónica y tienen la capacidad de transportar dos embarcaciones de hasta nueve metros de largo y un helicóptero de hasta diez toneladas

Las tres A-69 que posee la Armada Argentina, apostadas en la base naval de Mar del Plata: ARA Drummond. ARA Guerrico y ARA Granville.

Las OPV francesas vendrían a modernizar y/o reemplazar en un futuro las A-69 hoy en operaciones por la Armada Argentina. ¿Con que cuenta la Armada actualmente para estas funciones?

Actualmente la armada destina para realizar este tipo de tareas buques muy antiguos como por ejemplo el Suboficial Castillo construido en la década del 40 e incorporado a la Armada en los 90, el ARA Alférez Sobral y el ARA Punta Mogotes, todos ellos con muchos años de servicio y obsoletos para las funciones a cargo.

Las tareas de patrullaje de las zonas de pesca son compartidas también por las corbetas clase D’Estienne d’Orves A-69 ( en la Armada Argentina), mucho más modernas y con equipamiento y armamento real de guerra, contando con sistemas antiaéreos, de guerra antisubmarina y cañones de doble propósito, además de sus sistemas electrónicos y de radar.

Las A-69, son verdaderos buques de guerra, pensados y diseñados para despeñarse en actividades dentro de conflictos de alta intensidad teniendo un equipamiento y costo operativo excesivo para las tareas de control marítimo y control de pesca ilegal que hoy realizan.

 

Por Dr. Gregorio Reynoso

Buenos Aires, 30 de julio de 2019

1 Comment on "AVIONES PARA LA FUERZA AÉREA, Y LAS OPV PARA LA ARA"

  1. Marañon Francisco | 7 agosto, 2019 at 15:24 | Responder

    El Astillero Rio Santiago tiene varios Proyectos de OPV que nunca fue posible realizarlos en la Argentina. Es una pena que este tipo de embarcacion se construyan en el exterior

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*