TESTIGO CLAVE EN EL IMPEACHMENT – DÍAS ANTES DE LAS CONVERSACIONES CON CHINA

Con el agua hasta el cuello: Trump bloqueó la declaración del embajador de USA en Europa. ¿Quién lo entiende a Trump?: presiona a China negándole visas a funcionarios

La política norteamericana gira en torno al escándalo y la investigación que involucra al presidente Donald Trump en una llamada telefónica hacia el líder ucraniano, Volodymyr Zelensky en la que instó al presidente de Ucrania a indagar sobre los negocios de su mayor contrincante electoral, Joe Biden. En consecuencia Trump se encuentra al borde del impeachment y no solo siguen apareciendo pruebas de su obstrucción sino que los movimientos de él y su gabinete son cada vez más anticonstitucionales. Es así que este martes 08/10 la Casa Blanca decidió bloquear el testimonio de Gordon Sondland, el embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, y una de las figuras clave del caso. A tan solo días de la 13° ronda de conversaciones entre China y Estados Unidos para intentar resolver la guerra comercial que tiene más de 1 año de historia, y que está causando estragos en las economías globales, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió echar a perder todo el avance que había conseguido hasta hace dos días atrás cuando anunció prohibiciones de visas a los funcionarios chinos vinculados a la detención masiva de musulmanes. Raro, ya que el presidente nunca fue un gran defensor de la cultura musulmana. Desde China demandan una revisión de las decisiones norteamericanas de incluir en la lista negra a los gigantes tecnológicos.

El mandatario nortemericano, Donald Trump, está con el agua hasta el cuello, ni los propios miembros del Partido Republicano pueden entender con que criterio se maneja el mandatario. El presidente es una máquina de tomar malas decisiones, empezando por haber abandonado a los kurdos el pasado lunes 07/10 y dar luz verde a que Turquía comience con su accionar sobre el territorio en la frontera. Sin embargo eso no es todo, ya que mientras actúa de esa forma en política exterior, dentro del país no es mucho mejor, teniendo en cuenta que todos los ojos están puestos sobre él y sobre el escándalo con Ucrania.

Recordemos que  el pasado martes 24/9, la presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, anunció que comenzará una investigación para realizar un impeachment al Presidente, Donald Trump, a quien acusan de haber violado la Constitución al buscar ayuda, principalmente en Ucrania, para dañar a un rival político: Joe Biden. Aunque ahora se sumaron algunas acusaciones más, por ejemplo, apareció un nuevo “soplón” o “whistleblower”, como lo llaman en los medios locales.

Aunque eso no es lo más importante, ya que otra de las figuras claves en la investigación, paso a ser  Gordon Sonland, el embajador de Estados Unidos en la Unión Europea. El mismo había sido citado por tres Comités de la Cámara de Representantes para que de información con respecto a los esfuerzos de Trump para presionar a Ucrania, sin embargo horas antes de la cita, la administración Trump decidió bloquearla, y así el diplomático nunca se presentó frente a los demócratas.

Esto significó nada más y nada menos que una declaración de guerra final por parte de la Casa Blanca hacia el Congreso, ya que el bloqueo de una declaración es ir un paso más allá en la intervención del Poder Legislativo y claro, un paso más allá en la corrupción del sentido de democracia y república. Algo que Trump está haciendo desde principios de su mandato, no dándole el lugar necesario al Congreso para gobernar. Claro que de esta forma no se va a llegar muy lejos con el procedimiento de impeachment.

I would love to send Ambassador Sondland, a really good man and great American, to testify, but unfortunately he would be testifying before a totally compromised kangaroo court, where Republican’s rights have been taken away, and true facts are not allowed out for the public….

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 8 de octubre de 2019

“Como embajador de Estados Unidos en la UE y empleado del Departamento de Estado, el embajador Sondland debe seguir las instrucciones del Departamento”. “El embajador Sondland está profundamente decepcionado de que no pueda testificar hoy. El embajador Sondland viajó a Washington desde Bruselas para prepararse para su testimonio y estar disponible para responder las preguntas del Comité”, explicó Robert Luskin, el abogado del diplomático.

Sin embargo los demócratas no se quedarán de brazos cruzados, es así que luego de saber de la intervención del ejecutivo, decidieron volver a citar a Sondland y pedir los documentos clave, como correos electrónicos y mensajes contenidos en su teléfono celular y que al parecer están siendo retenidos por el Departamento de Estado. Según explican desde los medios locales, los famosos documentos contemplan información que podría ser central para el caso, teniendo en cuenta que Sondland fue designado en Ucrania específicamente para presionar al mandatario ucraniano en investigar a Biden.

Aunque claro esta intervención de la Casa Blanca en el proceso de investigación, fue considerada por muchos como una “obstrucción a la investigación de juicio político“, as{i explicaron Adam Schiff, Elijah Cummings y Eliot Engel, los tres presidentes demócratas que lideran la investigación, y a quienes Trump les pide la renuncia. Estas nuevas decisiones por parte de Trump podrían desatar otra nueva causa contra el mandatario.

Sondland está extremamente relacionado con Kurt Volker, el ex enviado de Donald Trump a Ucrania, ya que al parecer ambos trabajaron juntos para dar forma a la política exterior norteamericano y claro para cumplir los deseos del presidente de investigar a Joe Biden. Sin embargo, Volker negó reiteradas veces que no existió ningún tipo de “quid pro quo” (un favor por otro favor).

Por otro lado, la Fiscalía de Ucrania ya está investigando a los Biden, tal como sugirió Donald Trump en su momento, pero desde China negaron el pedido público por parte del mandatario. “China ha perseguido durante mucho tiempo el principio de no injerencia en los asuntos internos de otros países”, dijo el martes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang. De esta forma, al aparecer quedó descartada una posible intervención china.

Aunque ahora el impeachment y el acoso demócrata no es el único problema que atormenta a Trump, ya que los miembros del Partido Republicano tampoco están muy satisfechos con la toma de decisiones del mandatario. En primer lugar el giro de 360° que dio con respecto a la política exterior norteamericana de cara al apoyo de los kurdos en el norte de Truquía. Esto desembocó en reiteradas encuestas que reflejan el apoyo republicano en cuanto al juicio político, que hasta la semana pasada solamente los demócratas lo hacían. De hecho, el 28 por ciento de los republicanos apoya la investigación de juicio político y el 18 por ciento dice que apoya la destitución de Trump, según asegura The Washington Post.

·        DÍAS ANTES DE LAS CONVERSACIONES – ¿Quién lo entiende a Trump?: presiona a China negándole visas a funcionarios

A tan solo días de la 13° ronda de conversaciones entre China y Estados Unidos para intentar resolver la guerra comercial que tiene más de 1 año de historia, y que está causando estragos en las economías globales, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió echar a perder todo el avance que había conseguido hasta hace dos días atrás cuando anunció prohibiciones de visas a los funcionarios chinos vinculados a la detención masiva de musulmanes. Raro, ya que el presidente nunca fue un gran defensor de la cultura musulmana. Desde China demandan una revisión de las decisiones norteamericanas de incluir en la lista negra a los gigantes tecnológicos.

Este martes 08/10, el gobierno de Estados Unidos decidió llevar adelante el último movimiento para intentar sofocar indirectamente las conversaciones entre el país y China de cara a resolver la guerra comercial. Es así que la Casa Blanca anunció que quitará las visas visas a los funcionarios chinos vinculados a la detención masiva de musulmanes en la provincia de Xinjiang. Esta decisión se sumó a la del anterior lunes 07/10 cuando el mismo eligió poner en una lista negra a gigantes tecnológicos chinos, como Hangzhou Hikvision Digital Technology Co. y Zhejiang Dahua Technology.

Estas empresas son pioneras en China en espionaje y control de video vigilancia y tienen cámaras en todo el mundo. Claro que en China es donde mayor campo de acción tienen, ya que el Partido Comunista las contrata para cazar uigures, la minoría musulmana contra los que lucha el régimen, entre otros como los kazajos étnicos, los kirguises y otros miembros de grupos. Los mismos habitan en las regiones del noroeste de la República Popular China, principalmente en la Región Autónoma Uigur de Sinkiang (a 600 kilómetros de la capital), pero claro sus ideales y costumbres no concuerdan con la idea de Xi Jinping.

Al parecer ahora Trump se puso en modo defensor de las minorías musulmanas, cuando lo que siempre hizo fue criticar, discriminar y rebajar a las minorías,como hizo meses atrás con las congresistas, una latina y otra musulmana, a las que denigró y luego su homólogo israelí le prohibió la entrada al país. Como también decidió hacerle la guerra a los latinos desde que comenzó su mandato, empezando por la amenaza de construir un muro en la frontera con México, del cuál habló desde su campaña política. Pero, ¿cuál es la razón del accionar del presidente? Todo se remite a China y el no querer ceder un espacio en la economía internacional.

China y Estados Unidos están envueltos en una guerra comercial desde el año 2018, en primer lugar por el nacionalismo empedernido de Trump que lo lleva a querer volver a posicionar a Estados Unidos en el lugar en el que estaba casi 30 años atrás, donde China no era la súper potencia que es hoy, y donde tampoco existía la globalización, que abrió fronteras políticas comerciales, económicas y culturales a comienzos del siglo XXI. Es por eso que Trump se niega a dejarle un lugar en el escenario internacional a China, es por eso que con amenazas y cambios de último momento pretende que los chinos bajen la cabeza y acaten.

Claro que desde China lo que dicen es: “China no frenará su crecimiento, ante ninguna circunstancia”, en eso incluye a Estados Unidos. Aunque claro tampoco le hace mucha gracia que días antes de las conversaciones entre representantes diplomáticos. Es así que luego de la decisión de Estados Unidos con respecto a la lista negra de empresas tecnológicas, exigieron a los norteamericanos que revoque la decisión. En consecuencia, China está atenunando las expectativas antes de las conversaciones comerciales de alto nivel de esta semana con Estados Unidos en Washington.

Es así que el viceprimer ministro, Liu He, quien se dirige a la capital norteamericana, decidió acortar la estadía debido al poco optimismo de cara a las reuniones.

Volviendo a las nuevas sanciones de Estados Unidos, el Secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que las cazas a minorías podría tener “consecuencias potencialmente adversas para la política exterior de los Estados Unidos”, explicó el funcionario. Aunque claro no es una justificación muy sólida.

¡Cada vez se lo entiende menos al Presidente Donald Trump… so se sabe si está en sus cabales o directamente cree que es el dueño de la potencia del norte!

El peliogro es que hace y deshace con una velocidad increíble… y ya todos le desconfían.

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 8 de octubre de 2019

 

Se el primero en comentar en "TESTIGO CLAVE EN EL IMPEACHMENT – DÍAS ANTES DE LAS CONVERSACIONES CON CHINA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*