TRAS EL ENCUENTRO CON ALBERTO F – CUMBRE EN CÓRDOBA ¿A QUE JUEGA EL GRINGO?

Córdoba no es Suiza: La riesgosa neutralidad de Schiaretti. Schiaretti frustra el pacto provincial peronista de Alberto F.

Juan Schiaretti volvió a desairar a Alberto Fernández durante los homenajes por el primer aniversario de la muerte de Juan Manuel de la Sota, este fin de semana pasado. El mandatario cordobés no va a romper la neutralidad electoral en la que se sumió tras lograr su reelección, ni siquiera ante la alta probabilidad de que Alberto se convierta en el próximo presidente y sea su interlocutor en materia de recursos. Es riesgosa la jugada del cordobés porque su provincia espera fondos de la Nación con Macri y en los próximos dos años debe afrontar vencimientos de deuda por $76.900 millones, además de poseer un pasivo del 93,7$ nominado en dólares. A nivel político también encierra otro riesgo porque muestra la debilidad financiera de Córdoba. Tras la misa en homenaje al exgobernador Juan Manuel de la Sota, el candidato presidencial del Frente de Todos Alberto Fernández y el actual mandatario cordobés Juan Schiaretti se reunieron a solas. De ese encuentro, Fernández salió irritado y molesto. Schiaretti le sigue negando su apoyo a pesar de los 15 puntos de ventaja que le sacó a Mauricio Macri en las PASO. No ocultó su enojo ante los medios donde dijo: “Yo no necesito a Schiaretti ni a ningún gobernador sino a compañeros que me ayuden a construir una Argentina”. La intransigencia del cordobés entorpece los planes del candidato que pretende firmar un acuerdo con los gobernadores si asume la Presidencia el 10 de diciembre. “Me encantaría que él esté, que se firme un acuerdo con otras provincias, que el ‘gringo’ esté en la fot o con gobernadores”, se lamentó el senador por Córdoba, Carlos Caserio.

¿Por qué se arriesga Juan Schiaretti a una mala relación con Alberto Fernández, que a priori es un interlocutor más accesible de lo que ha sido Cristina Fernández con Juan Manuel de la Sota? ¿Acaso las cuentas cordobesas le permiten prescindir de los giros de la Nación o hay algo más? ¿No demuestra debilidad Schiaretti manteniendo la neutralidad con un Macri en clara desventaja, sólo por razones político-financieras?

El mandatario cordobés volvió a desairar a Alberto este fin de semana pasado. Tuvieron una reunión a solas y de ella el candidato del Frente de Todos salió molesto y no ocultó su decepción en los medios de comunicación.

Antes, Schiaretti fue el gran ausente entre los representantes de 19 provincias que se reunieron para reclamar compensaciones a la Nación por el impacto fiscal de las medidas que anunció Macri tras la derrota en las PASO, como la eliminación del IVA.

En Córdoba la explicación a la neutralidad de Schiaretti es la sustentabilidad económica. Y para eso el vínculo hoy es con Macri, quizás mañana sea con Alberto. Luego, está el electorado que en agosto apoyó al Presidente, única provincia que lo acompañó.

Según el diario cordobés La Voz, en agosto pasado a Córdoba le faltaba más de un mes de la recaudación presupuestada por la caída de ingresos, y ahora le faltarán más de tres mil millones más por la rebaja de impuestos nacionales coparticipables (IVA y Ganancias).

Y necesita con urgencia que la Nación normalice el envío de fondos adeudados a la Caja de Jubilaciones: son más de 2.300 millones que corresponden a 2018 y una cifra varias veces superior que corresponde a 2019 y que quedará pendiente para la futura gestión nacional.

La politóloga Ana Zuban en declaraciones a Tiempo Argentino explicó que “Schiaretti gobierna la única provincia en la que Macri ganó en las PASO. Y aunque pueda establecer un diálogo institucional con Alberto Fernández, la historia de recelo con la figura de CFK es antigua; se remonta al conflicto con el campo y a la crisis de las fuerzas de seguridad durante el gobierno de José Manuel de la Sota”.

Para la analista -miembro de la consultora Gustavo Córdoba y Asociados, con base en la provincia mediterránea-, Schiaretti logró un triunfo con “números históricos” a partir de una receta que se alimenta de “múltiples factores”, pero que hace pie “en mantener una postura de ´neutralidad suiza´”.

Sobre las deudas de Córdoba, La Voz destaca que en los próximos dos años, vencen $ 76.900 millones. Pero la Provincia no tiene grandes vencimientos en el corto plazo.

Sin nuevo financiamiento, el mayor esfuerzo será en 2021. El pasivo supone una porción cada vez mayor de los ingresos. Cerca del 94% está en dólares.

el Estado cordobés deberá afrontar vencimientos por 19.100 millones el año que viene y por 57.800 millones en 2021.

Juan Pablo Quinteros, ex legislador de Córdoba por el Frente Cívico, aseguró a Cadena 3 que la deuda de Córdoba supera los $ 200 mil millones, lo que la acerca al presupuesto 2019 de la Provincia, que fue de unos $ 220 mil millones.

“En enero de 2016 la deuda total de Córdoba estaba en los 20 mil millones y calculamos que se incrementó diez veces hasta los últimos días. El último salto del tipo de cambio después de las PASO generó que en un día suba $ 40 mil millones”, remarcó sobre el endeudamiento provincial.

Y criticó: “Es un nivel preocupante. El presupuesto total de la provincia para 2019 son $ 220 mil millones y la Provincia está debiendo $ 200 mil millones, casi un presupuesto. De lo previsto, no sabemos cuánto se ajustará”.

Otro portal cordobés, El Alfil, aporta otros motivos para la neutralidad schiaretista: “Los votos de Schiaretti provienen de diferentes canteras y, entre ellos, sobresalen los que comparte con el presidente. Es obvio que a este segmento de apoyos no le gustaría en absoluto que se desdijera de sus anteriores prevenciones sobre el kirchnerismo”.

“Sin embargo, y siempre desde una perspectiva local, estos votantes han dejado de ser lo relevantes que solían ser. El Centro Cívico no tiene compromisos electorales hasta 2023 y, para aquel entonces, el gobernador no podrá ser reelecto. La partida provincial se ha saldado hace tiempo conforme a sus planes”, agrega El Alfil.

El diario Clarín revela detalles de las negociaciones entre Alberto y Schiaretti: “trascendieron dos cláusulas -no escritas- para la convivencia hasta el 27 de octubre. Una: que, aún manteniendo la “boleta corta”, Schiaretti liberará al PJ cordobés a hacer albertismo explícito. “Sin las presiones que hubo hasta ahora”, agregó un operador”.

Y luego: “Dos: que el Frente de Todos (FdT) y por Córdoba (HpC), el sello de Schiaretti, evitarán los cruces para apostar a quedarse, por separado, con cinco de los nueve diputados nacionales que se ponen en juego en octubre: tres el FdT; dos para Hacemos”.

·        CUMBRE EN CÓRDOBA – Schiaretti frustra el pacto provincial peronista de Alberto F.

Tras la misa en homenaje al exgobernador Juan Manuel de la Sota, el candidato presidencial del Frente de Todos Alberto Fernández y el actual mandatario cordobés Juan Schiaretti se reunieron a solas. De ese encuentro, Fernández salió irritado y molesto. Schiaretti le sigue negando su apoyo a pesar de los 15 puntos de ventaja que le sacó a Mauricio Macri en las PASO. No ocultó su enojo ante los medios donde dijo: “Yo no necesito a Schiaretti ni a ningún gobernador sino a compañeros que me ayuden a construir una Argentina”. La intransigencia del cordobés entorpece los planes del candidato que pretende firmar un acuerdo con los gobernadores si asume la Presidencia el 10 de diciembre. “Me encantaría que él esté, que se firme un acuerdo con otras provincias, que el ‘gringo’ esté en la fot o con gobernadores”, se lamentó el senador por Córdoba, Carlos Caserio.

Alberto Fernández sigue sin poder contar con Córdoba para sus planes presidenciales. Él quiere a la provincia mediterránea junto con los 14 gobernadores que lo acompañaron en el acto de cierre de campaña de del Frente de Todos en el Monumento a la Bandera. Con ellos ya firmó un acuerdo en caso de ser Presidente. Allí están, por ejemplo, Santa Fe o Buenos Aires. Pero faltan CABA, Mendoza –en manos de Cambiemos, todavía – y Córdoba, uno de los principales distritos electorales del país y de las provincias ‘grandes’.

Sin embargo, Schiaretti, en cuyo distrito Mauricio Macri ganó las PASO, sigue manteniendo distancia con el kirchnerismo, a pesar de los 15 puntos que le sacó al Presidente en las primarias.

El candidato presidencial del Frente de Todos viajó a esa provincia para participar en una misa en homenaje a un año de la muerte de José Manuel De la Sota y aprovechó el viaje para tener una reunión a solas con Schiaretti, de la cual volvió a salir con las manos vacías.

Luego, en los medios de comunicación cordobeses, mostraría su disconformidad con Schiaretti: “Yo no necesito a Schiaretti ni a ningún gobernador sino a compañeros que me ayuden a construir una Argentina. Por eso hay gobernadores importantes, porque me ayudan en eso. Pero en una elección no necesito a nadie, yo le hablo a los ciudadanos”, dijo.

En declaraciones a La voz del Interior, Alberto Fernández afirmó que “nunca” estuvo “peleado” con el gobernador cordobés.

En declaraciones a C5N, el candidato opositor dijo que “fue una linda reunión” y si bien aseguró que “siempre es importante charlar con ‘el Gringo'”, también destacó: “No estamos coincidiendo sobre la visión del presidente“.

“Por su actitud, alguien puede entender que le da lo mismo el país de Macri que el país que yo propongo, pero cuando hablo con él, me doy cuenta que no tenemos diferencias sobre él país que yo propongo, y me parece que debe tener muchas diferencias con el país que propone Macri“, se quejó.

“Parece que a Schiaretti le da lo mismo cualquier país: el que propone Macri o el que proponemos nosotros. Y no es lo mismo. ¿Es razonable decirle a los cordobeses que da lo mismo cualquier país?”, dijo a La Voz.

“Hay un montón de gobernadores del peronismo que creen en un modelo de país y construyen en base a eso. Parece que Schiaretti piensa que da lo mismo cualquier país”, se lamentó Fernández acerca del acuerdo con los gobernadores al que no logra atraer a Córdoba.

“El modelo de Macri tiene miles de trabajadores suspendidos. Para mí no es lo mismo. Si el cree que Macri es mejor que lo diga”, desafió el candidato kirchnerista.

Por su parte, el titular del bloque justicialista en el Senado, Carlos Caserio, en referencia a la postura del gobernador cordobés de no apoyar la fórmula del Frente de Todos, e incluso reconoció que le gustaría que “estuviera en la foto de gobernadores“.

“Más allá de lo que haga el gobernador, que no sé qué terminará definiendo, la verdad es que habíamos desarrollado expectativas. Me encantaría que él esté, que se firme un acuerdo con otras provincias, que el ‘gringo’ esté en la foto con gobernadores“, resaltó Caserio en diálogo con Radio 10.

El resaltó “la voluntad manifiesta” que hay en el justicialismo para lograr la unidad, aunque destacó: “Lo que significa para mí la provincia más grande del país gobernada por el peronismo con cinco mandatos y otro ganado para asumir, no estar en la foto, es una cosa que no me pone cómodo“.

¡Sigue jugando a dos puntas…¿si estuviere vivo José Manuel lo haría? Creo sinceramente que no!

¡¡No se sabe que busca!!

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 16 de setiembre de 2019

 

Se el primero en comentar en "TRAS EL ENCUENTRO CON ALBERTO F – CUMBRE EN CÓRDOBA ¿A QUE JUEGA EL GRINGO?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*