ATAQUE A REFINERÍAS SAUDITAS – TRUMP AMENAZÓ CON REPRESALIAS

Washington y Riad buscan pruebas de que fue Irán, pero no quieren la guerra. Arabia Saudita dijo que el ataque a refinerías fue con armas iraníes y no vino de Yemen

La inteligencia estadounidense está juntando información que pruebe que Irán fue responsable por el ataque a las refinerías sauditas el sábado 14/9. Pero ni Washington ni Riad quieren la guerra. Trump teme a una recesión y al aumento del precio del crudo cuando se aproxima un año electoral, los sauditas saben que serían los primeros en salir lastimados de un conflicto. Dentro de la administración estadounidense hay distintas opiniones sobre cómo responder. El riesgo es que una represalia desproporcionada desencadene un conflicto, pero también tiene un costo no reaccionar en absoluto cuando la mitad de la producción de crudo de uno de los principales aliados de Washington en Medio Oriente ha sido golpeada. La prensa estadounidense venía especulando con la posibilidad de un encuentro entre Donald Trump y Hassan Rouhani, tras declaraciones ambiguas de autoridades estadounidenses que dejaban la puerta abierta a una potencial cumbre en los márgenes de la próxima Asamblea General de la ONU. Pero todo eso cambió el sábado, cuando fueron atacadas 2 refinerías petrolíferas sauditas que comprometieron el 50% de la producción del país, disparando el precio del petróleo. Teherán niega su involucramiento en el ataque, que se autoadjudicaron los rebeldes hutíes en Yemen -aliados iraníes- pero USA lo cree responsable. Según un diplomático de USA, detrás del ataque podrían estar oficiales iraníes de línea dura que se oponen a una cumbre con Washington, y que su objetivo podría haber sido sabotear esa posibilidad. Arabia Saudita confirmó este lunes que el ataque fue perpetrado con armas iraníes y no provino de Yemen.

El lunes 16/9, el Presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que no quiere ir a la guerra con Irán pero advirtió que USA está “mejor preparado” en caso de que surja un conflicto entre ambos.

“No quiero guerra con nadie (…) Ciertamente nos gustaría evitarlo”, advirtió en declaraciones a la prensa.

Las declaraciones llegan tras los ataques el pasado sábado a 2 refinerías de la petrolera estatal saudita, Aramco, que comprometió el 50% de la producción de ese país e hizo que se disparase el precio del crudo a nivel mundial.

La acción fue reivindicada por los rebeldes hutíes en Yemen, aliados de Irán, pero USA responsabiliza directamente a Teherán, advirtiendo que fueron iraníes las armas utilizadas y que los impactos muestran que los ataques no vinieron de Yemen.

Trump dijo que esperaría indicaciones de los sauditas para responder.

Según el analista y negociador en Medio Oriente, Aaron David Miller, ni USA ni Arabia Saudita están ansiosos por ir a la guerra con Irán.

Trump tiene miedo a una recesión y al aumento del precio del crudo cuando se aproxima un año electoral. Los sauditas tienen miedo, dice Miller, porque serían los primeros en salir lastimados.

Así y todo, escribió Eric Schmitt del diario The New York Times, la inteligencia estadounidense está juntando información que pruebe que Irán fue responsable por el ataque a los sauditas.

Se encuentran examinando un mecanismo de orientación de misiles recuperado en Arabia Saudita, que podría aportar pistas sobre el origen y ruta de vuelo de los misiles; analizando imágenes satelitales de los sitios dañados y evaluando los seguimientos por radar de algunos de los misiles usados.

Comunicaciones interceptadas de antes y después de los ataques están siendo revisadas para ver si implican a oficiales iraníes.

Adicionalmente se están llevando a cabo análisis forenses sobre partes de misiles y drones de los sitios del ataque. Investigadores del Ejército estadounidense están trabajando en Arabia Saudita con sus contrapartes para examinar la orientación de misiles hallado en el misil crucero que fue recuperado casi intacto del área. Los investigadores anhelan poder rastrear su recorrido y origen, con coordenadas geográficas precisas.

Según el Times, conviven distintas opiniones sobre cómo se debe responder en la administración de Trump.

Desde Defensa le han presentado una serie de opciones militares que van desde bombardear sitios de lanzamiento de misiles y almacenamiento de armas hasta operaciones encubiertas para sabotear la infraestructura del petróleo en Irán. La respuesta debe ser proporcionada para evitar que crezca el conflicto. Sin embargo, también tendría un costo no responder en absoluto, luego de que la mitad de la producción de crudo de uno de los principales aliados de Washington en Medio Oriente ha sido golpeada.

  • TRUMP AMENAZÓ CON REPRESALIAS – Arabia Saudita dijo que el ataque a refinerías fue con armas iraníes y no vino de Yemen

La prensa estadounidense venía especulando con la posibilidad de un encuentro entre Donald Trump y Hassan Rouhani, tras declaraciones ambiguas de autoridades estadounidenses que dejaban la puerta abierta a una potencial cumbre en los márgenes de la próxima Asamblea General de la ONU. Pero todo eso cambió el sábado, cuando fueron atacadas 2 refinerías petrolíferas sauditas que comprometieron el 50% de la producción del país, disparando el precio del petróleo. Teherán niega su involucramiento en el ataque, que se autoadjudicaron los rebeldes hutíes en Yemen -aliados iraníes- pero USA lo cree responsable. Según un diplomático de USA, detrás del ataque podrían estar oficiales iraníes de línea dura que se oponen a una cumbre con Washington, y que su objetivo podría haber sido sabotear esa posibilidad. Arabia Saudita confirmó este lunes que el ataque fue perpetrado con armas iraníes y no provino de Yemen.

Un ataque con drones a 2 refinerías sauditas que afectó la mitad de la producción de petróleo del país, en las primeras horas del sábado 14/9 -por el que Estados Unidos responsabilizó a Irán-, ha puesto en jaque la perspectiva de que se avecine un encuentro entre el Presidente de USA, Donald Trump, y su contraparte iraní, Hassan Rouhani.

Medios anglosajones venían especulando con esa posibilidad tras varias declaraciones ambiguas por parte de autoridades estadounidenses -entre ellas Trump- que dejaron la puerta abierta a un potencial encuentro. Sin embargo, al mismo tiempo USA impuso nuevas sanciones a la República Islámica la semana pasada, mostrando que sigue vigente por el momento su política de máxima presión.

Si bien los rebeldes hutíes de Yemen, una facción vinculada a Irán se autoadjudicaron el ataque, USA cree que el culpable directo es Irán. El sábado, el secretario de Estado, Mike Pompeo, responsabilizó a la República Islámica y aseguró que no hay “evidencias” que sugieran que los ataques procedían de Yemen. El Gobierno iraní negó cualquier implicación en el ataque.

Un portavoz militar saudita dijo este lunes que una investigación preliminar halló que las armas utilizadas contra las refinerías fueron iranés, publicó la agencia de noticia Reuters.  El portavoz, llamado Turki al-Malki, también dijo que el ataque no se originó en Yemen y que se estaban llevando a cabo más investigaciones para determinar el sitio del lanzamiento.

Trump aseguró el domingo que USA está “cargado y listo” para proceder a responder al ataque, y dijo creer saber quién es el culpable, aunque advirtió que esperará la orden de Riad para actuar. “El suministro de petróleo de Arabia Saudita fue atacado. Hay razones para pensar que sabemos el culpable, estamos cargados y listos, pendientes de verificación, pero estamos esperando a oír del reino sobre quién creen que fue la causa de este ataque, ¡y bajo qué términos procederíamos!”, manifestó el mandatario en Twitter. Además desmintió los reportes mediáticos recientes que aseguraban que él estaba dispuesto a reunirse con Irán sin condiciones previas.

El Gobierno estadounidense mostró fotos satelitales que, según oficiales, muestran que las 2 facilidades sauditas fueron impactadas en al menos 19 sitios, y que esos impactos son consistentes con un ataques proveniente de Irán o Irak y no de YemenIrak negó que su territorio hubiese sido utilizado para atacar al reino.

El diplomático estadounidense y vicepresidente del Instituto de Medio Oriente en Washington, Gerald Feierstein, tuiteó tras el ataque que no debe descartarse que detrás del ataque podrían estar oficiales iraníes de línea dura que se oponen a una cumbre con Washington, y que su objetivo podría haber sido sabotear esa posibilidad.

12:20 – 15 sept. 2019

 

Por Arq. José Marcelino Garcia Rozado

Buenos aires, 17 de setiembre de 2019

 

Se el primero en comentar en "ATAQUE A REFINERÍAS SAUDITAS – TRUMP AMENAZÓ CON REPRESALIAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*