MAÑANA REABRE PARLAMENTO – CURIOSA SINCRONIZACIÓN – ESTADO MILITAR VERGONZOSO Por Arq. José Marcelino García Rozado

Perdió Johnson: La Corte Suprema declaró ilegal la suspensión del Parlamento británico. Irán liberó el buque británico, pero Johnson dio su total apoyo a Trump. De dominar los mares a mendigar barcos: El “vergonzoso” estado de la Armada británica

El portavoz de la Cámara de los Comunes, John Bercow, anunció que el Parlamento reabrirá el miércoles 25/9 en una sesión urgente, con “debates de emergencia”, y donde serán inquiridos los ministros de Boris Johnson, quien se encuentra en Nueva York. La oposición laborista y los partidos nacionalistas de Escocia y Gales han pedido su renuncia. “La verdad sobre el Brexit es que está haciendo preguntas a las cortes a las que nunca antes habían estado expuestas”, opinó una experta. Cuando faltaban apenas horas para la cumbre mundial en las Naciones Unidas, donde se reunieron los líderes de más de 60 países, donde también se abordará la problemática tensión con Irán, el país de Medio Oriente decidió anunciar la liberación de los buques británicos que habían sido secuestrados como respuesta a un secuestro previo, de la embarcación: Sterna Imperio. Aunque el anuncio llega en un momento extraño, justo al mismo tiempo que el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson se proclame aliado de Donald Trump frente a Irán.

Este martes 24/9, la Corte Suprema del Reino Unido falló en un veredicto unánime contra el primer ministro, Boris Johnson, al declarar “ilegal” la suspensión del Parlamento durante 5 semanas.

La suspensión de las cámaras fue declarada “nula” y queda “sin efecto”, de acuerdo al veredicto leído por la presidenta de la Corte Suprema, Brenda Hale.

Los 11 magistrados valoraron que la decisión de Johnson de pedir a la reina Isabel II el cierre del Parlamento del 9/9 al 14/10, poco antes del “Brexit”, fue “ilegal porque tuvo el efecto de frustrar o evitar la habilidad del Parlamento de llevar a cabo sus funciones constitucionales sin una justificación razonable.”  

La máxima instancia judicial británica tenía que examinar 2 recursos diferentes: el de la Corte de Apelación de Escocia, que consideró ilegal la medida adoptada por el primer ministro, y la del Tribunal Superior de Londres, que determinó que la cuestión era competencia política.

Recordemos que Johnson favorece una salida de la Unión Europea el 31/10 como de lugar, con o sin un acuerdo de por medio, y su cierre del Parlamento tuvo que ver con evitar que se lo impidan. Sin embargo, antes del cierre, el Parlamento llegó aprobar una ley “anti no-deal”, que prohíbe al primer ministro salir de la UE sin un acuerdo, y que lo obliga en ese caso a pedir una prórroga a Europa.

El portavoz de la Cámara de los Comunes, John Bercow, anunció que el Parlamento reabrirá el miércoles 25/9 en una sesión urgente, en la que los parlamentarios podrán hacer “preguntas urgentes” a los ministros de Johnson y tendrán lugar “debates de emergencia”.

Tras conocerse el fallo de la Corte Suprema, Johnson, quien se encuentra en Nueva York para la Asamblea General de las Naciones Unidas, dijo que no renunciará, luego de que líderes opositores reclamaran que de un paso al costado. La oposición laborista y los partidos nacionalistas de Escocia y Gales han pedido su dimisión.

“Estoy muy en desacuerdo con la decisión de la Corte Suprema”, le dijo Johnson a la BBC desde Nueva York. “Creo que lo más importante es que podamos llegar al Brexit el 31/10.”

Algunos miembros del Parlamento ya están analizando la posibilidad de aplicar una Moción de censura contra el primer ministro, quien ya ha perdido la mayoría en el Parlamento. Johnson ha sufrido una serie de derrotas legales y políticas desde que se convirtiera en primer ministro: además de haber perdido su mayoría en la Cámara de los Comunes, perdió varias votaciones parlamentarias y hasta el apoyo de miembros de su propio Partido Conservador -incluido su hermano-.

A diferencia de Estados Unidos -que tiene una Constitución codificada que es activamente interpretada por la Corte Suprema-, Gran Bretaña ha dependido históricamente de una serie de tradiciones no escritas y convenciones, que tratan al Parlamento soberano como la ley suprema del país. “Una vez que las cortes se aventuran en la esfera política y comienzan a juzgar acciones parlamentarias, dicen algunos analistas legales, no hay marcha atrás”, escribió Mark Landler del NYT.

“La verdad sobre el Brexit es que está haciendo preguntas a las cortes a las que nunca antes habían estado expuestas”, dijo Joelle Grogan de la Universidad de Middlesex al diario The Washington Post. “Les estamos preguntando ahora preguntas básicas: ¿qué es el Parlamento? ¿Qué es el Gobierno? ¿Cuál es la separación entre ambos, y cuando hay un enfrentamiento entre la ley y la política, quién toma las grandes decisiones?”

·        CURIOSA SINCRONIZACIÓN – Irán liberó el buque británico, pero Johnson dio su total apoyo a Trump

Cuando faltaban apenas horas para la cumbre mundial en las Naciones Unidas, donde se reunieron los líderes de más de 60 países, donde también se abordará la problemática tensión con Irán, el país de Medio Oriente decidió anunciar la liberación de los buques británicos que habían sido secuestrados como respuesta a un secuestro previo, de la embarcación: Sterna Imperio. Aunque el anuncio llega en un momento extraño, justo al mismo tiempo que el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson se proclame aliado de Donald Trump frente a Irán.

Lo que comenzó en julio de este año, parece haber terminado este lunes 23/09 cuando las autoridades iraníes anunciaron la liberación de la embarcación Sterna Imperio, el barco petrolero británico que fue secuestrado el pasado 1/07 en el Estrecho de Ormuz. 

“El buque pronto comenzará a navegar desde el puerto de Bandar Abbas a aguas internacionales”, informó el director de la Organización, Alahmorad Afifipur en una publicación difundida por la agencia de noticias estatal del régimen iraní, Tasnim. A estos comentarios se sumaron las publicaciones en la cuenta oficial de Twitter del embajador iraní en Londres que confirmó la futura liberación pero no dio una fecha exacta ni las condiciones de su salida del puerto Bandas Abbas.

Recordemos que en julio de este año, las relaciones entre Occidente y Medio Oriente se tensaron tal como están ahora luego de los ataques a las refinerías de Saudi Aramco, solo que lo que originó el conflicto unos meses atrás, había sido la intercepción de un buque petrolero iraní que navegaba por aguas europeas y fue retenido en Gibraltar, un territorio británico que tiene frontera con España. La causa: al parecer querer transportar petróleo iraní a Siria, violando de esta forma las sanciones que la Unión Europea tiene con la República Islámica de Irán en cuanto a la venta de petróleo al régimen de Bashar al Assad en Siria. 

Sin embargo el Grace 1, el barco en cuestión, ya fue liberado por ordenes de Gibraltar el mes pasado, aunque lo mantuvo en su poder por lo menos durante 40 días. Al parecer, y según lo que explicaron las autoridades de Gibraltar frente a la liberación, habrían recibido pruebas de que el petróleo que supuestamente iba a Siria, no tenía ese destino y que los 2,1 millones de barriles de petróleo que viajaban estaban bajo las ordenes de la Unión Europea. Aunque tampoco aclararon hacia donde iban.

Aunque eso no es todo ya que luego de la detención del Grace 1, Irán se vengó con también la incautación de barcos británicos pero de origen suizo, cuando el mismo se dirigía desde los Emiratos Árabes Unidos a Arabia Saudita, el enemigo regional número uno del régimen iraní. Pero las embarcaciones no estaban incumpliendo ninguna sanción, es así que Irán decidió ignorar el derecho internacional de comercio y proceder al secuestro. Hasta este lunes 23/09 que serán liberados.

Pero muchos se preguntan por la elección de la fecha de liberación, teniendo en cuenta que coincide con la cumbre de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la cuál hasta la semana pasada, Irán y Estados Unidos se iban a reunir de cara a intentar mejorar las relaciones entre ambas partes. Aunque los ataques a los saudíes, que todavía no tienen autor, se interpusieron en el medio. A esto también se suma que luego de una semana en silencio, el Primer Ministro británico, Boris Johnson apoyó a Trump en su “guerra psicológica” con Irán.

“Cualquiera que sean sus objeciones al antiguo acuerdo nuclear con Irán, es hora de avanzar y hacer un nuevo acuerdo”, dijo Johnson este lunes 23/09 a la cadena británica, Sky News, alinéandose con los dichos y planes de Trump y no con los de Merkel y Macron que abogan por la preservación del acuerdo de 2015. Luego el mismo puso la culpa de los ataques de la semana pasada sobre los hombros de Irán y no le dio el beneficio de la duda.

“Claramente, si los sauditas o los estadounidenses nos piden que desempeñemos un papel, consideraremos de qué manera podríamos ser útiles”, concluyó Johnson sus declaraciones a periodistas en el avión camino a la Asamblea General de la ONU, dando a entender que en caso de guerra, el Reino Unido estaría presente. Aunque habría que ver hasta que punto, teniendo en cuenta que Gran Bretaña no está en un momento adecuado para gastar dinero en una guerra.

De dominar los mares a mendigar barcos: El “vergonzoso” estado de la Armada británica

Célebre por su férreo control de los mares durante siglos, la Armada británica ya no es lo que era. El otrora orgullo de Gran Bretaña hoy día no ha sido siquiera capaz de garantizar la seguridad de sus petroleros en el estrecho de Ormuz, acosados por la Guardia Revolucionaria iraní, y las protestas por el “vergonzoso” estado de la Royal Navy han llegado a Downing Street.

La tensión diplomática entre Londres y Teherán por la detención el mes pasado del petrolero británico “Stena Impero” en el estrecho de Ormuz – por el que transita una quinta parte del petróleo que se consume en todo el mundo- pilló al Gobierno británico a contrapié en plena mudanza y cruce de promesas. Durante las primarias del Partido Conservador, el candidato Jeremy Hunt, hijo de almirante, se comprometió a aumentar el gasto de defensa del actual 2,1% del PIB al 2,5% para 2023, suministrando además más buques de guerra a la flota de la Royal Navy y nuevos portaaviones. Pero finalmente fue Boris Johnson quien consiguió las llaves del Número 10 y, de momento, se ha negado a igualar la oferta. En cualquier caso, sí ha prometido revisar la situación tras las críticas recibidas estos días por expertos ante la falta de recursos que ha quedado evidenciada por la crisis con Irán.

El almirante Alam West, que fue comandante de la Royal Navy, ha lamentado que la flota se halle “vergonzosamente escasa de barcos”, a causa de los recortes de los sucesivos gobiernos. “Debería haber cuatro buques de la Marina escoltando a los barcos británicos en el Golfo”, ha criticado en un artículo publicado en The Guardian.

Pero la situación real de la Armada impide cumplir con semejantes medidas. El Ministerio de Defensa se ha visto obligado a admitir este agosto la considerable reducción de la flota británica, exacerbada en los últimos años. De los más de 60 destructores y fragatas que contaba en 1982 -en la época de la guerra de las Malvinas- ahora sólo cuentan con 19 barcos escolta. Pero apenas nueve de ellos están actualmente en activo para cubrir todo el mundo, ya que los 10 restantes están en reparaciones.

·         Sin suficientes fragatas

El contralmirante Alex Burton, excomandante de las fuerzas navales reconoció a la BBC que la reducción de las fragatas en los últimos años (en 2005 eran 31) “ha tenido un impacto en nuestra capacidad de proteger nuestros intereses alrededor del mundo”.

Cuando el pasado 19 de julio, la Guardia Revolucionaria de Irán se apoderó del “Stena Impero”, la fragata HMS Montrose, el único buque de la Royal Navy en el golfo Pérsico, se encontraba en esos momentos a una hora de distancia y no pudo hacer nada por evitar la captura.

La Royal Navy apenas cuenta con 9 fragatas de escolta, lo que impide proteger los intereses británicos alrededor del mundo

A la falta de barcos escolta se añade que la Royal Navy ha llegado a estar durante un tiempo sin ningún portaviones. El actual, HMS Queen Elizabeth, tan sólo está en servicio desde 2017. El Gobierno ha aprobado botar otro en 2020, con un coste entre ambos de 6.200 millones de libras.

En cualquier caso, la Royal Navy no es la única que atraviesa dificultades. Desde 2010, el presupuesto militar ha disminuido un 18% y tanto el Ejército como la Real Fuerza Aérea (RAF) se han visto afectados.

·         Ni reclutas

La crisis ha llegado también al personal: el tamaño total de las Fuerzas Armadas ha disminuido por noveno año consecutivo. Según los últimos datos del ministerio de Defensa, en julio, el Ejército contaba con 74.440 tropas a tiempo completo y entrenadas, frente a las 76.880 del año pasado. Por su parte, el total de la RAF se situó en 29.930 de los 31.840 requeridos, mientras que los de la Royal Navy cayeron a 29.090 de 30.600.

En tierra, hay unidades de combate de primera línea que operan hasta un 40% por debajo de su fuerza humana. Existen hasta 16 regimientos que se encuentran en déficit de personal.

En 2016, se abrió la puerta a todos aquellos ciudadanos de la Commonwealth que hubieran residido previamente en el país un mínimo de cinco años. Pero no fue suficiente. A finales del año pasado, el Gobierno se vio obligado a cambiar la ley para permitir a los ciudadanos de la Commonwealth -como Australia, India, Canadá, Kenia y Fiji- que ni siquiera habían puesto antes un pie en el Reino Unido, unirse a las Fuerzas Armadas, en un intento de paliar una crisis de reclutamiento cada vez más preocupante.

·         Ya no es una “potencia global”

En definitiva, el panorama no es precisamente el más idóneo para convertir al Reino Unido en la “potencia global” que aspira a ser una vez abandone la Unión previsiblemente sin pacto, ya que Johnson se ha comprometido a ejecutar el Brexit “sin peros ni condiciones” para el 31 de octubre.

James Rogers, del think tank “The Henry Jackson Society”, sostiene a El Confidencial que “independientemente de si el Reino Unido deja la UE con o sin pacto, está claro que debe emprender un importante revisión de Defensa”. “El gobierno debe proporcionar suficientes recursos para cumplir con el nivel de amenaza que enfrenta ahora el país. Esto requiere aumentos en el gasto, para la Royal Navy en particular, así como aumentar la letalidad de todos los servicios”, añade.

Cinco países de la OTAN cumplen o exceden el objetivo de la alianza de destinar el 2% del PIB. Con el 2,1%, el Reino Unido se coloca entre los primeros, por detrás de Estados Unidos (3,6%) y Grecia (2,4%).

En 2010, el Gobierno de coalición de Conservadores y Liberal Demócratas liderado por David Cameron instauró revisiones para Defensa cada cinco años. Pero los expertos advierten que en 2020 se debe hacer algo más que una verificación quinquenal, ya que se tendrá que definir dónde se encuentra el Reino Unido estratégicamente después abandonar la UE, diferenciando lo necesario de lo discrecional y teniendo en cuenta las nuevas tecnologías, guerras de información, nuevos enemigos y amenazas.

Según señala Robert Fox, editor de Defensa del Evening Standard, a finales del próximo año el presupuesto estará por debajo de los 40.000 millones de libras anuales. “Todavía existe una brecha de gasto infame de alrededor de 6.000 millones de libras entre los pedidos y la financiación actual. Las adquisiciones costosas, como los portaaviones, los aviones de ataque F-35, los submarinos Astute, las actualizaciones y reemplazos para la flota de vehículos de combate del Ejército están lejos de completarse”, asevera.

Con todo, “el gran punto de inflexión” llegará en 2024, el año en que se completarán la mayoría de los programas actuales de equipo pesado, recalca el profesor Michael Clarke, académico y experto en la materia. “Es cuando las cosas realmente cambiarán. Habremos alcanzado el ‘pico de metales pesados’ para los servicios, y tenemos que determinar qué puede hacer el Reino Unido en cibernética, nanotecnología, y las posibilidades que surgen en manipulación genética y tecnologías cuánticas. Estamos enfrentándonos a nuevas formas de conflicto inimaginables hace solo unos años”, explica.

Se el primero en comentar en "MAÑANA REABRE PARLAMENTO – CURIOSA SINCRONIZACIÓN – ESTADO MILITAR VERGONZOSO Por Arq. José Marcelino García Rozado"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*