CORRUPCIÓN & CRISIS LAS DOS CARAS

“The Washington Post” encerró a los argentinos en una encrucijada

El prestigioso medio norteamericano analizó el posible regreso de Cristina Fernández al poder pese a la larga lista de acusaciones de corrupción que afronta la exmandataria y candidata a «vice», facilitado por la crisis económica en la que sumergió el gobierno de Mauricio Macri, a los argentinos.

‘The Washington Post’ hizo una nota sobre las elecciones argentinas y puso el foco en el impensado regreso de Cristina Kirchner en medio de la larga lista de acusaciones por corrupción que afronta.

El prestigioso diario de los Estados Unidos realizó un repaso de los movimientos políticos que atravesó el país durante los últimos años, planteó que las elecciones serán muy reñidas en un contexto de una aguda crisis económica y conjeturó cuál será el rol de CFK en un eventual mandato de Alberto Fernández.

El artículo firmado este lunes 29 de julio por Simeon Tegel comienza relatando lo ocurrido: «Cuando la presidente Cristina Fernández de Kirchner terminó su segundo mandato en 2015, hubo una sensación de que había concluido una era en la Argentina. Extraordinaria y divisoria, personificó la política populista del peronismo arraigada en el intervencionismo económico y el nacionalismo que dominaron el país durante gran parte de los últimos 80 años.

Su sucesor, Mauricio Macri, un empresario de centro derecha, no sólo se presentó como la antítesis personal a CFK, sino que prometió abolir ese modelo de gestión, modernizar la economía y las instituciones públicas. Esas políticas -aseguró- darían como resultado una «pobreza cero».

En ese marco, destaca que ahora Cristina, quien enfrenta «casi una docena de acusaciones por sobornos, malversación de fondos y lavado de dinero durante el tiempo que estuvo en el cargo», está ahora muy cerca de un «improbable regreso al poder». «Se presenta como compañera de fórmula de Alberto Fernández, «el moderado ex jefe de Gabinete de su difunto esposo y predecesor presidencial, Néstor Kirchner, en las elecciones» de octubre.

Cristina «fue acusada de falsificar cifras de inflación, forjó alianzas con el líder venezolano Hugo Chávez y el presidente ruso Vladimir Putin y le dio a Irán un control significativo de la investigación sobre el no resuelto ataque a la AMIA en 1994.

Está acusada de aceptar pagos irregulares de Aerolíneas Argentinas, la aerolínea estatal, y de miles de habitaciones en el Alto Calafate, un hotel que posee en la Patagonia. También fue acusada de favorecer al asociado Lázaro Báez en lucrativos contratos de obras públicas.

Kirchner y Báez han negado las irregularidades. Como senador en funciones, Kirchner no puede ser detenido.

Kirchner y sus partidarios afirman que los casos tienen motivaciones políticas. Fernández, el candidato presidencial, ha insistido en que los jueces eventualmente tendrán que «explicarse»: «Si existe justicia, nadie está condenando a Cristina», dijo.

Pablo Secchi, quien encabeza el capítulo argentino del grupo anticorrupción Transparencia Internacional, no estuvo de acuerdo con esa evaluación.

«En varios de estos casos, parece haber una buena razón para investigar y ver si hubo o no un delito», dijo. «Los sospechosos tienen muchas garantías en Argentina, incluido el derecho a apelar».

“Si Fernández y Kirchner ganan la elección, dijo Secchi, Argentina podría ingresar a territorio desconocido. Aunque el país tiene un historial de intentos de ex líderes, dijo, los jueces aquí tienden a mirar hacia otro lado cuando se trata de los que están en el poder».

Pese al «currículum» que describe el diario, también afirma que fue el propio Macri el que permitió que ello ocurra: «Lo que abrió las puertas a Fernández y CFK fueron las reformas económicas impulsadas por Macri, que llevaron a la Argentina a otra de sus crisis que se repiten desde hace más de un siglo», explica el medio que detalla que «se espera que la inflación de 2019 supere el 40 por ciento. El desempleo alcanzó el 10 por ciento, el más alto desde 2006. El Producto Bruto Interno se contrajo casi 6% en el primer trimestre. Macri tomó un préstamo de USD 57 mil millones del Fondo Monetario Internacional, el más grande de la historia de la organización. El efecto fue aplastante, especialmente para los más pobres». 

El medio publicó la opinión de un sociólogo de la UBA que afirma que «esta será una carrera cerrada. La mayoría de los argentinos están decepcionados con Macri, pero muchos también creen que estas reformas llevan tiempo. No quieren volver al pasado».

Ambas fórmulas, cuenta el artículo «registran alrededor del 40% de respaldo, lo que significa que hay muchas probabilidades de que haya una segunda vuelta electoral en noviembre. En caso de que Fernández y CFK ganen las elecciones, pocos en la Argentina esperan que la ex Presidente tome un asiento trasero en el nuevo gobierno».

Sin embargo, concluye, serán los votantes argentinos los que tendrán «la primera oportunidad de decidir si hacer la vista gorda a las acusaciones que giran alrededor de Kirchner, o dan una segunda oportunidad a Macri, quien prometió prosperidad pero hasta ahora ha presidido un colapso económico», concluye el mencionado artículo.

 

Por Simeon Tegel

Washington, 31 de julio de 2019.

The Washington Post

 

Se el primero en comentar en "CORRUPCIÓN & CRISIS LAS DOS CARAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*