OTRA LOW COAST EN PROBLEMAS

Norwegian, una de las apuestas de Dietrich, busca evitar la quiebra

La línea aérea Norwegian, una de las low cost estrellas por las cuáles el ministro Guillermo Dietrich se jugó todo, enfrenta un momento financiero decisivo: solicitó una prórroga del vencimiento de su deuda a quienes poseen bonos de la compañía, en un intento por “aliviar la presión financiera” que sufre. Sus acreedores se reúnen en 10 días.

https://www.urgente24.com/sites/default/files/2019-09/dietrich_nwg.png

Imagen de Twitter del ministro Dietrich.

La línea aérea Norwegian, una de las low cost estrellas por las cuáles el ministro Guillermo Dietrich se jugó todo, solicitó una prórroga del vencimiento de su deuda a quienes poseen bonos de la compañía, con el fin de “aliviar la presión financiera” que sufre.

Ocurre que la deuda de esta “low cost” que opera en la Argentina alcanza los 350 millones de euros. La empresa propuso a sus acreedores, como garantía, sus permisos de vuelo en el aeropuerto de Gatwick, en Londres. Y este 16 de septiembre, se reunirán para examinar la propuesta.

Los bonos de Norwegian Air Shuttle vencen en diciembre de 2019 y agosto de 2020. Además, trascendió que está negociando la entrada de un socio externo. La propuesta de Norwegian Air de retrasar el vencimiento de su deuda fue recibida inicialmente con caídas contundentes en la Bolsa de Oslo.

La tercera compañía low cost europea debería devolver 250 millones de euros en diciembre próximo y 964 millones de coronas suecas (89,5 millones de euros) en agosto de 2020. La empresa quiere postergar los vencimientos a noviembre de 2021 y febrero de 2022, respectivamente.

Hace dos semanas Norwegian Air vendió su participación en Norwegian Bank y obtuvo 222 millones de euros, pero a pesar de esto la empresa sigue con problemas financieros.

La medida (solicitud a sus acreedores) reabre a su vez las especulaciones de una posible opa. Además, en 2018 la empresa registró pérdidas operativas de 380 millones de euros al cambio actual, una cifra superior tanto al importe de la ampliación de capital como al de las emisiones de bonos.

Otro de los factores que afectó de lleno a la empresa fue la restricción del uso de los aviones Boeing 737 Max, de los que tiene 18 unidades. La situación de la compañía aérea, entre otras, la visibilizó, días atrás, la Asociación Argentina de Aeronavegantes, que lleva a cabo un plan de lucha contra las “políticas de ajuste” del Ministerio de Dietrich que además de protestas y asambleas en Aeroparque, incluyó afiches pegados en distintos puntos del centro porteño y videos institucionales difundidos en sus redes sociales, como un modo de “concientizar a la sociedad sobre el peligro de perder la soberanía de nuestros cielos”, expresaron desde el sindicato.

Desde el sitio ‘Condé Nast Traveler’ se hicieron eco de la situación de la low cost de origen noruego, en una nota donde aclara que “si la aerolínea se desploma, la mayoría de las tarifas aéreas a Europa serían más caras”.

“Los expertos de la industria dicen que el futuro de Norwegian probablemente pende de un hilo. “Están manejando la crisis lo mejor que pueden, pero están al borde de un precipicio”, dijo el analista Daniel Roeska a CNN”, reprodujo el sitio mencionado.

En verdad, la aerolínea ya estuvo al borde la quiebra desde el año pasado: “Sus ganancias se han deteriorado durante años”, dijo el experto en aviación Seth Kaplan al sitio, que elabora un breve relato del rápido crecimiento de esta low cost:

“La aerolínea, cuya popularidad estalló al ofrecer vuelos entre Europa y ciudades de USA en la costa este por tan solo $99 por trayecto, es una de las aerolíneas de más rápido crecimiento. Comenzando sus operaciones de bajo costo en 2002, Norwegian expandió agresivamente su red de rutas y desembolsó la mayor parte de su dinero en nuevos aviones en un esfuerzo por convertirse en la aerolínea de vuelos baratos a través del Atlántico.

Pero esos nuevos aviones le agregaron costos adicionales inesperados (…).

A lo largo de 2019, Norwegian vendió aviones y recortó rutas para recaudar más efectivo, pero incluso esos movimientos podrían no ser suficientes para apuntalar su línea de fondo. “Se esperan nuevas mejoras de costos en 2020 y 2021″, dijo Norwegian en un comunicado. Pero la aerolínea también dijo que no puede vender más de sus aviones hasta que sus aviones 737 Max sean aprobados para volar nuevamente, lo que inmovilizará fondos por un período desconocido.

…”Si Norwegian desaparece, o al menos lo hace como una opción transatlántica, sería claramente desfavorable para los consumidores pero útil para los competidores de Norwegian”, dice Kaplan, y agrega que como un gran competidor de tarifas bajas, (…) “si la noruega se fuera de repente, veríamos un rápido aumento en las tarifas aéreas”.

Además, el modelo comercial de largo alcance y bajo costo no es en gran medida viable. “El bajo costo y la larga distancia rara vez funcionan”, dice Kaplan. “Es un modelo para el que todos los que lo prueban tienen su propia explicación de por qué les va a funcionar a pesar de que nunca le ha funciona a nadie más. Es un negocio realmente difícil”.”

¡¡Lo vinimos asegurando desde hace 3 y ½ años las Low Coast tal como las diseñó Guillermo Dietrich son un engaño que sólo kle sirvió a unos pocos “amigos del poder” que recibieron rutas aéreas dentro y fuera de nuestro país pero que no cuentan con la solidez necesaria para mantener esa categoría de empresa aérea… y aquí se vienen dando las consecuencias!!

Buenos Aires, 6 de setiembre de 2019

Arq. José Marcelino García Rozado

Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "OTRA LOW COAST EN PROBLEMAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*