UN PLAN NUCLEAR, PENSANDO EN EL MEDIANO Y LARGO PLAZO

A propósito del revivir Chernobyl, la seguridad de las centrales nucleares argentinas y

 Recrear Chernobyl, hizo revivir a unos, e ilustró a otros, el terrible accidente de la central rusa.

Pensé no emitir opinión ya que no agregaría nada relevante, pero si el titulo le hizo leer hasta aquí, perdóneme el lector por el señuelo, pero continuaré con  temas NUCLEARES relativos a nuestro país,  que  requieren la  atención en decisiones  que van más allá del gobierno de turno y un monitoreo desde fuera de los ejecutores del potencial Plan Nuclear.

Atucha II, larga y costosa historia de su concreción. La Central se inició a fines de los 80s, con crédito alemán, por entonces fuerte impulsor de la energía nuclear, y de Siemens, que fue el tecnólogo por unos U$S800mm que llegaron a U$S2.400mm, compartiendo su rol, posteriormente, en empresa conjunta con la CNEA y, finalmente, crear Nucleoeléctrica Argentina (NASA) Sociedad del Estado, que asumió la propiedad y gestión de las centrales en operación y el  proyecto en curso, Atucha II, paralizado en 1995 por decisión del Dr. Cavallo y el Dr. Menem. En  el año 2000, asumí como Presidente de NASA con el mandato de analizar su factibilidad, entretanto, con los valiosos profesionales de NASA, mejoramos los resultados en 25mm, ganamos el pleito arbitral con Siemens para no pagar U$S120mm comprometidos por el anterior Directorio y, llegamos a la conclusión que convenía al país terminar Atucha II, un retorno de la inversión faltante, de 8,7% y beneficios adicionales relevantes. En el entorno internacional, EEUU promovía el relanzamiento nuclear y, a través del Energy Department, lanzo el Américas Nuclear Energy Symposium 2000,  me invito, como premio al comportamiento e historia de nuestro país en el tema,  a compartir el Comité Ejecutivo del mismo y ser  chair del panel de  financiamiento de centrales nucleares, su costo mas relevante en la factibilidad de las centrales nucleares, aproximadamente según los tiempos financiero y los  contratistas entre el 60 y 70 por ciento de su costo total operando.

La salida del Gobierno del presidente De la Rua del Jefe de Gabinete de Ministros, Dr. R. Terragno, (había designado un comité que compartía con cuatro Secretarios de Estado, para elevar la propuesta de completar la obra de Atucha II),  el reemplazo de Daniel  Montamat, S. de Energía, por la Sra. De Giorgi, aceleraron mi salida. La terminación del 15% faltante de Atucha II, la habíamos presupuestado muy profesionalmente, (la especialidad de mi consultora es el control económico y financiero de megaproyectos)

Costo según diversas fuentes y formas de pasar a dólar los pesos de la época de la obra de terminación entre 2004 y 2014de ese 15% remanente desde 1995, datos no oficiales situan la inversion entre 4 y 5.300 mm de dólares. Una cifra cercana a una central de las ofertadas por China, con tecnología Candu,

Como se encuentra el “Plan Nuclear ”,existe como hoja de ruta real y creible? Será hora de aggiornarlo?

Ante la falta de noticias publicas parece que se puede decir que no hay un Plan Nuclear como tal, con certezas que permitan comprometer a todos los sectores involucrados en las acciones concretas para contribuir eficazmente al proyecto, desde ámbitos empresarios, académicos, de investigación, formación de personal, el marco regulatorio y las nuevas funciones y reglamentos para un combustible no utilizado hasta ahora

Enfocados como estamos con  las eufóricas candilejas de las energías eólica y solar, la movida de energía limpia se olvidó  de promover  una de su alternativa más integral, la energía nuclear, que reemplaza a las otras cuando estas no producen, lo que sucede entre el 55 y el 60 por ciento del tiempo. Como toda decisión tiene en cuenta su costo en recursos y su comparación con alternativas; el computo del costo de producción de las ecológicas, debe entonces tener imputado el costo de la disponibilidad de otras fuentes de energía cuando el sol no brilla y el viento es calmo ( o muy fuerte) y no producen, lo que puede ser  con unidades de energía convencional ociosas mientras las eólicas y solares producen con mucho menor costo operativo y polución ambiental,  o con redes regionales muy integradas que permitan suplir la energía para esos periodos de no generación.  Estas redes, lamentablemente, deben atender el déficit desde regiones distantes convirtiendo la  definición de la matriz energética en un interesante camino de planificación dinámica para lograr lo que se pretende  pero no se define. Pretendemos un costo medio razonable a largo plazo, no el más bajo hoy, pero que de un horizonte  confiable de suministro y costo, sin sobresaltos por variaciones profundas de costos de producción relativos en las preferidas como origen de la energía.

Seguridad de suministro y sin sobresaltos en los costos serían las pautas simplificadas que requieren instrumentarse con  una gran capacidad de planificación de fuentes, red integrada en forma inteligente en vistas a lo que se supone será la geografía del desarrollo económico  más o menos previsible. Se concluye sobre matriz y localización, que no es posible una planificación muy precisa, pero siempre será mucho mejor que ninguna. Este tema insinuado, requeriría un esfuerzo colectivo de expertos que no se avizora tengan el respaldo que asegure que trabajan para algo realizable en las decisiones políticas

 

Que tenemos hoy en el sector de energía nuclear?

La Central Embalse, tecnología canadiense, vuelta al  servicio con extensión de vida por 30 nuevos años, costo 2200mmu$s, supo tener 93 % de generación en el año, un record. Las dos centrales Atucha, I y II, tecnología Siemens, diferentes entre sí y únicas en su tipo, uranio natural, la I con perspectiva de cierre o extensión de vida en la próxima década y la II, bajo análisis su constancia en generar (de eso no se habla?)

El reactor de baja potencia Carem. Invirtiendo fuerte en un proyecto que llenará de orgullo al sector con su eventual éxito técnico, sería relevante si se termina alguna vez o se dice al menos cuándo es el objetivo (se corrió al 2020) y a que costo. No es tan asegurado el éxito comercial de repetir el modelo vendiéndola internacionalmente, en mí aventurada opinión para mi nivel de información, la central, además de finalizarse y funcionar adecuadamente,  deberá lograr su factibilidad económica. Se invirtieron más de U$S 1.000 con un presupuesto inicial de U$S250mm y generaria 25 Mw. Un análisis de factibilidad, sin los “costos por única vez” del desarrollo, debería dar un resultado razonable para aspirar a un futuro como los propulsores esperan, sería deseable para el sector y su credibilidad que sucediera.

A nivel internacional, existen varios proyectos, en Rusia, Corea del Sur, Sudafrica , USA, etc, con potencias entre 25 Mw del Carem, 35 Mw el que les sigue en baja potencia y el resto que salta a 100Mw y 200Mw como límite de esta clasificación de reactores de baja capacidad.

Los interrogantes principales de recrear un  Plan Nuclear y las definiciones relevantes que enfrenta el proyecto latente, sin muchas noticias de la cuarta central.

1- El combustible a utilizar, definiendo las fuentes de suministro si fuera uranio enriquecido, como es la propuesta china, que tiene  un plan de 32 centrales nucleares como viene cumpliendo, deberá ser soportado por un minucioso plan que tendrá a los actores del sector con dos combustibles diferentes, sin mayor economía de escala, y con diferente expertise en lo que se refiere a la producción del nuevo combustible y la propia operación de la nueva tecnología. La disposición de combustible quemado del nuevo reactor levanta un área de complejidad y repercusión mediática, como otros tantos a verificar y afrontar. Bajar las líneas del Plan Nuclear creíble a todos los sectores involucrados para conseguir aportes en tiempo y calidad, es la gran tarea atrás del título PLAN NUCLEAR.

2-El segundo factor casi una definición política será a quienes invitar a competir como potenciales proveedores dispuestos a financiar a bajo interés (clave para la factibilidad). Además de la atractiva financiación, la tecnología china, ganada en más de 23 centrales con tecnología de terceros, de un plan cada vez más autónomo, de 32 centrales para 2024 como me explico el Viceministro y presiente de las empresas del sector en el ano 2000, debe demostrar que tiene capacidad de ser ‘entregable’ con la alta participación local ganada costosamente pero sin duda una gran definición política, y  que  supuestamente querremos consensuar.

3- El tercer gran factor que provoca retrasos en todo el mundo, es la  localización.  Para Atucha III, en la provisión china, ya el nombre  presuponía la hermandad de localización en Lima, al lado de las Atucha I y II. Un lugar que tendría tres centrales, algo normal en Francia y Japón, pero con interrogantes que exigen un amplio análisis luego de Fukushima, donde el incidente del maremoto en una, complicó a las centrales vecinas con ampliación del desastre y área de contaminación y cerraron todas estas y el resto, por un tiempo de “fiscalización” .  Localización es un largo proceso de convencer a las voces contrarias de cualquier nueva localización no elaborada y consensuada con información que evite la discusión mediática o el extremo de una provincia que prohibió por Ley provincial  la radicación prevista para el reactor Carem.  Lima era y es la elección fácil, lo que no lo menciono peyorativamente, ya aceptada por el entorno social y ambientalista. Con tres centrales en la misma localización, un incidente medio, implicaría parar las tres centrales, es decir, sacar más de 2000 Mw del sistema eléctrico nacional, ampliando el impacto en el suministro de energía, además de las urgencias de remediación en la central, ya de por si complicado localmente. La gestión de aceptación de la localización, exige un plan A y B además de comenzar cuanto antes la introducción a la población del lugar seleccionado y abrir un profundo análisis de esta decisión y sus ventajas a una alternativa más costosa en infraestructura con las sinergias de Lima,  pero que evite las eventualidades mencionadas.

  Está organizada la administración de Gobierno para definiciones complejas y de largo alcance como las que el sector precisa?

 Es preciso preparar el futuro del sector con suficiente y amplia discusión entre todos los involucrados.  Hay fuertes definiciones a las que darles niveles de certeza para movilizar todo lo que el Plan precisa: entes públicos varios, empresas proveedoras, tecnicaturas, universidad, estamento científico, etc. Con el Gobierno, Cambiemos se creó, por mi primera vez una Subsecretaria de Energía Nuclear, a cargo, de un profesional de profesión sociólogo, pero con la experiencia, en el anterior Gobierno, como Pte. de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN). Recientemente ha asumido como Presidente de NASA, algo que en mi parecer es un paso inadecuado. No queda así ámbito que direccione y monitoree el sector nuclear desde una posición no comprometida con la gestión de las centrales. El cargo menoscaba su atención a la irremplazable tarea de lograr un Plan Nuclear consensuado y creíble. Como idea tendiente  al monitoreo no comprometido con el Plan, presenté, sin éxito, una propuesta a para el Senado, sin éxito, para que el Congreso tuviera una Bicameral de Monitoreo del Plan Nuclear, un camino a recorrer de interés para todas las partes intervinientes, creando un ámbito formal que ayude, a pensar en el largo plazo a toda la dirigencia de los sectores involucrados.

Ing. Qco. Néstor Farías Bouvier, MBA

Presidente de Sapin sa Desarrollo de Proyectos

Ex Presidente de Nucleoeléctrica Argentina

Se el primero en comentar en "UN PLAN NUCLEAR, PENSANDO EN EL MEDIANO Y LARGO PLAZO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*