EL BREXIT ¿ES INMINENTE?

¿Una luz al final del túnel?: Johnson se reunió con Irlanda y acordaron que “es posible un acuerdo”

Si todo sale como planeado por el Primer Ministro, Boris Johnson, y por la Unión Europea, el Reino Unido tendría que estar abandonando la institución supranacional el próximo 31/10, así lo establecieron en abril de este año cuando Theresa May todavía estaba a la cabeza del gobierno. Sin embargo, después del cierre del Parlamento, la llegada de Johnson, el disgusto de Europa y de las empresas, y el escándalo por las Irlandas, eso ya no es seguro. Es así que frente al oscuro panorama, Johnson se reunió con su homólogo irlandés, Leo Varadkar, y al parecer acordaron en que podría haber una forma de salir con acuerdo y sin dañar demasiado las economías.


Boris Johnson y Leo Varadkar

El pasado martes 08/10 le directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva habló de una recesión global en la que están hundidas las distintas economías y culpó nada más y nada menos que a los dos fenómenos que tienen en vilo al mundo entero: la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y el Brexit. Este último significa el divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea y lo que comenzó con un referéndum y crisis políticas en 2016, todavía no tiene un futuro claro.
Los últimos meses fueron catastróficos para el Reino Unido, el Primer Ministro que asumió en julio de este año llegó y insistió por un Brexit duro y sin acuerdo, lo que significaría la salida de Europa sin ningún tipo de acuerdo comercial con el viejo continente, como también se traduciría en una frontera dura entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Ambas consecuencias catastróficas.
Antes de seguir es importante aclarar que la República de Irlanda, con capital en Dublín, es parte de Europa, mientras que Irlanda del Norte, con su capital en Belfast, es un territorio más del Reino Unido, al igual que Gales y Escocia. El desafío es cómo evitar que tras el Brexit se instaure entre ambas una frontera con controles y aduanas, lo que iría contra los tratados de paz que se establecieron hace casi 20 años luego de una guerra sangrienta entre ambas partes. Aunque claro esta no es una problemática tan fácil de resolver porque en su momento ya lo hubiese hecho Theresa May, a quien la frontera con Irlanda la terminó destruyendo.
Es así que este jueves 10/10, el mandatario, Boris Johnson, se reunió con Leo Varadkar, su homólogo irlandés, y a diferencia de lo que muchos esperaban, teniendo en cuenta su última propuesta de Brexit que establecía una frontera dura entre ambas Irlandas, Varadkar acordó en que “existe camino hacia un posible acuerdo de Brexit”. El irlandés es conservador, al igual que Johnson, pero claro lo que propone el inglés no es de lo más beneficioso para ambos países, sobre todo comercialmente.
Luego de la reunión, el Brexit que hasta ayer parecía estancado, puede tener una solución. Ambos emitieron un comunicado conjunto, pero no todo fue color de rosas y el irlandés dijo: “un acuerdo sería posible a tiempo para la cumbre decisiva de los líderes de la UE la próxima semana, quedaban serios desafíos y había “muchos problemas entre la copa y el labio”, explicó Varadkar. Aunque claro también existieron comentarios que aseguraban que esta posición de ambos tenía como fin ‘lavarse las manos’ luego del fracaso inminente.
Recordemos que el último plan de Johnson establece que Belfast (ciudad capital de Irlanda del Norte) se retiraría de la unión aduanera europea pero se mantendría unida a Europa en productos agrícolas y manufacturados por 4 años más. Recién en 2025 podría decidir si sumarse a Gran Bretaña y crear una frontera dura, o seguir con este aspecto. Claro que a la Unión Europea no le gusto para nada este acuerdo, ni ninguno que presenten porque al fin y al cabo se esta yendo del grupo una de las economías más fuertes de la región. Y la salida les va a costar caro a los ingleses, en realidad ya lo están pagando.
Las conversaciones entre los líderes llegan 20 días antes del Día D para todos: para la economía global, la historia europea, la política inglesa, entre otras cosas. Aunque también las mismas ocurren luego de una conversación explosiva entre Johnson y la canciller alemana, Angela Merkel, quienes hablaron por teléfono el pasado martes 08/10 y no terminaron en los mejores términos. Al parecer Merkel dijo que el Brexit es “enormemente improbable” sobre la base del plan de Johnson, y puso la condición de dejar a Irlanda del Norte en la unión aduanera, inaceptable para Londres. Y así se perpetúan los desacuerdos y debates entre ambas partes.
Aunque este jueves después de las aparentes buenas noticias Merkel e comprometió a “minimizar los efectos negativos en ambos países, incluso si hay una salida desordenada”, explicó la mandataria en un evento político en Nuremberg y se refirió a las consecuencias en pensiones y seguridad social, como así también a el tránsito de personas entre los países, “viajar al Reino Unido debería ser posible sin una visa, tal como lo es para los británicos en la UE”, concluyó.
En tanto, el mayor opositor laborista de Boris Johnson, Jeremy Corbyn, está comprometido con su discurso alternativo y con él inició su campaña política para evitar que Johnson vuelva a ser elegido en unos futuros comicios. Corbyn elaboró una lista de planes en áreas que incluyen Brexit, desigualdad, educación, el NHS, vivienda, crimen y la emergencia climática, entre otros. Y claro también insistió en un segundo referéndum, en caso de que haya un gobierno laborista.
Pero volviendo al futuro del Brexit y como seguirán las cosas de acá al próximo 31/10, minutos después de la reunión entre el inglés y el irlandés, ambos se comprometieron a dirigir los resultados del encuentro a Bruselas (ciudad capital de Bélgica y de la Unión Europea). A pesar de la ansiedad de todos los ingleses y europeos, como también de gran parte de la población mundial, teniendo en cuenta que el Brexit tendrá consecuencias globales, el Consejo Europeo no se reunirá hasta el próximo 17/10, la fecha límite para cerrar un acuerdo.
Aunque no todo está perdido porque podría surgir milagrosamente un acuerdo, o una nueva prorroga, pero si eso no ocurre, Johnson se verá obligado a decidir: salir igual sin acuerdo, y tal vez enfrentar la prisión por desobedecer el Parlamento (recordemos que el Parlamento británico aprobo una ley que prohibe a Johnson salir sin acuerdo, normativa que él no teme romper), o solicitar más tiempo. Johnson se está jugando mucho más que su carrera política en estas próximas dos semanas y también tendrá que enfrentarse una vez más al Parlamento.
Sí, el mandatario volverá frente a los congresistas el 19/10, con una decisión definida por parte de Europa. Todavía no se conoce la razón de esa reunión, lo que se sabe es que se trata de algo importante, teniendo en cuenta que no es común que el Parlamento se reúna un sábado.
¿Acuerdo o rompimiento definitivo con la UE?
Buenos Aires, 11 de octubre de 2019
Arq. José Marcelino García Rozado
Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "EL BREXIT ¿ES INMINENTE?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*