RUDECINDO IBAZETA

Teniente coronel Rudecindo Ibazeta (1832-1885)

Nació en la ciudad de Tucumán en 1832, siendo sus padres Rudecindo Ibazeta y Teresa Carranza.  Muy joven se inició en la carrera de las armas y en diciembre de 1851 se le encuentra figurando como ayudante del general Lucio Norberto Mansilla, en las filas federales.  Participó en la batalla de Caseros.

Con posterioridad Ibazeta se incorporó a las fuerzas de la Confederación Argentina y en la campaña de Cepeda, de setiembre a diciembre de 1859, desempeñó las funciones de ayudante del coronel Juan Ramón Nadal.  Hizo la campaña de Pavón a las órdenes del coronel Luciano González, de setiembre a diciembre de 1861.

Restablecida la Unidad Nacional, Ibazeta sirvió de julio a setiembre de 1862 como 2º Jefe del Batallón “Córdoba”.  En mayo de 1865 fue nombrado Jefe del Regimiento 1º de Guardias Nacionales de Salta, cargo en el que permaneció varios años.

En 1874, cuando los disturbios políticos, militó bajo las órdenes del entonces teniente coronel Napoleón Uriburu, mandando el Batallón de Infantería “24 de Setiembre”; desempeñando también la Jefatura de Policía.  A consecuencia de esta revolución, habiendo ordenado el Ministerio de la Guerra al comandante Uriburu que movilizase las fuerzas de la Guardia Nacional de Tucumán, Salta y Jujuy, este último, con el batallón de Ibazeta y otro más, formó un regimiento, cuyo mando confió a éste, por reconocérsele condiciones para ejercer las funciones superiores que se le discernían.

En enero de 1876 Ibazeta fue designado para mandar el Escuadrón movilizado de la provincia de Salta.  Posteriormente, en 1879, fue nombrado jefe de la frontera de Salta, cargo que ejerció hasta el 27 de noviembre de 1880, fecha en que fue designado para ejercerlo el coronel Juan Solá, pasando Ibazeta a desempeñar las funciones de 2º jefe de la misma frontera.

El 14 de setiembre de 1882 fue promovido a teniente coronel de caballería y el 1º de enero de 1883 pasó a la 3ª brigada de la 4ª División del Ejército, destacada en la Frontera Norte.

El 11 de junio de 1883 Ibazeta partió de Dragones (Salta), al frente de una expedición compuesta de 124 hombres para internarse en el Chaco y abrirse camino hasta Bolivia, remontando el Pilcomayo.  No obstante las pacíficas disposiciones demostradas por los expedicionarios, en su tránsito debieron sostener 3 combates con más de 600 indios entre tobas, chiriguanos y matacos, muchos armados a Remington, sosteniendo el más importante más allá de “Cavaya-repotí”, en los cuales salieron vencedores sin perder un soldado, matando en cambio muchos salvajes.  El 20 de julio avistó el Pilcomayo, y desde allí, por la margen del río llegó hasta Caiza, población boliviana, el 8 de agosto, habiendo tenido Ibazeta la gloria de ser el primero en penetrar en aquel territorio al frente de una expedición, salvando cuantos inconvenientes encontró a su paso.  Las autoridades bolivianas recibieron con entusiasmo a los audaces expedicionarios, pues que le llevaban una promesa de futura prosperidad para su comercio y civilización.

En el parte del teniente coronel Ibazeta fechado desde “Yacuira”, el 16 de agosto de 1883, informaba que se hallaban acampados en “Tamira”, “ocupados en hacer reponer las cabalgaduras fatigadas y entre breves días –decía- llenada esa necesidad imperiosa, emprenderé la marcha en dirección al Itilluro, para bajar de allí a nuestro punto de partida: Fuerte Dragones”.  El 18 de setiembre del mismo año, el mencionado parte era elevado al Ministerio de la Guerra por el coronel Juan Solá, desde Salta.

En 1884 Ibazeta fue nombrado jefe de la columna expedicionaria al Chaco Boreal y Cangayé, operación ejecutada con el mismo acierto de la anterior. (1)

Desempeñando sus funciones en la Frontera de Salta, en la 3ª Brigada de la 4ª División, el teniente coronel Rudecindo Ibazeta, falleció en la capital de aquella provincia el 22 de setiembre de 1885, a la edad de 53 años.

El comandante Ibazeta había contraído enlace en Salta, el 21 de enero de 1870, con Elmira Figueroa, hija de Eugenio Figueroa y de Carmen Cornejo, los tres salteños de origen.

Ibazeta fue autor de las primeras cartas geográficas de los ríos Pilcomayo y Bermejo.

Referencia

(1) Mandando el 10 de Caballería, que dividió en dos columnas, de las cuales una al mando del propio Ibazeta, y la otra, a la de su segundo, el mayor Zenón Ferreyra.  La columna de Ibazeta marchó desde la frontera de Salta por la margen izquierda del río Teuco, que era lo más difícil; la del mayor Ferreyra, partió del Fuerte Victorica siguiendo la margen derecha del río Bermejo.  Llevaban ambas columnas la misión de llegar a Cangayé; el 24 de octubre de 1884 marchó la vanguardia a las órdenes del teniente 1º Fermín Carrizo, con el teniente 2º Domingo Buteler y 40 soldados.  El 30 del mismo rompió la marcha el grueso del Regimiento 10 de Caballería, y a los 10 kilómetros de marcha, en el lugar llamado “Alto Alegre”, se separaron las columnas para seguir cada una el itinerario fijado.  A la de Ibazeta en su recorrido se le presentaron espontáneamente con sus tribus, los caciques: Palomo, Bourba, Nicasio, Bonifacio, Tomás, Juan Pablo, Tomasito (hijo), Viejo, Toro, Benito, Ratón, Ojo Pelado, Sanjuanino, Carapintada, Esteban Segundo, Belisario, Samayén, Francisco, Mariano, Cabezón, Lobo, Carasucia, Juan Largo (hijo), Alazán, Tolosito y Pedro con 4.500 indios de toda edad y sexo.  La columna de Ferreyra también obtuvo la sumisión de numerosos caciques, y el 18 de noviembre llegaba al “Quebrachal”, desde donde hizo conocer a las autoridades superiores en “La Cangayé”, su próxima llegada.  En las ruinas de la reducción de San Bernardo efectuaron su reunión las columnas de Ibazeta y Ferreyra.

Fuente

Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.

Portal www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "RUDECINDO IBAZETA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*