PUERTA ABIERTA A NEGOCIACIÓN UE – BREXIT

El Parlamento europeo rechazó el plan de Johnson pero Juncker le reconoce “avances positivos”

El primer ministro británico presentó el miércoles 2/10 su propuesta de acuerdo de Brexit a Europa. El asunto más espinoso: cómo evitar una frontera dura entre las Irlandas, cuyo conflicto de décadas terminó con el acuerdo del Viernes Santo en 1998, que prohibió que haya barreras entre ambas. La mayor concesión de Johnson es que Irlanda del Norte, según su plan, seguiría alineada con las normas europeas en todo tipo de producción (de agrícolas a industriales), durante 4 años, lo que permitiría la libre circulación de productos en la isla. El problema es la fecha de caducidad de esto: Europa quiere que esto se mantenga hasta que Bruselas y Londres puedan negociar un nuevo acuerdo comercial que lo vuelva obsoleto, y no, como plantea el primer ministro británico, hasta 2025 (con la posibilidad de renovarse, previa autorización del órgano legislativo de Irlanda del Norte).

La Unión Europea ha reaccionado de manera cautelosa a la propuesta de Brexit presentada por el primer ministro británico, Boris Johnson, asegurando por un lado que su solución para la frontera irlandesa -el punto más espinoso de la cuestión- no se acerca “ni remotamente” a algo que aceptarían, pero dejando la puerta entreabierta a continuar la negociación.

Según los términos del Parlamento europeo, la alternativa de Johnson para evitar una frontera dura entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda (que incluye que Belfast se retire de la unión aduanera europea pero se mantenga unida a Europa en productos agrícolas y manufacturados durante 4 años, tras lo cual debería decidir si continúa alineada con el bloque o se suma a Gran Bretaña, generando una frontera dura con la República de Irlanda) es inaceptable, aseguraron, haciendo eco de comentarios previamente realizados por el primer ministro irlandés.

“Las propuestas británicas no se acercan ni remotamente a lo que fue acordado, como compromiso suficiente de backstop”, expresaron en un comunicado, en el que describieron a la iniciativa del primer ministro como un esfuerzo de “último minuto”.

Recordemos que el Parlamento europeo tiene poder de veto sobre cualquier acuerdo de Brexit.

“Salvaguardar la paz y la estabilidad en la isla de Irlanda, proteger a los ciudadanos y el orden legal de la UE tiene que ser el foco principal de cualquier acuerdo”, afirmaron.

Europa apoya el plan de “backstops” o salvaguardas para Irlanda del Norte, que para los partidarios del Brexit representaría una virtual anulación de los resultados del referéndum de 2016.

El gran desafío es cómo evitar que tras el Brexit se instaure entre ambas una frontera con controles y aduanas, lo que iría contra los tratados de paz que se establecieron hace 20 años luego de una guerra sangrienta entre ambas partes durante décadas.

Paralelamente, el presidente de la Comisón Europea, Jean-Claude Juncker, señaló que la propuesta de Londres contiene “avances positivos hacia un acuerdo” aunque advirtió que “hay todavía puntos problemáticos que necesitarán clarificarse en los próximos días”. 

La mayor concesión que propone el plan de Johnson es que Irlanda del Norte seguiría alineada con las normas europeas en todo tipo de producción (de agrícolas a industriales).

“Eso permitiría mantener a la isla como una unidad económica con la libre circulación de productos muy fluida y con la barrera aduanera situada en el mar, entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido”, explicó Bernardo de Miguel, del diario El País.

El punto conflictivo, sin embargo, es la fecha de caducidad de este protocolo. Lo pactado previamente entre Londres y Bruselas estipulaba que esto se mantendría hasta que se lograra un nuevo acuerdo comercial pos-Brexit que lo volviera obsoleto.

En cambio, Johnson plantea una salvaguarda renovable cada 4 años, previa autorización del órgano legislativo de Irlanda del Norte, temiendo que lo otro mantendría al Reino Unido encadenado a la unión aduanera europea. 

“El protocolo sobre Irlanda incluido en ese primer acuerdo lograba los tres objetivos buscados por la Unión Europea: la ausencia de frontera en la isla irlandesa, preservar la unidad de la economía que se ha desarrollado desde los acuerdos de paz en 1998; y garantizar la integridad del mercado interior europeo impidiendo que se cuelen productos no deseados a través de Irlanda del Norte”, explicó De Miguel.

Johnson asegura que el Brexit se concretará antes del 31/10, con o sin acuerdo con la UE, aunque una ley del Parlamento lo obliga a pedir una prórroga si no consigue negociar para esa fecha.

Los miembros del Parlamento europeo dijeron que vetarán cualquier acuerdo que no provea una solución que asegure que será evitada una frontera dura en la isla de Irlanda.

Por otro lado, proclaman, el plan de Johnson viola principios fundamentales y líneas rojas en la cuestión de puestos aduaneros y controles en la isla de Irlanda.

El acuerdo del Viernes Santo, que puso fin a décadas de conflicto armado, estipula que no debe haber barreras en la frontera entre ambas Irlandas.

“Cualquier forma de controles y chequeos en y alrededor de la frontera significaría el fin del comercio sin fricciones y lastimaría a la economía de toda la isla, así como representar un riesgo serio al proceso de paz, y podría implicar un riesgo serio para los negocios y consumidores”, dijo el comité.

Mientras tanto, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, apuntó que el plan de Johnson “no satisface completamente los objetivos”, pero mostró su disponibilidad “a estudiar en detalle las propuestas y a consultar con las instituciones comunitarias” al respecto.

Agradecimiento a: Bernardo de Miguel, del diario El País.

 

Por Dr. Guillermo Rodríguez

Buenos Aires, 3 de octubre de 2019

 

Se el primero en comentar en "PUERTA ABIERTA A NEGOCIACIÓN UE – BREXIT"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*