CHAPLIN Y EL FALSO MESSI

A mediados del siglo XX dos salas cinematográficas porteñas se dedicaban a los dibujos animados. Los cines Real y el Mundial entretenían a los más jóvenes y a sus padres o acompañantes alternando dibujos con reiteraciones del cine mudo. Charles Chaplin se podía ver en su esplendor haciendo de las suyas y gesticulando. Era un extraño diálogo que los asistentes interpretaban ante el rey del cine mudo.

Ayer, durante casi media hora, los que peinamos canas revivimos a Chaplin. En pleno siglo de las comunicaciones Mauricio Macri y su tercera esposa se expresaban con mímica y sin audio.

El balcón ya no tenía baile. Todo parecía ser emoción en el matrimonio y hasta para algunos tenía sabor a despedida.

Igual que Perón, Macri uso el balcón. Pero Macri no es Perón.

El 19 de septiembre de 1945 doscientas mil personas se movilizaron del Congreso Nacional hasta la Recoleta en lo que se conoció como la “Marcha de la Constitución y la Libertad”. La convocatoria la había hecho la Unión Democrática que integraban la Unión Cívica Radical, el Partido Socialista, la Democracia Progresista y el Partido Comunista.

También un yanqui sostenía a Tamborini – Mosca, la fórmula de la Unión Democrática. Era el embajador Spruille Braden.

Hoy a Macri lo sostiene el loco Trump. Por ahora.

Ayer fue la marcha de los nietos y bisnietos de aquellos de la Unión Democrática, solo que muchos menos de los que convocaron el 45.

No estaban ni Sanmartino ni Repetto. Pero apareció Brandoni convocando por un video.

Y ahí se mezclaban los radicales que en el nacimiento del peronismo perdieron al yrigoyenismo y que hoy se siguen desgranando.

Ya no es la Semana Trágica ni La Patagonia Rebelde. Ahora es el Fondo Monetario y Patricia Bullrich Luro Pueyrredón.

Ese Fondo Monetario al que nos asoció la fusiladora del 55 de la mano de dos radicales: Eugenio Blanco, ministro de Economía de Aramburu y Raúl Prebisch, el padre de la criatura que antes de morir llegó a ser asesor de Raúl Alfonsín.

Se jactaban ayer que no había ni choripanes ni micros. Y es absolutamente cierto.

Ayer lo que hubo fue un caso sociológico. Los que estaban presentes pedían por la continuidad de Macri a pesar que el gobierno de Cambiemos no tenga una sola cosa para mostrar, que demuestre que han cumplido parte de su campaña.

Los que estaban en la Plaza eran los de la República, nietos de la marcha “De la Constitución y la Libertad”. En el 45 las órdenes venían de Washington igual que hoy. Y los rusos le indicaban el camino a los comunistas.

Esto cambió.

Ahora los comunistas están del otro lado.

Pero los radicales, los socialistas y los demócratas progresistas están junto al PRO.

La ceocracia en el gobierno tiene ejemplos para demostrar qué republica quieren.

El día de las PASO Luis María Blaquier estaba sentado como fiscal de Juntos por el Cambio en la mesa 238 de la Escuela Secundaria nº 1 de la localidad de José C. Paz. Cuando se terminaron de sumar los votos el resultado era 205 votos para los Fernandez, 28 para Macri – Pichetto.

Alterado, Blaquier le sacó el telegrama al presidente de mesa y lo rompió al grito de “Esto nunca pasó!”

En José C. Paz Mario Ishii, el caudillo peronista, produjo una de las mayores diferencias en todo el país a favor de los Fernandez.

¿Quién es Luis Maria Blaquier?

Pertenece a la familia de los dueños del Ingenio Ledesma. Es funcionario del gobierno de Macri y perteneció al Grupo Clarín en Cablevisión S.A.

También fue funcionario de Arcor hasta que entró al gobierno.

Tiene denuncias de mal desempeño donde ejerció la Subdirección de Operaciones del Fondo de Garantía Sustentable del Anses, manejando en forma inescrupulosa el fondo de los jubilados.

Ayer en un momento dado, se abrieron las rejas que por seguridad, para evitar escraches a la política económica, fueron colocados por Rodriguez Larreta en el medio de Plaza de Mayo.

Lo de Blaquier y las rejas abiertas es todo un simbolismo, por la enorme cantidad de denuncias que la administración Macri tiene en la Justicia.

Volviendo al presidente, igual que Perón se casó tres veces, igual que Perón usó el balcón, pero le pasó lo mismo que a Daniel Are Knutsen, que hizo los trámites en su país, Noruega y logró cambiarse su nombre y apellido por el homónimo Lionel Messi. El joven de 16 años fue anotado en los juveniles del equipo Junkeren que milita en la 3ª división del país escandinavo.

A Macri le pasó lo que a Daniel Are. Macri no es Perón como Daniel no es Messi.

Treinta minutos de cine mudo en la Plaza de Mayo. Los nietos y bisnietos de la Patagonia Rebelde y la Semana Trágica le cambiaron el nombre. La marcha no fue por la Constitución y la Libertad sino por la Argentina Republicana.

Y es entendible. A muchos le pasa lo de Blaquier: no lo pueden creer.

La seguimos mañana a las 6 por AM 650 Radio Belgrano.

 

Por Miguel Angel De Renzis

Se el primero en comentar en "CHAPLIN Y EL FALSO MESSI"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*